Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2017

Jerusaln como smbolo del fracaso europeo

Eugenio Garca Gascn
Pblico

La declaracin de Donald Trump sobre Jerusaln es un nuevo clavo en el atad palestino. Estados Unidos se aparta de la diplomacia consensuada de los ltimos aos con una decisin que va a alimentar la inestabilidad en la regin, y que con toda seguridad va a trasladar esa inestabilidad a Europa.


Cuando el primer ministro de Israel David Ben Gurion quiso trasladar la capital de Israel desde Tel Aviv a Jerusaln en 1949, es decir un ao despus de la creacin del estado judo, varios miembros de su gobierno le dijeron que era una provocacin, especialmente una provocacin dirigida contra los de Estados Unidos.

Sesenta y ocho aos despus, Donald Trump ha decidido dar un carpetazo al consenso internacional y declarar Jerusaln como capital de Israel. Eso no significa que vaya a trasladar la embajada de Tel Aviv inmediatamente, pero despeja el camino para una decisin ulterior en ese sentido del propio Trump o de alguno de los futuros inquilinos de la Casa Blanca.

Ha habido unas cuantas protestas en las ltimas horas. Destacaremos las de Francia, el Reino Unido y Alemania, aunque se trata de dos de los pases que ms han hecho para que se llegue a la actual situacin, en la que un estado palestino en el 22 por ciento de la Palestina histrica parece ms imposible de concretar que nunca.

Francia, el Reino Unido y Alemania, con su ciega ayuda a Israel y a la ocupacin, algo que no es nuevo, que no es una cosa de meses, sino que prcticamente arranca con la misma creacin de Israel, han contribuido como ningn otro pas, descontando Estados Unidos, a impulsar la poltica exterior de otro pas, Israel, obrando en contra de los intereses de Europa.

En los prximos das, Benjamn Netanyahu viajar a Bruselas invitado por la UE, y hablar delante de los mismos representantes europeos que en su inmensa mayora son quienes han apoyado a los lderes de Francia, el Reino Unido y Alemania para consolidar la ocupacin de los territorios palestinos ocupados en la guerra de 1967.

 

Palestinos queman las banderas de Israel y EEUU en Gaza. REUTERS/Mohammed Salem

El conflicto entre Israel y los palestinos ha sido durante muchos aos el que ms claramente ha mostrado las incongruencias de la Unin Europea. La pasividad de sus lderes y la dejadez de funciones de sus sucesivos representantes han sido decisivas. Ahora es el turno de Federica Mogherini pero sera injusto echarle a ella todas las culpas de un problema que viene de mucho atrs y que ejemplifica como ningn otro las carencias de la Unin.

Un funcionario palestino dijo este mircoles a Pblico que sera una buena cosa que la Unin Europea aprovechara la ocasin para sacar a Palestina de la rbita americana. Sera algo muy positivo, ha recalcado. No obstante es imposible pensar que la Unin Europea sea capaz de articular una poltica exterior positivapara sus intereses, ni en lo relativo al conflicto palestino, ni en lo relativo al conjunto de Oriente Prximo.

Francia o el Reino Unido estn ms interesadas en vender armas a porrillo a los pases de la regin que en dibujar una poltica comn europea. Pars piensa que es mejor tener ocupados a unos miles de trabajadores que combatir la injusticia y el radicalismo que se genera en Oriente Prximo y que Israel es el primer pas en impulsar.

La incoherencia europea choca con la coherencia de Netanyahu, quien desde hace aos lleva una poltica claramente dirigida a expandir las colonias judas en los territorios ocupados y a aislar las poblaciones palestinas aplicando un apartheidque muchos sudafricanos que vienen de visita dicen que es peor que el que hubo en su pas.

 

Embajada de EEUU en Tel Aviv. REUTERS/Amir Cohen

Ms all de los incidentes que puedan producirse a corto plazo, estn los incidentes recurrentes que se producirn en Europa como consecuencia de la decisin de Trump y de la pasividad europea. La cuestin palestina, la injustica atroz que se practica desde hace 70 aos contra los palestinos, suscita innumerables problemas que trascienden ms all de Oriente Prximo. Todo el mundo lo sabe pero nadie mueve un dedo para remediarlo.

Si los europeos tuvieran un mnimo inters en que haya justicia en el mundo hace muchos aos que habran adoptado algunas medidas coercitivas para resolver el conflicto. No lo han hecho debido a su corta perspectiva y al apego a la comodidad de no hacer nada a pesar que por ello se est pagando un elevado precio.