Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2017

[Crnicas sabatinas] Contra la falta de claridad poltico-cultural, contra las manipulaciones identitarias, por la Repblica Federal espaola
Y por qu sectores de la ciudadana trabajadora de Catalua apoyan y votan posiciones nacionalistas-secesionistas?

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


  Para todos aquellos, que fueron muchos, que no nos llamaron ni murcianos ni xarnegos

 

Los lderes, salvo imposicin por la fuerza, siempre lo son gracias a la consideracin que los dems les dan como tales (consideracin que, por supuesto, puede estar equivocada o ser manipulada). No existe la autogestin de grandes masas sin ningn grado de delegacin y representacin. La creencia en que s existe esa democracia directa total es peligrosa porque puede ocultar la existencia de liderazgos negativos para los intereses reales de la masa ilusoriamente "autogestionada". La supuesta "democracia participativa" de los comunes es un buen ejemplo de ello. El secreto est en que los representados no se tumben a la bartola y controlen de verdad a sus representantes.

Miguel Candel (2017)


Al calor de la dictadura franquista y su florecimiento econmico, tardo pero evidente, medraron tecncratas y conversos, oportunistas y buscavidas, entusiastas sobrevenidos y otros que haban hecho y ganado la guerra. Y ms de un orgulloso apellido cataln luci su uniforme o sus insignias, para pasmo futuro de sus compaeros del renovado nacionalismo, de signo adverso, que fue, en su da, la hoy extinta Convergncia. Cuntos no slo hijos de, sino propiamente cuadros medios del rgimen franquista se alistaron en la nueva verdad revelada, en el resistencial y sempiterno nacionalismo cataln, para al cabo de los aos, cuarenta ms cuarenta, acabar engrosando las filas del independentismo.

Daniel Fernndez (2017)


La recomposicin de la vida ciudadana en Catalua pasa por devolver las banderas a los armarios. Y por lo que puede haber afectado ms all del Ebro, animar a retirarlas todas y de todas partes. Basta conservarlas en los lugares de poder, en las instituciones, como paga y seal de quienes las inventaron y las conservan para bien de sus intereses. Qu sera de un patn sin bandera? Estara desnudo. El trapo consensuado le sirve como taparrabos y acaba convirtindose en el reducto donde atesora, o eso cree l, las races patriticas. Mientras la gente no se manifieste en silencio y sin emblemas no podremos decir que constituimos una sociedad de gentes iguales en derechos y compromisos.

Gregorio Morn (2017)

 

Sobre las tres citas: la de Miguel Candel, toca -muy bien en mi opinin- uno de los temas que nos preocupan (y nos deben preocupar) desde hace tiempo. Daniel Fernndez pone el acento en una cara usualmente ocultada que conviene recordar y traer a la luz. Gregorio Morn manifiesta un deseo (compartido por muchos) que sabe que no se cumplir. La dedicatoria tiene su explicacin en el texto de cierre.

Prembulo, seis notas:

1. Empiezo por lo ms urgente y decisivo. Por una llamada de atencin de este amigo y maestro imprescindible de muchos de nosotros llamado Jorge Riechmann: Una implosin mayor y ms rpida que en nuestras peores pesadillas. http://www.eldiario.es/ultima-llamada/implosion-mayor-rapida-peores-pesadillas_6_709789024.html. Y recuerden que, como nos ha recordado Naomi Klein recientemente, no basta con decir que no, hay que hacer no. H ay que hablar del qu hacer para hacer.

2. Falta menos (de un mes) para el 21D. Las fuerzas poltica s secesionistas intentan convertir de nuevo la fecha electoral en un plebiscito sobre la independencia (o, en su defecto, como una nueva medicin de fuerzas). El cuarto o el quinto en apenas tres aos . Eso s, pase lo que pase, lo volveremos a ver, ellos siempre ganan, nunca aceptan su derrota. Por concepcin suya de fondo o (un o no excluyente) por instrucciones acordadas entre todos ellos, su programa ideolgico cultural de mnimos. Recordemos el 27S y su derrota (Baos dixit) transformada en victoria. Perder no es un verbo que se conjugue en su lenguaje (si pierden ellos por supuesto).

Mi posicin sobre el 21D, mi primer o segundo comentario sobre las elecciones: no tengan ninguna duda, acudan a votar ese da por favor! No vale abstenerse ni buscarse alguna excusa de principios o de cansancio. Tenemos que ser muchos. Si tienen amigos, conocidos o familiares, intenten convencerles. Hay que hacer pia en este caso, lo que suelen los secesionistas.

3. Una reflexin sobre el federalismo y propuestas recientes del historiador y profesor de la UAB Jos Luis Martn Ramos:

Gracias por los materiales Salvador. El primero es el de un encuentro, interesante por el contenido e interesante por la repercusin meditica que ha tenido. La participacin en l de Santiago Muoz Machado, Eliseo Aja, Francesc de Carreras, Enric Fossas, Victor Ferreres, es importante. Son gente de Academia pero tambin de poltica. Desde la derecha hasta la izquierda-centro. Queda claro que aunque a Rajoy le d pereza y al PP algo de miedo, la cuestin de la reforma constitucional est sobre la mesa. Y en ella, la propuesta con ms carga de solucin para el conflicto territorial es la federal. Ya no es solo que no sea cierto que no hay federalismo en Espaa, que al otro lado de la puerta no hay nadie, etc. etc., es que hay federalistas y hay propuesta federal en este preludio a la reforma constitucional. Falta, eso s, que la izquierda se meta de lleno, haciendo poltica en la cuestin y no propaganda o tctica. Es fundamental, porque no pueden estar fuera del debate si se abre, y porque que se abra tambin depende de la fuerza que puedan hacer estando dentro. Fuera, en el territorio no de la equidistancia sino de la indefinicin, no va a tener ninguna influencia ni en un campo ni en el otro. Hoy Tard lo ha dejado muy claro en La Sexta: cuentan con los comunes para que en la fase de nueva acumulacin de fuerzas en la que han decidido entrar -qu remedio!- se consiga el objetivo de sumar la masa de apoyo que no se ha conseguido con el primer esfuerzo unilateral. Tambin ha dejado claro que su nica propuesta es la independencia y que el unilateralismo se abandona- qu otra queda!- pero no se renuncia a l. Depender, eso ha dicho, del comportamiento del estado. Por cierto, a los comunes los ha llamado "autodeterministas". La cosa tiene mucho significado.

4. Otra reflexin que lleva su firma y que a m me parece tambin de gran inters. Sobre la historia, su mal uso y las consignas polticas:

En los das de la proclamacin de la RC [Repblica catalana] vi en las paredes de la UAB una pintada todo el poder para los cdr (Comits de defensa de la Repblica)! Pens que era una mezcla de voluntarismo de estudiante revolucionario y de boutade. Luego he visto que la propuesta se la toman en serio y que ya hay debates sobre la analoga. Es una mala manera, para m, "celebrar" la revolucin rusa convirtiendo sus hechos en forma sagrada. Es un mal uso de la historia pretender que sta nos ensea el camino y que las formas del pasado son repetibles. La historia, su conocimiento y su interpretacin, nos proporciona experiencia compartible, experiencia imprescindible; pero no proporciona la solucin a los conflictos del presente. Ese es un mal uso.

Otro mal uso procede del desconocimiento y la tergiversacin. Pretender que los cdr son equivalentes a los soviets puede reforzar la consigna, pero reducen los soviets a un organismo partidario de agitacin, que nunca fueron.

Ese mal uso de la historia tiene, adems, una derivada que no conviene saltarse en opinin del profesor Martn Ramos.

Neutraliza adems otra experiencia, tan importante como la revolucin rusa. La experiencia de las propuestas polticas y tericas de Gramsci y el giro fundamental que supuso la propuesta de una nueva perspectiva de avance hacia la revolucin, no como insurreccin simplemente sino como alternativa, distinta a la de la revolucin rusa. El giro que supone la propuesta estratgica de la consecucin de la hegemona, previa -porque es su base- a la consideracin de la forma de la conquista, control y ejercicio del poder poltico.

5. Miren si tienen un momento la encuesta de condiciones de vida de la AMB. Una foto sobre los 3,2 millones de ciudadanos que viven (vivimos) en los 36 municipios metropolitanos: 578.000 estn en situacin de riesgo de pobreza (18,4%); la situacin es severa en 185.000 casos; e l riesgo de pobreza en Barcelona es del 15,3%; en la primera corona (Badalona, Santa Coloma, LHospitalet) es del 21,3% (6 puntos ms, en torno al 40% de incremento!)

6. Ciudadanos vot en contra de la aprobacin del cupo vasco (no del concierto) el pasado jueves 23 de noviembre en el Congreso de Diputados. Las crticas eran de esperar: espaolistas extremos, derecha ms extrema an, peor que el PP, la cosmovisin arnarista por detrs e incluso por delante, etc. Pero no slo fueron ellos los que votaron en contra, tambin lo hicieron los diputados de Comproms. Su razn esencial: primero se tena que haber aprobado el rgimen general de financiacin y despus los especiales (el cupo por ejemplo) adaptndolos al primero y no al revs. Esto es tambin un argumento semifascistoide? Votaron a favor, me olvidaba, el PP, PSOE, el PNV, ERC, PDCat y Unidos Podemos. Aqu no importa votar lo mismo que el PP?

Con ms brevedad, corrigiendo anteriores exposiciones: 1 ) el tema anunciado en el ttulo de esta sabatina; 2 ) recomendaciones.

Sobre el primer punto. Hace algunos aos, Miguel Riera pregunt a un grupo de colaboradores de El Viejo Topo por qu en Espaa un buen nmero de trabajadores votaban a la derecha. Para contestar bien a la pregunta, seal Paco Fernndez Buey, uno de los consultados, haba que ir por pasos. Sus pasos resumidos:

1. Siempre ha habido un nmero importante de trabajadores (manuales e intelectuales) que son de derechas. La ideologa dominante ha sido y es la ideologa de la clase dominante. Conviene no idealizar las actitudes y comportamientos poltico-ideolgicos de una clase obrera.

2. Deca Marx, con cierta melancola, que "la clase obrera o es revolucionaria o no es nada". Lo de "nada" era mucho decir en su opinin. Posible traduccin: cuando se pierde la conciencia de clase (o ni siquiera se ha tenido) una parte importante de los trabajadores tiende a identificarse con los que mandan (lo que empuja hacia el conservadurismo de derechas). En Madrid, Barcelona o Roma.

3. Los ideales y valores de izquierda (socialistas, comunistas, libertarios) estn por los suelos como consecuencia de fracasos y derrotas. El reflujo viene de lejos y el reflejo del mismo se nota en el conjunto de la sociedad. Tambin, por supuesto, entre los trabajadores. El franquismo influy mucho en eso. No slo el franquismo.

4. Los trabajadores notan (intuyen o saben) que no hay programa propiamente de izquierdas. Una parte que eran de izquierdas van perdiendo no slo ideales y valores sino hasta las ilusiones. Despus de esas prdidas slo queda el clculo estrechamente poltico sobre a qu derecha votar.

5. Cuando los ideales y los valores se diluyen y el programa falta, puede quedar todava la organizacin poltica. E n aquellos momento s, sealaba FFB, tambin la organizacin hac a aguas por varios costados. Las escisiones y el cainismo estaban matando la organizacin de la izquierda propiamente dicha. Los trabajadores con conciencia se sienten indefensos; no tienen a qu agarrarse. De ah, que sean ms los que se agarran instintivamente al qualunquismo de turno.

6. No siendo ya la fbrica o el tajo lugar para la configuracin de la conciencia poltica, ni para configurar identidad y cultura como clase, el obrero est ms indefenso que otros ciudadanos ante los fenmenos sociales nuevos. Una parte de los trabajadores que se sienten indefensos no perciben ya al inmigrante como hermano explotado en el trabajo sino como una competencia amenazante. Ese sentimiento-percepcin empuja a sectores de los cinturones industriales y de los barrios obreros a la conservacin de lo conseguido. Hacia la derecha conservadora.

7. Los trabajadores perciben que hace ya mucho tiempo que no hay un obrero en los parlamentos que pueda representar sus intereses. De tal percepcin nace el sentimiento- idea de que en el fondo todos los partidos son iguales. No era verdad, matizaba FFB, pero lo pareca. Una de las formas ms rpidas para desplazarse hacia la derecha es llegar a la conclusin de que todo es parte de la misma mierda. Se cae luego en el sectarismo ("slo mi partido est a salvo de la porquera") e inmediatamente despus, si vienen mal dadas, en la adoracin (por cnica que sta sea) del Poder (o del podercito ms prximo), que es la base de la ideologa derechista y conservadora.

En mi opinin, muchas de estas reflexiones del autor de La ilusin del mtodo siguen valiendo en la actualidad y explican el voto de ciudadanos-trabajadores a formaciones de derechas. De la derecha nacionalista y conservadora aqu, en .Cat . CDC, el partido de Pujol, Ferrusola, Mas el astuto y Puig el del bate, era hasta pocos aos la opcin mayoritaria (en Catalua, el PP pinta mucho menos). En esa adoracin del poder al que el profesor FFB haba referencia, tampoco hay que olvidar el actual papel de ERC (una fuerza casi residual en otros momentos). Tienen mucho poder autonmico y se presentan como la opcin vencedora en los prximos comicios. Hay ciudadanos que votan o apuestan por el caballo ganador. Nunca he entendido sus razones.

No convendra olvidar tampoco esta reflexin sobre los particularismos del propio Fernndez Buey en una nota editorial del primer nmero de mientras tanto, noviembre/diciembre de 1979:

Este ver slo la propia parcela ignorando el marco general ha ido dando lugar a muchos desengaos y desconfianzas. Pero tambin y particularmente al resurgimiento de no pocos vicios hispnicos que parecan definitivamente desterrados por los aos de solidaridad ante la miseria, el miedo y la falta de libertades. De ah, las nostalgias, esperadas en la derecha porque no se domina en vano durante cuarenta aos; pero que se hicieron tambin inevitables en la izquierda porque no en vano el dictador, contra nuestras esperanzas, muri amarado en el poder. Y de ah, adems, los corporativistas, el espritu estamental en el mundo laboral, las carreras desenfrenadas entre profesionales, el particularismo oportunista en las nacionalidades histricas o el intil rebuscar en el bal de las banderas en otras tierras, igualmente histricas, en las que habra bastado con mirar hacia abajo, hacia los humillados, para saber y ensear a los dems que el estado franquista no fue suyo sino que esquilm a sus campesinos llevando a los hombres a la emigracin y dejando desertizadas las tierras. [La cursiva es ma]

Intento ahora una respuesta que no pretende ser una argumentacin hilvanada con espritu de completud. Retales, apuntes, pecios, ideas o ideillas. No doy para ms.

1. No es un sector muy amplio de las clases trabajadoras de Catalua el que vota a las fuerzas secesionistas- nacionalistas. Sobre todo si pensamos en la clase trabajadora ms currante. No me estoy refiriendo, por ejemplo, a los profesores de instituto o al personal administrativo de la Generalitat (o a los bomberos, un sector muy tocado por el secesionismo-nacionalismo).

2. Las caractersticas del gobierno central, el que sea un gobierno PP, hace que el discurso secesionista penetre en colectivos obreros y populares en los que, en otras condiciones, apenas hubiera penetrado. El hay que hacer todo lo posible para echar al PP ha calado profundamente en esos sectores de izquierda . Lo mismo que ocurre en otros colectivos trabajadores de otros territorios espaoles. Sus ms que injustificadas simpatas por el procesismo se pueden explicar en esa clave. La izquierda institucional ha jugado aqu un papel muy negativo. No han entendido, no quieren entender, que contra el PP no todo vale.

3. Los principios, mal pensados en mi opinin , de las tradiciones de izquierda tambin han jugado su papel. En concreto, el del principio de autodeterminacin que se airea, con buenas intenciones polticas, como un derecho indiscutible (se mira muy mal en la izquierda a la gente que lo discute) de todos los pueblos. No de los pueblos oprimidos sino de todos los pueblos.

4. Para un sector de la izquierda, misterios de la lgica civil (el principio de no contradiccin no siempre rige), es perfectamente consistente criticar la opresin del pueblo cataln, el salvajismo del Estado espaol, defender el derecho de autodeterminacin de Catalua y de paso su secesin, incluso negar el trmino y el concepto Espaa, y hablar, en cambio, de Argentina, no del estado argentino para hablar del pas por supuesto, y no decir nada del derecho de autodeterminacin del pueblo mapuche, sin apelar por supuesto a la independencia de la Patagonia o al carcter plurinacional del estado argentino.

5. Tampoco es menor el papel de la CUP en esta reconversin de algunos colectivos de izquierda. Ha arraigado su ideario entre sectores jvenes y no tan jvenes (ay el nefasto papel de algunos viejos luchadores antifranquistas!) aunque, en general, sus apoyos sociales no son ciudadanos obreros. Eso s, activistas de tradiciones de izquierda revolucionaria, viendo el papel de la CUP en luchas sociales como el derecho a la vivienda, se olvidan del resto y se dejan atrapar en sus redes conceptuales-secesionistas. Su argumentacin: son los que ms curran, los que ms que luchan; luego por tanto hay que estar con ellos. Su ideario central de destruccin, en tres o cuatro momentos histricos, de la actual realidad espaola (por no hablar de la francesa y andorrana) es de menor importancia. La CUP ha hecho su intenso trabajo de captacin entre sectores politizados de las juventudes trabajadoras. Su conquista y construccin de espacios de socializacin para estos colectivos no puede ser discutida. La izquierda abertzale les ha enseado.

6. La ideologa dominante en Catalua, durante dcadas, ha sido el catalanismo transversal, como se duele decir ahora. Un mximo comn denominador extendido por casi todas las clases sociales que casi nadie se atreva a poner en duda. Un ejemplo entre muchos otros: la inmersin lingstica, el sacrifico de los Pujol por el pas, Catalua como oasis poltico, la ausencia aqu de la zafiedad espaola, nosotros somos distintos, etc etc. Con ese catalanismo, ha ido calando, poco a poco, la idea de los catalanes como ciudadanos diferentes. Ms preparados, ms cultos, ms polglotas, ms europeos, ms viajados. Incluso grandes intelectuales de izquierda han afirmado, disimuladamente, cosas de ese tenor.

7. A muchos trabajadores que han llegado de otras regiones espaolas (bsicamente: Andaluca, Extremadura, Murcia y Aragn) se les han intentado convencer que convena asimilarse, y que tal asimilacin pasaba por cortar hilos familiares con sus lugares de origen. Un slo pueblo, la consigna que ha abonado y sigue abonando la izquierda, llevaba anexo el olvido de otras tierras, de otras comunidades.

8. No me olvido, no conviene olvidarse de las promociones sociales. Si quieres ascender, ya sabes lo que toca. La izquierda no ha estado alejada de esos planteamientos. No debera haber sido pero ha sido.

9. La crisis econmica que sufrieron especialmente las clases trabajadoras, no las clases medias como a veces se ha sealado olvidndose de datos bsicos de la situacin, hizo que el discurso insolidario, falso, mezquino y manipulador del Espaa nos roba, promovido por notarios, intelectuales y economistas de prestigio (recordemos congresos cientficos como los celebrados e 2014), calase entre los sectores menos politizados de la clase obrera. No haba en ellos un discurso de clase ni de solidaridad. Nada de eso. Se aspiraba a vivir mejor, sea como fuere, y el nacionalismo-secesionismo les apuntaba un camino.

10. Las situaciones familiares explican tambin algunas conversiones, algunos pactos con cesiones para tirar adelante. Si vivo contigo, si yo no tengo una posicin fuerte en temas polticos, si quiero convivir y eso est por encima de cualquier cosa y t eres un secesionista convencido, pues cedo y ya est. Si hay que votar SECES, voto SECES o aparento votar SECES. Si hay que encerrarse el da 1-O, incluso con nios de tres o cinco aos, pues me encierro. La vida familiar impone sus condiciones.

11. El egosmo, la ausencia de fraternidad, es parte de la ideologa dominadora y hegemnica. Tambin el secesionismo ha jugado con eso. Si la consciencia de clase est bajo mnimos, el no pensar, el dejar de pensar, en gentes de otros territorios espaoles, que son adems mi gente, puede estar rondndome la cabeza. En esa lectura, ser un solo pueblo significa eso. Hacer pia y olvidarnos de historias de races y orgenes. La cancin de Raimon, quien pierde los orgenes pierde la identidad, se ha interpretado a la inversa.

12. Por supuesto, si la derrota histrica sufrida por el movimiento comunista hace apenas 30 aos no se hubiera producido, la capacidad de resistencia ante la ofensiva nacionalista hubiera sido mayor sin olvidar, eso s, los coqueteos de una parte de esa izquierda tradicional (el PSUC por ejemplo, tambin el PSC ) con la ideologa catalanista-nacionalista. Basta leer documentos de los aos setenta, ochenta y noventa. Quien est libre de pecado, que tire la primera piedra. Yo, por ejemplo, no la lanzara.

13. No es menor tampoco el papel que ha tenido y tiene la narrativa victimista del nacionalismo. Somos vctimas, hemos sido vctimas, seguiremos siendo vctimas, se dice y se dan ejemplos. En las gentes de izquierdas, entre sectores jvenes sobre todo, ese discurso tiene gancho. Hay que luchas contra la injusticia, luego, por tanto, hay que apoyar a...

Lo dejo aqu. Un aadido: una parte sustantiva de otro voto nacionalista, el que va a Ciudadanos en las elecciones autonmicas por ejemplo , es bsicamente un voto de defensa, un voto contra. Una parte importante de ese voto no tiene nada que ver con la defensa de ningn nacionalismo espaol. Nada. Es voto para protegerse, para no beber de las turbulentas y egostas aguas (solidaridad es palabra que nunca usan o tan slo lo hacen para referirse a ellos, a los catalanes, al pueblo elegido) de la cosmovisin soberanista- secesionista.

El segundo punto: las recomendaciones semanales. Una seleccin, hay que tanto leer y estudiar! Hagan ustedes una seleccin de mi seleccin.

1. Miren como se las gastan algunos (remarco: algunos) secesionistas. Lean y piensen si pueden enc on tra r algo peor. No les ser fcil:  Jordi Galves, Conell no es como Catalunya, 17 de noviembre de 2017 (http://www.elnacional.cat/es/opinion/cornella-no-como-catalunya-jordi-galves_213324_102.html). Abre con las siguientes palabras:

Es mentira podrida cuando la ciudadana Ins Arrimades  sostiene que Cornell es una tierra plural y diversa como Catalunya. Como Catalunya, no, excelencia. Arrimadas slo est halagando a sus electores en campaa electoral, lamiendo al personal como la gata a sus gatitos. Va diciendo chorradas. Cornell, la tierra del grandsimo poltico Jos Montilla (tan plural y tan diverso, l), es tan plural o tan diversa como Oslo. Quizs, si lo pensamos bien, lo es bastante menos, tengamos un poco de mundo y de perspectiva. Lo que quiere decir doa Ins, guiando el ojo, lo que dice sin decir la interesada jerezana que busca votos, es que  Cornell forma parte de la Catalunya espaola, de una tierra fuertemente castellanizada, colonizada, asimilada, en buena parte, a Espaa y ol, donde los catalanohablantes vivos son minoritarios y a veces invisibles, remotos, una tierra donde la inmensa mayora son inmigrantes o hijos de inmigrantes y viven exclusivamente, aisladamente, en espaol.

Las cursivas son mas. Qu tal el cuerpo?, cmo se les ha quedado? Pues hay ms. Pueden continuar leyendo aunque no se lo aconsejo.

2. Una aproximacin sociolgica de inters: Kiko Llaneras, Hay una espiral de silencio en Catalua? Estos datos sugieren que s. Los catalanes contrarios a la independencia hablan menos de poltica, responden menos encuestas y dicen sentirse incmodos al expresar sus ideas. https://politica.elpais.com/politica/2017/11/17/ratio/1510918962_413256.html

3. Desde dentro del mundo nacionalista, David Brunat: El autor del 'Espanya ens roba' [Alfons Lpez Tena] adivin todo el 'procs': "Es un culto mesinico previsible" https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-11-20/cataluna-independencia-elecciones-entrevista-lopez-tena_1479672/?utm_campaign=BotoneraWebapp. No soy un entusiasta de Lpez Tena, nada de eso. Suele ir de gran intelectual, se independentista en estado puro y de muy-clarividente en minora de a uno. Pero dice verdades. La siguiente por ejemplo:

Dentro de est dinmica de destruirlo todo para convertirlo en una burla est el hecho de decir que Espaa es franquismo. Se nota que ellos no lo combatieron. Muchos, por temas de edad, pero otros porque no quisieron. Empezando por Artur Mas. Yo lo hice y soy un poco ms joven que Mas. No s si yo en el Parlament me habra contenido como hizo [Joan] Coscubiela. Es insultante. Esta gente no sabe qu es luchar contra una dictadura porque vienen de familias que no lo hicieron. Es un insulto a la gente que sufri crcel real, exilio real y ejecuciones reales. Disculpe, pero este tema me enciende.

4. De Daniel Arasa: El proceso nos ha llevado a la catstrofe. http://politica.e-noticies.es/el-proceso-nos-ha-llevado-a-la-catastrofe-113972.html Una de sus reflexiones, casi tan evidente como los principios matemticos de Peano:

Entre el alud de errores del independentismo uno ha sido el minusvalorar el Estado Espaol. No habamos pensado que el Estado se defendera, dicen ahora. Alguien piensa si en Francia se quiere separar la Provenza, o Baviera de Alemania, los respectivos estados centrales no harn nada? Como el independentismo se crey su propia propaganda de que el Estado Espaol era una birria no valoraron su capacidad. Cuando la maquinaria del Estado se pone en marcha en serio es un sunami. Una virtud de toda persona, y ms de un lder poltico ha de ser la prudencia. Saber calcular tus fuerzas y las del contrario. Ningn general sensato planteara una batalla con 10.000 soldados contra otro con 40.000 y adems mejor armados y perfectamente advertidos. Ahora se encuentran con los resultados. S que voy a decir algo ms que no gusta: a pesar de la propaganda, hasta el momento, la aplicacin del 155 est siendo muy moderada.

5. Sobre un asunto que sigue levantando ampollas porque resulta imposible discutir sin ser techado de fascista-espaolista-colonizador: Juan Boscn/CG; Bilingismo. El uso del castellano en Catalua, junto al cataln, es una realidad incuestionable desde hace siglos https://cronicaglobal.elespanol.com/letra-global/bilinguismo_100277_102.html. Un fragmento de la reflexin (reparen en las cursivas, son mas):

Los signos de la penetracin del castellano como lengua de uso frecuente en los literatos catalanes son bien patentes desde fines del siglo XV. Ah estn autores catalanes que usan indistintamente una y otra lengua como Pere Torroella, Narcs Vinyoles o Bernat Fenollar, por no decir los que se pasaron directamente al castellano como Juan Boscn, el amigo de Garcilaso, y tantos otros. Por cierto no slo hubo castellanizacin en Catalua. En el siglo XVI tambin hubo fascinacin en al mbito castellano por la literatura catalana desde Ausis March (qu decir de la edicin de Juan de Resa, de March en Valladolid en 1555 con la publicacin paralela de un vocabulario castellano-cataln?) al Tirant lo Blanc. El bilingismo en el siglo XVI es una realidad incuestionable que reflejan muy bien tanto los estudios sobre la produccin editorial como sobre el consumo cultural en Catalua. El desarrollo de las dos lenguas gener mltiples testimonios de entusiasmo por el uso paralelo de ambas as como tambin la nostalgia de algunos por una lengua que entraba en decadencia (desde Cristfor Despuig a Gaspar Sala).

La mayor batalla lingstica, prosigue el autor, se dio en la polmica de las predicaciones del clero en 1636 y 1637. Por qu? Se haban de hacer en cataln o en castellano? Los argumentos de uno y otro lado debatieron principalmente sobre la capacidad estilstica de una y otra lengua, el perfil poltico de ambas y sobre si la lengua ms difundida y conocida en Catalua era el cataln o el castellano.

6. Sobre las declaraciones incendiarias y muy-suyas de Marta Rovira: El Sndic tamb desmenteix (desmiente) Marta Rovira. Rafael Rib afirma que en cap cas va parlar de morts i sang al carrer (en ningn caso habl de muertos y sangre en la calle) http://politica.e-noticies.cat/el-sindic-tambe-desmenteix-marta-rovira-114020.html. Urkullu tampoco avala a la candidata de ERC: El lehendakari, como Rib y Omella, no sabe nada de la supuesta amenaza de violencia extrema y muertos. http://www.eltriangle.eu/es/notices/2017/11/urkullu-tampoco-avala-a-rovira-9472.php

7. Lo que esconde el monotema: Tomeu Ferrer: Catalunya i Espanya ja gasten menys en protecci social pblica que Grcia (gastan menos en proteccin social pblica que Grecia) http://diaritreball.cat/catalunya-espanya-ja-gasten-menys-proteccio-social-publica-que-grecia/ Los datos de entrada (son de 2014):

El gasto pblico en proteccin social de Catalua y tambin de Espaa ya es inferior al de Grecia en proporcin al PIB. Esta es una de las conclusiones que se extraen de los datos del Eurobarmetro social que elabora Comisiones Obreras de Catalua. Concretamente, Catalua dedicaba en 2014 un 21,3% de su PIB a proteccin social, mientras que Espaa aportaba el 25,4% y Grecia el 26%, segn datos provisionales. Otra cifra que llama la atencin es que y el gasto pblico catalana en educacin es la segunda ms baja despus de Rumania.

8. Un artculo de hace apenas un mes que conviene releer (sin descalificaciones de entrada ni negaciones a la totalidad): Mariano Fernndez Enguita: Hacer nacin en la escuela https://elpais.com/elpais/2017/10/20/opinion/1508485436_701714.html. Una de las tesis del autor:

Es congnito el nacionalismo en el profesorado? Incontables regmenes y Gobiernos lo han querido, pero el nacionalismo espaol fue dinamitado por el franquismo, que nos escarment para decenios, mientras que los perifricos salieron impolutos, absueltos de su oscuro pasado y beatificados. Sondeos electorales y elecciones sindicales indican que el profesorado es ms nacionalista que el comn, o que lo es en mayor proporcin. Tal vez todos los entregados a alguna causa tengan mayor inclinacin a la docencia, que asegura un pblico cautivo y bien dispuesto; o puede que vaya en el sueldo, pues las comunidades han aliviado al profesorado de la movilidad geogrfica y la inmersin ha dado al de Catalua, aspirantes incluidos, ventajas competitivas en ella sin merma de oportunidades en el resto (su movilidad entrante es menos del 1% frente al 7% medio).

9. Es de inters este comentario (en tono no acadmico) de una amiga, bastante ms joven que yo. Fechado el 23 de noviembre. Sobre las relaciones familiares realmente existentes en un sector (de nada o de casi nada se puede generalizar) de la poblacin:

Interesante testimonio de vuestra amiga en territorio comanche. Esas heridas van a ser muy difciles de suturar. Con mis primas "cupaires" no tenemos la suerte de poder comer y debatir sin que nos falten el respeto (aunque ellos no parecen ser conscientes de ello). En la ltima enganchada, una de ellas, acab soltando cosas como "Espaa no tiene solucin, es franquista", "los espaoles son unos cazurros" (los catalanes no, claro), "En Catalua no se ha robado tanto como en Espaa" (dejando entrever que lo del clan Pujol era casi una broma o montaje del "estat espanyol"), "Nosotros, los catalanes, somos buena gente y pacfica, los otros, los espaoles, no", "la lengua propia de Catalua es slo el cataln porque est arraigada a la tierra (justificndolo con la onomstica geogrfica) y, por eso, la inmersin lingstica es justa", etc. Y todo esto dicho (con muy malos modos), antes del 1 de octubre, por uno que es profesor de historia de instituto (pobres alumnos! De los que tambin dice, por cierto, que son unos cazurros sin remedio). Todos sus hermanos son "indepes", pero su madre no. Y, la pobre mujer, no puede abrir la boca en su propia casa porque estos pacficos y tolerantes se ponen como una moto.

10. Para una ilustracin del desenfoque casi generalizado de la izquierda latinoamericana respecto al secesionismo cataln y sus finalidades centrales. El tema es grave y demuestra nuestro mal hacer: Claudio Katz, Catalua desde Amrica Latina. https://katz.lahaine.org/cataluna-desde-america-latina/. Uno de sus comentarios (que no es el peor):

Es evidente que Catalua ha quedado ubicada a la izquierda del mapa poltico espaol y por eso concentra un rechazo a la monarqua superior al resto del pas. El PP se asienta en el centro y en zonas esperanzadas con el resurgimiento del consumo de los aos precedentes. Desde la periferia de la pennsula ha cobrado fuerza la oposicin. Es cierto que el discurso cataln tradicionalista presenta contornos egostas, con mensajes centrados en la exaccin fiscal de Madrid (ellos nos roban). Pero a diferencia de los flamencos de Blgica o la Liga del Norte de Italia, no enarbolan banderas contra las regiones pobres. Dirigen sus demandas impositivas contra el gobierno central. Ese mismo estandarte desencaden en el pasado grandes sublevaciones populares. El grueso de la izquierda latinoamericana ha percibido la enorme progresividad del planteo cataln (...) Especialmente Maduro denunci el avasallamiento de la autonoma catalana y exigi la liberacin de los presos polticos, en un momento de aislamiento internacional de los soberanistas. La violencia de Rajoy demuele su autoridad para criticar a Venezuela. All se utiliza la fuerza contra las guarimbas fascistas y no para desconocer el derecho al sufragio.

11. No es tan evidente que todo el aparato judicial acte al dictado del gobierno o del Estado o del Estado, sin gobierno, como se afirma en ocasiones. La juez Lamela dice que la rebelin en Catalua debe investigarse en un nico juzgado. La magistrada de la AN allana el camino para que toda la causa vaya al Tribunal Supremo. https://politica.elpais.com/politica/2017/11/22/actualidad/1511340367_284848.html. El estado burgus, o el estado espaol en concreto, funciona de forma ms compleja. No es una orquesta que acta siempre armoniosamente dirigida por una sola batuta. Cul es el criterio real o aparente de la Fiscala en este caso? Por cierto, sin delito de rebelin. https://politica.elpais.com/politica/2017/11/22/actualidad/1511340367_284848.html

12. Una entrevista de ngel Munrriz a Reyes Mate que, en general, no tiene desperdicio (discrepo un poco en sus compases finales) "En la construccin nacional catalana hay una expresin del franquismo". https://www.infolibre.es/noticias/politica/2017/11/20/reyes_mate_construccion_nacional_catalana_hay_una_expresion_del_franquismo_72113_1012.html

13. Una ms que justa aproximacin a Carlos Jimnez Villarejo del periodista Enric Sopena: Carlos Jimnez Villarejo, siempre por la izquierda Sufri represalias como yo mismo, tras la querella que interpuso contra Jordi Pujol, junto con el fiscal Mena, en el caso de Banca Catalana. https://www.elplural.com/opinion/2017/11/12/carlos-jimenez-villarejo-siempre-por-la-izquierda

14. No es mi perspectiva pero disuelve y critica la afirmacin-tesis de Ferran Mascarell (y de tantos otros) de que Espaa no nos roba pero es un estado ineficiente: Carlos Sebastin, La eficacia catalana. El Pas , 22 de noviembre de 2017, p. 13.

15.Sin compartir totalmente el concepto de democracia defendido pero con puntos de inters sobre la historia en general, y sobre nuestra historia reciente: Julin Casanova, El valor de la democracia.https://www.infolibre.es/noticias/luces_rojas/2017/11/21/el_valor_democracia_72033_1121.html.

 El debate Catalua/Espaa ha sustituido la diversidad de clases, culturas e ideologas por smbolos. Las banderas aparecen como refugio. Los dirigentes y sus principales seguidores convierten la poltica en mentiras, a los oponentes en enemigos. La nacin y el pueblo, la representacin poltica, impregna la vida cotidiana. La solidaridad, la distribucin ms equitativa de la riqueza y de la renta, se rompe frente a las rivalidades nacionales.

16. Una reflexin jurdico-poltica de Antonio-Francisco Ordoez Rivero que nos ensea a todos. Sobre unas declaraciones del abogado de Carles Puigdemont:

El abogado -gran abogado (adems de exDecano del ICAB y Catedrtico de Derecho Procesal)- de Puigdemont habl ayer el 8TV. Gran exposicin que est en youtube y os acompao: https://www.youtube.com/watch?v=IUbbDsgB3MU. En un momento dado habla -por ah va a ir su lnea de defensa- de que no existe previsin penal en relacin a una posible declaracin de independencia de forma pacfica... y cita a que este problema lo seal, en su da, Rosa Dez. Conoc a Rosa Dez y recuerdo que, efectivamente, sealaba esto.

En opinin de Alonso-Cuevillas, al no haber tipo penal que prevea este caso, se han forzado los tipos penales previstos para Rebelin (violencia) y Sedicin (alzamiento tumultuario), cuando, en su opinin, ni ha habido violencia ni alzamiento tumultuario. Aunque no estoy de acuerdo con que no haya habido alzamiento tumultuario, en cualquier caso en una buena lnea de defensa. SIN TIPO PENAL, NO PUEDE HABER PENA. El hecho PUNIBLE ha de corresponderse, estrictamente, con la previsin recogida en el tipo PENAL.

17. Las razones de un maestro, de un compaero imprescindible (antes hablbamos de l): Carlos Jimnez Villarejo, Una alianza histrica. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/alianza-historica_101873_102.html. Una de sus tesis centrales:

Quienes participamos de este movimiento reconocemos el valor de los principios explicitados por el PSC en su programa electoral, Acord i Canvi, para hacer frente a la crisis "y revertir las viejas y nuevas desigualdades y el empobrecimiento de los trabajadores [...] y la restitucin y ampliacin del autogobierno de Catalua". Y lo hacemos, para profundizar en esos objetivos y hacer frente a un nacionalismo cataln "impulsado por las clases medias y formateado ideolgicamente durante el pujolismo", que pretende ocultar bajo las banderas sus trapos sucios , como el expolio del Palau de la Msica -pendiente de sentencia- y sus intereses de clase. Y para garantizar, frente al proceso independentista, "la unidad de la clase trabajadora a ambos lados del Ebro". As como reforzar "la apuesta por la reforma federal de la Constitucin y su proyecto de tender puentes entre los extremos del polarizado espectro poltico cataln". Por todas estas razones, reclamamos fortalecer la izquierda que, de una forma u otra, no est subordinada al nacionalismo y, an menos, al independentismo.

18. Una aproximacin que conviene pensar y or con toda prudencia pero que tiene sin duda inters. Beln Barreiro: "Los no independentistas estn del lado del resto de espaoles" http://cadenaser.com/programa/2017/11/23/hoy_por_hoy/1511425961_221843.html?ssm=fb. Siete minutos. Trabajo de campo: entre el 13 y 16 de noviembre. Tengamos en cuenta los mrgenes de error. La directora de MyWord, Beln Barreiro, considera que los datos del ObSERVatorio de la Cadena Ser que constatan la divisin en dos bloques de la sociedad catalana demuestran "que ha habido un cambio en los ltimos meses. Ahora hay una mitad de la sociedad catalana que es igual que la espaola -explica- y los polticos no independentistas no se dirigen a esa sociedad". Barreiro atribuye esta situacin a que "ha habido un repliegue de los catalanes no independentistas que han cambiado de opinin y ya no ven en el referndum una solucin. Los catalanes no independentistas respaldan la gran mayora de las actuaciones del Estado en Catalua, salvo la intervencin policial del uno de octubre."

19. Por si pudieran, la otra cara del monotema: convocatoria para la creacin de una plataforma de solidaridad con los despedidos de Titanlux: Desde el comit de huelga de la empresa Titanlux, convocamos a las organizaciones sindicales, polticas y sociales, a la reunin que tendr lugar el prximo da 27 a las 18h en la aula Ronda del Colectivo Ronda, con el fin de crear una plataforma solidaria con los compaeros despedidos por Industrias Titn. Con dicha plataforma queremos poner en pie, una red solidaria que nos ayude a difundir y a extender la lucha por la readmisin de los compaeros despedidos, a la vez que contribuya a evitar nuevos despidos ya programados. Segn los planes de la Empresa, a finales de enero podran sumarse a los compaeros despedidos, muchos ms, como consecuencia del plan de reduccin de plantilla, que la Empresa est llevando a cabo en forma de ERO encubierto a espaldas del Comit de Empresa con el nico objetivo de aumentar de forma rpida y fcil los beneficios.Creemos firmemente que solo as, a travs de la solidaridad con las luchas concretas, podremos obtener la fuerza necesaria para conseguir la paralizacin de estos planes y la derogacin de las leyes que permiten estas injusticias. Firmado: el comit de huelga de Industrias Titn.

Un divertimento final, para compensar, del profesor Miguel Candel. Creo que estaremos de acuerdo en que conviene seguir practicando el sentido del humor a pesar de los tiempos de desasosiego que vivimos:

Entre prrafo y prrafo de la Metafsica [de Aristteles] me he ido a dar una vuelta por el parque del Guinard (Barcelona) y, acaso por efecto del flujo magntico ejercido por la "proletaria" estelada que adorna una gran mansin de la zona, me he puesto a razonar como un independentista "de izquierda" y he aqu lo que me ha salido:

Cuestin: cul es la causa de la actual y pertinaz sequa? Tesis: la causa es el franquismo sociolgico.

Demostracin:

Premisa 1: el franquismo sociolgico tiene una de sus mximas expresiones en el madridismo futbolstico. Premisa 2: la mxima estrella del Real Madrid es Cristiano Ronaldo Premisa 3: Cristiano Ronaldo es oriundo de las Azores. Premisa 4: uno de los factores determinantes del clima de la pennsula ibrica es el anticicln de las Azores. Premisa 5: el anticicln de las Azores se encuentra actualmente en una posicin excesivamente septentrional que impide la llegada a la pennsula de las borrascas atlnticas. Conclusin? Hasta el ms cateto y retrgrado espaolista puede extraerla... Corolario: El franquismo sociolgico se caracteriza por el odio a Catalua. Ergo el odio a Catalua, al propiciar la sequa, provoca el aumento del recibo de la luz para todos los catalanes (a los espaoles no les afecta porque estn subvencionados con nuestros impuestos).

Una recomendacin final, del amigo Albert Fav:

Fa un mica ms dun any (Hace algo ms de un ao) el msic Josep Pascual i jo mateix vam oferir (ofrecimos) la nostra versi de Coral Romput, la gran obra de Vicent Andrs Estells. La qesti s que vam quedar satisfets (quedamos satisfechos) i ara hem preparat un altre espectacle. Aprofitant que enguany (aprovechando que este ao) celebrem el Centenari de la Revoluci Russa, hem construt (hemos construido) un intens espectacle poticomusical basat en el gran poeta de la Revoluci, Vladimir Maiakovski. On, quan (Dnde, cundo)? Acte poticomusical Jo, Maiakovski Albert Fab i Josep Pascual. Divendres, 1 de desembre i dissabte 2 . 21 hores. Teatre La Colmena (Santa Coloma de Gramenet, al lado de la parada Santa Coloma de la lnea 1 del metro de Barcelona). Aqu lenlla: http://www.teatrelacolmena.cat/pro_maiakovski.htm Cordialment, Albert.

PS: Una carta de despedida (no es ma) dirigida a Gabriel Rufin. Desde un punto de vista anarquista clsico y con conocimiento directo de causa:

Santi Ledesma 20 de noviembre a las 10:15

Carta de un "mursianu" de la CNT a Gabriel Rufin.

Ilustrsimo tuitero y diputado (por este orden).

Me llega al ms all un tweet de su seora de hoy 20 de Noviembre que reza los siguiente: "42 aos de la muerte en la cama de Franco y 81 del asesinato en el frente de Durruti. Que no fuera al revs ayuda a entender alguna cosa.". Dicho tweet me hace removerme en mi tumba, ms que nada porque yo llevo muerto de antes que naciera usted y se algo ms de lo que usted de lo que pas hace 81 aos y me duele profundamente que representando a quien representa reinvidique una figura como Buenaventura Durruti. As que permita que le explique algo que entiendo que usted desconoce o peor pervierte y manipula.

Le voy a hablar de un pueblecito de Girona, a apenas 15 km de la capital, en un entorno idlico en el valle de un ro rodeado de montaas. All ca yo a principios de los 30 siendo un adolescente que hua de la miseria, el hambre y la incultura de su tierra natal. Primero pas por Barcelona y all me dijeron que en aquel pueblo haba unas minas y necesitaban mano de obra y para all que me fui. No saba leer ni escribir. Recuerdo que con 6 aos ya iba al campo a llevar la comida a mi padre jornalero. El cambio que encontr en aquel pueblo a mi tierra era como cambiar de siglo. En el pueblo ya exista una industria importante, la fuerza del agua del ro era fundamental y en la Espaa seca no tenemos ese don de la naturaleza. La fbrica Burs, cuyos propietarios eran la familia Juncadella (pata negra de la burguesa barcelonesa), emparentados directamente con la familia Salisachs, no s si le sonara seora, pero si juntamos los apellidos Samaranch y Salisachs seguro que s verdad?, todo queda en familia en Catalunya, en eso no existe hecho diferencial, salvo que aqu nunca gustaron los ttulos nobiliarios. Pues bien en esas fbricas trabajaba la clase obrera del pueblo. No podemos hablar de condiciones laborales idlicas pero si al menos de sueldo, cobijo y en muchos casos incluso escuela. Esas industrias hacan que prcticamente todo el pueblo tuviera ocupacin y por lo tanto se necesitaba mano de obra para los trabajos ms rsticos y duros. Ah entramos nosotros, gentes que desde los aos 20 llegaron de otros lugares de Espaa. Fue destacable la dispora de murcianos (mursianus) tanto que a todos los forasteros de fuera de Catalunya se los conoca popularmente como "mursianus" aunque muchos eran castellanos o aragoneses.

Pues bien seora cuando se alumbr la II Repblica, muchos de aquellos parias de la tierra pensamos que era nuestra oportunidad por fin, aunque muchos como yo no creysemos en ella. Una corona o un mujer enseando los pechos y enarbolando una bandera no dejan de ser dos caras de la misma moneda: el puo opresor del estado. Unos solo queran cambiar el estado, invertir los trminos y que los opresores pasaran a ser los oprimidos. Otros como yo cremos siempre en el ser humano, con la capacidad de autoregularse y convivir en paz sin la necesidad del estado como rbitro, sin oprimidos ni opresores. A los anarquistas nunca nos gust la segunda repblica que tanto venera, la consideramos un mal menor, una transicin a la verdadera revolucin, que eliminase el estado como rector de la vida, pero primero haba que derrotar a la reaccin y despus ya vendra el marxismo y el comunismo a las rdenes de la URSS. Si queramos derrotar al fascismo debamos unir fuerzas y as lo hicimos, creamos las milicias antifascistas y all haba una amalgama de enemigos irreconciliables. Nada ms doloroso para un anarquista que tener que pactar o al menos hacer ver que se toleraban con los nacionalistas identitarios de ERC, los cuales en su mayora eran pequeos burgueses con negocios capitalistas. Ya sabe: en los pueblos todo el mundo se conoce.

Muy probablemente seora fueron aquellos pactos contra natura, quienes nos llevaron a la derrota en el 39. Es ms. Le aseguro que muchos de aquellos que pactaron con nosotros respiraron aliviados cuando Franco entr por la Diagonal, quemaron cualquier recuerdo de su pasado reciente y estiraron el brazo para gritar "Arriba Espaa" con acento del interior de Girona. Y cuando lleg la Guardia Civil a los pueblos a preguntar quien haba sido, con ese mismo acento y sus 8 apellidos catalanes, fueron muchos quienes dijeron: "han sido los "mursianus" de la CNT mi alferes". Los que tenan pasta se fueron al exilio y los que no culparon de todo a los forasteros, quienes fueron en su mayora quienes acabaron en los batallones de castigo o peor, en las cunetas. A quin creer? A un pobre labrador o minero o al "seor" de bien que regentaba un negocio?

Los del negocio, los que votaban a ERC, volvieron a abrir la persiana el 2 de Abril del 39, la burguesa recuper su fbrica y los "mursianus" de la CNT al trabajo forzado, las palizas y la miseria. 5 aos despus pude volver al pueblo, pero nadie me daba trabajo adems de tener que ir cada semana a "fichar" al cuartel hasta la amnista de los 25 aos de paz. Mientras sobreviviendo como poda haciendo los trabajos ms duros, con los sueldos ms mseros. La construccin de los pantanos de Sau, Susqueda y el Pasteral fue mi salvacin. Me cas y tuve hijos nacidos ya en Catalunya, cuando todo pareca por fin ir bien enferm gravemente de silicosis. Aos de tragar polvo y, tal vez mi ignorancia, lo achaca un poco tambin a las condiciones en el batalln de castigo de despus de la guerra. Empec a tener que pasar temporadas en el hospital del trax en Terrassa hasta que al final fallec sin haber conocido a la mayora de mis nietos, ni tan siquiera tuve derecho a una pensin y los ltimos aos viv gracias a mis hijos.

Usted seora representa a un partido burgus, que de izquierda solo tiene el nombre, de gente de bien, de misa dominical y que le pagaba el desayuno en el bar del pueblo a la guardia civil, de chivatos por salvar su culo y sobre todo un partido que hace de la identidad nacional su razn de ser, todo lo contrario de lo que fue la CNT/FAI. Durruti jams quiso saber nada de ERC. Es ms la mantuvo a raya, saba perfectamente quienes eran y de donde venan, del fascismo reaccionario de Estat Catal.

Le voy a pedir una cosa: visite el pueblo. Se llama Angls en Girona, si nunca va ver un pueblo de clase media, de funcionarios y pequeos burgueses que cuelgan la estelada, presuntos oprimidos, cuando pase por la ahora abandonada fabrica Burs ver a continuacin un seguido de casas baratas construidas en los aos 50, muchas de ellas ya abandonadas y la mayora que amenazan ruina, en una de ellas ver la nica bandera espaola de todo el pueblo, en el lugar ms humilde del pueblo. Despus si quiere pase a verme. No tiene perdida. Es el nico nicho del pueblo en cuya lpida hay siempre un adhesivo de la CNT. Mi nieto viene una vez al ao a reponerlo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter