Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2017

La judicializacin de la poltica pone en tela de juicio la madurez de la democracia espaola

Javier Cortines
Rebelin


El juez Pablo Llarena ratific hoy la condena de prisin para el expresident Oriol Junqueras, el ex consejero del Interior Joaquim Forn y los dos Jordis (lderes de la ANC y Omnium) lo que pone de manifiesto la judializacin de la poltica espaola y la falta de madurez de la democracia espaola.

Poco despus de conocerse el dictamen de Llarena, que dej en libertad condicional bajo fianza de 100.000 euros a seis exconsellers, el juez belga que instruye el caso de Puigdemont y los cuatro miembros del Govern que le acompaan en el exilio belga, pospuso hasta el 14 de diciembre su decisin sobre la orden de extradicin emitida por la jueza Carme Lamela el pasado 3 de noviembre.

La defensa de Puigdemont y de los ex consellers Antoni Comn, Clara Ponsati, Llus Puig y Merixell Serret, aleg durante la vista del juicio de esta maana -que se prolong durante casi cuatro horas- que sus clientes no tienen garantas de un juicio justo en Espaa donde, remach, flaquean los Derechos Humanos.

Todos los implicados en la Declaracin Unilateral de Independencia (DUI) del pasado 27 de octubre fueron encarcelados por sus actividades polticas (legales en Catalua e ilegales en el resto del territorio espaol) por lo que el conflicto entre ambas partes debi tener una solucin poltica (en el peor de los casos sanciones polticas). Dejar el caso en manos de los jueces podra interpretarse como el resultado de un grave dficit democrtico.

El hecho de que Pablo Llarena haya convertido a Oriol Junqueras en un Nelson Mandela a la catalana y a Joaqum Forn y a los Jordis en vctimas polticas, podra dar un vuelco a los resultados previstos en la consulta electoral del 21-D, y, en contra de los que dicen las encuestas, favorecer el voto de los independentistas.

Oriol Junqueras, que parece decidido a no tirar la toalla, (esta medianoche arranca la campaa electoral) sin duda influir desde la crcel, mucho ms que estando en libertad, en lo que Puigdemont ha llamado la segunda vuelta del referendo independentista.

Se espera que a partir de hoy se sucedan en Catalua las manifestaciones anti-espaolas pidiendo la libertad de los encarcelados, sin cuya presencia la consulta impuesta por Rajoy estar coja y dara motivos a los independentistas para tacharla de farsa.

Tras conocerse el veredicto de hoy, Joan Tarda (ERC) declar que se trata de una venganza poltica contra Catalua. En trminos parecidos se expres Marta Rovira, secretaria general de ERC, quien consider un castigo poltico a Catalua la decisin del magistrado.

La defensa de los cuatro encarcelados recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo para intentar que los presos polticos queden en libertad antes de la cita electoral.

Y vuelve a cantar Quiquiriqu el Nobel Gallo Beneventano para pedir que lo poltico y judicial no entren continuamente en colisin y que los que los mdicos den vitaminas a la raqutica democracia que heredamos de los Tiempos de Guerra.

Blog del autor: http://www.nilo-homerico.es/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter