Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-12-2017

El jefe de gabinete del gobierno de facto en Brasil reconoci la fractura entre el PMDB y el PSDB
La alianza destituyente tiene los das contados

Dario Pignotti
Pgina 12

Carente de legitimidad de origen (no fue votado) y con un tres por ciento de aprobacin en las encuestas, Temer comienza a experimentar la soledad del poder. El abandono prcticamente irreversible del PSDB fractura el proyecto golpista.


Con los das contados, la alianza formada por los partidos de Michel Temer y Fernando Henrique Cardoso para derrocar a Dilma Rousseff est a punto de sucumbir. Ayer el jefe de gabinete , ministro Eliseu Padilha, reconoci que el PSDB (Partido de la Socialdemocia Brasilaa) ya no forma parte de la base de sustentacin del gobierno federal (...) el PSDB ya dijo que va a salir.

Carente de legitimidad de origen (no fue votado) y con un tres por ciento de aprobacin en las encuestas, Temer comienza a experimentar la soledad del poder. El abandono prcticamente irreversible del PSDB se suma a la salida ocurrida meses atrs de varios partidos de porte medio, como el Socialista, que apoyaron el golpe hbrido (parlamentario-meditico-judicial) de 2016. Y hasta algunos columnistas del diario O Globo, cuya contribucin al ascenso de Temer es conocida, ya lo comparan con un pato manco del que se alejan sus antiguos socios y cuyas rdenes nadie obedece. El PSDB, que tiene entre sus figuras ms notorias al ex mandatario Cardoso y al gobernador de San Pablo Geraldo Alckmin, es (era) la segunda fuerza del gobierno de coalicin formado el ao pasado cuando Temer, del Partido Movimiento Democrtico Brasileo (PMDB), asumi la Presidencia.

El pacto PMDB-PSDB constituy un eje de poder relativamente cohesionado hasta el 17 de mayo de este ao cuando comenz a fisurarse debido al escndalo causado por la grabacin en la que Temer aparentemente pact el cobro de un soborno millonario con el magnate de la carne Joseley Batista. Pocos das despus la Procuradura acus al mandatario y su ministro Eliseu Padilha de corrupcin por haber embolsado unos 175 millones de dlares de coimas a lo largo de una dcada.

Por eso ayer las declaraciones de Padilha admitiendo el portazo del PSDB no causaron sorpresa: era la confirmacin de una ruptura que comenz a madurar desde que se divulg la charla de Temer y el empresario Batista, que est preso. Advertido del las consecuencias que sufrir su gobierno con esta fractura, el ocupante del Palacio del Planalto intenta evitarla o dilatarla. Para ello marc una reunin con otro de los referentes del PSDB, el ex candidato presidencial Aecio Neves, que es proclive a prolongar la alianza con el PMDB.

Luego de la cita con Neves, convocada de urgencia para la noche de ayer, el mandatario propuso realizar otra el prximo sbado con Geraldo Alckmin, el nuevo hombre fuerte del PSDB. Con el ocho por ciento de las intenciones de voto Alckmin se lanz esta semana como precandidato a la Presidencia.

En desventaja de 28 puntos frente a Luiz Incio Lula da Silva, que suma el 36 %, Alckmin necesita que el PSDB rompa de inmediato con el gobierno para aspirar a subir en los sondeos y llegar con chances a octubre de 2018. Yo creo que no tiene ningn sentido continuar en el gobierno (...) siempre estuve en contra de participar en el gobierno de Temer, dijo a poco de recibir el respaldo de sus correligionarios para asumir el comando del PSDB.

Fue una afirmacin relativamente falsa: Alckmin apoy la cada de Dilma Rousseff porque, como el resto de los miembros del campo conservador, apost a que una vez instalado el rgimen post-democrtico sera inviabilizada la candidatura de Lula a travs de argucias judiciales. Ocurre que a pesar de la guerra judicial que se libra en su contra el ex presidente contina progresando en los sondeos un hecho que torna ms difcil, y potencialmente explosivo, quitarlo de la contienda del ao prximo.

Habr que aguardar hasta el fin de semana para confirmar o no la ruptura del PSDB con el Planalto y su impacto en el escenario electoral. Por lo pronto el campo conservador tiene dos postulantes que son Alckmin y el militar retirado Jair Bolsonaro, que aparece como el principal rival de Lula con el 16 por ciento de apoyo. Y sigue abierta la posibilidad de que surja algn outsider como el animador televisivo Luciano Huck, que esta semana declar que desista de disputar la Presidencia pero dej abierta la posibilidad para revisar esa decisin. Nada es puede ser descartado de plano en la imprevisible agenda poltica brasilea.

Hay varios escenarios probables, y uno que comienza a ganar fuerza luego del portazo del PSDB a Temer, es que la derecha vayan divididas a los comicios de 2018. En ese sentido no se descarta que surja otra candidatura la del ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, ex titular del Banco de Boston, que cuenta con el apoyo de los banqueros aunque no de los electores segn indican las encuestas.

La apuesta del mercado del mercado para el ao que tiene es que haya un candidato fuerte capaz de plantarle cara a Lula y en el corto plazo que sea aprobada la reforma previsional. Ayer la Bolsa de Valores de Valores de San Pablo cay el 1,9 % expresando su desaprobacin a la salida del PSDB. Los banqueros, y sus voceros, consideran que con un gobierno prcticamente desguazado ser ms difcil aprobar la reforma previsional, un proyecto cuya impopularidad es casi tan alta como la de Temer. El rechazo a ese proyecto ser realizada la semana prxima una huelga general convocada por las principales organizaciones gremiales, la CUT ligada al PT de Lula y Fuerza Sindical, que comenz a distanciarse de Temer de quien fue aliada.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/79340-la-alianza-destituyente-tiene-los-dias-contados


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter