Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2017

Solidaridad, as, no

Ramn Reig
Rebelin


Me molestan esas personas presuntamente solidarias que, aprovechndose de mis emociones, me paran por la calle a pedirme que sea bueno con el prjimo como se supone que lo son ellas. Mis principios personales e intransferibles- me impiden ser solidario, soy muy antiguo, no confundo caridad con solidaridad y sigo apostando por la justicia y la transgresin all donde haga falta. "Si le doy de comer a los pobres, me dicen que soy un santo. Pero si pregunto por qu los pobres pasan hambre y estn tan mal, me dicen que soy un comunista.", afirmaba el obispo brasileo Hlder Cmara. Mi concepcin del mundo ha fracasado, por tanto, yo me retiro a trabajar y a pensar y que los que han triunfado y sostienen que poseen la verdad, resuelvan los problemas, empezando por el de la justicia. Han logrado que la gente confunda derechos con caridad y as han escurrido el bulto. Jugada maestra. Dale un cacharrito digital a alguien, aprovchate de su innato egosmo, qutale la Historia y la Filosofa de su vida y hars con l lo que te d la gana.

No puedo ser dbil en un mundo tan agresivo como ste, he de defenderme de l y he de defender a quienes confan en m. Uno pierde fuerza cuando compadece, afirmaba mi maestro, Friedrich Nietzsche. Quienes deberan defenderme andan por ah como pollos sin cabeza: Izquierda Hundida, Unidos Tampoco Podemos. Estamos solos, hay que empezar de nuevo, los malos no eran los malos ni los buenos, los buenos; los malos no son tan malos y los buenos no son tan buenos. La alternativa de Marx ha muerto. Marx, no.

Los tericos de la Ilustracin del XVIII y los del liberalismo del XIX me abrieron tambin los ojos, ellos justificaban la violencia contra el antiguo rgimen que obstaculizaba el avance del mercado. Los polticos elegidos democrticamente en la actualidad, me ensean el camino: hay que ir a la raz de los problemas, nada de paos calientes como esa solidaridad que me piden. Si nos estorba un rgimen lo aislamos y lo sancionamos por el bien del pueblo porque como hay que salvar al pueblo se le castiga con tal de que caigan los tiranos que lo esclavizan. En Espaa, da igual que un dinerito adicional a final de mes les venga bien a los millones de parados y menesterosos que hay, lo importante es cumplir con la UE y no aumentar el dficit. Eso es lo que me ensean los que han ganado en la Historia, de manera que no me pidis ms solidaridad ni limosnas porque ni antes me engaaban ni ahora me van a engaar, soy ms viejo y ms sabio.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter