Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2017

Homenaje a Julio Rodrguez Purtolas

David Becerra Mayor
Pblico

El homenaje se celebrar en el Crculo de Bellas Artes. Viernes 15 de diciembre de 2017. 19,00 horas. Calle de Alcal, 42, 28014 Madrid


Julio Rodrguez Purtolas, en el X Congreso Internacional de Estudios Galdosianos

Cuando se public Historia social de la literatura espaola (en castellano), un manual desmitificador de la Historia de Espaa y su literatura, un peridico independiente y de la maana hoy: el peridico global calific a sus autores de estalinistas e inquisidores, de ignorantes y marxistas vulgares. Estbamos en 1978, en plena transicin, y remover el pasado no convena demasiado: se estaba fijando un relato y todo acercamiento desde abajo a nuestra historia, toda tentativa de construir una historia social de lo que fuera, incluso de la literatura, molestaba. El relato oficial se estaba construyendo desde arriba y estaba protagonizado por los de arriba: grandes hombres que con grandes gestos nos trajeron la democracia y la posibilidad de vivir en libertad. Como si la democracia fuera una concesin y no una conquista. Cuando los de arriba escriben casi siempre borran de la historia a los de abajo. Pero hubo oposicin a ese relato que se estaba construyendo, tambin en el mbito cultural, tambin en el mbito literario. Historia social de la literatura espaola es testimonio y parte implicada de la batalla cultural de aquella transicin, y en sus pginas relampaguea la posibilidad y la esperanza de que otra historia pudo haber sido posible.

Julio Rodrguez Purtolas fue, junto con Carlos Blanco Aguinaga e Iris M. Zavala, uno de los autores de Historia social de la literatura espaola. Al concluir su tesis doctoral bajo la direccin de Dmaso Alonso, realiz un lectorado en Inglaterra y a continuacin trabaj como profesor de literatura espaola en distintas universidades norteamericanas, llegando a ser el catedrtico ms joven de la Universidad de California en Los ngeles. Tras varios aos en Estados Unidos, decidi regresar a Espaa porque, como l mismo afirm en una entrevista, pensaba que ensear lo que ms o menos saba de literatura poda tener ms sentido social y poltico en Espaa que en Amrica. Sin embargo, como tambin l mismo cont, el regreso no fue sencillo y tuvo que enfrentarse a oposiciones siniestras, terribles, degradantes, injustas (). Finalmente llegu a saber, porque de todo se entera uno, que mi caso haba sido discutido en un tribunal y el principal argumento que tenan contra m era ste: Ni un rojo ms en la Universidad espaola. Y esto era ya en el ao 78, en la democracia. Finalmente entr y con los aos fue nombrado catedrtico de Literatura espaola en la Universidad Autnoma de Madrid.

Marxista y seguidor de Amrico Castro, Julio Rodrguez Purtolas propuso un acercamiento antiesencialista a la literatura e incorpor a los estudios hispnicos una perspectiva histrica y radical: la literatura no es sino una rama de la historia, deca. Y empez a releer los clsicos de la literatura espaola, desde El Cid hasta Fortunata y Jacinta, pasando por La Celestina o El Quijote, desde otro lugar, desde un lugar radicalmente histrico. Sus libros De la Edad Media a la Edad conflictiva o Literatura, historia, alienacin son una muestra del enfoque de Julio Rodrguez Purtolas. En la Nota previa de la Historia social reivindicaba el ejercicio de una crtica literaria realista, que consista en la comprensin de cada texto, en s, en su relacin con otros textos, y en la relacin de todos ellos con las ideologas y las cambiantes estructuras sociales en que se originan. Slo desde esta perspectiva dialctica, contra todo positivismo y contra toda visin idealista de la Historia, ha de ser posible una verdadera historia de la literatura, una crtica literaria realista.

Pero no solo se enfrent a la tradicin y a la relectura de los clsicos; tambin desenmascar a los intelectuales orgnicos del franquismo que, de pronto, de la noche a la maana, se despertaron demcratas y nos hicieron creer que eran demcratas de toda la vida, y que si en Espaa haba democracia se lo debamos a ellos, y solo a ellos. Historia de la literatura fascista espaola fue un ejercicio de transparencia que puso luz a tanta oscuridad convenientemente diseada. Como dijo Csar de Vicente Hernando, autor del eplogo que cierra el libro, Historia de la literatura fascista constituye uno de los mayores estudios sobre el fascismo en Espaa y el ms exhaustivo de los dedicados a historiar la literatura escrita al servicio del rgimen poltico surgido de la sublevacin militar contra la Segunda Repblica espaola el 18 de julio de 1936. No es casualidad que Historia de la literatura fascista apareciera en la Gua Bibliogrfica de 2003, el ndex de Libros Prohibidos del Opus Dei, con grado de peligrosidad nmero 5, lo que, segn reza la leyenda que acompaa al documento, es un libro que no se puede leer, salvo con un permiso especial de la delegacin.

Qu hacemos con todo esto?, se preguntaba Julio Rodrguez Purtolas en sus clases tras exponer una serie de elementos aparentemente contradictorios que aparecan en los textos literarios. Pues bien, qu hacemos nosotros con todo esto, con todo su legado, con todo el magisterio que nos ha dado, ahora que Julio Rodrguez Purtolas acaba de fallecer? Retumban en nuestras cabezas esos versos que escribi. Porque Julio Rodrguez Purtolas tambin era poeta:

Es la hora, termina la clase.

En la pizarra quedan nombres que tuvieron sentido,

palabras ya sin objeto:

Neruda, dialctica, amor.

Nuestro deber el deber de sus discpulos es, entre otras cosas, que nadie pase el borrador por la pizarra.

Nos queda su obra, pero esto hoy no es consuelo, cuando lo nico que nos queda y sentimos es su ausencia. Hoy preferira escribir sobre otras tantas cosas que nos unieron, sobre las botellas que no queran abrirse, el sof azul, algn corrido mexicano o la Pastora Marcela. Hoy me gustara hablar de estas cosas y esperar a maana para reivindicar su obra, para custodiar su legado crtico, terico y literario. Me gustara detenerme un momento a mirar fotografas. Pero es urgente que nosotros, sus discpulos, emprendamos desde hoy mismo la tarea de mantener viva esa luz que relampagueaba y que nos dice que otro mundo y otra literaturaes posible. Teniendo en cuenta lo fuerte que soplan los vientos huracanados de la desmemoria, es mejor no dejar para maana lo que se puede olvidar hoy.

Sabemos que no existe el cielo, pero s la memoria. Y all vivirs siempre entre nosotros. Un fuerte abrazo, Julio, amigo, maestro; ya te echamos de menos.

Fuentes: www.fim.org.es http://www.fim.org.es/actividad.php?id_actividad=981


Fuente: http://blogs.publico.es/otrasmiradas/10348/homenaje-julio-rodriguez-puertolas/

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter