Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2017

Ser Kurdistn el escenario de una nueva guerra?

Francesc Casad
Rebelin


"Ms del 98 por ciento del territorio est bajo el control de las tropas gubernamentales de Siria", ha afirmado el presidente Putin en un reciente encuentro. El Califato del Estado Islmico, actor clave en la regin, es ya prcticamente inexistente y sobre el terreno se consolida un conflicto que se ha venido desarrollando a tres bandas entre el ejrcito sirio apoyado por la aviacin rusa, las fuerzas islamistas moderadas afines a Turqua y las milicias kurdas armadas por EEUU.

Durante este ao se han creado en Siria cuatro zonas de pacificacin ubicadas de sur a norte e implementadas por las fuerzas del gobierno de Bashar al Assad y la oposicin moderada. El acuerdo sobre estas reas fue firmado en Astana por representantes de Rusia, Irn y Turqua. Hasta ahora se ha iniciado un periodo de tregua en tres de las zonas: al sur junto a la frontera con Israel, en las inmediaciones de la capital Damasco y en la ciudad de Homs. La cuarta debera incluir la nortea provincia de Idlib donde los principales centros urbanos todava estn bajo control de Al Nusra, filial de Al Qaeda, y son bombardeados por la aviacin rusa. Sin la conquista de su capital no se puede dar por finalizada la guerra contra todos las organizaciones radicales.

Los esfuerzos para alcanzar un acuerdo en la coordinacin de esta operacin en Idlib por parte de Rusia y Turqua parece cada da que pasa ms factible pero el desplazamiento de las tropas turcas en territorio sirio, prximo a la frontera, est siendo considerado por el gobierno de Damasco una agresin flagrante y crece el temor que el pas otomano intente anexionarse ms territorios en la vecina provincia de Alepo. Un argumento similar esgrimen los kurdos que acusan al presidente Erdogan de intentar impedir con su presencia la unificacin de la totalidad del territorio controlado por ellos y que significara la proclamacin de su autogobierno. La defensa de la autonoma del Kurdistn es de vital importancia para el ejrcito estadounidense ya que no cuenta con el aval del ejecutivo sirio ni del del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para continuar desplegado en la regin despus de la derrota del Daesh.

Fue a partir de la batalla de Kobane, en 2015, cuando se forj la "alianza estratgica" entre la guerrilla kurdo-siria y EEUU. Un ao despus el Partido de la Unin Democrtica (PYD), organizacin de inspiracin troskista, proclam la Federacin del Norte de Siria, tambin conocida como Rojava. El autogobierno liderado por el PYD nunca ha sido aceptado por Damasco, pero s por Washington a pesar de las diferencias ideolgicas.

Algo similar sucede en el Kurdistn iraqu, presidido por el conservador Masud Barzani, lder del Partido Democratico (PDK) y socio de confianza para EEUU. Barzani supo sacar provecho de la causa independentista tras la derrota de Sadam Hussein y en el caos posterior provocado por ISIS orden a sus peshmergas tomar el control de la importante urbe de Kirkuk. El salto definitivo a la independencia lo deba realizar en septiembre a travs de un referndum que gan por amplia mayora pero las recientes alianzas entre Irak, Irn y Turqua dieron al traste con el plebiscito. Las autoridades iraques decidieron reconquistar la ciudad de Kirkuk, perdida en 2014, con el beneplcito de la Casa Blanca que ya haba rechazado la consulta asumiendo la derrota militar de su socio.

Pero el foco del conflicto est en la estratgica Abu Kamal, la ltima gran ciudad bajo control del EI y liberada recientemente por las tropas del presidente Bashar al Assad. El ejrcito sirio se desplaz por el valle del ufrates hasta la frontera con Irak donde recibi el apoyo de las milicias iraqes aproximndose desde el sur. Una carrera paralela se desarroll en la otra orilla del ufrates con los kurdos de las Fuerzas Democrticas Sirias, apoyadas por EEUU, intentando infructuosamente la conquista de la ciudad. La coalicin internacional realiz un rpido avance de un centenar de kilmetros por territorio controlado por los terroristas sin encontrar, sorprendentemente, oposicin. Con la toma de Abu Kamal se garantiza el paso de ayuda iran a Siria desde Irak y se abre un corredor chi hasta el Mediterrneo. Para el PYD significa la anexin de los yacimientos de petroleo al este del valle, alejados del Kurdistn, sumando ms del 70% de las reservas de hidrocarburos del pas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter