Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2017

Cartagena, el amianto y la criminal (y antiobrera) conspiracin de silencio

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para Ricardo Torregrosa Marn, con mi mayor y ms sincero reconocimiento
Para Jos Martn, El Largui, Presidente de AVIDA Mlaga (Asociacin de vctimas del amianto).
In memoriam


Morir por amianto [1] es un artculo de Andrs Pedreo [AP] fechado el pasado 23 de noviembre. De l recojo la siguiente informacin que, seguramente, les recordar otros casos que no han olvidado.

Juan Vera Benito -nombre real, el autor ha contado con el permiso de la familia para citarlo- muri en de enero de 2017, a los (casi) 65 aos. Toda su vida trabaj en Bazn (ahora Navantia) desde que con 14 aos entr en la Escuela de aprendices. Es otro ms, comenta AP, de los cientos de trabajadores expuestos al amianto en Cartagena que han fallecido por cncer de pulmn. Su familia desconoca la relacin amianto-cncer. No solicit la autopsia clnica, como tantas otras. Ningn mdico la practic de oficio, pues consideraron que su cncer tena origen en el tabaco. Vera Benito nunca vio reconocido su cncer como enfermedad profesional.

Son muchos los trabajadores afectados por el amianto a quienes se les ha negado y se les niega este derecho. Murcia es, entre 2000-2015, la sptima provincia espaola con mayor nmero de muerte por mesoteliomas. 169 en total. Entre estos casos, estn tambin el de 44 mujeres amas de casa que murieron expuestas por lavar la ropa de sus maridos. Las muertes indirectas, la mayora de mujeres trabajadoras, que apenas computan en ninguna estadstica.

Tres de cada cuatro mesoteliomas de la regin (el 75%) se producen en Cartagena. Se estima, son datos facilitados por AP, que otras 338 han muerto por otras patologas asociadas al amianto como cnceres broncopulmonares, asbestosis, laringe, esfago, etc. En total, 507 casos, de los que solo 10 -menos del 2%... menos del 2%!- han conseguido reconocimiento en los Tribunales de fallecimiento por enfermedad profesional. Por lo tanto, infiere correctamente AP, 497 personas fallecidas por el asbesto han sido enterradas sin derechos y sin justicia. Como Juan Vera Benito. Remarco: sin justicia, sin derechos.

Segn el mdico anatomopatlogo Jos Miguel Sanz Anquela, prosigue AP, las autopsias clnicas para detectar la causa de fallecimiento por exposicin al amianto deben practicarse en funcin de tres criterios: 1. El ms importante: por la historia laboral que constate exposicin al amianto. 2. Por la existencia de marcadores de exposicin (por la propia patologa). 3. Por encontrar fibras de amianto. Juan Vera Benito cumpla con los dos primeros criterios. Una historia laboral de exposicin al amianto y una patologa de placas pleurales calcificadas que es un marcador de exposicin al amianto. Segn Sanz Anquela las manifestaciones pleurales son las asociadas con ms frecuencia con la exposicin al amianto y las placas pleurales as como el engrosamiento pleural difuso, se detectan hasta en el 50% de los casos de asbestosis. Aproximadamente en el 60% de los trabajadores expuestos al amianto se detectan placas pleurales con la tomografa de baja radiacin. Sin embargo, en el Hospital Santaluca nadie le practic a Juan Vera Benito una autopsia clnica, por lo que no se determin que su cncer tena un origen laboral an teniendo criterios suficientes para que esta posibilidad existiera.

La familia tampoco la pidi por la anteriormente sealado: desconocimiento. De practicarse la autopsia, podran haberle encontrado las fibras de asbesto. No fue as. Muri sin reconocimiento de una enfermedad contrada durante su vida laboral. Su caso es prototpico de algo que suele denunciar la Asociacin de Perjudicados y Afectados por el Amianto (APENA): muchos trabajadores y sus familias desconocen qu es el amianto. Por no saber ni siquiera saben que han estado expuestos y, por tanto, no piden la prueba de la autopsia. A los que estn informados, les obligar a una torturante y humillante odisea por los juzgados para solicitar necropsias que en el resto de Espaa se piden y son realizadas, con permiso de la familia, en el mismo hospital por su Servicio de Anatoma Patolgica.

Por qu en los hospitales de la Regin y concretamente en el Santaluca de Cartagena, los mdicos del Servicio de Anatoma Patolgica no practican de oficio la autopsia clnica a trabajadores fallecidos que como Juan Vera Benito cumplen con los criterios de exposicin al amianto? Esta es una de las reivindicaciones centrales de los Afectados por el Amianto.

Pues bien, el pasado 27 de octubre, el BORM public el convenio de colaboracin entre el Servicio Murciano de Salud y el Ministerio de Justicia en materia de investigacin sobre estudio histopatolgico de pulmn, convenio en el que se ha acordado que las autopsias y la toma de las muestras para cuantificacin de las fibras de asbesto las asuman los forenses, y que el envo de las muestras al Hospital de referencia -el Vall d'Hebron barcelons, donde los recortes-retallades han sido estratosfricos- se realice por cuenta del Servicio Murciano de Salud. Los patlogos de Cartagena se encargarn de recibir y enviar las muestras quedando a cargo del propio organismo asistencial el pago de los estudios. El Convenio est siendo criticado con razn y razones por los Afectados por el Amianto: los mdicos forenses son competentes para las muertes violentas pero no para las muertes por enfermedades profesionales!

Dos consideraciones finales del autor del artculo. La primera: el Convenio contraviene las recomendaciones de la SEAP (Sociedad Espaola de Anatoma Patolgica) . En el Libro Blanco de la SEAP de 2015, se distingue dos tipos de autopsia: la clnica y la mdico-legal. Esta Sociedad Cientfica afirma con claridad que el accidente de trabajo, como muerte violenta, est bajo el mbito de la medicina forense. En cambio, el fallecimiento por enfermedad profesional, el caso de los fallecidos por asbesto sera un ejemplo, est incluido dentro del mbito de la Anatoma Patolgica. El Convenio contraviene, adems, las indicaciones del Real Decreto Real Decreto 220/1982 de l8 de junio sobre Autopsias Clnicas.

La segunda consideracin: las autopsias clnicas son practicadas de oficio por el Servicio de Neumopataloga en cuanto existen evidencias de exposicin al amianto del fallecido segn los criterios que ya he expuesto. Las autopsias forenses, en cambio, se practican cuando as lo solicita la familia, lo que significa presuponer que la familia conoce que el cncer que ha provocado el fallecimiento de su allegado est vinculado al amianto. El caso de Juan Vera Benito prueba que esa suposicin es falsa, radicalmente falsa

En sntesis, concluye AP, el Convenio firmado va a continuar invisibilizando la tragedia de las muertes por amianto, quienes sern enterrados sin reconocimiento de su enfermedad profesional. La conspiracin de silencio de la que han hablado entre nosotros, entre otros, Paco Baz, Paco Puche y Ricardo Torregrosa Marn.

Dos cartas de este ltimo en las que conviene reparar [2], por su mirada crtica, por su conocimiento del tema, por hablar desde el corazn de estas tinieblas y por su perspectiva humanista y obrera. La primera de ellas:

Estimados amigos:

Juan Vera y yo ramos amigos desde los 7 aos, mas tarde, con 18 aos, en 1969 entr en Bazn, de soldador en contacto diario con el asbesto. La realidad es ms cruel que el artculo. La voy a explicar aqu porque quiero que la conozcis.

A finales de 2016 Juan entr con fuertes dolores en pecho y hombro por urgencias en el Santa Luca. Lo vieron en Medicina Interna y Radiodiagnstico con informes de placas pleurales calcificadas, por exposicin al asbesto. Lo pasaron a neumologa, donde dejan placas pleurales calcificadas, pero suprimen la exposicin al asbesto. Hablaba con su hermano y le insista que dijera que haba estado expuesto, pero no quisieron ponerlo en el informe.

Ahora mismo tengo los informes delante de mis ojos. Al hermano le dijeron que estaban seguros que el cncer de pulmn era por el tabaco. No le informaron de la posibilidad de recuentos de cuerpos de asbesto, de hecho, no quieren hacerla nunca.

Al Dr. de la Torre, responsable de la consulta de asbesto, le puse encima de la mesa la Normativa SEPAR, con desdn me dijo que la conoca. Le repliqu que mirara la pgina 15 donde dice que no se puede distinguir un cncer del asbesto y un cncer del tabaco, y le cont el caso de Juan Vera. Se limit a decir que l no haba hecho el informe.

Podis creer o no estos hechos, igual que podis creer o no que en mayo conoc un caso de mesotelioma pleural de un calorifugador a quien nadie le haba dicho que era por el asbesto (se lo dijo otro enfermo); podis creer o no que no comunican la sospecha de EP de mesoteliomas, y podis creer o no que jams los neumlogos del Santa Luca han diagnosticado un solo caso de cncer pulmonar por el asbesto. Pero lo que estoy diciendo es la verdad. Aunque os cueste trabajo creer.

Esta situacin es muy dura. Nuestro primer enemigo no son las empresas. Son los mdicos, o algunos mdicos, pero si hay alguno que no est de acuerdo con esta conspiracin est bien callado.

He pedido al Sr. Consejero de Salud, la creacin de una Comisin de patologas y fallecimientos por asbesto, con participacin de expertos de fuera de la Regin, Y me ha dicho que s! Es un poltico. Ya veremos. Sin el apoyo mdico, es muy difcil convencer/convocar a la gente, muchos creen antes a los mdicos que a m.

No os entretengo ms. Un saludo

Una segunda carta que tampoco tiene desperdicio. Desde un profundo conocimiento de esta ignominia inadmisible:

Los ltimos datos estadsticos que tengo de fallecimientos por asbesto de Cartagena se remontan a los aos 2008-2011. En ese periodo de tiempo fallecieron 27 personas por mesotelioma en Cartagena. Digo personas, porque entre ellas figuraban 3 mujeres amas de casa por contaminacin domstica.

La media es de 8 mesoteliomas al ao. Un clculo muy conservador sumara a cada uno de estos mesoteliomas, al menos dos cnceres broncopulmonares: un total de 16 cnceres por asbesto. La suma total sera 24 muertes por asbesto al ao, entre ellas 3 amas de casa, 1 por mesotelioma y 2 por cncer.

De estos 24 muertos, los mesoteliomas nunca los comunican, y los cnceres los camuflan por tabaco u otras causas. En solo tres aos, de 24 mesoteliomas, slo conocemos 9; a los otros 15 le han ocultado a las familias sus derechos. El resultado es que apenas nos enteramos de 6 casos al ao, que llegan a nosotros por el boca a boca. De estos seis casos la mitad sern desestimados en los Tribunales de Justicia, por culpa de diagnsticos mdicos intencionadamente confusos o que ocultan la exposicin laboral.

Ante estos diagnsticos tan desfavorables al trabajador cuando hemos pedido toma de muestras para enviar al Hospital Universitario Vall dHebron para recuento de cuerpos de asbesto siempre la han negado. Hemos tenido que acudir a la justicia para que les obligara a hacer esta toma de muestras! Todas dieron positivas, con altas cifras de cuerpos de asbesto.

Ahora en una infamia ms, han institucionalizado este horrible peregrinar por los juzgados en un momento tan trgico, haciendo obligatorio este trmite, cuando en el resto de Espaa se hace en el mismo hospital. Adems, cuatro de cada cinco familias ignoran esta prueba, por lo que nunca la pedirn.

Esto es lo que est pasando en Cartagena, concluye Ricardo Torregrosa Marn, una conspiracin, una conspiracin criminal contra ciudadanos-trabajadores.

Nos vamos a quedar indiferentes? Vamos a seguir admitiendo esta agresin, esta ignominia contra la clase obrera espaola? Esto no va con nosotros? Son asuntos de la clase trabajadora murciana, de gentes que no cuentan en las cuentas, y, por tanto, no son de nuestro inters inmediato? Son gentes de otras regiones, de otras nacionalidades, de otras naciones? Lo nuestro sigue siendo el tema monotema -o el cupn vasco en su defecto- que lo cubre u oculta todo, en .Cat y (casi) en el conjunto de Espaa? Son murcianos y eso nos queda muy lejos? Es eso?

Notas

1) http://www.eldiario.es/murcia/murcia_y_aparte/Morir-amianto_6_711188911.html. Puede verse tambin: https://www.youtube.com/watch?v=QwJUZhWAQyg&t=4s

2) Comunicaciones personales: 22 y 25 de noviembre de 2017. Una nota posterior: La lucha que he iniciado en Cartagena es para que trascienda el muro de silencio meditico en la Regin, aqu todo el mundo parece temeroso del poder de Repsol. Lo entiendo, si retira su publicidad, algunos o muchos, periodistas, van a la calle, igual sucede de la publicidad institucional. Se estn jugando las garbanzos. Un abrazo, Ricardo Torregrosa Marn.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter