Portada :: Amrica Latina y Caribe :: La esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2017

Paraguay
Las internas coloradas definirn el futuro del pas

Bernardo Coronel
Rebelin


El partido colorado sigue siendo un partido hegemnico as como lo fue en tiempos del estronato, de donde hered esta fisonoma esencial de su poder. Su hegemona se basa en la unidad interna, y si eventualmente se rompiera probablemente quede relegado del poder en el 2018.

A mediados de los 90 la mayor amenaza para la unidad colorada represent Lino Oviedo, el lder neofascista que logr convocar en torno a su figura la ideologa conservadora de las bases coloradas, desplazando a la vieja oligarqua representada por Luis Mara Argaa. La divisin se profundizaba y ante el peligro inminente de perder las elecciones, Argaa, histrico lder partidario, tuvo que someterse a una alianza para conservar la unidad partidaria.

Imposibilitado por la justicia a candidatarse, Oviedo design a Cubas Grau en su reemplazo, y Argaa acept la candidatura a la vicepresidencia. En aquellas elecciones de 1998 la dupla colorada arras con el 53,8 % de los votos, la unidad colorada haba mostrado su eficacia. La alianza opositora PLRA-PEN qued con el 42,6%. Los datos demostraban que si el coloradismo se una ganaba las elecciones y una coalicin opositora no le afectaba.

En el 2003 el coloradismo qued fraccionado por el ala oviedista que candidat a Snchez Guffanti de forma autnoma. Guffanti sum el 13, 2% de votos. La oposicin que se present dividida alcanz 45,5% de los votos; el liberalismo con 23,8% y Patria Querida 21,7%. Sin embargo, con solo el 37,2% de votos triunf Duarte Frutos. La oposicin super al coloradismo en 8,2 %, pero perdi las elecciones.

En el 2008 nuevamente la unidad colorada se resquebraj como consecuencia de unas duras internas partidarias. La oposicin se uni en torno a Fernando Lugo y el dividido partido colorado tuvo que abandonar el poder despus de 61 aos.

En el 2013 la candidatura de Lino Oviedo por el UNACE pona en peligro nuevamente la unidad colorada y no haba ms remedio que neutralizarlo. Dos meses antes de las elecciones Oviedo muere en extraas circunstancias en un accidente de aviacin, quedando eficazmente neutralizado. El oviedismo se esfum y sus simpatizantes retornaron al viejo partido que recuperaba su unidad. Esas elecciones del 2013 fueron ganadas por Horacio Cartes gracias a la unidad colorada y gracias a la muerte de Lino Oviedo.

Los colorados y el sndrome de Lugo

Mario Abdo Bentez est explotando con habilidad el descontento de las bases coloradas. Hoy encabeza las encuestas y su triunfo parece irreversible. A Cartes le queda muy poco margen de maniobra, el mismo partido que lo encumbr ahora amenaza con enviarlo al vertedero de la historia. Es la maldicin colorada, sin dudas. Este incmodo escenario est cargado de malos presagios; le estn vedando su sueo de perpetuarse en el poder. Aceptar su derrota o pactar una alianza con Abdo Bentez son las salidas posibles. La primera opcin sera una catstrofe, significara su muerte poltica. No obstante, tiene una leve ventaja, los colorados aprendieron en el 2008 que divididos pierden las elecciones. No nos olvidemos de aquel refrn que dice que el gato slo una vez mete la mano en el fuego. Todo podr ocurrir en las internas coloradas, menos una divisin. Los colorados saben ms por viejo que por zorro, y aprendieron el dolor que causa la divisin. Son iguales que el gato, slo una vez metern la mano en el fuego.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter