Portada :: Feminismos :: Derechos de la mujer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2017

Mujer & Clase social
La sirvienta como esclava

Ilka Oliva Corado
Rebelin

El trabajo de los cuidados desde un anlisis de clase social.


La servidumbre, la sirvienta, la criada, la muchacha, la ayuda, la nana, la cholera, la chacha, la gata, la mucama; a la empleada domstica se le conoce con infinidad de nombres, despectivamente. Sin embargo es la empleada ms importante, paradjicamente tambin es la mal pagada, la explotada y la esclavizada en un modelo de sociedad que utiliza a los parias como trampoln; como escalera, como el soporte ms importante para sostener la explotacin de unos para beneficio de otros. Infinidad de teoras, estudios, conceptos y definiciones se pueden escribir en tomos de tomos, para justificar la existencia de la sirvienta, sin embargo este trabajo no tiene justificacin alguna; es la explotacin de una mujer para que otra logre el beneficio de la realizacin profesional y personal.

Un sistema que milenariamente ha mantenido el modelo funcional a las minoras. Gracias a que estructuralmente se he la negado el acceso a la educacin a los parias y a las mujeres en particular, miles de nias, adolescentes y mujeres se ven obligadas a trabajar en el servicio domstico, situacin que beneficia a muchas familias de la clase media, la burguesa y la oligarqua a quienes en muchos casos les importa un comino la equidad y la igualdad social, porque la inexistencia de stas las beneficia.

Y as es como vemos, a feministas y a defensoras de derechos humanos, que no estn excluidas del sistema y forman parte de ste muchas veces adrede porque qu culpa tienen ellas si ya estaba as cuando nacieron y para qu ponerse a pelear con l , las vemos asistiendo a conferencias, dictando seminarios sobre la equidad y los derechos de la mujer, sobre el acceso a la educacin, mientras en sus casas hay otras; cuidando a sus hijos, limpiando su casa, planchando su ropa, limpiando sus baos y trapeando sus pisos. Otra que gracias al sistema de la explotacin no gana ni el salario mnimo y una carencia de beneficios laborales.

Y vemos cmo milenariamente, familias completas logran el desarrollo, la oportunidad de acceso a la educacin superior, mientras otras les sirven de soporte, de piso, de almohada. Esa almohada suave que las cobija y les cuida el sueo a cambio del dolor de ser explotada, insultada, tratada como un mueble viejo, no como persona.

Una sirvienta que no se cansa nunca, que no llora nunca, a la que no le duele nada, una sirvienta que no piensa, no ve, no escucha y no habla, solo cuando tiene que decir: s, seora, s patrona. Porque si siente, si escucha, si habla, si interacta como persona ser despedida; por abusiva, por salida, por igualada. Por eso existe la sirvienta, por eso existe el trabajo de la servidumbre, porque son tumbas que adems limpian la porquera de sus empleadores.

Y si vamos ms all, tambin son la cama para enfriar las calenturas del patrn, sus amigos y sus hijos. Mientras la patrona y sus hijas logran asistir a la escuela, a la universidad, desenvolverse profesionalmente, la empleada domstica se pudre entre cuatro paredes, se pudre entre los pisos sucios y las ollas por lavar. Una empleada domstica que tambin tiene sueos, que tambin anhela, que tambin siente. Una nia, una adolescente y una mujer que suean con asistir a la escuela, a la universidad, con cambiar de vida.

Madres que tienen hijas que tambin sern sirvientas, muchas veces de las hijas y de las nietas de sus patronas. Una cadena de injusticia social que beneficia a unas y explota a otras. Por que quin en sus cinco sentidos, quisiera trabajar de sirvienta en lugar de tener acceso a la universidad y realizar sus sueos?. Quin cambiara un escritorio de universidad por un cepillo de lavar baos?. Quin cambiara un salario justo por la explotacin de no tener derechos laborales?.
Y vemos a travs de la historia del tiempo el avance que ha tenido la mujer como gnero cuando se coloca en el foco a las profesionales y que han salido del hogar para desarrollarse profesionalmente, pero quedan en la oscuridad las miles de parias que son el soporte en la invisibilidad de la explotacin. Existe realmente el avance en derechos de gnero? Tal vez para unas, dependiendo su condicin social. Porque el paria, ser paria en cualquier lugar.

Con esto no quiero decir en ningn momento que el trabajo del hogar corresponda exclusivamente a la mujer, no se trata de alimentar estereotipos, pero aqu el punto es otro. Y vemos doctoras, ingenieras, docentes, periodistas, feministas, escritoras, artistas, deportistas de alto rendimiento, empresarias muy exitosas y reconocidas por su humanidad y la excelencia en su trabajo, xito logrado por esfuerzo propio y el soporte de una nia, adolescente y mujer que no pudo desarrollarse porque su condicin de paria la oblig a trabajar en la servidumbre.

Injusticias de la vida, del sistema?. Cmo una mujer puede desarrollarse profesionalmente, hablar de humanidad y luchar en teora por los derechos de gnero teniendo a una empleada domstica en su casa?. Cosas del feminismo burgus? Cosas del aprovechamiento del sistema? Cosas de doble moral? Y como sabemos que en los males de la sociedad, el del servicio domstico es perenne, es tambin urgente que se legislen leyes que las beneficien laboralmente.

Que estas mujeres tengan el derecho a un salario justo, de vacaciones pagadas, de los bonos de los que gozan los empleados de cualquier empresa, de los das de enfermedad, del servicio mdico. Del horario de entrada y salida con horas extras. Que tengan todos, todos los beneficios laborales.

Es lo mnimo que se puede hacer con personas tan importantes en la sociedad. Y es urgente tambin que deje de existir la explotacin infantil, estas nias y adolescentes no deberan estar trabajando en casas, deberan estar estudiando.

Qu sucedera con estas mujeres profesionales el da que quede abolido el trabajo de la servidumbre? Se organizarn en casa con sus familias y ellos mismos limpiarn su propia mierda?. Dudo que esto llegue a suceder, porque de la servidumbre se aprovecha el chucho y el coche, y quin en su sano juicio quiere perder privilegios?.
Ojal, algn da, en la memoria familiar y en la memoria colectiva se recuerde quines desde las sombras fueron el soporte para el desarrollo de tantas mujeres a travs del tiempo.

Blog de la autora: https://cronicasdeunainquilina.com/2017/11/21/la-sirvienta-como-esclava/ 
 
 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter