Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2017

Se fue el caimn

Ramn Lobo
Infolibre


Ha costado 37 aos, un extrao golpe militar, la presin de la calle y la mediacin de varios pases para que Robert Mugabe, el padre de la independencia de Zimbabue, aceptara dejar el cargo. l se va, pero se queda su partido el ZANU-PF, tan corrupto como el presidente eterno (Mugabe tiene 93 aos).

El ZANU-PF ser el encargado de pilotar la transicin hasta unas elecciones . Aunque estn previstas en agosto de 2018, nada se da por seguro. El jefe de los alzados, el general Constantine Chiwenga, habl de toma del poder provisional. Pero ni siquiera est claro que los militares lo hayan tomado.

Fue el Parlamento no disuelto en el presunto golpe el que inici los procedimiento de destitucin del presidente . Su partido est a favor, menos un grupo de diputados llamado el G40. Solo le quedaba la dimisin como salida digna, supongo que tras algn tipo de acuerdo que garantice su seguridad y la de su familia.

El vicepresidente hasta hace dos semanas, Emmerson Mnangagwa , de 75 aos, es una de las figuras claves de esta opereta. Veterano en la lucha por la liberacin y ex jefe del espionaje tiene estrechas relaciones con los mandos militares que han dado el golpe, ms palaciego que de Estado.

El presidente le destituy para situar en su lugar a Grace Mugabe, su mujer, el icono de la corrupcin , uno de los personajes ms odiados y temidos del pas. La posibilidad de que acabara de presidenta precipit los acontecimientos. El golpe es ms contra ella que contra su marido.

Razones para destituirle haba muchas desde febrero de 2000, cuando inesperadamente perdi un referndum para la reforma constitucional . Para salvar el poder se convirti en un tirano.

La era posMugabe empieza con los mismos mimbres y una loca carrera del slvese quin pueda, menos los del G40 que apoyan a Grace Mugabe, que parecen los 40 de Ayete del franquismo.

La oposicin no vive sus mejores momentos y no parece que el Ejrcito ni el vicepresidente Mnangagwa estn por la labor de ceder el poder. Hay mucho dinero en juego.

No habr democracia, tal vez, pero entre la tirana y un sistema de ciertas libertades, con elecciones ms o menos limpias, hay varios grados. Se buscar alguno presentable. La clave de su xito ser econmica. Uno de los pases ms ricos de frica, que exportaba alimentos, es hoy uno de los ms pobres.

Mugabe estuvo muchos aos, desde antes de la independencia de Zimbabue en 1980, entre los grandes lderes africanos, jefe de una guerrilla que luch para expulsar a los britnicos de la antigua Rodesia . Fue el hombre de Estado que supo pactar con la metrpoli una independencia que garantizaba por 20 aos las mejores tierras a los colonos blancos. No era un asunto de justicia, sino de pragmatismo.

Entre 1980 y febrero de 2000, Mugabe se code con la lite de los grandes padres de las fricas. Era uno de ellos junto a los Kuame Nkrumah, Julius Nyerere, Nelson Mandela o Leopold Sdar Senghor. Su pas atraa a millones de turistas gracias a sus parques naturales y a las cataratas Victoria . Todo se estropea con el referndum perdido y el miedo a dejar un poder que le garantizaba inmunidad.

Antes del referndum pasaron algunas cosas en frica: el genocidio ruands , en el que un gobierno de radicales xenfobos, apoyados por Francia, asesin en la primavera de 1994 a cerca de 800.000 tutsis y hutus moderados. Ese gobierno de asesinos encarnado por el Poder Hutu y sus milicias interhamwes (los que matan juntos) fue evacuado por la Francia de Mitterrand al este de Zaire, hoy Congo-Kinshasa donde se organizaron unos gigantescos campos de refugiados para dos millones de hutus. No todos eran asesinos, la mayora solo tena miedo. El Poder Hutu llegaba a sus aldeas y ordenaba la evacuacin; aquellos que se negaban eran considerados traidores y asesinados.

La Ruanda de Paul Kagame, el jefe de la guerrilla tutsi que reemplaz en el poder al Poder Hutu, estaba harta de las incursiones militares en su territorio desde suelo congoleo. Los campos de refugiados eran la fuente de ingresos del Poder Hutu . Ellos controlaban la ayuda humanitaria, con el beneficio invertan en la compra de armas. Los mismos pases que mandaban comida, vendan armas.

Kagame orden el ataque a esos campos para acabar con su problema militar. Uganda, entonces aliada de los tutsis, tambin quera cruzar su frontera para acabar con las guerrillas que hacan frente a Ioveri Museveni. Utilizaron de tapadera a Laurent Kabila, un guerrillero congoleo en paro revolucionario a quien el Che Guevara consider intil para cualquier empresa seria.

Esa rebelin acab con los campamentos hutus primero y con Mobutu Sese Seko siete meses despus. Tropas ruandesas y ugandesas cruzaron la frontera para acabar con sus respectivas guerrillas. Fue otra matanza que no diferenci demasiado entre asesinos y civiles. Tambin aprovecharon para hacer caja.

En agosto de 1998, descontentos con la labor de Kabila en el trono de Kinshasa trataron de derrocarle. El fracaso del golpe pro tutsi provoc una gran guerra africana en la que participaron Burundi, Sudn, Chad, Namibia, Angola y Zimbabue. Mugabe se puso del lado de Kabila , que le premi con concesiones mineras. Mientras Mugabe y su entorno hacan dinero a espuertas, Zimbabue se desangraba debido al esfuerzo militar. La prdida del referndum de 2000 fue la consecuencia del descontento.

Es milagroso que haya sobrevivido tantos aos porque la economa est hoy peor que nunca. En 2000 opt con confiscar las granjas de los blancos . Lanz a sus veteranos para ocuparlas. Los acuerdos de la independencia con Londres haban garantizado 20 aos de respeto a la propiedad de los colonos .

En esos 20 aos, Mugabe fue incapaz de crear una lite negra de agrnomos capaces de reemplazar a los blancos sin perder un pice de productividad. Exista algo intermedio, unos campos comunales de pequeos agricultores . Cuando se incaut las tierras no confi en ellos sino que aprovech el botn para premiar a sus amigos, muchos de ellos veteranos de la guerra. Gente leal, pero intil. La produccin se desplom y el pas que exportaba alimentos empez a pasar hambre .

Ha dimitido Mugabe. Est ms cerca de la infamia de los Mobutu que de la gloria de los Mandela. Deja un pas exhausto, sin estructura poltica , con una casta de mangantes que seguir sin comprender que la funcin del buen gobernante no es arramplar con todo sino mejorar la vida de su gente.

La cuestin es quin est en condiciones de dar clases de gobernanza? Nosotros, desde luego no.

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2017/11/23/se_fue_caiman_72236_1023.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter