Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Lbano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2017

El Da de la Independencia Libanesa, una broma innecesaria

Alex Rowell
Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


El 22 de noviembre es siempre buena ocasin para echar mano del humor negro en el Lbano, pero quiz este ao ms que nunca. Sin embargo, hay solucin para quienes se sientan deprimidos: el Da de las Elecciones, en mayo de 2018.

Beirut.- Como se tratara de un cumpleaos ms una vez cumplidos ya los 29, el Da de la Independencia Libanesa es una de esas ocasiones en la que, por lo general, es ms conveniente no pasarlo con los amigos. Cuanto menos se hable, mejor; y, probablemente, lo mejor sea no decir nada en absoluto; pero si es absolutamente inevitable, lo nico que no se debe hacer es tomarse el da seriamente. Feliz Da de la Independencia es uno de los juegos de palabras ms familiares en lengua inglesa intercambiados habitualmente en tuits, mensajes de wasap y estados de Facebook. El equivalente rabe consiste en cambiar una letra, de Yawm al-Istiqlal (Da de la Independencia) a Yawm al-Istighlal: Da de la Explotacin.

El 22 de noviembre ha sido durante mucho tiempo un da muy apropiado para el cansino humor negro libans de ese tipo, pero seguramente este ao sea ms pertinente de lo que ha sido en los ltimos tiempos. Hasta el ltimo minuto, hubo una pregunta abierta acerca de si el primer ministro podra asistir fsicamente a la ceremonia en Beirut; en realidad, si no hubiera sido por el viaje diplomtico de ltima hora del presidente francs Emmanuel Macron, Saad al-Hariri podra muy bien encontrarse an encerrado en su jaula dorada en Riad, donde dos semanas antes haba recibido instrucciones de la monarqua rabe saud para que presentara su renuncia por la televisin del Reino. Hariri debi sentir sin duda muchas cosas cuando segn inform Reuters - fue convocado a Arabia Saud el 2 de noviembre, donde le confiscaron el mvil nada ms aterrizar en el aeropuerto de Riad y le pusieron en las manos una declaracin de renuncia escrita previamente antes de que apareciera en directo, pero uno se pregunta si lo de independiente era una de esas cosas

Ese es el actual estado del lder de la que sola llamarse la Coalicin del 14 de Marzo, los ostensibles porteadores de la antorcha de la Intifada por la Independencia de 2005. En el otro lado de la mesa poltica se sienta Hassan Nasrallah, de Hizbollah, la faccin ms poderosa del Lbano en todos los sentidos de la palabra: una milicia y un Estado paralelo de facto que designa presidentes, lanza guerras y, segn dicen los fiscales de La Haya, asesina a primeros ministros, todo a instancias de una teocracia extranjera que nunca rinde cuentas.

Uno no necesita bucear mucho en Youtube entre los viejos videos en blanco y negro de los ochenta para encontrar a Nasrallah expresando su lealtad al rgimen iran (aunque los videos estn ah, a disposicin de quien le interese). Hace slo dos das, pudo verse a Nasrallah en su ltimo discurso por televisin dando gracias a la ayatolacracia en los trminos ms empalagosos por su patrocinio de la ocupacin del sureste de Siria:

Al comandante de la Fuerza de Al-Quds de la Guardia Revolucionaria Islmica, el general, el querido hermano, al Hajj Qassem Soleimani [] y con l a los hermanos en Irn; Su Eminencia, el Imn, el Lder, al-Sayyid [Ali] Jamenei; a las autoridades de la Repblica Islmica; al pueblo iran; a la Guardia Revolucionaria en Irn; a toda la Repblica Islmica; es verdaderamente nuestro deber [] manifestaros nuestra gratitud. Es lo mnimo que podemos hacer.

Para no perder comba, el legendario combatiente y resistente contra el imperialismo occidental ofreci tambin su estima por los distinguidos y especiales esfuerzos emprendidos por las fuerzas rusas, por la fuerza area rusa, que hizo una inmensa y gloriosa contribucin en esta batalla. Este es, por supuesto, el mismo Nasrallah que afirm memorablemente el ao pasado que: el presupuesto de Hizbollah, sus salarios, sus gastos, su comida y bebida, sus armas y sus cohetes, proceden [todos] de la Repblica Islmica de Irn [], mientras haya dinero en Irn, significa que tenemos dinero.

As pues, es posible ver de dnde sacan su cinismo los libaneses. Pero hay, posiblemente, un lado positivo para cualquiera que no est an lo suficientemente hastiado como para haber dejado de buscarlo: que la brecha entre ese servilismo abyecto y desvergonzado a nivel oficial y el estado de nimo en la calle quiz no haya sido nunca tan amplia.

El desprecio flagrante y notorio con que los saudes trataron a Hariri durante la ltima quincena ha desencadenado una reaccin sin precedentes en las mismas comunidades libanesas en las que Reino consegua tradicionalmente sus ms fuertes apoyos. En la nortea ciudad de Trpoli, de mayora musulmana sunn, se quemaron fotos del prncipe heredero saud Muhammmad bin Salman, provocando una especie de minipnico que llev al ministro del Interior a ordenar que se quitaran las fotos restantes. Las informaciones llegadas de la ciudad surea de Sidn, la ciudad natal de los Hariris, revela de igual manera el descontento local con Riad. Algunos de los estallidos de apoyo a Hariri, aparentemente espontneos, en zonas de las que no se saba que estuvieran precisamente enamoradas de l, fueron un tanto fraudulentos, como descubri el periodista Habib Battah cuando pregunt a los matones del Partido Social Nacionalista Sirio pro-Asad en la calle Hamra de Beirut sobre quin haba colgado los carteles del primer ministro en la manzana con la leyenda Todos Estamos Contigo. Admitieron que haba sido Hizbollah, el Movimiento Amal y ellos mismos. Pero una gran parte del sentimiento es incuestionablemente autntico, como cuando el propio ministro del Interior un poltico especialista en evitar riesgos- le dio un golpe brusco al saud cuando le preguntaron si podan instalar al hermano de Hariri, Bahaa, en su lugar, contestando: En Lbano, las cosas pasan por elecciones, no por promesas de lealtad.

En un perodo muy corto de tiempo, el nuevo liderazgo saud ha conseguido alienarse a las dos alas de los sunnes libaneses. Los socialmente conservadores y los seguidores laicos de Hariri. (Mustapha Hamoui [email protected] 10 noviembre 2017).

Ni es slo la calle sunn la que ha sentido una evidente inquietud en las ltimas semanas. Cuando el pasado mes un grupo de puestos callejeros fueron retirados con empleo de la fuerza porque, al parecer, no disponan de licencia en el barrio de mayora chi Hayy al-Sillom, en el suburbio Dahiyeh de Beirut el famoso bastin de Hizbollah-, estall una protesta notable y excepcional, dirigida por los furiosos habitantes del vecindario, que cuentan con magros ingresos. Habis trado la calamidad a Dahiyeh, gritaba una mujer velada entrevistada en ese escenario por la televisin dirigindose directamente al Partido de Dios. Tenemos mrtires a miles [], en cada casa hay un mrtir, en cada casa hay alguien herido [] Debera daros vergenza!.

Ms sorprendentes an fueron las palabras de un hombre musculoso que rpidamente se hicieron virales en las redes sociales: Dejad de enviar a los jvenes del Partido a luchar en Siria. Iros a la mierda, y Siria lo mismo! (Tanto el hombre como la mujer mencionada anteriormente, y otros que hicieron comentarios parecidos, emitieron despus una disculpa conjunta pblica no especialmente persuasiva, que no result suficiente. El hombre aadi ms tarde otro video, en un intento de parar la continua afluencia de amenazas de muerte que estaba recibiendo.)

Este odio hacia la camarilla gobernante, recientemente verbalizado tanto por los sunnes como los chies de a pie, podra representar una oportunidad de cambio en Lbano, donde los obstculos estructurales incorporados al sistema tratan precisamente de impedir que se produzca una asociacin intercomunitaria tan formidable.

Una vez ms, puede ser esa asociacin tan formidable? Las elecciones municipales del pasado ao con los xitos de la campaa laica y no alineada Beirut Madinati (Beirut es mi ciudad) en la capital; la filial de Baalbek Madinati, en el lugar donde naci el movimiento Hizbollah; y, a su modo y manera, el renegado Ashraf Rifi en Trpoli-, permiten pensar que los independientes pueden de hecho dar un vuelco a la creencia popular y, en el caso de Rifi, vencer completamente a los actuales titulares polticos. A menos que los miembros del parlamento libans decidan ampliar inconstitucionalmente su mandato por cuarta vez s, cuarta-, habr elecciones parlamentarias por primera vez en nueve aos, dentro de seis meses. La ley electoral no favorece a los independientes pero, sobre el papel, permite una representacin parcial proporcional, lo que supone un avance sobre la ley anterior. Esos libaneses que se sienten deprimidos en este Da de la Independencia, podran en cambio dirigir sus pensamientos al inminente Da de las Elecciones, en que tendrn una oportunidad para hacer lo que ningn ciudadano saud, iran o sirio puede hacer, y votar a polticos que no ocupan ahora ningn cargo.


Alex Rowell es escritor y traductor; vive en Beirut, y colabora con publicaciones como The Daily Beast, The Economist, BBC y Now Lebanon. Est a punto de publicar 'Vintage Humour: The Islamic Wine Poetry of Abu Nuwas' (Hurst Publishers, expected November 2017). Sus traducciones del rabe han aparecido publicadas en la revista literaria de la Universidad Americana de Beirut. Tweet: @alexjrowell.

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/lebanese-independence-day-joke-neednt-be

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter