Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2017

El tren biocenico de integracin, la locomotora de Evo hacia la reeleccin

Sullkata M. Quilla
Rebelin


El presidente Evo Morales Ayma est empeado en convertir a Bolivia, un pas mediterrneo, sin salida al mar, en uno que sea eje de un corredor ferroviario de integracin de 3.755 kilmetros entre el puerto brasileo de Santos en el Atlntico y el peruano de Ilo en el Pacfico, proyecto valuado en ms de 10.000 millones de dlares estadounidenses.

Morales quiere comenzar en 2018, ao preelectoral, este proyecto que desplaz a uno chino y sum las voluntades de Per, Brasil, Uruguay y Paraguay a un trazado ms corto y con menos consecuencias ecolgicas. En Europa, golpea la puerta suiza para abrir un flujo de recursos de parte del Estado y grupos empresariales helvticos y alemanes que ven con simpata y clculos de alta rentabilidad- el sueo boliviano.

Estamos convocando el saber, la experiencia y la asistencia tcnica europeas, importantes para construir el tendido ferroviario de 1.500 kilmetros en suelo brasileo; casi 1.900 en Bolivia y unos 350 kilmetros en Per, dijo Morales

En las elecciones generales de Bolivia que se realizaran en 2019, los ciudadanos eligirn presidente y vicepresidente, 130 miembros de la Cmara de Diputados y 36 integrantes del Senado. El 28 de noviembre de 2017, el Tribunal Constitucional Pluricultural fall a favor de las repostulaciones de todo ciudadano lo que posibilita una nueva reeleccin de Evo Morales Ayma.

Es verdad que la imagen de Evo Morales est golpeada, por operaciones psicolgico-mediticas de la oposicin y por errores propios del gobierno, pero de ah inferir que hay una cada en picada del proceso de cambio y de su liderazgo es ms un deseo que otra cosa, para un pas que ha venido creciendo a un ritmo del 5% interanual con baja inflacin, en una regin en crisis

La nacionalizacin de los hidrocarburos en 2006 signific la libertad econmica para Bolivia ya que le permiti multiplicar los ingresos nacionales por la exportacin de gas de dos mil millones de dlares en 2005 a 31.500 millones de dlares en 2016. Asimismo, gener ingresos por 31 mil 500 millones de dlares en los ltimos 10 aos, mayor que los 2 mil 500 millones de dlares que se percibieron en un perodo similar en pocas de privatizacin del petrleo y el gas. En 2016 los ingresos por la venta de hidrocarburos alcanzaron los 1.746 millones de dlares.

La Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe y el Fondo Monetario Internacional prevn que esta nacin liderar la expansin regional. En 2016 el alza del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 4,3% y para 2017 el Ministerio de Economa pronostica 4,7%.

Hoy Evo Morales se sube al tren biocenico que para Bolivia significar una salida efectiva al mar, ms all del conflicto con Chile; para Brasil, un trnsito acelerado por tierra de sus exportaciones e importaciones sin acceder al largo viaje martimo por el Canal de Panam o el sureo Cabo de Hornos, para Per, poder contar con una de las dos puertas de entrada-salida del proyecto, mientras que un ramal adicional secundario beneficiara directamente a Paraguay.

El sueo boliviano del biocenico sali reforzado en su trnsito por Suiza. Tiene forma, mapa, apoyos polticos, promesas parciales de financiamiento y una agenda precisa: concluirlo en el 2025 fecha del bicentenario de la independencia de Bolivia.Y Evo Morales se sube al biocenico, como locomotora de su cuarta presidencia.

Las criticadas elecciones judiciales del 3 de diciembre ya son historia. Las 96 autoridades del rgano Judicial y del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) han sido elegidas. A pesar de los gritos de reclamo de la oposicin, cuyos ncleos ms activos lo conforman los jvenes organizados y financiados por agencias estadounidenses y ONG europeas, los magistrados electos asumirn sus funciones en enero prximo.

La reiterada y obsesiva intencin de la oposicin de atribuirle a las elecciones judiciales un carcter de plebiscito no tiene sustento real. La oposicin obstaculiz y boicote esas elecciones en la necesidad de mantener la justicia como est, no democratizarla.

Mucho ha hecho el Proceso de Cambio en estos 12 aos de gobierno, en materia de inclusin social, rescate de la soberana nacional, conversin a los ciudadanos plurinacionales en sujetos (y no meros objetos) de las polticas, la reorganizacin poltica y econmico-financiera del pas, la estabilidad macroeconmica y social, el alto nivel de las reservas internacionales, el fomento a la produccin de alimentos en las zonas oriental y andina y el apoyo real a las cooperativas y comunidades campesinas.

En estos aos, se logr la consolidacin de un Estado Plurinacional que logr imponer las bases de un imaginario de convivencia e igualdad, en un papis donde reinaba la intolerancia y la exclusin. Sume a ello la nacionalizacin de los hidrocarburos y la incubacin de las plantas de urea y separadoras de lquidos, la entrega de gas a domicilio a la poblacin de menores recursos, la conexin elctrica y caminera de casi todo el pas, los planes para explotar litio y fabricacin de bateras de in litio, y la baja de intereses para la construccin de viviendas para los jvenes.

Dentro de este esquema no se puede obviar el continuo impulso a una mayor integracin econmica, poltica y cultural con los pases del Mercosur, Unasur, Celac, CAN y ALBA, adems de sumarse al movimiento de los pases en desarrollo del Grupo de los G77+China y el Movimiento de Pases No Alineados.

Bolivia ha producido grandes cantidades de estao y cobre de alta pureza (99,99%), se ha acrecentado la potencia elcgtrica instalada a 2.000 MW y se espera llegar a 10.000 MW hasta el ao 2025, y la produccin de alimentos en general alcanz las 17 millones toneladas/ao y se piensa subir a 45 millones en 2025.

Se ha pensado construir la logstica necesaria para hacer del pas una nacin biocenica (acceso a los dos ocanos en forma directa), con la construccin del ferrocarril biocenico Per-Bolivia-Brasil; mientras se mejora el acceso al Atlntico mediante la Hidrova PPP (Paraguay-Paran-Plata) y la Hidrrova MMM (Mamor-Madera-Madeira).

Revitalizar los movimientos sociales

Humberto Claros habla del reto fundamental de revitalizar las organizaciones sociales. Estas son el pilar de este Proceso de Cambio, que se nutri de la acumulacin de luchas sociales e indgenas originarias campesinas. Organizaciones de carcter tnico territorial, gremial, obrero, populares, tres de ellas fundadoras del Movimiento al Socialismo- Instrumento Poltico por la Soberana de los Pueblos (MAS-IPSP): la Confederacin Sindical nica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), la Confederacin de Mujeres Campesinas Indgenas Originarias de Bolivia y la Confederacin Sindical de Comunidades Interculturales Originarias de Bolivia (CSCIOB).

La fortaleza de estas organizaciones radica precisamente en que su lucha no se ha fundamentado en cuestiones meramente sociales, sino en aspectos territoriales y estructurales como la tierra y el territorio, los recursos naturales, la soberana, la autodeterminacin, etc. Su estructura organizativa ha permitido una masiva y sistemtica movilizacin; la identidad cultural o territorial de pertenencia a un pueblo indgena es esencial, por cuanto este hecho es determinante a la hora de considerar un sentido de pertenencia histrica.

Pero cuando las organizaciones sociales conquistan el poder, muchos de sus mejores cuadros son cooptados por la estructura del Estado, dejando acfalos la direccin de los movimientos. En muchos casos, ocupar un cargo en un movimiento social ha sido un escaln para acceder a un cargo electivo o de designacin.

Nacido de las luchas de los movimientos sociales, el proceso actual y el mismo gobierno carecen de un partido de cuadros fehacientes experimentados, intachables ante la historia y la sociedad, que marque el rumbo y al que se deban someter todos los dirigentes. El gobierno ha funcionado en gran parte empricamente, hubo brotes de corrupcin en el Fondo y en el Banco Unin (banca pblica donde tienen sus cuentas casi todos los bolivianos), indica Ricardo Cardona, autodefinido como poltico tecno-socialista, quien afirma que con casi 40 mil millones de dlares que ha ingresado al pas en los ltimos 12 aos, ya no se debera tener extrema pobreza.

El 21 febrero de 2016, por primera vez el MAS-IPSP, y el presidente perdieron la mayora del 51% en la consulta sobre la repostulacin de Evo a una nueva eleccin presidencial en 2019. Las alarmas cundieron cuando los analistas comenzaron a imaginar un reemplazante al presidente Evo, salido del propio MAS-IPSP, o de otros partidos de izquierda del pas, para las elecciones del 2019. Pero el Tribunal Constitucional Pluricultural puso las cosas en su lugar y ahora busca su cuarto perodo presidencial encaramado en la lomotora del tren biocenico de integracin.

Sullkata M. Quilla. Antroploga y economista boliviana, analista del Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter