Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2017

Sobre el costo de matrculas en UPTC
Una tarea preventiva pero mal hecha?

Manuel Humberto Restrepo Domnguez
El Diario Boyac


El principio universal del derecho al acceso e ingreso a las universidades se rige por factores de merito y corresponde a las directivas eliminar y suprimir barreras que puedan producir discriminacin o exclusin. El requisito para acceder a la universidad a cursar una carrera de pregrado es tener un titulo de bachillerato y para posgrado un titulo de pregrado y adicionalmente cumplir formalidades propias de cada universidad. El ncleo de acceso esta en el respeto a los principios de igualdad, no discriminacin, mrito y capacidad. Las universidades privadas complementan con principios de libre competencia mercantil y aunque no tengan animo de lucro, ponen en el centro el costo de matricula, lo que poco contribuye a eliminar discriminaciones, al contrario las acenta.

La universidad pblica es parte del patrimonio de la nacin y su naturaleza no corresponde al orden de las cifras econmicas, los excedentes, ni las ganancias, lo que convoca a entenderlas como parte de la riqueza comn de la nacin. Colombia es uno de los pases mas desiguales del mundo (coeficiente de gini de 0.52 donde 0 es igualdad) y esta es una razn suficiente para que sea al estado al que hay que llamar para cubrir las deficiencias de igualdad para el acceso a la universidad sin las barreras de econmicas. Al estado corresponde (hace parte del pacto liberal estado-sociedad) realizar las transferencias de recursos necesarios y suficientes para que las universidades cumplan su misin orientada por los principios de libertad, autonoma y democracia participativa.

La Universidad Pedaggica y Tecnolgica de Colombia, de repente fue conminada a definir una metodologa de cobro de matriculas asociada a las caractersticas socioeconmicas de las familias de sus estudiantes, para cumplir lo establecido en el articulo 83 de su estatuto general de 2005, lo que no implica que tenga la obligacin de adoptar una formula basada en principios de la tributacin o de capacidad econmica, porque la universidad pblica lleva implcito que su servicio es para todos y a ella pueden y deben acudir en igualdad pobres y ricos, propios y ajenos, paisanos y forasteros, segn sus capacidades y cumplimiento de requisitos de merito y no de posicin econmica o social.

Hasta la implementacin de la ley 30 de 1992, cobr segn declaracin de renta. Modific sus reglas a mediados del 90 con la creacin de no menos de 20 nuevos programas de pregrado que en perspectiva serian cubiertos por una autofinanciacin que realmente no cubre sus necesidades y que ha alentado un crecimiento desmedido que ahonda las dificultades colectivas y desplaza funciones de los profesores a otros programas mas lucrativos, as los pregrados van quedando en desventaja. En individual los programas de autofinanciacin son exitosos pero afectan la estabilidad del colectivo, propician una doble significacin de ganancias individuales y perdidas colectivas. Desde hace 30 aos hay 560 profesores de planta y una nomina similar de funcionarios (recin aumentada) para atender inicialmente a 10.000 estudiantes (unos 25 programas de pregrado), despus a 20.000 y hoy a 30.000 (92 programas de posgrado, 52 de pregrado y 21 de distancia), lo que fue creando vacos que han arrastrado a la universidad a disputar recursos en el mercado con consultoras, posgrados y otras ventas. Esta dinmica mas mercantil que cientfica y cultural no ha resuelto los problemas pero si ha creado una percepcin de alivio.

La realidad es deficitaria, pero la formalidad exitosa. Los aportes que deba recibir del estado, estn a mitad y debe producir por cuenta propia la otra mitad, lo que pone satisfechos a neoliberales y empresarios. La necesidad de mantener la sostenibilidad fiscal llev a plantear otras maneras de financiacin (de lo que se desprende el articulo 84 del estatuto: fondo patrimonial) sin tener que acudir a los bolsillos de las familias de un empobrecido departamento del que sale mas del 80% de sus estudiantes. Desde el ao 2000 empezaron las preocupaciones por hallar la formula mgica que no existe, que no puede ser hallada, salvo que con mala fe o animo de hacer una tarea como sea, algn truco formal traslade terribles consecuencias a la siguiente generacin, en la que sean las mismas familias aliviadas hoy, las afectadas maana. En el ao 2000 una comisin (CSU, CA, Estudiantes) trato el tema, revis experiencias y concluy que cualquier medida contendra discriminaciones en cuanto dejaba beneficiados a unos y desmejorados a otros. Se observaron pagos de la matricula de bachillerato, numero de integrantes de la familia y lugar geogrfico de procedencia entre otros y todos confluan en el mismo lugar: fracaso.

15 aos despus y no por carencia de inters, si no por la complejidad misma, el tema no ha resultado relevante para la agenda universitaria. Durante los ltimos tres aos, de numerosas asambleas y debates que recogieron los problemas en un pliego de peticiones en discusin en una mesa de dialogo triestamentaria (directivas frente a estudiantes, profesores, trabajadores) el tema no apareci. La discusin del articulo 83, lleg de la nada, cambio la agenda, elimin otros debates y cop la atencin como efecto de un recurso jurdico, interpuesto por un tercero. La esencia misma de la universidad, que es su autonoma fue depuesta para ingresar el debate por va de la justicia ordinaria, como si se quisiera poner en evidencia una supuesta incapacidad de la universidad para resolver internamente sus asuntos o como se se tratara de revelar que la institucin que es la colectivamente mas capacitada intelectual y ticamente hubiera delinquido por omisin. El orden poltico fue de facto sustituido por el orden judicial.

El debate qued abierto y tanto las organizaciones estudiantiles, como parte del profesorado y representantes de diversos sectores consideran que la formula nica respecto al acceso a la universidad debe ser la gratuidad. Quiere decir que la matricula de ninguno rico, pobre, negro, blanco, joven, viejo- pague por acudir a la universidad pblica llamada UPTC, de servicio para toda la nacin, menos ahora que la paz tendr que marcar la agenda para cerrar las brechas creadas por la guerra. La gratuidad no es una referencia demaggica, ni un dictado socialista, como puede concluirse de la gratuidad que ocurre en buena parte de universidades de pases como Islandia, Alemania, Eslovenia, Austria, Dinamarca, Noruega, Rusia, Luxemburgo, Francia, Chipre o Grecia y pases de Amrica Latina como Uruguay, Mxico, Venezuela, Brasil, Cuba, Ecuador o Argentina, de la que mas se tiene conocimiento porque all han sido recibidos a costo cero miles de estudiantes colombianos.

La otra concepcin, que comparten mayoritariamente las directivas, por su funcin y compromisos, orienta su postura hacia la formalidad y el cumplimiento de indicadores que la tienen ahogada, para acceder a recursos, permanecer en ranking artificiales y cumplirle a las polticas centrales del estado (no olvidar que buena parte de pases de la OCDE tienen educacin gratuita) que propenden ojala por la autofinanciacin total y la liberacin de recursos de la educacin para entregarlos al sector privado (ser pilo paga que transfiere el 90% a universidades privadas) o ampliar el aparato de seguridad o mantener la clientelizacion del poder, que degenera en corrupcin.

El sistema de poder conduce a esta y todas las administraciones a centrar sus anlisis no en los estudiantes, ni las familias (que son las que realmente deberan estar en el debate) si no en el equilibrio presupuestal, en la sostenibilidad financiera que no es lo mismo que estabilidad financiera, porque esta tambin se obtiene con la gratuidad- en la que se detiene el estudio contratado con una firma consultora, que no refleja el espritu de la universidad pblica y que antepone sus criterios de anlisis tcnicos, a veces carentes del contexto en un departamento empobrecido (que ante un faltante de 411 millones en 1982 se moviliz para salvar su universidad del pueblo, recibiendo la bendicin del arzobispo despidiendo la marcha de las Malvinas. La decisin que apruebe el consejo superior, provocara consecuencias polticas, que tendrn un elevado costo poltico para la administracin y comprometer al consejo superior, quienes sin lugar a dudas sealar que no fue su decisin si no la de un magistrado y l ser convertido entonces en el chivo expiatorio responsable de lo que pase, porque lo que ocurra beneficiar a unos y perjudicar a otros y como todo adelanto cientfico nuclear, en un lugar producir energa y jubilo y en otro destruccin y caos.

El riesgo de la des financiacin es latente y el estado adeuda 14 billones a las universidades publicas, y no resulta cmodo que la UPTC quiera evitarla metindose en los bolsillos de los padres de familia, ni eliminando cargos, ni reduciendo gastos, ni sentenciando que bajar su cobertura actual y menos aun tratando de crear nuevos productos para seguir vendiendo. As como es latente el riesgo lo es tambin la innumerable oferta de posibilidades de que no ocurra, depender de lo que la universidad (sus estamentos, no solo sus directivos) decida democrticamente que camino andar.

P.D. 1. Quiz pueda pensarse que el estudio por no estar completo, por carecer de metodologa para posgrados y otros, no puede aprobarse, muchos respiraran profundo y pausado otra vez. 2. La sentencia seala una Metodologa de cobro de matriculas para todos los programas acadmicos que oferta la universidad y estos son de pregrado (presencial, distancia, virtual) y posgrados (especializaciones, maestras y doctorados), pero adems los hay en convenio. 3. Curiosa conclusin sac el consultor en la sesin del 28 de nov, quien despus de or las mltiples carencias, omisiones e imprecisiones dijo que el 80% ya estaba de acuerdo con la propuesta. Lo mismo ocurre con la necesidad de aprobar una formula, que por hacerla como tarea quedar mal hecha. 4. Estn servida la siguiente demanda del articulo 071 del 5% para investigacin; 3% para bienestar; 1% para extensin, sin inclusin de becas, subsidios y otros. Pero ese no puede ser el camino, la autonoma es un derecho fundamental que se construye a diario en colectivo.


Fuente original: http://www.periodicoeldiario.com/2017/12/04/una-tarea-preventiva-pero-mal-hecha-sobre-el-costo-de-matriculas-en-uptc/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter