Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2017

Hay mucho en juego para todos y todas las trabajadoras y pueblos del Estado, el prximo 21D en Catalunya

Josep Llus del Alczar
Rebelin


Son elecciones ilegales y fruto de una ocupacin, del 155, de la represin, son la prueba de fuerza de un rgimen contra el pueblo movilizado. O este rgimen se fortalece, volviendo a encorsetar la movilizacin en el constitucionalismo para seguir anulando derechos y libertades impunemente, o se agrava la crisis abierta de la monarqua. El 21D no ha habido fuerza para el boicot que corresponda, esencialmente por las direcciones de JxS y Podemos-Comuns que rpidamente han llamado a aceptarlas, pero sus resultados pueden ser o un pie en la puerta para que no se cierre la posibilidad de la ruptura democrtica o un aval al continuismo y la represin del rgimen.

No es slo un problema cataln. El gobierno del PP ya ha amenazado de aplicar el 155 en otros lugares del Estado, o con dura represin como en Murcia. Acabamos de ver la intervencin de las finanzas de Madrid. Catalunya es hoy slo la punta de lanza de la movilizacin contra el rgimen franquista del 78: un rgimen herido al cual le cae la careta pseudodemocrtica que PCE y PSOE le pusieron. Aquel rgimen, fundamentado en la impunidad de los crmenes del franquismo y sus cloacas, el ejrcito, la polica y el poder judicial con tribunales especiales adhoc-, con bandas fascistas como fuerzas de choque amparadas a las estructuras de Estado como Valencia o Zaragoza... poco ha cambiado, no le ha hecho falta recomponerse: era el que es. Los hechos lo han ido recordando a lo largo de los aos hasta hoy: asesinatos de la extrema derecha bajo la cobertura de las fuerzas de seguridad como el de Yolanda, cuyo asesino vuelve a trabajar en juicios para el PP-; estados de excepcin y juicios al dictado del Estado como Egunkaria; continuada existencia de presos polticos desde Otegui a los consejeros catalanes, pero pasando por una larga lista de luchadores; criminalizacin de los obreros desde los muertos de la SEAT o Vitoria en la Transicin, a Cndido y Morala, pasando por los heridos o encarcelados en las huelgas generales... todo con la bendicin de la cpula de la iglesia catlica, la que llevaba a Franco bajo palio.

Si ya la crisis haba hecho tambalear el rgimen destapando la abrumadora corrupcin salpicando de dudosas muertos procesos como la Gurtel- y el estrecho vnculo de los partidos del Estado con el capital con la reforma del 135 de la Constitucin, la cuestin catalana ha hecho que el rgimen acabara de perder las formas: es el rey, como cabeza del Estado quien avala la represin para acabar con actos democrticos: es el A por ellos.

Ha sido la movilizacin popular la que ha abierto la puerta de la ruptura democrtica con el franquismo y su monarqua. Por eso, ante el riesgo, las fuerzas burguesas catalanas (tanto PdeCat como ERC) se recolocan con la Constitucin, desbordadas por un movimiento que las ha hecho ir mucho ms lejos de lo que queran y que ahora tratan de reconducir a las urnas. Tampoco se puede confiar en quienes vuelven a levantar expectativas en la reforma del rgimen a travs de las urnas: Podemos o Els Comuns, que junto a IU cmo ayer Carrillo en la Transicin-, hablan del ni-ni entre la movilizacin y el rgimen. Pero sectores de Podem Catalunya rompen con Pablo Iglesias y forman Som Alternativa.

El mismo papel de apoyo objetivo al rgimen lo juegan las direcciones de CCOO y UGT, tanto en Catalunya como en el resto del Estado llamando al dilogo imposible y sin hacer nada para parar la escalada represiva del Estado contra el pueblo cataln. Tambin entre afiliados y afiliadas de CCOO y UGT hay malestar, han seguido las huelgas generales y rompen con estos sindicatos.

Y, una vez aplicado el 155 y tomado el gobierno de Catalunya, Rajoy responde a Snchez que de reforma de la constitucin nada, y menos si es para hacer concesiones a Catalunya. Roma no paga traidores. Sin esta cobertura, el PSC afronta las elecciones como un pen del Estado, mientras recoge en las listas la ms pura derecha catalana de la antigua Uni y el nmero dos de la reaccionaria Sociedad Civil Catalana que promueve las denuncias contra el profesorado.

La clave de la situacin catalana est en la resistencia del pueblo y su capacidad de organizacin, pero tambin en la conexin con la lucha de los trabajadores y trabajadoras y pueblos a nivel estatal, desde el SAT a las Marchas por la dignidad, han sido incondicionales defensores de la lucha catalana. La convocatoria a las Jornadas estatales e internacionales de With Catalonia de diciembre, son una oportunidad para que de la solidaridad con la Repblica catalana del 1 de O pasemos a la accin en comn por la ruptura democrtica con el rgimen.

Josep Llus del Alczar es miembro de Lucha internacionalista

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter