Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2017

Dos tcticas de lucha dentro de la Revolucin mexicana
Reforma o revolucin?

OLEP
Fragua


La historia oficial y algunos historiadores se han esforzado en presentarnos la Revolucin mexicana como un proceso donde las distintas fuerzas que participaron no tuvieron diferencias ni contradicciones, es decir, nos presentan a los Flores Magn, a Villa, Zapata, Carranza y Obregn como fuerzas en comn que contribuyeron en la Revolucin. Sin embargo, en ese proceso armado participaron diversas corrientes, las cuales mantuvieron diferentes tcticas, consignas, anlisis... y representaron a distintas clases sociales.

Al inicio del proceso revolucionario, dos corrientes polticas participaron de manera paralela contra la dictadura de Porfirio Daz, cada una enarbolando una consigna diferente: los magonistas con Tierra y Libertad, y los maderistas con No Reeleccin.

Desde inicios del siglo XX los magonistas participaron en el Partido Liberal Mexicano (PLM), el cual en sus primeros tres aos sostuvo una lucha legal, pese a la represin que la dictadura desat en su contra, mediante asesinatos, crcel, persecucin poltica y la prohibicin de su peridico Regeneracin, lo que los oblig a desarrollar la va clandestina.

Mientras el PLM se encontraba sufriendo la represin, Francisco I. Madero inici su participacin poltica en el ao 1904, con un objetivo reformador, sin plantearse hasta ese momento la cada de Porfirio Daz. Es as como inici un movimiento para impulsar una candidatura a la presidencia municipal en Coahuila, el cual fracas al ser impuestos los candidatos oficiales por parte del gobernador del estado con apoyo de Daz.

Para el mes de julio de 1906, se dio a conocer el Programa del PLM, que en palabras de los magonistas expres el conjunto de aspiraciones del pueblo mexicano y respondi a las ms graves y urgentes necesidades de la patria.

El PLM tuvo gran influencia en el movimiento obrero, esto lo demuestra la huelga de Cananea, en Sonora, y la rebelin de Ro Blanco, en Veracruz. Ambas fueron brutalmente reprimidas, ya que la dictadura no slo vio en los trabajadores demandas econmicas, sino una fuerte influencia de las posiciones y los ideales magonistas.

En el mismo ao, el PLM desarroll planes para la insurreccin, pero fueron descubiertos por la dictadura, lo que desat una fuerte represin contra los integrantes del Partido. Esto no detuvo a algunos grupos que organizaron la insurreccin en Acayucan, Veracruz y Jimnez, Coahuila.

Aunque a Madero la dictadura ya le haba impuesto candidatos en Chihuahua, critic y rechaz fuertemente la poltica de los magonistas, ya que consideraba que la oposicin se tena que mantener dentro de la ley. Es decir, consideraba que para ese momento la revolucin era innecesaria, ya que slo provocara mayor represin, adems que sera un obstculo para cualquier movimiento reformador.

Entre 1906 y 1909 el PLM sufri una nueva represin y, a la par de esto, un sector de la burguesa nacional y de terratenientes que estaba en descontento con el rgimen porfirista decidi participar en la coyuntura electoral de ese ao para poder realizar un reacomodo de los grupos en el poder, ya que debido a la crisis capitalista y la poltica estatal consideraba que podan estar en peligro sus ganancias.

Es as como surgi el Partido Antirreleccionista en 1909. El 18 de junio de ese ao, Madero y otro compaero iniciaron una gira para difundir las ideas maderistas en medio de cierta represin, aunque no con la misma magnitud que se desataba contra los magonistas. Finalmente, en abril de 1910 se eligi a Madero como candidato a la presidencia por parte de este nuevo Partido.

La represin y el acoso poltico continu contra los antirreleccionistas en algunos lugares se prohibieron las manifestaciones y la propaganda, adems de seguir los encarcelamientos. Ante la efervescencia social y la represin, los maderistas tuvieron miedo a la insurreccin de sus adeptos, por lo que hicieron un llamado a sus clubes a mantener la calma y la paz.

El maderismo desarroll una poltica conciliadora, Madero siempre mantuvo la disponibilidad de negociar con el gobierno de Daz, sin importar que su gente sufriera la represin.

Finalmente Madero fue tomado preso, con la intencin de quitarlo del escenario poltico hasta que pasaran las elecciones. El 22 de julio sali de la crcel, pero se le prohibi salir de los lmites del estado de San Luis Potos. En medio de un amplio descontento social, de la crisis poltica y de la represin, la dictadura porfirista decidi ejecutar otro fraude electoral y se declar como presidente nuevamente a Porfirio Daz.

Madero sali rumbo a Estados Unidos y redact el Plan de San Luis Potos, donde se desconoci al gobierno de Daz y se hizo un llamado al pueblo a levantarse en armas contra la dictadura el 20 de noviembre de 1910.

La lectura que tuvo el PLM fue, por un lado, que la punga interna entre las clases dominantes abra una coyuntura poltica y, por el otro lado, que la poltica maderista empujaba al pueblo mexicano a una derrota, ya fuera por la actitud conciliadora y limitante de Madero o porque simplemente estara ante un nuevo sometimiento. Sin embargo, no signific que los magonistas suspendieran su lucha contra la dictadura.

En el mes de octubre de 1910 las fuerzas del PLM tuvieron victorias en Veracruz. Entre abril y diciembre de 1911 pudieron tomar el pueblo de Huimanguillo, mientras que Prxedis Guerrero tom Casas Grandes y luego Janos, Chihuahua. Para enero de 1911 se tom Guadalupe en Chihuahua.

Los magonistas mantuvieron grupos armados en Veracruz, Baja California, Chihuahua, Morelos, Tabasco, Durango, Sonora y Coahuila, pero las victorias ms exitosas del PLM fueron en Baja California, en enero de 1911, cuando lograron tomar la capital de Mexicali, y en marzo, cuando tomaron Tijuana. Mientras que el PLM pretenda extender la insurreccin, los maderistas se esforzaban por mantener a lnea el movimiento armado.

El pueblo y el movimiento revolucionario se perfilaban a mantener una lucha que fuera ms all de lo que planteaba el maderismo, por lo que esta fuerza y el rgimen de Daz se mostraron dispuestos a negociar y finalmente llegaron a un acuerdo para evitar que la revolucin se radicalizara ms, sacrificando a Porfirio Daz.

No debemos olvidar que la participacin del magonismo y del pueblo fueron elementos fundamentales para la cada de la dictadura. Aunque la historia oficial se esfuerce en borrar el protagonismo del pueblo en las luchas sociales, es necesario reivindicar a este actor social como motor para las transformaciones radicales.


Nota: Este artculo fue publicado como parte de la seccin Recuperando la Historia del No. 30 de Fragua, rgano de prensa de la Organizacin de Lucha por la Emancipacin Popular (OLEP), Octubre-Noviembre 2017.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter