Portada :: Mundo :: Chechenia, la guerra ignorada
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-12-2005

Parlamento tripartito en Chechenia

E.Yureva
Sovietskaya Rossia

Traducido del ruso para Rebelin por Josafat S.Comn


En las elecciones celebradas el pasado domingo en Chechenia, donde se elega la composicin del parlamento de la repblica, tomaron parte ms del 60% de los electores. Segn los resultados provisionales, Rusia Unida habra obtenido cerca del 60% de los votos, en segundo lugar se situara el PCFR con el 12% (en las ltimas elecciones generales a la Duma en el 2003, el PCFR apenas obtuvo un 1,7% de votos en Chechenia), le sigue la Unin de Fuerzas de Derecha (SPS) con el 10,5%. El resto de partidos no consigui superar la barrera del 5% (necesaria para obtener representacin. N de la T). Sus resultados son los siguientes: Unin Euroasitica- 4,26%; Yabloko-3,36%; Rodina-2,8%, PLDR- 1,7%.

El 2% eligi la casilla contra todos. No se dispone todava de los resultados en las circunscripciones con derecho a un escao.

De este modo, La Repblica de Chechenianico sujeto de la Federacin Rusa, donde no se haba elegido a los representantes del poder legislativo en el transcurso de los ltimos 6 aostiene por fin su propio parlamento.

En las elecciones en Chechenia se han dado cita multitud de observadores, tanto rusos como extranjeros. Sus impresiones sobre la campaa, difieren enormemente. Mientras el Consejo Electoral Central de Chechenia, declara orgulloso no haber recibido denuncias de violaciones en el desarrollo del proceso electoral, los extranjeros no ocultan su escepticismo en lo relativo a la parcialidad y credibilidad de los resultados.

Cabe sealar que las elecciones chechenas no han sido ajenas a los condicionantes propios de toda campaa, que se pueden observar en el resto de las regiones rusas. Me estoy refiriendo a la consabida utilizacin del recurso administrativo por parte del partido del poder. Adems, se produjocomo tambin ha venido ocurriendo en otros sujetos de la Federacinuna particular guerra interna dentro de la propia Rusia Unida, en la que salieron vencedores las fuerzas ms leales al actual vice-primer ministro checheno, Ramzan Kadyrov.

Segn numerosos testimonios, las cifras de participacin habran sido engordadas artificialmente, al menos en Grozny. En los resultados se habran visto asimismo reflejadas las singularidades de las tradiciones locales, donde pesa ms entre los electores la pertenencia del candidato a un determinado clan, por encima de las siglas o programa que defienda.

Hay sin embargo otra particularidad en la campaa electoral chechena.

Muchos habitantes de la repblica, incluidos los que no depositan demasiadas esperanzas en la actividad del recin elegido parlamento y los que recelan del gobierno central, creen que estas elecciones pueden significar un paso real en el camino de la consecucin de la paz.

Los civiles pacficos, la gente normal de a pie, estn agotados de 11 aos de guerra, o como la quieran llamar los dirigentes de la Federacin Rusa o los guerrilleros separatistas.

En Chechenia ha crecido una generacin entera de nios, que no saben lo que es vivir en paz. Con el trasfondo de los habituales combates, tiroteos, explosiones, asaltos y operaciones de limpieza, las elecciones, aunque sean con la consiguiente singularidad democrtica rusa, parecen un factor de normalizacin, de vida pacfica.

Quiz sea esto precisamente lo que no acaba de gustar en Occidente, donde por mucho que se oculten tras declaraciones grandilocuentes sobre derechos humanos, en realidad no les importa el arreglo pacifico y la instauracin del orden en tierra chechena.

Elecciones sin eleccin titulaba el Daily Telegraph sin esperar a conocer los resultados.

Die Welt en Alemania va ms all: un pueblo que se encuentra inmerso en lo ms parecido a una guerra, que se dirige a las urnas de votacin bajo la atenta mirada de los caones de los fusiles de 80.000 militares y 25.000 miembros de las fuerzas de seguridad, no puede expresar libremente su voluntad.

En general, para hablar con propiedad, los ciudadanos rusos, all donde vivan, tiene grandes problemas para expresar su voluntad libremente. Aunque parece que este hecho no inquieta para nada a los guardianes de la democracia occidental. Ms an, las elecciones en el Irak ocupado, en Afganistn, en Kosovo, o en la propia Chechenia, cuando eran los caones de los guerrilleros los que velaban por la normalidad, han sido para ellos plenamente democrticas.

Parece evidente que su principal objetivo es apoyar a aquellas fuerzas que desestabilizan el Cacaso ruso, poner trabas a todo aquello que ayude a la recuperacin de la tranquilidad.

El tiempo dir si el nuevo parlamento checheno ayuda al restablecimiento de la tan ansiada normalidad. De momento no podemos dejar pasar por alto los buenos resultados del PCFR. La confianza en los comunistas, quienes recientemente consiguieron recuperar la organizacin en el territorio de Chechenia, hubiera sido sin duda ms significativa, si no fuese porque nuestro pas se encuentra en el marco de una democracia dirigida y limitada, y si los resultados de las elecciones reflejasen la voluntad real de los ciudadanos.

Sin embargo, los datos oficiales demuestran a las claras que en Chechenia sigue habiendo un nmero importante de personas que no han perdido la memoria: fue bajo el gobierno comunista, cuando los diferentes pueblos vivan en paz y buena vecindad, cuando las viviendas, las fbricas y las casas de cultura se construan y no se destruan bajo el fuego de las bombas inteligentes, o las explosiones de los guerrilleros terroristas.

Entonces, la guerra contra tu propio pueblo y en tu propia tierra era algo inconcebible.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter