Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-12-2017

Ensayo sobre la nulidad en Bolivia

Paco Gmez Nadal
El Salto

Las elecciones judiciales en Bolivia se saldan con un alucinante triunfo del voto nulo (51,35%). La oposicin y el descontento con las arbitrariedades de Evo Morales deslegitiman el proceso.


El voto nulo en las elecciones judiciales no ha sido un simple voto; las papeletas de los y las votantes expresaban rabia, burla, grito, deseo de manifestarse, indignacin, ingenio, prdida de respeto e iniciativa propia. Eso convierte al voto nulo en algo ms que una cifra, lo convierte en un sentimiento y en una postura poltica que dice basta! Un dato poltico sin propietario y sin aglutinamiento, la nica confluencia es un gran basta, un basta que abre el postevismo. Ese es el balance que haca este mircoles 6 de diciembre la anarcofeminista boliviana Mara Galindo tras el triunfo an en ciernes en ese momento- del voto nulo en las elecciones judiciales celebradas el domingo anterior.

Y es que los resultados son propios de la imaginacin de Jos Saramago. No se trata de la abstencin rebelde de Ensayo sobre la lucidez. Entre otras cosas porque el voto es obligatorio en el Estado Plurinacional de Bolivia y no ir a las urnas supone una multa (25% del salario mnimo) y el impedimento de hacer determinados trmites pblicos. As que el 3 de diciembre asisti a votar el 84,21% del censo electoral, casi 5,5 millones de ciudadanas y ciudadanos. Pero de ellos, slo el 35,02% de los votos son vlidos y con esas 1,9 millones de papeletas se ha elegido a los titulares del Tribunal Constitucional Plurinacional, del Tribunal Supremo de Justicia o del Tribunal Agroalimentario, entre otros. La legitimidad de los nuevos cargos es ridcula. 2.784.138 personas optaron por el voto nulo (51,35% del total) y otras 739,242 dejaron su voto en blanco (13,63%). Es decir, el 65% de los votos fueron de castigo y quiz, como recuerda Galindo, es que hay un hartazgo acumulado con la manipulacin que, desde el poder, se hace de la institucionalidad.

Es cierto que amplios sectores de la oposicin poltica a Evo Morales y al MAS haban llamado a votar nulo, pero tambin lo hicieron muchos movimientos sociales cansados del hegemonismo poltico. Hay mucha rabia acumulada, incluso con el propio sistema de elecciones judiciales porque tiene trampa. Si bien los jueces ya no son elegidos por los diputados, sino en elecciones democrticas, lo que se olvida contar es que son los diputados los que postulan a los candidatos que, adems, no pueden hacer campaa.

Pero esa rabia se multiplic pocos das antes de la votacin cuando el 28 de noviembre el tribunal Constitucional ignor los resultados de un referndum para permitir al presidente reelegirse de nuevo (van tres ya tres reelecciones) celebrado el ao pasado en el que Evo perdi. Ahora, el Constitucional hizo una extraa interpretacin de la ley y habilit a todos los cargos pblicos, incluido Morales, a repostularse en las elecciones de 2019 y 2020.

Retomo la voz de Mara Galindo porque me parece una de las voces ms independientes y directas en Bolivia. Ella hace un llamado en estos das a construir el posevismo porque Evo ya no es el indgena en el gobierno, porque no es un gobierno indgena, ha dejado de ser el pueblo en el poder, porque ya no es un gobierno que represente los intereses populares, ha dejado de ser una revolucin democrtica porque el MAS ya no tiene ni siquiera una vocacin democrtica. Y el riesgo el que el posevismo equivalga a entregar el Gobierno a una derecha troglodita como la boliviana la que representa, por ejemplo, el senador Murillo, de Unidad Nacional, que en el debate sobre la ampliacin de la ley del aborto, invit a las mujeres que han impulsado el cambio legal a suicidarse: Mtense las mujeres que dicen que quieren hacer lo que les da la gana con su cuerpo () Suicdense () sean pues responsables-. Por eso, Galindo recuerda: El MAS te quita tu voto o se re de l. La derecha te quita tu voto tambin.

La nica solucin es regresar a la Constitucin, ratificada en referndum en 2009. La Constitucin que el Tribunal Constitucional considera que no puede primar ante el derecho humano de ser candidato. Por eso Evo Morales, ignorando el resultado del referndum de 2016, podr presentarse para buscar un cuarto mandato a finales de 2019. Nunca he soado con ser dirigente, menos presidente. (Prefiero) volver a mi chaco, con mi gente, a trabajar, eso quiero. () Pero siento una obligacin. Una presin. Un destino a seguir siendo presidente, explicaba Evo en una reciente entrevista con la BBC. El personalismo est instalado en el Gobierno de Bolivia que interpreta estas elecciones judiciales como un xito del pueblo y un fracaso de la oposicin ya que, segn Evo Morales, la derecha quera lograr un 70% de votos nulos. Slo! han supuesto el 51,35%.

El proceso poltico de Bolivia, que comenz en 2005, no puede depender de Evo, de lvaro Garca Linera o de la nueva casta de poder que se ha generado en el pas. Los choques con movimientos indgenas, con el movimiento de mujeres, con cualquiera que contradiga las polticas extractivistas del Ejecutivo son permanentes y el atrincheramiento del primer presidente indgena de Latinoamrica no ayuda a salvaguardar los xitos.

Bolivia es ahora plurinacional, los pueblos indgenas tienen un peso poltico inimaginable hace 25 aos, la justicia indgena es ahora reconocida, hay experiencias de economa alternativa interesantes aunque marginales, pero Morales y Garca Linera son vctimas del mosquito del poder: ese que cuando te pica te aleja de tu gente y de tus sueos, de tu origen y de tus compromisos. Evo nos convenci hace aos que haba que mandar obedeciendo pero para eso es imprescindible escuchar y cuando la sordera del poder es tan grave no parece que haya mucho que hacer. Esa sordera lleva aos manifestndose.

Ya hace un par de aos, la brillante Silvia Rivera Cusicanqui adverta que quedaba poco del proceso emancipatorio que comenz en 2005: Todo esto se ha revertido en un proceso brutal de expropiacin de la voluntad colectiva, de exacerbacin desarrollista, extractivista y de sustitucin de la voluntad comn por nuevas formas de representacin que son ajenas a la dinmica comunitaria que acompa los procesos. Estas nuevas formas de sociedad han sido sustituidas por formas prebendales y de corrupcin que nos han dejado boquiabiertos por la distancia que hay entre los dichos y los hechos.

Cuestionar a Evo y a su lite no es bombardear el proceso boliviano, sino salvarlo. Los cambios los hacen los pueblos, no los mesas; y utilizar la democracia formal para perpetuarse en la sordera es desconocer el inmenso potencial de ese pueblo boliviano que en tantas batallas ha dejado sangre y energa a cambio de dignidad y resistencia acumulada. No hay salida fcil lo nico que habra que evitar es que la rabia alimentada por Evo no entregue el pas a la rancia derecha colonial.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/descentradas/ensayo-sobre-la-nulidad-en-bolivia


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter