Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2017

Posicin del Centro Palestino de DDHH de Gaza ante la declaracin estadounidense sobre Jerusaln
Esta decisin es un llamamiento a imponer la ley de la selva adems de despreciar el derecho internacional y el papel de la ONU"

PCHR


En un peligroso precedente que viola el derecho internacional, el mircoles 6 de diciembre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha declarado que Jerusaln es la capital de Israel y ha firmado la orden para que la embajada de EEUU se traslade a esa ciudad. El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR) condena las irresponsables declaraciones del presidente estadounidense y subraya que el estatuto legal de Jerusaln, en tanto que parte integrante del territorio palestino ocupado (TPO), est regulado en el derecho internacional de acuerdo con las resoluciones adoptadas por la ONU y la Corte Internacional de Justicia (CIJ), y as lo reconoce una inmensa mayora de los Estados del mundo. 154 Estados votaron a favor de reconocer el Estado de Palestina en el territorio ocupado en 1967, incluida Jerusaln.

Para el PCHR la declaracin significa que el presidente de EEUU se otorgar el derecho de conceder un reconocimiento a favor de un Estado al que no le corresponde, en un gesto que repite la historia y representa una nueva Declaracin Balfour justo cuando se cumple el centenario de la primera, aunque esta vez con firma estadounidense. El PCHR subraya que el derecho palestino a Jerusaln emana de una legislacin internacional que no puede modificarse va declaraciones o medidas polticas, y aade que la declaracin sentencia a su emisor por infringir la legislacin internacional en lo que constituye una gran vergenza para el mundo libre.

El PCHR destaca que la declaracin de Trump viola explcitamente el derecho internacional, las Resoluciones del Consejo de Seguridad y los Convenios de Ginebra, y constituye adems, dos delitos. El primero,un crimen de agresin contra el Estado palestino ya que la declaracin respalda y defiende la anexin de territorios por medio de la fuerza. El segundo, un crimen de guerra ya que la declaracin implica complicidad con la actividad del asentamiento de Israel en Cisjordania, incluida Jerusaln.

Rayi Surani, abogado y director del PCHR, ha declarado que esta decisin es un llamamiento explcito a imponer la ley de la selva y la poltica de facto adems de despreciar absolutamente el derecho internacional y el papel de la ONU. [] Asimismo, la declaracin otorga legitimidad poltica a los crmenes israeles y perjudica el pasado, el presente y el futuro del pueblo palestino.

Este acontecimiento es el resultado de una poltica sistemtica por parte de la administracin estadounidense que niega el derecho de los palestinos a la autodeterminacin e intenta acabar con la causa palestina. Una poltica que se expres primero respaldando explcitamente la expansin de los asentamientos en mltiples foros, silencindola despus deliberadamente para no tener que condenarla o manifestando abiertamente que los asentamientos pertenecen a Israel negando as que formen parte del TPO. A ello hay que unir las enormes presiones ejercidas por EEUU ante los organismos de Naciones Unidas, la Corte Penal Internacional (CPI) y la direccin palestina para evitar que los palestinos recurran a la justicia internacional. Esa fue la posicin expresada por la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, cuando declar que se ha acabado el atacar a Israel en la ONU. Con esta agresin conta el territorio palestino, la administracin de EEUU pone fin a las iniciativas de paz y a la solucin de dos Estados.

Hay que recordar que 13 Estados tenan embajadas en Jerusaln hasta la dcada de 1970 sin que ello supusiera su reconocimiento de Jerusaln como capital de Israel. Sin embargo, EEUU no formaba parte de esos Estados, ya que solo dispona de un Consulado en Jerusaln dependiente de la Embajada de estadounidense ubicada en Tel Aviv. Esos 13 Estados trasladaron sus embajadas desde Jerusaln a otras ciudades de Israel cuando el Consejo de Seguridad emiti las Resoluciones 476 y 478, que condenan el intento de anexin de Jerusaln por parte de Israel.

Merece la pena mencionar que el Congreso de EEUU reconoci Jerusaln como capital de Israel en 1995, y que en aquel momento el presidente estadounidense recomend en su decisin emitir una declaracin oficial para trasladar la Embajada a Jerusaln. Desde entonces, todos los presidentes estadounidenses han venido retrasando el traslado de la embajada hasta que esta semana el presidente Trump se ha atrevido a emitir dicha declaracin en violacin del derecho internacional e ignorando la paz internacional y el peligro al que expone a muchos inocentes, pues su decisin provocar sentimientos de rechazo en millones de musulmanes y cristianos de todo el mundo.

Violacin explcita de las resoluciones de la ONU

El Consejo de Seguridad ha emitido 12 resoluciones que subrayan que Jerusaln es un territorio ocupado por las autoridades israeles. Ocho de ellas estipulan que todas las medidas y cambios del estatuto legal de la ciudad son ilegales y que las fuerzas israeles deben retirarse de la ciudad. Las otras cuatro resoluciones exigen a Israel que se retire de los territorios ocupados en 1967, incluida Jerusaln. La primera de las resoluciones fue la 242 del Consejo de Seguridad.

Entre las resoluciones que afectan directamente a Jerusaln, la Resolucin 476 del Consejo de Seguridad, de 1980, insta a Israel a retirarse del territorio ocupado, incluida Jerusaln, y hace hincapi en que cualquier cambio en el estado y el carcter de Jerusaln carece de validez legal.

En el mismo ao, se aprob la Resolucin 478 que condena la Ley Bsica de Israel en la que se declara a Jerusaln como la capital completa y unida de Israel, lo que constituye una violacin del derecho internacional y no afecta a lo estipulado por la Convencin de Ginebra sobre la ciudad en tanto que territorio ocupado. La Resolucin tambin condena todas las medidas legislativas y administrativas y declara que las acciones adoptadas por Israel que han alterado o pretenden alterar el carcter y el estatuto de Jerusaln son nulas y deben cancelarse inmediatamente.

La Resolucin 2334 de 2016, una de las ms recientes y ms destacadas en la condena del asentamiento de Israel en el TPO, incluida Jerusaln, establece que dicha actividad constituye una violacin flagrante del derecho internacional y no tiene validez legal adems de socavar el proceso de paz y la solucin de dos Estados. Asimismo, la resolucin hace un llamamiento a todos los Estados para que en la realizacin de sus tratados, distingan entre el territorio del Estado de Israel y los territorios ocupados desde 1967. Cabe destacar que esta Resolucin fue aprobada por los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU con una votacin de 14-0 con la abstencin de EEUU. Dicha Resolucin es la quinta de su tipo que afirma y condena la comisin de Israel del delito de actividad de asentamiento.

En su opinin consultiva sobre el Muro de anexin en 2004, la CIJ afirm que la Franja de Gaza y Cisjordania, incluida Jerusaln, son territorios ocupados de conformidad con el derecho internacional. Sobre esta base, la resolucin de la CIJ declar que el muro no tiene validez legal ya que fracciona secciones del territorio palestino.

La Asamblea General de la ONU tambin ha adoptado muchas resoluciones que afirman que Israel no tiene derecho a Jerusaln por ser una potencia ocupante. La primera de estas resoluciones fue la Resolucin 303 de 1949, que condena la declaracin de Israel de Jerusaln como su capital.

Tras la Guerra de los Seis Das en 1967 en la que Israel ocup parte de algunos pases rabes, incluida la Franja de Gaza y Cisjordania, la Asamblea General adopt la Resolucin 2253 que denuncia la aplicacin de la Ley israel en Jerusaln Oriental. Posteriormente se adopt la Resolucin 1536 en 1981 que establece que cualquier modificacin en el estatuto de Jerusaln es ilegal.

La UNESCO tambin ha emitido mltiples resoluciones relacionadas con el estatuto de Jerusaln as como con la mezquita de al Aqsa. La ltima, de 2016, reafirma que la mezquita de al Aqsa (Al Haram as Sharif) es una herencia islmica que incluye la Plaza Buraq (Muro Occidental) y que Israel no tiene derecho a ella. La Resolucin condena igualmente todos los cambios e intrusiones israeles en los sitios arqueolgicos all ubicados considerando que la mezquita al Aqsa es parte integral protegida del patrimonio de la Humanidad.

La declaracin estadounidense de Jerusaln como capital de Israel es una flagrante violacin del derecho internacional humanitario (DIH) y constituye una evidente complicidad en un crimen de agresin que amenaza directamente la paz y la seguridad internacionales. Esta declaracin es asimismo una provocacin contra los sentimientos religiosos de millones de musulmanes y cristianos de todo el mundo, no solo en Palestina, tal y como est dejando claro la reaccin internacional.

Este crimen de agresin viola la Carta de la ONU, que prohbe la anexin de territorios de terceros utilizando la fuerza, y la considera como una de las bases que permiten la intervencin del Consejo de Seguridad bajo el Captulo 7 de la Carta para restablecer la paz y la seguridad internacionales. Este delito est contemplado igualmente en el marco de la Jurisdiccin de la CPI, incluso aunque su trmino an no haya entrado en vigor.

El delito de actividad de asentamiento se considera un crimen de guerra codificado en el Artculo (49) de la Cuarta Convencin de Ginebra y en el Artculo (8), prrafo (8) del Estatuto de Roma de la CPI.

De acuerdo con ello, EEUU es cmplice de Israel en el delito de la actividad de asentamiento. Por lo tanto, la CPI tiene derecho a enjuiciar a los funcionarios estadounidenses responsables de esta declaracin, particularmente al presidente Trump. Cabe sealar que la CPI ha estado llevando a cabo investigaciones preliminares sobre la actividad de los asentamientos desde junio de 2014.

Destruccin del sistema global que protege a la humanidad

La decisin de EEUU ahonda la destruccin de la legislacin internacional y de la ONU, y sienta un peligroso precedente por el que un Estado miembro viola las resoluciones del Consejo de Seguridad y del derecho internacional.

En consecuencia, el presidente Trump est destruyendo las iniciativas que se pusieron en marcha tras el final de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de reemplazar el recurso a la fuerza por el recurso a la ley, y con las que el mundo ha recorrido un largo e importante camino. Este mundo que ha impedido el advenimiento de una Tercera Guerra Mundial lo ha hecho gracias a la ONU y a la promocin y el respeto del derecho internacional, incluido el Derecho Internacional Humanitario.

La Declaracin de EEUU, que viola todas la legislacin humanitaria internacional, y las polticas que respaldan, encubren y legitiman las violaciones israeles del derecho internacional en el TPO, plantean importantes cuestiones: sigue siendo eficaz la ONU como organismo para real para restaurar la paz y la seguridad internacionales?, con qu credibilidad cuenta el derecho internacional que protege la humanidad y los derechos de los pueblos?, los organismos internacionales que protegen a la humanidad, no se han vuelto completamente impotentes adems de un arma en manos de los Estados poderosos cuando los utilizan para intervenir en los asuntos de los estados dbiles?

Estados Unidos ya no es mediador en el proceso de paz sino que lo socava

EEUU siempre ha sido un mediador injusto y no comprometido con el derecho internacional en el proceso de paz para Oriente Prximo. Reiteradamente ha aducido, como en el discurso de esta semana, que el violar el derecho internacional y utilizar su poder del veto docenas de veces para evitar que el Consejo de Seguridad adopte cualquier decisin contra las violaciones israeles o siquiera una condena, sirve para proteger el proceso de paz.

Esta declaracin demuestra la vertiente ms desafiante de la administracin estadounidense y la falsedad de sus argumentaciones. Las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General relacionadas con Palestina siempre han confirmado que cualquier perjuicio contra el estatuto legal de Jerusaln o cualquier cambio en l socavara el proceso de paz y pondra en peligro la solucin de dos Estados. La declaracin del presidente estadounidense pone fin a toda posibilidad para el proceso de paz, para la solucin de dos Estados, adems de negar el derecho de los palestinos a la autodeterminacin.

El Secretario General de la ONU ha corroborado que la declaracin del presidente de EEUU apuntala el fin del proceso de paz y ha advertido que todo lo relacionado con las fronteras, en particular en lo que atae a Jerusaln, debe estar sujeto a la solucin que ambas partes deben alcanzar mediante la negociacin. A esta declaracin se suman las efectuadas por los presidentes de otros Estados que hacen hincapi en el mismo sentido.

El PCHR subraya que la causa palestina no formar parte del regateo poltico, y deja bien claro en que el derecho internacional y las resoluciones definen las fronteras del Estado palestino. El PCHR tambin enfatiza que cualquier negociacin debe limitarse a cmo aplicar lo estipulado en el derecho internacional de una manera que garantice la paz para todos.

Hacer frente al movimiento estadounidense

El PCHR hace un llamamiento a todos los palestinos y palestinas, a los Estados del mundo amantes de la paz, a las organizaciones internacionales y a todos y todas las activistas y personas libres del mundo para que unan sus fuerzas y confronten este delito:

1. El PCHR reclama a la CPI que acuse al presidente de Estados Unidos Trump en su causa relativa a los delitos por actividad de asentamiento e el TPO;

2. Los dirigentes palestinos deben recurrir al Consejo de Seguridad para que este organismo condene la declaracin del presidente Trump, exponga la posicin contraria de EEUU a la paz y exija el derecho del pueblo palestino a la libre determinacin;

3. Los dirigentes palestinos deben recurrir a la Asamblea General y trabajar con los Estados del mundo para activar el Mecanismo Especial de Unin por la Paz a fin de evitar el veto estadounidense en el Consejo de Seguridad y declarar la declaracin como nula e invlida, as como llevar a cabo los procedimientos necesarios para hacerle frente;

4. Los dirigentes palestinos deben convocar una reunin urgente con las Altas Partes Contratantes en los Convenios de Ginebra para que en declaracin condenen la posicin estadounidense y garantice la aplicacin de los Convenios de Ginebra en el TPO en 1967, incluida Jerusaln, as como para que opere a fin de obligar a Estados Unidos a cumplir dichos Convenios como miembro de las Altas Partes Contratantes que es;

5. Reclama a la Unin Europea que condene la decisin estadounidense por violar el derecho internacional y amenazar directamente la paz y la seguridad internacionales;

6. Reclama a la sociedad civil estadounidense y a los pueblos libres del mundo que se movilicen y presionen al presidente de EEUU para salvar la paz mundial y evitar al mundo una guerra religiosa promovida por los irresponsables comportamientos del presidente eTRUMP; y

7. Reclama a los Estados rabes y al mundo islmico que tomen medidas decisivas para obligar a la administracin del Presidente de EEUU a retirar la declaracin y anular la usurpacin de los lugares sagrados musulmanes y cristianos.
 

Fuente: http://www.pchrgaza.org

Centro Palestino de Derechos Humanos de Gaza

PCHR, 29 Omer El Mukhtar St., El Remal, PO Box 1328 Gaza, Gaza Strip.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter