Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-12-2017

Salvar el libro. salvar la cultura cubana

Ernesto Escobar Soto
Rebelin


El amor a los libros ha sido una constante desde el triunfo de la Revolucin cubana liderada por Fidel Castro, la que impuls la alfabetizacin y la educacin para todos, incluidos los estudios universitarios. Casi de inmediato se desarroll la industria poligrfica y surgieron numerosas editoriales. Fue organizado un sistema de bibliotecas que abarc a todos los territorios del pas y como parte de ellos a los centros escolares. Se crearon el Ministerio de Cultura y otras instituciones entre ellas: el Instituto Cubano del Libro.

Antes de 1990 se produjeron cientos de millones de libros con lo mejor de la literatura cubana y de la generalidad del mundo, los que fueron ofertados al pueblo a bajsimos precios. Los cubanos se convirtieron, as, en uno de los pueblos ms cultos del orbe. Este ha sido uno de los grandes logros de la Revolucin. En el Perodo Especial, para beneficiar a los creadores de todo el pas, las provincias fueron dotadas de modestos, pero modernos equipos de impresin. No creo exista un pas del mundo subdesarrollado, con el agravante de sufrir por ms de 50 aos un implacable bloqueo por parte de EE.UU., que pueda exponer como lo hace la Cuba socialista, tal grado de educacin y de cultura media en su poblacin, ni tan elevado nmero de excelentes escritores y artistas y de calificadas editoriales, as como la organizacin de numerosos y magnficos eventos culturales nacionales e internacionales. Sigue siendo la afamada msica cubana, junto al baile, la ms reconocida de nuestras artes y el primer baluarte de la identidad cubana. Al ttulo de este trabajo se le pudo agregar Salvar la msica cubana, por lo de la ordinariez de las letras de no pocas de las canciones, las que inexplicablemente han sido promocionadas por algunos de nuestros medios y en centros de recreacin estatales. Es reconocido el nivel actual de apreciacin y deleite de muchos cubanos, principalmente de profesionales y estudiantes universitarios por el teatro, las artes plsticas, el ballet, y el cine, este ltimo, cuando se exhibe un celebrado filme o se celebran los festivales y las semanas de pelculas extranjeras. Pero pese a los esfuerzos e iniciativas institucionales, el pueblo cubano muestra graduales retrocesos en su acervo cultural. Sobre la escritura y el libro se ha erigido la pirmide cultural del hombre. Las ciencias y las diferentes manifestaciones artsticas han tenido en ellos su soporte.

En los ltimos aos, con rapidez pasmosa, el texto escrito ha perdido importancia ante las tecnologas digitales y sus audiovisuales. El libro no desaparecer, pero debido a los nuevos medios digitales seguir perdiendo su actual papel. Estos son novedosos, exponen con extraordinaria prontitud la realidad virtual, facilitan la comunicacin inmediata y usan la imagen, por ello han conquistado a nios, adolescentes y jvenes de todo el mundo, e incidido en la creciente tendencia a leer cada vez menos. Todo indica que el acentuado retroceso de la lectura se traduce y se traducir en una regresin cultural de la humanidad. El libro en el resto del mundo es un negocio. En Cuba, es valorado en primer trmino, como un producto cultural, aunque asimismo es considerado una mercanca. Pese a su alto coste, el Estado lo subvenciona aplicando una poltica que niega su mercantilizacin. En el planeta, el mercadeo de libros est sufriendo la continua desaparicin de las pequeas libreras y la disminucin de sus ventas, pese a que se comercian tanto en el soporte tradicional de papel como en el digital (e-book) y hasta en parlantes. La mayor parte del sector est en manos de las grandes corporaciones y operadores globales como Penguin Random House y Amazon, quienes tambin realizan la comercializacin por Internet. Es de destacar que, en proporcin, de acuerdo a datos conocidos aumenta la publicacin de libros con contenidos balades.

De manera programada las corporaciones del libro gastan cuantiosos recursos para promover, en busca de ganancias, los llamados best sellers, en ocasiones libros de escasa calidad literaria, que responden a la seudocultura que se extiende por el mundo. A diferencia de etapas anteriores, es muy difcil ver a un cubano portando o leyendo un libro en pblico, ni en las largas esperas que el pueblo debe hacer en las oficinas de trmites de la Administracin Pblica, o en hospitales. En la mayora de las casas han desaparecido los pequeos libreros surgidos con la explosin cultural que sobrevino con la Revolucin y a veces no se encuentra en ellas siquiera un diccionario. Hablar de literatura no est de moda entre los jvenes y s, el conversar sobre los ms modernos celulares, sus aplicaciones y por supuesto su precio. Los ms modernos y costosos elevan la popularidad de su poseedor.

Muchos jvenes de hoy, se hallan imposibilitados de distinguir y complacerse con la lectura y las verdaderas manifestaciones de la cultura. Muestra de esto es que una parte no desdeable de ese sector etario en Cuba, no conoce la literatura clsica de aventuras y sus principales autores. Por primera vez en mucho tiempo se escucha expresar personas casi con satisfaccin y hasta despectivamente, con respecto a quienes tienen otra conducta, que no leen absolutamente nada, ni siquiera peridicos o revistas. Las familias no son ajenas a esto. Existen padres que han perdido la costumbre de leer, y no comprenden la necesidad de crear los hbitos de lectura en sus hijos, les permiten el manejo indiscriminado de los dispositivos digitales, y hasta se ufanan de la destreza con que lo hacen incluso antes de aprender a leer, sin percatarse de lo peligroso y negativo de estas prcticas sin control. Expertos sobre esta cuestin, concuerdan que si los nios y adolescentes subyugados por esta especie de hipnotismo digital no adquieren el hbito de leer en etapas tempranas, generalmente no lo harn cuando sean mayores y les ser imposible trasmitir ese maravilloso regalo a sus descendientes. Aseguran que los medios audiovisuales, al sustituir la lectura de libros (en cualquiera de sus soportes), empobrecen el pensamiento abstracto, la imaginacin y el saber.

No pocos especialistas en nuestros medios, alertan sobre la utilizacin extremada sin vigilancia o autocontrol de celulares, tables, computadoras y otros en tempranas edades, causan severas adicciones y trastornos de la personalidad, que pueden llegar a controlar y deformar sus vidas. Los medios digitales crean en sus usuarios un especial marco anmico, que les acrecienta un ntimo y acuciante deseo por intercambiar con otros, pero paradjicamente, en muchas ocasiones, el abuso de su prctica en vez de contribuir en la vida real al crecimiento de estas relaciones, invalida sus grados de sociabilidad y comunicacin. (1)

Hay quienes auguran el surgimiento de una sociedad de autistas inducidos. Por otra parte, estudios cientficos han demostrado que la utilizacin de los celulares y otros dispositivos de comunicacin digitales, por los nios y jvenes, no se traducen necesariamente en un mayor desarrollo de sus conocimientos sobre esta tecnologa, ya que al cabo de los aos la mayora solo muestra habilidades funcionales. El sistema docente, piedra angular para incentivar la lectura y promover la literatura de mayor calidad, ha perdido terreno con sus educadores. No son pocos los maestros que solo leen los libros vinculados a las asignaturas impartidas por ellos, esto menoscaba sus conocimientos y su magisterio. En general se critica que las clases de literatura (y de historia) han perdido su encanto. Un nmero importante de estudiantes de enseanza media no estudian por los textos escolares, se basan solo en las notas que toman en clases, copian literalmente sus tareas de Internet, o utilizan las guas realizadas por alumnos de cursos anteriores. Esto influye negativamente en sus resultados acadmicos, lo que luego repercutir negativamente en la sociedad. Del mismo modo han resultado afectadas las bibliotecas. Las comunicaciones por medio de los celulares, debido a la obligada brevedad de caracteres en los mensajes y a la rapidez con que se elaboran y envan, son fuentes continuas de neologismos, lo que estropea la calidad de la ortografa de los idiomas forjados y perfeccionados por los pueblos durante milenios, aunque tambin es un camino para el enriquecimiento lexical, cuando se trata de la adopcin de vocablos necesarios que no existen en la lengua que los recibe o no tienen en ella nuevos matices de significacin necesarios. Entendidos en el tema, destacan las medidas adoptadas por el sistema de educacin cubano para preservar la ortografa. Este fenmeno con el paso de los aos podra provocar profundas modificaciones en las maneras de escribir, las que luego de asentadas por el uso habrn de ser aceptados oficialmente. Sealan, como posibilidad, que la reduccin de la riqueza de los idiomas, por esta anmala taquigrafa celular, junto a otros factores antes sealados, limitar la capacidad de pensamiento y comunicacin. Acaso el destino de los actuales idiomas ser como el sufrido por el latn, cuando en el medioevo fue utilizado solo por eruditos y en documentos oficiales o religiosos.

Los Lineamientos econmicos del VII Congreso del Partido, indispensables para desarrollar el pas, crean una nueva dinmica social mucho ms compleja, surgen nuevos sectores beneficiados econmicamente, que muestran propensin a menospreciar al libro y la cultura. Fue en la UNESCO donde hace unos aos, a causa de la denominada revolucin de las infocomunicaciones y de Internet se habl por primera vez de la Sociedad del Conocimiento. La que fuera una propagada utopa, concebida por muchos, bajo principios democrticos y libre intercambio de informacin ha sido un sueo fallido. Sin duda las tecnologas digitales son el ms portentoso medio creado por el hombre. Han desatado fuerzas propias de la Ciencia Ficcin y revolucionado a todas las ciencias y a las otras tecnologas, como nunca antes. Permiten con una velocidad y precisin sorprendentes el organizar, ordenar, conservar y trasmitir informacin y conocimientos en cuantas abismales. A la humanidad le es imposible prescindir de ellas.

Pero si bien han generado adelantos asombrosos, se ha probado que contribuyen a ahondar la brecha existente entre los pases ricos y los pobres. De acuerdo a conocidos especialistas, tambin han contribuido a una regresin en el campo propiamente de la cultura. Hay estudios que reflejan cmo la supuesta utilizacin de la red de redes (2) para el desarrollo del saber, no sobrepasa el 10%, y sirve, en muchos casos, para plagiar y mostrar falsos conocimientos, ya que permite a los interesados acomodarse y no realizar el personal y vital esfuerzo por adquirirlos. En los ltimos decenios, con el derrumbe del URSS y de los pases socialistas europeos, y el seoro del neoliberalismo, una seductora subcultura banal e insustancial, con mayor mpetu ha ido extendindose por el mundo. Casi al unsono arribamos a la grave crisis de libro. Estos son fenmenos que no tienen un carcter temporal o transitorio, dado que estn en lnea con la estrategia de crear una sociedad de seres humanos idiotizados y despolitizados y pueden llegar a ser irreversibles si los pueblos no toman conciencia y se oponen. Algunos consideran esta situacin como el mayor desafo que han tenido la sociedad y la cultura, como las concebimos actualmente, pues a diferencia de la revolucin cultural que se produjo por la generalizacin de la imprenta moderna de Guttemberg y del Humanismo renacentista, nos encontramos en un mundo globalizado y neoliberal, que, bajo el acelerado predominio de la tecnologas digitales, unido a otros factores parece dirigirse a eliminar la espiritualidad y a deshumanizar a la sociedad. En esta era de la informatizacin y las comunicaciones surgen nuevos peligros. En lo que parece ser solo el principio tecnologas digitales, movidas por la sed de ganancias se han concentrado y convertidas en monopolios ofertan los ms atractivas innovaciones, muestran los mayores % de incrementos en las bosas de valores y acrecientan su poder sobre la humanidad. Cuando uno de manera inocente cliquea en las redes sociales Me gusta, como respuesta a cualquier informacin que le agrad, ya sea en Facebook, Twitter u otras, les permite a estos medios, dotados de sofisticados equipos digitales de bsqueda, el seleccionarlas, organizarlas, ordenarlas y clasificarlas. Se asegura que con solo evaluar unas decenas de estos Me gusta se pueden delimitar los gustos, las preferencias y el pensamiento de aquellos a quienes se espa, definir sus perfiles sicolgicos y agruparlos en amplios sectores. Estos resultados en manos de los gobiernos y las corporaciones de EE.UU y de otras de las grandes potencias, les sirven como una prodigiosa herramienta para trazar estrategias comunicacionales con mensajes diferenciados de carcter poltico, ideolgico, cultural o comercial. Se anuncia que las redes sociales, al invadir la intimidad de los hogares, violar la privacidad de las personas, e influenciar en sus conductas, trastornarn la manera como concebimos y hacemos nuestras vidas, a la poltica, o como elegimos y valoramos los productos culturales. Esto se basa en que quien domine los medios dominar la conciencia de los hombres. La realidad sobrepasa el mundo orwelliano, en el que un Big Brother vigilaba a todos. Internet y las redes sociales, pese a las amenazas que hemos sealado, son sorprendentes y eficaces herramientas para la comunicacin. Les permiten a los pueblos liberarse del control de los medios corporativos y a que emerjan nuevas audiencias, ansiosas de otro tipo de informacin ms veraz y vinculada al mundo real, pero es patente que esta potencialidad no est plenamente explotada y se mantiene el predominio de contenidos intrascendentes y las de carcter poltico con difamaciones e informaciones falsas. Hay un reclamo universal por democratizar a Internet y a las redes sociales, y deben ser las sociedades civiles quien protagonicen la lucha por este trascendente objetivo. Entre las causas del proceso de desculturizacin y despolitizacin hay que sealar la colosal influencia que ejercen Hollywood y la televisin de EE.UU. en todo el planeta. Con suma habilidad y grandes recursos han creado una poderosa industria cultural que diseminada por una eficiente red, ha extendido por el orbe su ideologa y una seudo cultura homognea y trivial. Las pelculas y los llamados animados o comics generalmente reflejan una cultura violenta o edulcorada que aletargan a los pueblos. En ocasiones deforman la historia y a los clsicos, cuando las generaciones venideras hablen de la guerra de Troya, como no tendrn la referencia original de La Ilada homrica, la versin desfigurada que evocarn ser una de las ofrecidas por filmes y/o seriales, principalmente estadounidenses. As, el futuro de la literatura clsica puede llegar a ser el de una torre de Babel.

El entretenimiento, sin dudas, forma parte de las necesidades insoslayables de los seres humanos, pero el que est de moda es vaco, superficial y presuntuoso cuyo pregn ms popular es que la vida es corta y debemos vivirla rpidamente y en gozos extremos, dejando a un lado el pensar y hasta los sentimientos ms sagrados. De forma subrepticia ha ido sustituyendo a la cultura y arrincona y excluye poco a poco tanto a las maravillosas expresiones culturales denominadas clsicas como a las universales, a la par, aplasta a las propias y tradicionales de cada pueblo. En el mundo de hoy, el sistema cultural preponderante hace tambin uso y abuso indiscriminado de la msica, el deporte y las modas, no como lo que deben ser: indispensables y valiosas manifestaciones culturales para el deleite y el perfeccionamiento humano, sino como elementos que contribuyen tambin al propsito de crear una sociedad de seres enajenados y adormecidos fciles de manejar. Otras causales a considerar son los profundos efectos del neoliberalismo (que no ha muerto) con su concentracin de la riqueza en pocas manos y la imposicin de una cultura mercantilista, que incentiva la corrupcin, el individualismo egosta y centra la conducta humana en el Dios dinero. Factor de importancia es el consumismo, ese excesivo e irracional consumo de mercancas no necesarias. Estimulado por la apabullante publicidad de las empresas capitalistas, se ha convertido en una epidemia socio-econmico-cultural. Aparte de conducir a la destruccin de la naturaleza, va dirigida a crear clientes desconocidos y no, conscientes ciudadanos.

En la educacin se aprecia la tendencia a jerarquizar la educacin privada en detrimento de la pblica, el aplicar la selectividad clasista en los ingresos a las universidades, unido a la promocin de las carreras tcnicas y empresariales. Al mismo tiempo, se reduce la enseanza de las humanidades con la intencin final de evitar discrepantes que piensen y en cambio, formar especialistas y tcnicos como instrumentos del sistema. La distorsin de la historia obedece al objetivo de lograr que los pueblos olviden sus orgenes y pierdan sus identidades.

Otro elemento a subrayar es la influencia que ejercen las seis grandes corporaciones, dueas de casi todas las televisoras, emisoras radiales y peridicos y hasta de estudios cinematogrficos del mundo desarrollado. Estos medios legitimadores y transmisores del discurso oficial y de su ideologa, con informaciones falsas, tendenciosas o superficiales atiborran las mentes de los ciudadanos del planeta, les hacen creer con su atrayente inmediatez, acompaada de imgenes, que se hallan bien informados, y as los acostumbran a no profundizar y reflexionar sobre los temas tratados. Los grandes medios de comunicacin corporativos han demostrado su enorme poder, luego de que en estrecha coordinacin con los gobiernos de EE.UU. y otros, han organizado numerosas campaas mediticas encaminadas a demonizar a gobiernos de otros pases y as crear las condiciones para luego invadirlos militarmente, o en conjunto con los medios reaccionarios de una nacin, orquestar operaciones para desestabilizar y derrocar a sus gobernantes, cuando son progresistas o muestran posiciones independientes.

Las ciencias y las tecnologas se han convertido en la principal fuerza para el desarrollo de la economa. Segn los especialistas, en el siglo XXI, ningn pas del III Mundo lograr alcanzar un superior nivel econmico, si no prioriza y realiza ingentes esfuerzos por invertir en las ciencias y las tecnologas. Los gobiernos de los pases ms desarrollados y las corporaciones, dedican gran parte de sus presupuestos a este propsito, con la finalidad de mantenerse entre los adelantados y conservar su dominio del mundo. Ya nada ser como antes, los vertiginosos saltos tecnolgicos estn cambiando absolutamente todo.

La economa, las corporaciones, la industria y la agricultura, las guerras se innovarn radicalmente. Entramos en la cuarta revolucin industrial denominada por el Foro de Davos como BANG (bits, tomos, neuronas y genes). Crecen velozmente la automatizacin y la robotizacin, lo que desplaza el trabajo humano, hecho paradjico en un planeta con altos niveles de desempleo y que llegar en 2050 a tener 10 mil millones de habitantes. Se anuncia una radical transformacin de la educacin y en particular de las universidades, para que se corresponda con esta cuarta revolucin industrial. A fines del siglo XX naci en EE.UU. la denominada tecnociencia (3) orientada a lograr innovaciones comercialmente rentables, lo que al parecer, conlleva a la subestimacin de otras disciplinas acadmicas y de la cultura. Con objetivos hegemnicos imperiales se crea todo un arsenal a disposicin de las agencias de inteligencia, como son las armas cibernticas, la ciberinteligencia y los programas maliciosos para acceder secretamente a medios digitales tanto de simples usuarios como de otras corporaciones o pases.

Desde 1959, Cuba ha sido un extraordinario ejemplo por su resistencia a campaas mediticas, invasiones militares y guerras irregulares. nicamente un pueblo culto, concientizado y motivado, pudo por espacio de ms de cincuenta aos derrotar esos inmensos retos. Ahora, como nunca antes, nos hallamos en un complejsimo y amenazante escenario mundial. Aunque no somos los mismos, estamos forzados a acelerar el desarrollo econmico para crear la base material, que nos permita construir el socialismo, garantizar un mejor nivel de vida al pueblo y asegurar la independencia y la soberana. Es en los niveles de instruccin y de cultura de nuestro pueblo, los avances alcanzados en las ciencias y en la formacin de miles de informticos, adems de la unidad consciente del pueblo en donde radican potencialmente, las principales fuerzas con las que contamos para tener xitos en la economa.

El desaprovechar o perder estas condiciones, as como el no eliminar con la mayor rapidez posible las trabas que nos frenan, principalmente la corrupcin y el burocratismo sera un acto suicida. La economa tiene un peso concluyente en el socialismo, pero el proceso de construccin del socialismo debe ir mucho ms all, su lgica es el verdadero y pleno desarrollo humano. A la par que la economa y acopladas slidamente, han de andar el pensamiento poltico revolucionario y la ideologa, la moral y la espiritualidad, la cultura, la educacin y la comunicacin como elementos prominentes y esenciales de nuestra existencia. El lograr que cada vez ms, y mejor, los cubanos piensen por s mismos y puedan repasar y analizar profunda y crticamente los temas ms disimiles y la informacin que reciben, se convierte en algo crucial.

El estimular el pensamiento crtico de los revolucionarios, el debate de ideas es un compromiso impostergable. De igual modo es decisivo que la mayora del pueblo sea culto y capaz de juzgar y disfrutar el buen arte. El libro, el principal instrumento de la cultura, hermanado estrechamente con los medios audiovisuales, debe desempear un importante rol en este empeo. Se requiere enfrentar la poltica imperial que niega a la verdadera cultura e intenta crear una sociedad de seres ignorantes que no razonen y pasar a la ofensiva. Debemos escuchar el clamor de muchos y promover un amplio debate sobre una estrategia revolucionaria que nos d la indispensable unidad de accin e involucre en un todo orgnico y articulado a las instituciones y organizaciones polticas y sociales vinculadas a la decisiva esfera de lo subjetivo.

Los ministerios de Cultura, Educacin, Educacin Superior y Comunicaciones e Informtica, con sus universidades y centros docentes, la UNEAC, la AHS, la UPEC, la UJC, la OPJM, la FEEM, la FEU y el Sindicato de la Cultura, as como el ICRT, los medios de prensa en soporte papel o digital en los diferentes niveles, los Jvenes Clubes, los centros de investigacin de las ciencias sociales y las pginas web revolucionarias y otros, seguirn siendo los personajes centrales de este imprescindible empeo, el que debe abarcar a toda la sociedad, y sera inviable sin la participacin lcida y consciente de los seres humanos, insustituibles por mquinas y estructuras administrativas. Cuba socialista pese a sus grandes limitaciones, quizs sea el nico pas del mundo que por sus singulares condiciones pueda comprender en toda su magnitud y afrontar estos descomunales desafos. Al igual que como se debatieron y aprobaron los Lineamientos econmicos del VII Congreso del PCC, se deban discutir y acordar los lineamientos de la esfera de la conciencia, la cultura, la educacin y la comunicacin para poder ganar la batalla de las ideas. El momento es ahora, maana ser tarde

Notas:

(1) En promedio, los seres humanos pasan numerosas horas al da consumiendo medios, de acuerdo con la firma de investigacin de mercado Zenith. Segn un informe de la consultora Ditendri, el 40% de los espaoles miran el mvil ms de 50 veces al da y el 70% a los 30 minutos de haberse despertado.

(2) 3,2 mil millones de personas en el mundo (casi la mitad de la poblacin) tienen conexin a Internet.

(3) Tecnociencia: La ciencia era considerada como una actividad intelectual separada de la tecnologa, pero con transcurso de los aos, estas dos reas se complementaron una a la otra, lo que condujo a su fusin. Mientras que la investigacin bsica represent un papel importante en la big science, en la tecnociencia se destaca la instrumentalizacin del conocimiento cientfico para lograr innovaciones tecnocientficas comercialmente rentables.

Blog del autor: tiempocubano.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter