Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-12-2005

Notas para un discurso sobre la pobreza

Jorge Gmez Barata
Argenpress


Los clsicos de la economa, han explicado exhaustiva y convincentemente el origen de la riqueza de las naciones, ninguno ha tenido xito exponer los por qu de la pobreza. No ha sido por falta de talento, sino de prioridad.

La historia humana, tanto la escrita como la revelada por la arqueologa, la paleontologa y la antropologa, explica los procesos de evolucin orgnica, desarrollo social y progreso cultural que dieron lugar a cerca de doscientas naciones entre las que hay una docena inmensamente ricas, una veintena en lo que pudiera considerarse un nivel intermedio y el resto sumidas en la pobreza.

Ya sea que se asuma la versin del gnesis, con o sin los matices del llamado 'diseo inteligente' conocido tambin como creacionismo o la propuesta por Charles Darwin, la humanidad tiene un origen nico. Todo comenz en el mismo momento, en virtud de un proceso idntico y desde un centro.

Cmo se originaron entonces las enormes diferencias ahora existentes?

La creacin de riquezas no es un lujo que desde los tiempos remotos se dieron algunos pueblos, sino una necesidad de la supervivencia. Con todo y su perfeccin, excepto el aire y el agua, la naturaleza no otorg al ser humano ningn otro producto o sustancia vital que pudiera ser utilizada, racional y sistemticamente, en su estado natural. De ese hecho simple se deriva la ms importante de todas las categoras sociolgicas: el trabajo y el ms importante concepto tecnolgico: las herramientas.

Por medio del trabajo, con herramientas de su invencin, relacionndose entre si, los hombres transformaban la naturaleza, se transformaban as mismos y crecieron incesantemente a tal punto que en etapas muy tempranas surgieron grandes realizaciones culturales como el lenguaje, la escritura y el clculo, bases de la herencia cultural.

La produccin de bienes manufacturados y el desarrollo de la agricultura, estrechamente relacionadas con avances morfolgicos y anatmicos, permitieron el desarrollo de la produccin y la creacin de excedentes a los que, a partir de su valor de uso se atribuy un valor de cambio.

Es de suponer que en ese proceso, tal como ocurre ahora, unos individuos se destacaron ms que otros, surgieron la autoridad, los liderazgos y las jerarquas, la apropiacin de los frutos del trabajo ajeno y las clases sociales.

El origen de la riqueza no ofrece misterio alguno: proviene del trabajo. Ms difcil de explicar es la pobreza.

Obviamente, en esos procesos histricos, unos grupos humanos encontraron condiciones naturales ms propicias que otros para su desenvolvimiento, como es el caso de los pueblos que se establecieron en Europa que progresaron ms rpido que los situados en zonas tropicales.

El desenvolvimiento econmico de los pueblos europeos esta excelentemente explicado a partir de un esfuerzo autctono, condiciones ideales para la cooperacin que dieron lugar a lo que se llam la Acumulacin Originaria.

Europa convirti la precedencia que la coloc en la vanguardia, en exclusividad. Se consider as misma centro de la civilizacin universal, y se arrog el derecho de ocupar, someter, esclavizar, anexar y saquear a los territorios y pueblos de otras latitudes.

La riqueza es un resultado del desarrollo mientras la pobreza es una consecuencia de haberlo paralizado y obstaculizado durante casi un milenio.

La prematura e inesperada intervencin europea, a la que se aade una atroz violencia, una inexplicable criminalidad y una absurda concepcin del derecho, conllev a la ocupacin y a la colonizacin, fren abruptamente los procesos de desarrollo econmicos, sociales y polticos de los pueblos del llamado Tercer Mundo.

La riqueza de las naciones es su estado natural, la pobreza una anomala. Toda la riqueza de Europa no proviene del saqueo al Tercer Mundo, mas toda la pobreza del Tercer mundo se relaciona con el saqueo de que ha sido victima.

Hay que rendirse a la evidencia: hubo un momento en que el rumbo se torci y se crearon las premisas para la pobreza.

De lo se trata de comprender los procesos histricos y no de buscar culpables ni auspiciar absurdas revanchas. No obstante, rectificar es de sabios y de humanos. La ayuda al desarrollo no es una dadiva, sino un compromiso.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter