Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2017

Indicios sobre la futura poltica nuclear de Trump

Teresa de Fortuny y Xavier Bohigas
Revista Per la Pau


La imagen exterior que nos llega de Donald Trump es la de una persona voluble, impredecible e impulsiva. Demasiado a menudo sus declaraciones (a travs de los medios o de tuits personales) resultan extemporneas, incendiarias y muy desafortunadas. Tambin en el mbito del armamento nuclear sus afirmaciones suscitan recelo y preocupacin.

Al margen de sus declaraciones personales, Trump ha hecho un nico paso concreto relacionado con el armamento nuclear: el encargo al Secretario de Defensa de elaborar una nueva Nuclear Posture Review (NPR), que debe establecer la poltica nuclear, la estrategia y la postura de EEUU sobre el uso del armamento nuclear. Desde el final de la Guerra Fra, ha habido tres NPR, la ltima en 2010 durante la Administracin Obama. El Pentgono ha prometido que tendr a punto la nueva NPR hacia final de ao. Es posible, sin embargo, que antes se conozca algo de su contenido.

Cabe pensar que esta NPR, como las precedentes, tratar dos aspectos clave: el de la vertiente poltica y el de la capacidad armamentista nuclear. La vertiente poltica identificar las presuntas amenazas a la seguridad de EEUU y marcar la pauta de uso del armamento nuclear. Aqu es donde se esperan, probablemente, ms cambios respecto la NPR de Obama. Y es justamente donde hubo la mayor diferencia entre las dos NPR anteriores (Bush y Obama). As, la Administracin Bush consideraba el armamento nuclear, prcticamente, como si fuera armamento convencional de gran potencia. Y no descartaba, en absoluto, su utilizacin. En cambio, en la NPR de Obama se afirmaba que EEUU no usara armas nucleares contra estados que no las tuvieran y que cumplieran las obligaciones de no proliferacin nuclear. El texto definitivo de la Nuclear Posture Review de Trump nos dir (y no sus declaraciones o los tuits) cul ser realmente la poltica nuclear de EE.UU. de los prximos aos.

En cuanto al aspecto de la capacidad nuclear, los expertos creen que son improbables cambios importantes, por parte de Trump, en la nueva NPR. Esto se debe fundamentalmente, a que el actual programa de modernizacin, aprobado por la Administracin Obama, es muy ambicioso. Tan ambicioso que prev la renovacin de casi todo el arsenal nuclear y los vehculos de lanzamiento (aviones, submarinos y misiles). El Congreso aprob entonces un gasto de un milln de millones de dlares para los prximos treinta aos destinado a este programa. Este presupuesto inicial ya ha sido sobrepasado. Segn la Congressional Budget Office (CBO), el plan actual de modernizacin del armamento nuclear de EE.UU. costar 400.000 millones de dlares en el perodo de 2017 a 2026. Esta cifra ya supera en un 15% la estimacin anterior de la misma CBO. Algunos de los programas de la prxima dcada son la sustitucin de los submarinos nucleares Ohio-class; el diseo del nuevo bombardero B-21; la sustitucin del actual misil balstico intercontinental Minuteman y el nuevo misil de crucero Long Range Standoff.

Esta realidad no concuerda con las declaraciones de Trump sobre la capacidad nuclear de EEUU. Aparentemente, el presidente Trump demostraba un desconocimiento absoluto sobre el tema cuando dijo, en una entrevista el 23 de febrero de 2017, que EEUU ha "quedado atrs en capacidad de armas nucleares". Los expertos sostienen que ningn pas puede competir con EEUU ni en cuanto a magnitud y modernidad de su arsenal nuclear ni en cuanto al gasto que se destina. En la misma entrevista, Trump dijo que le gustara que EEUU estuviera "at the top of the pack" con respecto a las armas nucleares y que "nunca EEUU no volver a quedar atrs como potencia nuclear."

Esta entrevista tuvo consecuencias inmediatas: los polticos rusos reaccionaron con alarma ante los comentarios de Trump. Segn el presidente del comit de Asuntos Internacionales del Parlamento ruso, si Trump impulsa un fuerte incremento del arsenal nuclear para conseguir la supremaca, esto podra iniciar una nueva carrera de armamento como la de los aos 1950 y 1960. Paul K. Martin , director de asuntos polticos de Peace Action, dice que expresiones como "at the top of the pack" transmiten que EEUU continuar invirtiendo enormes cantidades de dinero en su arsenal nuclear. Concluye que "las declaraciones tienen consecuencias y los presupuestos tienen consecuencias."

Hemos dicho ya que donde probablemente habr novedades en la nueva NPR ser en su vertiente poltica. Por un lado, tal vez se refuerce la disuasin nuclear como pilar bsico de la defensa norteamericana (pensando en Rusia y China como competidores reales). Por otro lado, es plausible que se sealen ciertos estados como presuntas amenazas a la seguridad de EEUU. A partir de las reiteradas declaraciones por parte de la Administracin Trump, es muy probable que estos estados sean Corea del Norte e Irn.

En julio de 2015 los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Francia y el Reino Unido) ms Alemania (el llamado grupo P5+1) firmaron un acuerdo con Irn, que cerraba un largo enfrentamiento entre Occidente e Irn debido al programa de enriquecimiento de uranio de este ltimo pas. En las diversas reuniones de seguimiento del acuerdo, la comisin del P5+1 afirm que Irn est cumpliendo escrupulosamente los trminos del acuerdo. Incluso el Secretario de Estado de EEUU ha admitido el correcto cumplimiento por parte de Irn. Sin embargo, Donald Trump ha aprovechado las cumbres de mayo de la OTAN y de julio del G20 para instar otros estados a dejar de hacer negocios con Irn, a pesar de que el acuerdo prohbe "cualquier poltica dirigida a afectar negativamente la normalizacin de relaciones econmicas y comerciales con Irn ". Adems, el gobierno estadounidense insiste en la ampliacin y alargamiento de las sanciones contra Irn. Esto podra debilitar la influencia de Irn en los conflictos en que indirectamente se enfrenta en EEUU (Siria, Yemen y Lbano) y fortalecera a los aliados de EEUU en la regin, es decir Arabia Saudita e Israel.

Desde hace aos, se identifica el programa nuclear de Corea del Norte como uno de los grandes peligros que nos amenazan. Sin embargo, ni hay que sobredimensionarlo ni hay que olvidar el origen del enfrentamiento entre EEUU y Corea del Norte. Se insiste mucho en el peligro que representa el programa nuclear norcoreano, pero se tergiversa su capacidad real. Segn el SIPRI, EEUU dispone de unas 6.800 armas nucleares, de las que 1.800 pueden ser utilizadas inmediatamente. En cuanto a Corea del Norte, se estima que tiene el plutonio suficiente para elaborar entre diez y veinte bombas nucleares y aparentemente avanza rpidamente en su programa de misiles. Sin embargo, muchos expertos dudan de que disponga de la tecnologa necesaria para miniaturizar una cabeza nuclear e insertarla en un misil.

Este ltimo verano hemos asistido a una escalada de amenazas verbales entre EEUU y Corea del Norte. Este enfrentamiento viene de lejos. En la dcada de 1950 los EE.UU. instalaron armas nucleares en Corea del Sur, Corea del Norte inici entonces un programa nuclear y los EEUU se opusieron. Pareci que, finalmente, se consegua resolver el conflicto entre ambos pases cuando en 1994 firmaron un acuerdo, por el que Corea del Norte congelaba su programa nuclear y los EEUU se comprometan a ayudar a los norcoreanos en la produccin de energa elctrica. En 2002 la Administracin Bush incumpli su parte del acuerdo, alegando que Corea tambin lo incumpla. Adems, Bush calific Corea del Norte como parte del "eje del mal" y en la NPR de 2002 se sealaba Corea del Norte como uno de los pases contra los que EEUU deba de estar preparado para usar armas nucleares. En 2003 Corea del Norte reanud su programa nuclear militar y se ha seguido un tira y afloja continuo. De unos aos para ac Corea ha estado haciendo ensayos nucleares subterrneos. EEUU, por su parte, impone sanciones econmicas a Corea del Norte, realiza maniobras militares en la zona (algunas conjuntamente con Corea del Sur), mantiene una notable presencia militar (70.000 soldados en Corea del Sur, bases militares en Japn y Corea del Sur, despliegue de fuerzas navales, etc.) y recientemente ha instalado un escudo antimisiles en Corea del Sur (que ha provocado las protestas de China y de Rusia). De hecho, la confrontacin de EEUU con Corea del Norte no se puede desvincular de la rivalidad entre EEUU y China por el control de la regin.

En resumen, es muy posible que la futura poltica nuclear estadounidense ponga ms nfasis en la disuasin nuclear y, como consecuencia, se pretenda justificar el enorme gasto destinado al arsenal nuclear. Tambin es muy posible que se utilicen las tensiones con Irn y Corea del Norte para reforzar esta poltica nuclear. Pero, de hecho, estas tensiones sirven para justificar la poltica exterior de EEUU en Oriente Medio y el Pacfico, en beneficio de los intereses geoestratgicos estadounidenses. Por otra parte, son preocupantes los mensajes peyorativos de Donald Trump sobre el New Start (tratado de reduccin de armas nucleares entre EEUU y Rusia), que nos hace temer que quiz no se renovar cuando finalice el ao 2021.

Teresa de Fortuny y Xavier Bohigas. Centre Dels dEstudis per la Pau.

Fuente: Artculo publicado en Revista Per la Pau, Nm. 32. Noviembre 2017. ICIP. Enlace: http://www.icip-perlapau.cat/numero32/ca



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter