Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2017

Desarrollo: una lgica que no cierra

Vanessa Dourado
Virginia Bolten


Los tratados internacionales de inversin son acuerdos entre Estados. Estos tratados son mecanismos que garantizan los derechos de los inversores en los territorios donde desarrollan sus negocios. Estos derechos, sin embargo, buscan proteger las corporaciones en el sentido que estas puedan obtener las ganancias que esperan a partir de sus inversiones. Sin embrago, el punto que no cierra es cmo estos tratados son negociados, para quienes sirven y cules son sus consecuencias para el conjunto de las poblaciones.

Es importante tener en cuenta que los inversores pueden demandar a los Gobiernos cuando comprenden que el cambio de las polticas de Estado, de alguna forma, perjudican sus ganancias. Esto significa que, de cierta forma, los gobiernos pasan a ser rehenes de las corporaciones. Pero tambin acuerdan con ellas, ya que la poltica y los negocios se mezclan en todas las esferas considerando que los mismos gobernantes son agentes de las corporaciones.

Los TLCs Tratados de Libre Comercio surgieron en la Segunda Guerra Mundial y ganaron fuerza a partir de la dcada de 90 con el fenmeno de la globalizacin. La, aparentemente, buena idea de concesin de beneficios mutuos entre los Estados para la libre comercializacin de mercancas sin fronteras pas a ser una brutal ofensiva a los pases con menos capacidad de negociacin en los trminos ficcionalmente llamados democrticos. Adems de esto, la lgica del desarrollo basado en el crecimiento sin lmites trae un conjunto de impactos que implican la propia manutencin de un sistema insostenible.

El costo ambiental, ignorado por la lgica economicista, es uno de los ms sensibles teniendo en cuanta los lmites planetarios que nos hacen llegar a un perodo de barbarie ambiental sin precedentes. Si por un lado las corporaciones abogan por la maximizacin de las ganancias en lo que sera el ideal en trminos mercadolgicos, por otro est la realidad concreta que ya no se puede esconder. La conversin de todo lo que se pueda imaginar en mercanca para el sostn del sistema es un problema que debe ser tratado con responsabilidad, pero no por aquellos quienes son los beneficiados,sino por las mayoras explotadas y que sufren las consecuencias de este modelo.

Lo nico que se puede esperar de los de arriba es ms explotacin. La codicia que siempre fue base del sistema capitalista adems de seguir guardando las mismas lgicas coloniales de desde hace ms de 500 aos en nuestra territorio parece haber se profundizado de tal forma que he transformado cada persona en una legitimadora del sistema. Un cambio cultural es clave para enfrentar los desafos puestos en este espacio-tiempo.

Pensando en alternativas que puedan incidir sobre el imaginario colectivo, es menester desde las experiencias alternativas al modelo dominante visibilizar y expandir iniciativas que planteen una forma de vivir que no sea a travs del ecocidio y que pueda superar la idea de desarrollo. Lo que se puede notar es que las aun tmidas pero no menos potentes respuestas ya incomodan mucho y son combatidas con vehemencia por parte de quienes desean seguir manteniendo sus privilegios. Desde Virginia Bolten nos preguntamos, se puede esperar del Estado algo distinto al desarrollo?

Fuente: http://virginiabolten.com.ar/editorial/desarrollo-una-logica-no-cierra/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter