Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2017

El "secuestro" legal de Ibon Iparragirre
Desde Alcal-Meco, con acritud

Manu Azkarate Ramos
Naiz


Don Ramn, as se hace llamar la persona que ejerce de subdirector mdico en esta prisin, es decir, el mximo responsable de todo lo que atae a la salud de los presos aqu encerrados.

Don Ramn, proveniente de la crcel de Puerto de Sta. Mara donde tambin ejerci otro mdico muy conocido por los presos polticos vascos de una poca, bautizado como Mengele, es en la actualidad uno de los mayores responsables de la no excarcelacin de Ibon Iparragirre. El, junto con el director, han decidido que Ibon pase sus ltimos das en prisin.

Si no fuera por la gravedad del tema, la situacin de Ibon incitara casi al humor. En ese constante arrojar balones fuera, a Ibon lo tienen rebotando, ahora Instituciones Penitenciarias, luego el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, ste al forense, despus al equipo mdico de la prisin, ms tarde a otro equipo mdico extrapenitenciario, pasando por el Hospital Gregorio Maran, internistas, psiclogos, psiquiatras etc.

El subdirector mdico, Don Ramn, lo tiene muy fcil. nicamente debera limitarse a ejercer de mdico. Tan sencillo como eso. Tan simple como ser fiel al Cdigo Deontolgico mdico, al conocido juramento de Hipcrates en el que se basa la profesin mdica. Porque un diagnstico mdico, cientfico por tanto, solo puede ser neutral, al margen de ideologas y polticas penitenciarias. Y el diagnostico de Ibon es demoledor, contundente y concluyente.

Eso en el supuesto de que el mdico decida ejercer como tal. En el supuesto de que decida aceptar el cdigo deontolgico y anteponer los intereses clnicos del enfermo sobre los intereses de Instituciones Penitenciarias y los actuales gobernantes espaoles, los mismos por cierto, que son capaces de enviar un informe idlico a Bruselas sobre la situacin de las crceles en el Estado espaol, sin sonrojarse.

Don Ramn, puesto en la disyuntiva de actuar como mdico pensando en la salud del enfermo o seguir recopilando mritos y beneficios en su trabajo, a costa de lo que sea y de quien sea, no ha dudado ni un instante. Sus intereses personales han primado. Llegado el ltimo momento ya se encargarn de excarcelarlo.

Y, si ya no estuviese con vida, se arreglan los papeles para que te mueras en el Hospital (prctica habitual) y no se incrementen las estadsticas oficiales que hacen referencia a los presos muertos en encarcelamiento.

Tantos aos en prisiones acaban volviendo insensible (o algo peor) a cualquier mdico, acaban acostumbrndole a dar por buenas todo tipo de vulneraciones de los derechos humanos, todo tipo de ilegalidades y todo incumplimiento de las normativas y recomendaciones internacionales. Al fin y al cabo, lo nico que se cumple a rajatabla son los aspectos ms represivos del reglamento penitenciario.

Ahora es la vida de Ibon la que nos atae y, conocida la profesionalidad de Don Ramn para con los presos sociales de Alcal-Meco, no espero nada de l. Qu se puede esperar de quien nunca ha abierto la boca cuando se encontr con presos golpeados despus de haber sido atados de pies y manos? O del que a la hora de la visita obligada del mdico, tras ser sometido a aislamiento, siempre hace la visita antes (y no despus) de que pasen los encapuchados (s, como en cualquier cuartelillo) con guantes y porras para demostrar al preso quin detenta el poder?

Estoy convencido de que Ibon saldr de prisin antes de que sea demasiado tarde. Saldr gracias a la presin popular y a otro tipo de gestiones, gracias a todas las movilizaciones e iniciativas que est generando su caso. Saldr, no por los dictmenes mdicos de este subdirector de bata blanca. Saldr libre, no gracias a l sino a pesar de l.

Manu Azkarate Ramos preso poltico vasco (Alcal-Meco)

Fuente: http://www.naiz.eus/en/iritzia/articulos/desde-alcala-meco-con-acritud


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter