Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2017

El Oro que desluce todo lo que toca

Pablo Pea Delfargue/Tonia Pi Snchez
Rebelin


Peligros de Granada, 24 de noviembre de 2017

Hace unos das fuimos a ver la pelcula Oro del director y coguionista Agustn Daz Yanes. Y lo primero que nos llam la atencin fue: qu es realmente lo que quiere contar la pelcula, despus a quin va dirigida, ms tarde habra que plantearse qu pretende comunicar y por ltimo para qu.

En algunas crnicas periodsticas [1] se nos induce a error cuando se dice que Oro es una pelcula histrica sobre el descubrimiento hispnico de Amrica. Obviamente en el guion hay multitud de ocasiones para hacernos creer eso. Desde los nombres de los protagonistas hasta la repeticin de la parte que le correspondera -del oro que los criminales espaoles encontraran- al emperador hispanogermnico: Carlos I de Espaa y V de Alemania? [2]. Ese cambio de su parte alcuota en el trato es clave para entender la presunta trama de la pelcula: pues la rebelin de los soldados del ejrcito imperial es reescrita desde un quinto a los dos quintas partes del oro que se localice en las tierras americanas. Tambin las sediciones tienen su costo econmico y se vern restablecidas oficialmente en el reparto que se haga del botn. Pues la conquista americana desde estos parmetros slo se puede ver como un robo cometido por ladrones, aunque algunos usen las mscaras y los disfraces de la realeza imperialista. Una historia imperial que est an por escribirse en clave y en consonancia con la picaresca literaria de un Imperio del hambre formado por harapientos, analfabetos, buscarruinas y ladrones.

Ya ha habido varias crticas a la pelcula por la forma de contarnos la historia espaola de la conquista de Amrica. Muchos comentarios digitales [3] a las reseas de esta pelcula se centran en el tpico de la leyenda negra. Desde un tiempo a esta parte parece que no se puede criticar el papel de lo que se ha venido en denominar como Espaa de tal manera que ni siquiera a los espaoles se les puede afear su conducta en un tema como la conquista a no ser que se quiere ver estigmatizado con el tpico de caer en esa etiqueta mtica de la crtica negrolegendaria.

Se hace necesario conocer algunos de esos referentes para poder hacer otra cosa: conocer la historia real tal y como realmente ha sido. Pues, parece que el oficio de los crticos de los que ellos suponen que son negrolegendarios no es otro que hacerse cmplices de otra leyenda: la de la sacralizacin del desorden monrquicamente establecido [4]. Un rey extranjero impuesto a la nobleza ms innoble de Castilla y Aragn y asumiendo de manera subjetiva y voluntaria las cadenas de la esclavitud ms deliberada y moderna. De tal manera que muchos de sus coetneos no tuvieran ms salida vital que la de hacer, como fuera, las Amricas.

Gustavo Bueno [5], Ivn Vlez [6], Mara Elvira Roca Barea [7] o Jess Gonzlez [8] Maestro [9] son claves para poder enfrentarnos a ese renacer de un determinado espaolismo frente a la historia. Y habra que saber explicar con rigor algo ms que el pasado realmente sido, as como los cambios y transformaciones que en ese tiempo fueron y han sido. Pues se juegan muchas cuestiones entre las bambalinas de ese circo intelectual [10].

A qu gnero literario de la cinematografa pertenece la pelcula Oro de Daz Yanes.

Pretende ser del mal llamado cine histrico? Pues, sin duda, no lo es. Claro que aparece un cronista del rey que va tomando nota de los ms variados aspectos de las excursiones espaolas para dar cuenta del discurso monrquico de la conquista tan peculiar y caracterstico de los cronistas de Indias [11]. Pero se hace insuficiente esa presencia. Por muchos motivos Oro no es cine al que se le pueda dar la connotacin de histrico: slo los ltimos cinco minutos de la pelcula se hacen totalmente incomprensibles desde una perspectiva diacrnica. Una flecha indgena matar al personaje que encarna el actor Coronado. Y, para ms guasa, en las ltimas escenas los dos ltimos personajes representados por Ral Arvalo y Antonio Dechent se vern en una playa donde los indgenas no hacen ninguna mueca de estupor a que junto a ellos dos "enemigos" hablen y se vayan a una playa para proclamar con una bandera -anda que no es actual el esconder las miserias sociales con trapos de colores!- que aquellas tierras pertenecern desde ese momento a la corona imperial espaola. Muy digno tal detalle para poder ser analizada de manera racional desde las ctedras de Psiquiatra actuales: qu pasara si un puado de inmigrantes africanos nada ms bajarse de una patera proclamaran que todas las tierras europeas han de ser rebautizadas por las culturas africanas y que sus propietarios fuera cualquier reyezuelo tirnico de frica?

Pretende, entonces, ser cine de aventuras o de mero entretenimiento comparable a las pelculas como Tarzn, Avatar o, peor an, a Tintn en frica? Y por eso se hace cmplice, tanto el director como su coguionista Arturo Prez Reverte, de la ignorancia que se le inculca a determinado pblico "juvenil"? Pues nos tememos que la pelcula carece de los motivos ms elementales para atraer a ese gente. No hay una explicitud clara de una trama. Los soldados espaoles que se muestran extremadamente avaros y que buscan oro compulsivamente como la gran razn de su existencia no lo encuentran y parece que es lo nico que les mueve a actuar de forma tan ruin y sanguinaria. Pero, eso es realmente cierto? Fue ese el motivo real? Es el oro la nica causa que motivara a las incursiones ibricas en otros continentes?

El oro parece ser desde el mismo ttulo la nica explicacin de la conquista espaola de Amrica. Y eso es darle la razn al simplismo ms aberrante de los apologetas del dinero como nica razn de ser del individualismo posesivo del capitalismo "neoliberal". Y en esa concepcin hay muchos errores implcitos. Se sabe que en los diarios de Coln el oro aparece en momentos muy decisivos. Pero tambin sabemos que el dinero no se puede confundir ni siquiera con el capital. Y ste no es simple chatarra crematstica financiera, aunque hoy eso se crea que es lo nico que existe y a lo que merece la pena dedicarle todo en nuestras miserables existencias.

Y habra muchas ms cosas que no se explican slo desde un punto de vista financiero. Poner en la pelcula a dos mujeres como doa Ana y su criada no es ms que un recurso demasiado torpe para reclamar la cuota de pantalla de la femineidad oficial de estos tiempos de infamia posmodernista. No habra que contar cmo han llegado all, de dnde salen, por qu estn donde estn, etc.

Cmo explicar la existencia de indgenas que pueden ser utilizados ya en 1527 como traductores de las lenguas indgenas a la espaola renacentista del siglo XVI. De qu manera han aprendido su labor, pues parece que ni siquiera con nuestros actuales gobernantes resulta fcil la tarea de hacerles conocedores de varias lenguas para su desenvolvimiento personal y poltico. No hace falta pues parece hablar del analfabetismo crnico del populacho espaol: no parece ser otra la fuente de ese partido popular corrupto de nuestros trgicos y dramticos das!

La crueldad y la violencia son permanentes en la pelcula. Y lo peor es que se presentan en cualquier momento y sin explicar las causas. Parece que el cine gringo de pistoleros y de serie negra se ha aposentado en nuestras mentes y que no hace falta pensar que, curiosamente, la extorsin, la dominacin y la violencia (y ms si es armada, esto es: militar) son ms racionales de lo que en nuestra postmodernidad ideolgica se nos quiere hacer creer (o pensar?) que no hay nada que contar ni relacionar. Que ni siquiera la literatura vale nada. Pareciera que la injusticia como la violencia siempre se han de ver como gratuitas, arbitrarias y hasta naturales. Y no necesitan de ningn tipo de explicacin sociolgica, econmica o histrica.

As que ni histricamente ni desde el punto de vista del argumento espectacular la pelcula Oro es sostenible. Su fracaso nos parece que est ms que cantado. Ni siquiera se llegar a recaudar en las salas de cine los varios millones de euros que ha costado su produccin. Y ese costo antieconmico que es realmente fundamental el tener que explicarlo, debera ser clave para interpretar (e interpelar) el milagro de la produccin ideolgica (cinematogrfica, en este caso) de nuestro tiempo. Y decimos lo de milagro de manera bastante provocadora. Pues, es ininteligible que ese costo no se quiera -ni se sepa- explicar cmo sucede. Si se hiciera la explicacin neoliberal de la economa, sta tendra ya no sus das sino sus horas de existencia ms que contados y finiquitados. Pues ni el Sol, ni el agua, ni el oro, ni el ftbol, ni la cultura, ni la literatura, ni el derecho, ni el cine, ni el amor, ni el odio, ni la propia economa, etctera y etctera se puede reducir a simples clculos economicistas. Pero el ecocidio capitalista es ciego y no sabe ver ni siquiera lo que tiene delante de sus narices.

Por otra parte, nos parece que ni el director ni el guionista han calculado los daos que una exhibicin tan torpe de la crueldad hispnica en la conquista de Amrica pueden acarrear en las hornadas de inmigrantes "latinos" que se refugian en la actual Espaa huyendo de sus sociedades del malestar donde la criminalidad y los negocios imperialistas son algo as como el pan diario con el que se ha de comulgar si se quiere conservar la vida en estos instantes tan mostrencos. Se vuelve a usar el pasado de manera muy torpe para generar discordias sentimentales y malentendidos etnicistas y culturalistas.

Una pelcula que carece de argumento lgico, una historia de crueldad y de sangre que no tiene ni pies ni cabeza lo nico que puede hacer es generar ms problemas que beneficios; ya que cual ideologa postmodernista se cree que no existe relato que se deba de abordar y de contar con lo que se anula la misma posibilidad de contar algo que tenga una mnima coherencia en la propia secuencialidad de las escenas cinticas. Y lo peor es que las lites culturales que dominan en Espaa querrn hacernos creer que Oro es una pelcula de izquierdas y que por eso mismo refleja la mediocridad de los planteamientos de aquellos que queremos construir una sociedad mejor donde haya ms igualdad, mayores libertades y mejores relaciones fraternales entre todos y cada uno de los seres que pueblan en la actualidad nuestros presente histrico. Y no es verdad, puesto que Oro no hace ms que deslucir -o sea: oscurecer increblemente- todo lo que toca en el film: la historia, la psicologa, la literatura, la poltica, la economa y hasta la ecologa. As que otro cine no es slo posible, sino que es urgente y necesario que se haga. Y, como Mara Elvira Roca Barea hace en su artculo reseado anteriormente, no dejamos perder la oportunidad para ofrecer nuestros conocimientos para que lo intentemos con todas nuestras energas posibles haciendo posible otra literatura y otro cinematografa ms complejas e histricas que den cuenta de nuestras existencias de fromas ms cabales y racionales.


Notas:

[1] Vase Mara Elvira ROCA BAREA No es oro todo lo que reduce, en El Mundo, 18 de noviembre de 2017 http://www.elmundo.es/opinion/2017/11/18/5a0f2115268e3eb9528b4629.html. Como una crtica al reduccionismo negrolegendario donde la crueldad y la arbitrariedad son claves.

[2] Cmo se llamaba Alemania antes de su unificacin en 1870? De dnde procede esa numeracin de los reyes de un pas que por aquel entonces no exista? Es lo mismo la provincia romana de Hispania que la Espaa isabelina? Cundo se cre el mito del llamar al Emperador en Espaa Carlos V?

[3] https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-11-08/oro-agustin-diaz-yanes-coronado-arevalo_1473988/

[4] Miquel IZARD podra ayudarnos bastante en esa tarea de criticar a todos aquellos que sacralizan el desorden monrquico hispnico con la leyenda apologtica y legitimadora del caos ingobernable de las criminales lites espaolas. Puede leerse con gran aprendizaje de todo ello su librito: Genocidas, castrados y castradores. Terror y humillacin en nuestro pasado (ed. Los libros de la catarata, Madrid, 2015).

[5] Espaa frente a Europa (Barcelona, 1998).

[6] Sobre la leyenda negra (ed. Encuentro, Madrid, 2014). La forma tan ligera y soberbia de ningunear y etiquetar como paradigma negrolegendario la obra de Eduardo Galeano nos indica bastante de su forma de proceder y hasta de mal leer un libro como Las venas abiertas de Amrica Latina que no es otra cosa que una aplicacin bellamente literaria y excelentemente bien documentada a la historia de Amrica del libro I de El Capital de Karl Marx.

 [7] Imperiofobia y leyenda negra: Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio espaol (Siruela, 2016). Obra extensa ya que elige esos cuatro imperios para presuntamente analizarlos, pero que no pasa de elaborar ancdotas y criterios de descalificacin que no se sostienen salvo para todos aquellos lectores que busquen en el libro el que no se pueda ni se deba criticar a los Imperios realmente existentes. Es un libro sobrevalorado por un determinado pblico, pero que no alberga ms que tpicos y lugares comunes de la ideologa dominante contra todos aquellos valientes intelectuales que han sabido arrostrar las consecuencias de sus crticas a los poderes hegemnicos.

[8] No sabemos qu tipo de alergia le poseer a tan nclito "racionalista" espaol para escamotear su apellido y simplificarlo con una G y punto.

[9] Este personaje se prodiga mucho en su propio canal de vdeos en Youtube: puede verse en particular https://www.youtube.com/watch?v=g7XE4f_r_h0, vase en 1h:16minutos no sabe ni hacer una simple resta matemtica para calcular su propia edad: como le ha sealado Ulisex Joyce: "Matemticas elementales para don Jess: 1975-1967=8; estaras a punto de cumplir los 8 aos, pues cuando muri Franco el 20 de noviembre an tenas 7 aos... Tpico error de los anaritmticos de los letrados..." o en general: http://www.academiaeditorial.com/web/... http://jesusgmaestro.weebly.com/ http://jesusgmaestro.weebly.com/criti... https://www.facebook.com/Jesus.G.Maestro

[10] Pierre VILAR ha estudiado bastante bien la cuestin del oro en aquellos buscadores de Indias Orientales.

[11] Beatriz PASTOR o Juan Carlos RODRGUEZ, entre muchos otros, han tratado estas cuestiones en diversas ocasiones.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter