Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2017

El nuevo laboratorio neoliberal

Dany-Robert Dufour, Frdric Vandenberghe y Carlos Gutierrez
Libration (Francia)

Traducido del francs para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


En vigor desde el 11 de noviembre, la nueva ley de trabajo desregulariza el mercado laboral. Con un 5% de aprobacin, el gobierno no solamente gobierna sin el pueblo, gobierna contra el pueblo.

El muro ha cado. Brasil es el favorito de la izquierda. Se cree en l. Luiz Incio Lula da Silva, lder carismtico del Partido de los Trabajadores (PT), ex metalrgico y sindicalista, result elegido presidente. Por primera vez en 2002, despus, por segunda vez, en 2006. Su protegida, Dilma Rousseff, le sucedi en 2010. Todo indica que Brasil est en el buen camino. Ya no se le puede tachar de ser aquel eterno pas de un futuro y que seguir sindolo, por retomar las palabras atribuidas al general De Gaulle, que no son msino el eco irnico de otras palabras, Brasil, tierra de futuro, que haba profetizado en 1941 Stefan Zweig. Brasil, a su vez, iba a conocer sus Treinta Gloriosos.

Desgraciadamente, todo qued en nada. La presidenta Rousseff fue destituida por un nuevo modelo de golpe de Estado: militar, sino meditico y jurdico antes de convertirse en parlamentario. Michel Temer, su anterior compaero de equipo, se hizo con el poder. Para detener el avance de las investigaciones judiciales en torno a la corrupcin generalizada era necesario apartar a la Presidenta que, sin embargo, haba sido elegida por 62 millones de votos. A partir de ese momento nos hemos dado cuenta de que en Brasil la democracia, establecida en 1988 tras dos dcadas de dictadura, no es la regla, si no ms bien la excepcin histrica. Las pruebas de corrupcin contra Temer, sus ministros y una buena parte de los cargos electos del Parlamento y del Senado son abrumadoras. A pesar de todo, no prosperaron los dos intentos que recientemente se pusieron en marcha para destituir a Temer, el primero en agosto, acusado de corrupcin pasiva, y el segundo en octubre, acusado de obstruccin a la justicia y organizacin de banda criminal. En estos tiempos de austeridad radical, con un techo de gasto para los prximos 20 aos (!!), el gobierno se ha dedicado a comprar su apoyo entre los cargos electos. A fin de cuentas, habr costado poco menos de 20.000 millones de reales (5.250 millones de euros), que habran podido invertirse en salud, educacin, ciencia y tecnologa. El pueblo sufre. Desde el final de los Juegos Olmpico, Ro de Janeiro se ha convertido en una zona insegura en la que afloran violencias multiformes, guerras entre bandas de traficantes de drogas, operaciones que se han vuelto crnicas de la polica militar, la cual lanza los carros de combate contra las favelas, y un comercio informal que se extiende por las aceras frente a los escaparates de las tiendas en quiebra. La sensacin de inseguridad se ha instalado en la ciudad.

Con un 5% de aprobacin, el gobierno no solamente gobierna sin el pueblo, gobierna contra el pueblo, el cual no slo ha perdido su voz y sus derechos, si no tambin toda esperanza. Efectivamente, para asegurar el triunfo de su golpe de Estado Temer se apoy a la vez en los sectores ms retrgrados del pas (los grandes propietarios rurales) y en los sectores ms avanzados (los empresarios urbanos). El resultado es una poltica social, cultural y ecolgica desastrosa. En las zonas rurales asistimos al retorno con fuerza de las oligarquas y de polticas que buscan restablecer el rgimen laboral del siglo XIX -la decisin de suavizar la definicin de trabajo esclavo y la reduccin de los medios de control de ese trabajo son sintomticas de las relaciones de poder que vinculan las facciones ganaderas con Brasilia. En la ciudad asistimos a la ms pura y dura derogacin de los derechos laborales. La nueva ley de trabajo, que entr en vigor el 11 de noviembre, har de Brasil el laboratorio del neoliberalismo. Lo que fue Chile bajo la dictadura de Pinochet, despus de que Estados Unidos apoyase el golpe de Estado, lo ser Brasil bajo el gobierno de Temer. Al no haber sido elegido ni haber sido candidato en las elecciones de 2018, no tiene nada que perder y no necesita al pueblo para gobernar. El apoyo de los partidos fisiolgicos [1], de su base parlamentaria y de los parlamentarios corrompidos le sobra para mantenerse en el poder, evitar su destitucin y, a largo plazo, incluso la prisin. A partir de la semana que viene ser posible la externalizacin de todas las actividades de una empresa. De un da para otro todos los empleados, sin excepcin, podrn perder su estatus de empleados y verse obligados a retomar su trabajo al da siguiente como autnomos, es decir, habiendo perdido todos sus derechos adquiridos. En nombre de la modernizacin, la reforma de la ley de trabajo brasilea contiene, entre otras barbaridades, el final de la contribucin sindical obligatoria, la posibilidad de una jornada laboral de 12 horas, la posibilidad de negociar las condiciones laborales directamente entre empleados y sociedades en un nivel inferior al que determina la ley. La nueva legislacin permitir adems que la remuneracin del trabajo sea inferior al salario mnimo (249 euros). Asimismo, a partir de ahora los despidos no tiene que estar autorizados por los sindicatos y el ministerio de Trabajo. An hay ms, se ha aprobado la posibilidad del trabajo discontinuo para todos los oficios, es decir, se podr contratar a los empleados para trabajar tan slo unas horas. Con todo, el artculo ms chocante de la nueva ley es el que permite trabajar a las mujeres embarazadas en condiciones completamente insanas. Segn el gobierno de Temer y la lite econmica, este conjunto de medidas va a permitir la recuperacin econmica del pas, ya que garantizan una seguridad jurdica a los empresarios. Sostienen que los empleados no van a perder sus derechos porque habr una negociacin directa entre trabajadores y empresarios. No obstante, sabemos que las relaciones laborales son asimtricas y que la correlacin de fuerzas, por emplear un vocabulario marxista de la dcada de 1950 an de moda en Brasil, es tal que los trabajadores tienen todas las de perder y posiblemente lo perdern todo.

Varios economistas brasileos afirman que la reforma causar una crisis econmica y social sin precedentes. En un pas donde la concentracin de la riqueza es ya considerable, la nueva ley de trabajo va a disminuir todava ms el poder adquisitivo de los pobres y a reducir la ya de por s dbil capacidad de inversin del Estado brasileo, por lo que se ver obligado a aumentar la deuda pblica. La situacin es tensa. Brasil se encamina peligrosamente al precipicio. Todo puede suceder, incluido lo peor.

[1] N. del t.: En Brasil, la expresin partidos fisiolgicos se refiere a aquellos partidos que viven del dinero pblico procedente de sus cargos sin los cuales, al no tener base social, no existiran.

Dany-Robert Dufour es filsofo francs y Frdric Vandenberghe y Carlos Gutierrez son socilogos brasileos.

Fuente: http://www.liberation.fr/debats/2017/11/20/bresil-le-nouveau-labo-neoliberal_1611339

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar la autora, al traductor y Rebelin como fuente de la traduccin.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter