Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2017

Qu tal se siente, Rafael Vicente?

Fernando Vega
Rebelin


Qu tal se siente Rafael Vicente? Volver al Ecuador despojado el poder, caminar por la calle con guardaespaldas, entre amantes y odiadores. Oigo que tus enemigos te cantan rata inmunda de dos patas; yo no llego a tanto. Puedo decirte que te entiendo porque yo tambin pas por esos tragos, gracias precisamente a ti, de alguna manera. Y digo esto porque no es justo hacer lea del rbol cado. Lejos de m patearte en el suelo, pero si dialogar sentados ambos en la vereda y a la vera del camino de la historia, yo porque pertenezco a una generacin de salida, tu porque te feriaste las oportunidad de tu vida para dejar un legado pulcro y duradero. Para que me entiendas voy a explicar mi itinerario antes de hacerte otras preguntas.

All por el 2006 yo era Vicario de Pastoral Social de la Arquidicesis de Cuenca y haba heredado algo del prestigio de Monseor Luis Alberto Luna, con quien trabaj 20 aos; por supuesto que tambin hered sus amigos y sus enemigos. Ilusionado, igual que t por hacer un Ecuador nuevo, me despoj del poder eclesistico para asumir la condicin de ciudadano y obrero de la Revolucin Ciudadana. A ti no te conoca, pero si a Alberto Acosta, compaero en la lucha por los derechos de los migrantes en la coalicin por las migraciones. Con l nos embarcamos, con ingenuidad, debo reconocerlo ahora, en el sueo de una patria diferente, para todos. Confiamos en ti.

Claro que dejar la peana de lo sagrado implic para m, algunas renuncias, entre ellas exponer mi vida privada a luz pblica, someterme al escrutinio severo que se suele hacer con las debilidades humanas de los curas. Sin embargo, tambin debo reconocerlo, que la propaganda de PAIS, de contar con un cura revolucionario afn a la teologa de la liberacin alag y compens esa vanidad y narcicismo que siempre nos acompaa de eso tu sabes bastante-. A la ola de tu popularidad aport la ma, y logramos poner en la Constituyente cinco asamblestas por el Azuay con la votacin record de todo el territorio nacional. El triunfo nos embargaba y nos embriagaba, reconocerlo es de varones.

Sin embargo, la popularidad del cura asamblesta dur poco los ocho meses de la Asamblea-. Pronto me di cuenta de algunas mentiras como esa de la asamblea de plenos poderes y pude percibir tu talante autoritario y antidemocrtico. Diferencias sobre el texto constitucional donde impusiste tu voluntad, como en el caso de la consulta previa a los pueblos y nacionalidades para imponer, como lo hiciste luego, el extractivismo y la minera; tu machismo patriarcal que puso coto, desde tu discurso inaugural en la Asamblea, a las aspiraciones de los derechos de las mujeres y otras cosas, me hicieron merecedor del calificativo que diste a quienes se atrevan a cuestionarte, ya entonces: infiltrados. Que les vaya bonito

Me jugu mi futuro en la Iglesia en la campaa por el S a la Constitucin. Aunque tena todo el derecho de quedarme en el congresillo, me trague mis sueos e intent volver a las trincheras pastorales. A consecuencia de ello ya era, en la boca de tu propaganda descalificadora el cura expulsado de la iglesia y cuando me opuse a la consulta del 2011 para meterle la mano en la justicia no olvides que fui presidente de la mesa de Justicia y Anticorrupcin y que el principio de la independencia de la justicia era un pilar fundamental de la nueva justicia que decamos querer construir- sufr la muerte civil que has aplicado a todo disidente. Resentido, malagradecido me decan muchos de tus fieles seguidores. Jams mi opinin volvi a escucharse en los medios pbicos Que los diga el Lasso de Palabra Suelta, si no es verdad-.

Debo decir que tienes un concepto lamentable de la lealtad. Para ti la lealtad es la del embudo, todo para ti, nada para la patria muy al contrario de la frase del viejo luchador al que invocabas-. A quienes utilizaste como peldaos para encaramarte en la monarqua de la majestad del poder, cuando ya no te eren funcionales los desechaste, los linchaste mediticamente, polticamente y jurdicamente no olvides que tu contralor Polit me sent junto a Isabel Robalino y otros octogenarios en el banquillo de los calumniadores, en cumplimiento de tus rdenes sabatinas-. Te deshiciste de quienes buscaban el bien mayor de la Patria para rodearte de aduladores sumisos y de pcaros interesados.

He pagado caro y he purgado mi responsabilidad de haberte apoyado en los inicios, pero me queda la paz de haber sido coherente con las aspiraciones de quienes defraudaste. Con la fe que me queda, ped a Dios, con todas mis fuerzas que no te presentaras a la reeleccin por la que tanto te empeaste, hasta lograr que la Asamblea borreguil te allanara el camino. La carta de tu padrino Francois Houtart, que en paz descanse, un hombre del cual no tenas por qu temer mala voluntad ni pudieras acusarle de pretender un golpe blando te dijo con todas sus letras: Rafael el proyecto no va ms, ni poltica ni econmicamente. Hiciste caso y te fuiste Blgica dejando hurfanos y hurfanas de liderazgo a las pames que te queran presidente para siempre.

Sabes muy bien que no te queras hacer cargo de esa cualquier pendejada a la que llaman Revolucin Ciudadana y la Dcada Ganada Lenn Moreno, palabras ms, palabras menos- porque ni lograste siquiera construir un movimiento de poltico de base y llevaste a la economa del Estado a la quiebra. Hoy todo lo bueno que pudiste haber hecho o no hiciste esta empaado por la corrupcin, la ineficiencia y el cinismo. Y entonces, como bien se interpret a si mismo Lenn Moreno, llamaste a otro tonto para que se hiciera cargo del muerto, con la condicin de que protegiera a los compaeritos, y para que su previsible fracaso alfombrara tu regreso para el 2021. Pero mira, el tontito te sali respondn y est empeado en que la amenaza de tu regreso no se cumpla. Eso de utilizar a las personas tarde o temprano pasa la factura.

Me suena la cancin Zamba para Olvidarte, de otras dcadas ms gloriosas, en boca de Mercedes Sosa: No s para qu volviste, si ya empezaba a olvidar que mal hace recordar no s si tu lo sabrs muchos lloraron cuando te fuiste para qu vamos a hablar de cosas que ya no existen no se para que volviste que pena me da saber que de ese amor ya no queda nada ya ves que es mejor no hablar solo una triste cancin da vueltas por mi guitarra. Ya ves que ninguna de tus patentes funciona, ni esa de prohibido olvidar. Pero ya que has vuelto y antes de que te vayas de nuevo quiero hacerte otra pregunta porque rob un poco de mi vida pero eso es de Perales-. Mejor son varias preguntas.

Qu tal se siente estar en el tico, solo y encadenado a las redes sociales, sin las sabatinas, sin el plpito donde pontificabas? Yo lo s, frente mi computadora y lejos de la parroquia. Qu tal se siente cuando tiene que ingresar al Ecuador como Vicente; razn tienen los que vislumbran en ti una crisis de identidad-; furtivamente, tener que dejar el aeropuerto por una puerta trasera; escuchar a unas decenas que te vitorean y a centenas que se desgaitan Fuera Correa Fuera. Con razn de remuerdes las muelas y no puedes ocultar ese rictus facial de dureza ptrea que fuiste tallando en los ltimos aos de tu despotismo e intolerancia. Qu tal la cosecha?

Qu tal se siente andar como ciudadano de a pi, mendigando una entrevista en la prensa corrupta porque ya nadie te para bola en los medios oficiales que tienen responden a otro seor? Qu tal es cuando te vacunan con la propia medicina que inventaste no hay mejor cua que la del mismo palo y con la misma lana del perro se cura la mordida dice el refranero popular- Qu tal es que te roben, o mejor que otros recojan el Movimiento PAIS del que te adueaste y que has abandonado y perdido por tu propia estulticia y tozudez? Qu tal es que te cierren las puertas de Esmeraldas para intentar tu famosa convencin nacional? con los que te siguen sin fiambre hay que reconocerles cierto valor ya que se han jugado todo por ti, a diferencia de todos los que te han abandonado-.

No s si te has dado cuenta que ahora tu eres la oposicin a la revolucin ciudadana oficial. No s si te has dado cuenta que ahora eres t el de los golpes blandos y el desestabilizador. No te das cuenta de que el pueblo sanduchero que antes llenaba la plaza para los cambios de guardia ahora aclama al nuevo seor de Carondelet que se mofa de tu museo tan amorosamente construido para perpetuar tu memoria. No te das cuenta de que el Pueblo te ha jubilado? -alguna vez t mismo lo dijiste que tras el domingo de Ramos viene la crucifixin Por qu olvidaste ese destello de sabidura!- Por qu olvidaste tan pronto tus propias palabras de que necesitabas descansar de los ecuatorianos y que los ecuatorianos necesitaban descansar de ti? Por qu carajo has venido a seguir jodiendo!!!

No s si te has dado cuenta que ahora tu encarnas el discurso de la oposicin ciega y perversa que antes condenabas en la vieja partidocracia. Ahora t, t denuncias que hay una dictadura, t dices que no hay independencia de poderes, t dices que no hay libertad de expresin, t dices que la justicia esta intervenida, t dices que la corrupcin se ha instalado en Carondelet, t, t, siempre t. Cara dura! Deja que el Ecuador se distienda, se desempalague de tu pretendida dulzura, deja que, por fin! los ecuatorianos intenten pensar sin ti, vivir sin ti; deja que intentemos ser ciudadanos; deja que intentemos construir democracia. Deja que surjan nuevos liderazgos polticos que no pueden crecer bajo tu sombra omnipotente. Parafraseando a tu colega el monarca espaol, Por qu no te callas!!!

Hace uno das, para terminar, a los casi 10 aos de haber iniciado ese sueo que ha terminado en pesadilla, unos reporteros de Televisin Pblica se me acercaron a entrevistarme. Les dije Qu bien, me siento resucitado, que existo!, -porque durante tu reinado toda disidencia o discrepancia fue sepultada en el cementerio del olvido-. Les dije que me senta rehabilitado de alguna manera, que volva a ser ciudadano de a pie, que lo que opinara podra ser de algn inters, que poda aportar algo. Por supuesto que dije que si ponemos en la balanza los bienes que hiciste y los males que causaste, los males pesan mucho ms y dije tambin que si los ciudadanos no nos sacudimos y participamos, con Moreno tendremos, otra vez, la revolucin ciudadana, parte dos. Mucho ruido y pocas nueces. Y dije que necesitaremos muchos aos de austeridad para salir de la quiebra poltica, econmica y moral que nos dej tu dcada desperdiciada. Como s que te gusta cantar. Disclpame si te hago otra pregunta! Ojala entiendas y aprendas, para que tu dolor no sea until!

Fernando Vega: Profesor (UDA) e investigador Universitario (Univ. de Cuenca). Ex-Asamblesta Constituyente 2008. Miembro de la Comisin Anticorrupcin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter