Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Kurdistn, un pueblo sin derechos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2017

Hacia dnde va Kurdistn?

Leandro Albani
El Furgn


En los ltimos aos el devenir del pueblo kurdo se conoci de una forma ms profunda en las cuatro latitudes del mundo. Negados, reprimidos, asesinados y traicionados, los pobladores de Kurdistn repartido arbitrariamente entre Irak, Siria, Irn y Turqua en las primeras dcadas del siglo pasado vienen sosteniendo una lucha que, ms all de matices y diferencias internas, tiene entre sus principales objetivos la independencia, la democracia y la liberacin.

Una de las principales razones por las que las tierras que puebla la principal minora tnica de Oriente Medio (unos 40 millones de personas) son reclamadas por estos pases es su riqueza natural. Por Kurdistn cruzan los grandes ros Tigris y ufrates, sus territorios frtiles son ideales para la agricultura y la ganadera, y en el subsuelo un mar de petrleo es codiciado sobre todo por Estados Unidos, Rusia, China y pases de Europa y sus representantes nacionales. Del suelo kurdo se extrae el 75 por ciento del petrleo de Irak, el 50 por ciento del de Irn, y all se halla casi la totalidad de las reservas de Turqua y Siria.

La causa kurda se ha visto atravesada, en los ltimos aos, por una serie de acontecimientos en estos pases crisis de diferente ndole, conflictos interpuestos y guerras que han modificado la correlacin de fuerzas del movimiento kurdo en la regin.

En el Sultanato

En Turqua la poltica dio un giro drstico a partir del intento de golpe de Estado del 15 y 16 de julio de 2016, algo que tuvo particular impacto en el sureste de Turqua, en la zona kurda de Bakur. Una vez desactivada la intentona, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, puso en marcha una impresionante maquinaria represiva que incluy purgas en las instituciones pblicas e intervenciones de empresas privadas que dejaron a cientos de miles de empleados sin trabajo, la declaracin de un estado de emergencia permanente que le permite al presidente gobernar por decreto, el recorte radical de las libertades individuales y la censura de la prensa opositora. El golpe le sirvi de excusa a Erdogan para endurecer la persecucin y represin de las organizaciones kurdas en Turqua que su gobierno ya haba encaminado, en consonancia con la histrica poltica turca hacia los kurdos. Una poltica de asimilacin, desplazamientos forzados, confiscacin de tierras, negacin de los derechos de los kurdos y asesinatos masivos.

En 2016 Erdogan tena problemas en varios frentes. El ms molesto en el plano interno era el crecimiento del Movimiento de Liberacin de Kurdistn, que canaliza su poltica institucional a travs del Partido Democrtico de los Pueblos (HDP, por sus siglas originales), y del Partido Paz y Democracia (BDP, por sus siglas originales). En junio de 2015, en las elecciones generales, el HDP logr que 80 de sus candidatos a diputados ingresaran al parlamento, una victoria indita. Adems, a travs del BDP, el movimiento kurdo gobernaba alrededor de 100 alcaldas del sureste del pas. Finalizados los comicios y ante la imposibilidad de formar un gobierno con mayora de su partido, el AKP, Erdogan convoc a nuevas elecciones para noviembre de ese ao, por falta de mayora absoluta en el parlamento. En el tiempo que transcurri hasta entonces, las fuerzas de seguridad y el Ejrcito lanzaron una operacin demoledora contra el pueblo kurdo. Adems de encarcelar a dos mil militantes del HDP, se desarrollaron operaciones militares en varias ciudades y pueblos de Bakur. Los dos ejemplos ms aterradores se dieron en el pueblo de Nusaybin (en la frontera con Kurdistn sirio) y en el barrio Sur, de la ciudad de Diyarbakir (capital histrica de Kurdistn en Turqua). En el primer caso la aviacin turca y tropas terrestres arrasaron el pueblo, en el cual vivan 80 mil personas. Bombas y una masacre sostenida fue la respuesta de Turqua a las declaraciones de autonoma hechas en varios pueblos kurdos cerca de la frontera con Siria. Nusaybin qued totalmente destruida. Pero el Ejrcito turco ingres al pueblo en ruinas para desplegar una inmensa bandera turca en el nico edificio que quedaba en pie, mientras los soldados turcos, formados frente al estandarte, entonaban su himno. En el caso de Sur, barrio declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, la metodologa fue la misma: bombardeos y desplazamiento de la poblacin. Adems fueron destruidas las construcciones histricas.

Pese a la represin del Estado turco, en los nuevos comicios de noviembre de 2015 el HDP consigui 59 diputados en el parlamento nacional. En la actualidad, 11 de esos legisladores se encuentran encarcelados, incluidos los co-presidentes del partido. Mientras el gobierno de Erdogan los acusa de terrorismo, el propio AKP ha militarizado Bakur (Kurdistn turco) y apoyado con total impunidad a grupos terroristas como el Estado Islmico, algo que han denunciado reiteradas veces tanto Rusia como el gobierno sirio, y que ha sido confirmado en varios documentos y filmaciones por diversas organizaciones kurdas.

Desde hace varios aos la guerrilla del Partido de los Trabajadores de Kurdistn (PKK) sostiene un alto el fuego unilateral en Turqua, y en dos ocasiones intent impulsar procesos de paz con el Estado turco. En ambas, el gobierno de Erdogan que lleg al poder hace 13 aos con una mscara progresista y modernizadora hizo estallar esas iniciativas por los aires.

Por estos das el pueblo kurdo en el sureste de Turqua se encuentra movilizado para defender sus derechos bsicos y la libertad del lder kurdo, y fundador del PKK, Abdullah calan, que desde hace casi 19 aos se encuentra encarcelado en la isla-prisin de Imrali, lugar en el que tiene prohibida la visita de sus familiares y abogados.

La Federacin

Cuando en 2011 en Siria estall una serie de protestas contra el gobierno de partido Baaz, Oriente Medio ya atravesaba un proceso de profundo resquebrajamiento. En Rojava (la parte siria de Kurdistn) las manifestaciones y levantamientos no escasearon. Los kurdos de Rojava tambin se movilizaban por su libertad. Pero mientras en varios lugares de Siria esas protestas eran reprimidas por el Estado o sofocadas por los incipientes grupos terroristas que aparecan en el territorio, en el norte del pas comenzaba un proceso de resistencia y organizacin que perdura an.

Al estallar la guerra en Siria, que sucedi a la primavera rabe en ese pas, los kurdos de Siria, con fuerte influencia del PKK y de calan, optaron por una tercera va como ellos la denominan: ni sumarse a los grupos armados irregulares, como el Frente Al Nusra o la organizacin Estado Islmico, ni plegarse a las filas del Ejrcito rabe Sirio, de Bashar al Asad. Ese pueblo ya tena decidido que, costara lo que costara, la respuesta sera una revolucin con profundas races democrticas que respetara a las diferentes religiones y etnias de la regin, y que las mujeres fueran la punta de lanza y la garanta para alcanzar la liberacin total.

Hace dos aos fue proclamada la Federacin Democrtica del Norte de Siria, una novedosa forma de autogobierno que rene a kurdos, rabes, asirios, turcomanos y armenios. Se fundaron cientos de pequeas cooperativas y se conformaron las Fuerzas Democrticas de Siria (FDS), organizacin de autodefensa que ya liber la provincia de Raqqa y ahora se encuentra combatiendo al grupo Estado Islmico en Deir ez-Zor.

Tanto las FDS como las instituciones de autogobierno que administran los cuatro cantones de la federacin incluyen a todas las nacionalidades que viven en la regin. Al mismo tiempo, las mujeres de la zona tienen sus propias organizaciones autnomas con el mismo poder de decisin e influencia que las entidades mixtas. Adems de integrar las Unidades de Proteccin de las Mujeres (YPJ), las mujeres kurdas y de otras etnias y religiones son consideradas el sujeto revolucionario que permite la liberacin del territorio.

El gobierno de Damasco mantiene un discurso prudente pero por momentos ambiguo sobre la lucha encabezada por los kurdos del pas. Hasta ahora las fuerzas de autodefensa del norte de Siria no tuvieron enfrentamientos de gran envergadura con las tropas del Ejrcito de Siria, aunque no se descartan en un futuro no muy lejano. Actualmente, en la provincia de Deir ez-Zor se producen los principales combates contra el EI, tanto por parte de las FDS como del Ejrcito sirio. Desde la Federacin Democrtica ya expresaron en varias ocasiones la disposicin a dialogar con Damasco para encontrar una salida democrtica que incluya a todas las etnias que habitan el territorio y las religiones que se profesan.

En Irak

Tal vez Masud Barzani no imaginaba el final que le esperaba cuando anunci el 25 de setiembre pasado en Bashur (la parte iraqu de Kurdistn) que se iba a realizar un referndum para que los pobladores kurdos votaran sobre la creacin de un Estado kurdo independiente. La consulta popular, de carcter no vinculante, se efectu y una mayora aplastante la respald, pese al rechazo del gobierno central de Bagdad, Turqua, Irn y Estados Unidos.

Una vez realizado el referndum, desde Bagdad no dudaron en enviar tropas a Bashur y el Kdp orden a su fuerza militar, los peshmergas, que se retiraran de varias zonas. Barzani, lder del Partido Democrtico de Kurdistn (KDP) y hasta hace apenas unas semanas presidente vitalicio de Bashur, anunci su renuncia al cargo, y su partido, que administra esa regin semiautnoma, convoc a nuevos comicios. Tanto el PKK como partidos importantes de Bashur haban criticado duramente el referndum porque, sealaban, su realizacin no era una solucin de fondo para la libertad y la independencia del pueblo kurdo. El referndum que Barzani present al mundo como una lucha independentista termin por golpear de forma directa a los kurdos. El Ejrcito iraqu tom el control de Kirkuk, principal provincia petrolera del pas que hasta ese momento era controlada por la administracin de Bashur. Al igual que en 2014, cuando Barzani orden el retiro de sus tropas de la regin de Shengal habitada por una mayora yezid y dej que el EI arrasara poblados y aldeas, adems de secuestrar a unas dos mil mujeres, en Kirkuk tambin el rescate de pobladores y la defensa del territorio la brind la guerrilla del PKK, que se traslad desde las montaas de Qandil para hacer frente a los soldados enviados por Bagdad, aunque luego tuvo que replegarse.

En medio de esta nueva crisis, el PKK sabe que se abre una posibilidad de llevar adelante su poltica, basada en el confederalismo democrtico, una ideologa abrazada a mediados de la dcada de 1990 que se define como anticapitalista, tiene como principal meta la liberacin de las mujeres y aboga por conformar una red comunal que enfrente a los estados-nacin. Desde Qandil, territorio que controla desde hace casi 20 aos, el PKK propuso una amplia unidad de las organizaciones kurdas y los pueblos que habitan Bashur para hacer frente a un conflicto que atraviesa la regin ms rica del territorio iraqu.

En Irn

En la actualidad la lucha del pueblo de Rojhilat (Kurdistn iran) es muy poco difundida. Las ltimas noticias se conocieron en setiembre de este ao cuando fue convocada una huelga general, luego de que las fuerzas de seguridad iranes asesinaran a dos kolbers (as se denominan los trabajadores de la frontera). La represin contra los kolbers, que trasladan mercadera desde Bashur a Rojhilat, no es reciente y le ha costado la vida a muchos kurdos que desempean esta labor. Durante varios das las protestas se multiplicaron en varias ciudades de la regin.

En agosto de este ao la Asociacin de Derechos Humanos de Kurdistn present un extenso informe (1) denunciando que el Estado iran cometi contra el pueblo kurdo violaciones de los derechos civiles y polticos, violaciones de la libertad de opinin y de expresin, violaciones del derecho a la vida y a la seguridad personal, as como tortura de presos polticos y la conculcacin de los derechos fundamentales de los presos.

A mediados de 2017 el co-presidente del Partido de Kurdistn por una Vida Libre (PJAK) Siyamend Mouni afirm en una entrevista con la agencia de noticias ANF que la salida para Rojhilat es un sistema donde todos los pueblos y fuerzas pueden expresarse y reclamar sus derechos. El PJAK, vinculado con el PKK, apuesta a continuar la lucha a travs del paradigma de la sociedad democrtica contra la dictadura y las invasiones, destac el dirigente del partido kurdo en Irn. Mouni no descart que en Irn se desarrollen nuevos acontecimientos, teniendo en cuenta la crisis que vive Oriente Medio. Para el copresidente del PJAK, Irn tiene dos opciones: una poltica para la transformacin democrtica en Rojhilat y en todo Irn, o virar hacia un proceso similar al que atraviesan Irak y Siria. Mouni destac que el PJAK prefiere la transformacin democrtica, pero si esto no sucede, Kurdistn se defender. Tenemos la fuerza y la experiencia para hacer esto. Nadie debe tener ninguna duda de que vamos a defender a nuestro pueblo y nuestro pas. Hemos hecho todos los preparativos necesarios.


Notas:

1- http://kurdistanamericalatina.org/informe-completo-sobre-violaciones-a-los-derechos-humanos-en-el-kurdistan-irani/

Artculo publicado en el semanario Brecha

Tomado de http://elfurgon.com.ar/2017/11/24/hacia-donde-va-kurdistan/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter