Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2017

Un ao de paz imperfecta

Horacio Duque
Rebelin


Se han cumplido doce meses de la implementacin de los Acuerdos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc firmados en el Teatro Colon el 26 de Noviembre del 2016 despus de los ajustes propiciados por los resultados del Plebiscito de octubre del mismo ao.

La construccin de la paz es un proceso complejo que involucra muchos elementos y requiere de manos expertas para acertar en cada paso que se avance en tal sentido.

Varias entidades como el Instituto Kroc (https://kroc.nd.edu/) han hecho sus balances de acuerdo con lo establecido en el texto de los Acuerdos. Tal centro de paz ha recurrido a la metfora del vaso medio lleno para caracterizar los progresos, las tardanzas y los obstculos en esta ruta para consolidar el fin de la guerra. Para el efecto ha ordenado el tema en varios campos. Uno el de los resultados inmediatos; otro en los de mediano plazo; y otro en los de largo plazo que bien pueden equivaler a los 240 meses, segn la media internacional que arroja el estudio de 34 conflictos por el resto del planeta.

Paz y Reconciliacin que lidera el seor Len Valencia en compaa de Ariel Avila y con la financiacin de la Fundacin Ford; la Cooperacin Noruega y Espaola; el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO; y la Red de programas de desarrollo y paz, Redprodepaz, ha presentado un segundo informe en el que advierte los riesgos del post conflicto (http://www.pares.com.co/carrusel/termino-la-guerra-el-postconflicto-esta-en-riesgo-un-ano-del-acuerdo-de-paz/).

El portal Verdad abierta ha hecho su balance indicando que este primer ao de implementacin ha sido de turbulencia en todos los aspectos (http://www.verdadabierta.com/especiales-v/2017/acuerdo-final/).

Pedro Santana en la Revista Sur plantea su propio diagnostico indicando un panorama desalentador en la materializacin del post conflicto (https://www.sur.org.co/la-paz-colombia-del-dicho-al-hecho-mucho-trecho/).

Durante el ao transcurrido la paz ha sido objeto de una amplia disputa en diversos mbitos. Mientras un importante espectro de la sociedad la defiende y lucha por su realizacin, otro despliega una descomunal arremetida para que la violencia se perpete, capitalizndola como instrumento de reproduccin poltica de la ultraderecha neonazi.

Desde las categoras construidas por la ciencia de la paz (Galtung, Lederach, Muoz) lo que hoy tenemos es una paz imperfecta entendida como una coexistencia de la violencia poltica con elementos de la convivencia pacfica. Hay una paz que se construye pero persiste la violencia de los grupos paramilitares, de otras fuerzas insurgentes (Eln, Epl, neo Farc) y de sectores gubernamentales involucrados en masacres y eliminacin de decenas de lderes sociales y de izquierda.

No hay, en estricto sentido, una paz negativa entendida como la eliminacin absoluta de la guerra.

Tampoco hay una paz positiva entendida como la superacin de las causas estructurales (pobreza, exclusin poltica y violencia sistemtica) que dieron origen al conflicto social y armado hace 60 aos.

Tenemos entonces una paz imperfecta con muchos riesgos de esfumarse dado que el incumplimiento del Estado es bastante notorio tal como se ha dado en 34 conflictos armados nacionales por el resto del mundo.

Lo deseable es consolidar la paz negativa y avanzar en la paz positiva, que es una tarea de largo plazo, pero las cosas no lucen muy bien y es muy probable, dada la coyuntura geopoltica, que el postconflicto imperfecto se degrade y mute hacia escenarios de profundizacin de la violencia con otros rostros como efecto de la crisis del Estado, de la economa y de las relaciones interestatales en el mbito regional que presentan un cuadro muy crtico por la agresin permanente de la Casa de Nario hacia el gobierno de la Repblica Bolivariana de Venezuela para empujar su colapso .

No se puede hacer la paz degradando las relaciones con los gobiernos vecinos pues se supone que eso tiene sus consecuencias en la estabilidad poltica y en las estrategias que comprometen la voluntad nacional de un gobierno. Siempre es mejor acompaar el nimo pacifista con el respeto a la soberana de los otros.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter