Portada :: Mundo :: Chechenia, la guerra ignorada
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2005

ONG denuncia la inscripcin de 200 mil "votantes inexistentes" en el padrn
Triunfa el partido oficialista en las elecciones parlamentarias chechenas

Juan Pablo Duch
La Jornada


En la capital chechena y en otras localidades de esta repblica norcaucsica prevalece la opinin mayoritaria de que las elecciones parlamentarias, celebradas el domingo anterior, nada van a cambiar en la vida cotidiana de la gente.

En medio de un clima de creciente inseguridad y miedo, la poblacin clama por que se ponga fin a los excesos en materia de violacin de derechos humanos, secuestros, torturas y ejecuciones sumarias, que atribuyen por igual al ejrcito federal y a los miembros de la guardia pretoriana de Ramzn Kadyrov, el jefe del clan checheno que cuenta con el beneplcito del Kremlin para gobernar a la sombra del presidente nominal, Alu Aljanov.

La guerrilla separatista, que tan slo en las dos ltimas semanas mat a 40 militares rusos y "colaboracionistas" como denomina a los funcionarios del gobierno local, responde con nuevos atentados y ayer, aunque se redobl la vigilancia en los colegios electorales, fue asesinado a balazos el titular de una administracin provincial.

De hecho, el da de la votacin pudo haber acabado en magnicidio, si los servicios de seguridad no hubieran descubierto y desactivado tres minas teledirigidas colocadas en la ruta que deba seguir el convoy del presidente Aljanov.

La poltica del Kremlin de chechenizar el conflicto, resumida en la frase de que, textualmente, "igual no es mala idea que se maten entre ellos", escuchada varias veces en Grozny en conversaciones privadas con rusos, se est volviendo contraproducente.

La guardia de Kadyrov comienza a salirse de control, siendo cada vez ms frecuentes los roces entres sus miembros y efectivos del ejrcito federal, muy peligrosos cuando unos y otros se sienten amparados por la impunidad.

"La poltica es un asco. Muchos de los integrantes de la guardia de Kadyrov eran combatientes separatistas y ahora nos quieren hacer creer que son nuestros aliados", coment a La Jornada un oficial de una de las unidades de lite rusas estacionadas en Chechenia, que habl slo a condicin de no ser identificado.

Amnista peculiar

En efecto, ms de la mitad de los efectivos bajo el mando de Kadyrov -7 mil 500, aproximadamente- se han beneficiado de una peculiar amnista que consiste, no en que abandonen las armas, sino en que cambien de bando.

Para lograrlo, segn denuncian organismos no gubernamentales que hacen el seguimiento de la situacin de los derechos humanos en Chechenia, es frecuente la prctica del secuestro de los familiares ms cercanos, que se convierten en rehenes a la espera de la decisin que tome el candidato a ser indultado.

Quienes aceptan el trato, caen en la trampa de enfrentarse a sus antiguos compaeros de armas, ya como enemigos de sangre, lo cual representa cierta garanta de "lealtad" a las autoridades ante las opciones que dejan al amnistiado de ser matado por stas o por aquellos.

Como compensacin, a los miembros de la guardia de Kadyrov se les da la posibilidad de tener un ingreso fijo, algo nada secundario para una poblacin que sufre los estragos del desempleo masivo, el cual afecta a ms de dos terceras partes de la fuerza laboral.

Muchas familias subsisten con las remesas de la dispora chechena, el cerca de un milln de personas que, en busca de cualquier trabajo, huyeron de la guerra hacia Mosc (casi cien mil) y muchas otras ciudades de Rusia.

No obstante este panorama desolador, de acuerdo con los resultados preliminares dados a conocer hoy aqu, el partido oficialista obtuvo una contundente victoria con 61 por ciento de los votos escrutados, lo que representa una ventaja de 50 puntos sobre el partido que qued en segundo lugar, sin hablar ya de los otros dos que, tras el reparto de los escaos plurinominales, apenas podrn tener presencia en el Parlamento.

Cubierto el vaco institucional de formar Asamblea Popular y Senado, que por la guerra no se haban elegido desde 1997, el Kremlin pretende haber concluido el proceso de "normalizacin poltica" en Chechenia, cuyo gobierno pro-ruso -adems- presenta estos comicios como un importante espaldarazo a su gestin.

As lo interpret este lunes el presidente Aljanov, en una rueda prensa para enviados de medios extranjeros y una nutrida representacin de medios rusos, en la cual destac el alto nivel de participacin, superior a 60 por ciento del padrn, supuestamente.

Aparte de que el padrn est inflado con casi 200 mil votantes inexistentes, segn reciente denuncia de cinco organizaciones no gubernamentales de derechos humanos de Rusia, La Jornada no pudo apreciar una votacin febril, por decir lo menos, en ninguno de los seis colegios electorales que, tanto en Grozny como en distritos del norte de la repblica, las autoridades permitieron visitar a los periodistas extranjeros, bajo severa vigilancia de guardia armados, argumentando razones de seguridad.

Para Aljanov las elecciones fueron "transparentes y democrticas", dado que en cado uno de los colegios hubo observadores de cada partido.

Ciertamente, en uno de esos colegios modelo, la aparicin de los periodistas extranjeros fue recibida con msica estridente y danzas populares, pero el observador del partido oficialista no pudo responder ni siquiera cuntas personas estaban inscritas para votar ah y cuntas ya lo haban hecho, adems de los msicos y bailarines.

No es extrao que el relator de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre Chechenia, Andreas Gross, que vino al frente de una misin del Consejo, comentara a un grupo de medios extranjeros que era "ambivalente" su impresin de estos comicios.

En su opinin, en Chechenia "hay un poder democrtico muy dbil y un poder real muy fuerte, y este ltimo escapa a todo control", afirm Gross poco despus de haberse reunido con Ramzn Kadyrov.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter