Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2017

Mxico: sistema de pensiones inexistente

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


Recientemente el capitoste de la Consar (Comisin Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro) declar pblicamente que los montos de las pensiones de retiro son insuficientes para una vida digna. El propio Carlos Ramrez Fuentes le puso guarismos al asunto. Esos montos, en general, slo llegan a dos mil pesos mensuales (100 dlares estadounidenses).

De modo que, en buena lgica formal, se puede hablar de la inexistencia de las pensiones. Porque dos mil pesos al mes y nada viene a ser casi lo mismo. Y, consecuentemente, el pensionista, generalmente un anciano, se encuentra obligado a buscar alguna otra forma de solventar los gastos de la vida diaria: alimentos, vivienda y salud. Y la situacin casi no vara si el anciano recibe esa pensin de dos mil pesos al mes o si carece de ella.

Estos hechos irrebatibles documentan sobradamente el fracaso de la poltica social de proteccin y cuidado de las personas de edad avanzada y que, por ello, ya no pueden ganarse por s mismos el sustento. Se puede decir, sin forzar los trminos, que el Estado dej de cumplir con su obligacin de velar por el bienestar de un sector muy vulnerable de la poblacin mexicana el que, adicionalmente, es cada da ms numeroso.

Ese abandono del deber tiene fecha de nacimiento: 1997. Fue en este ao cuando el sistema de pensiones pas de su carcter solidario, en el que los trabajadores en activo financiaban las pensiones de sus antecesores en el aparato productivo, a un sistema individualista en que el trabajador en activo debe ahorrar una parte de su salario para poder asignarse a s mismo una pensin de retiro. Del encomiable lema uno para todos y todos para uno, se transit al mezquino que cada quien se rasque con sus propias uas.

Habr quien diga, desde luego, que en el anterior sistema solidario de pensiones el trabajador en activo contribua a la formacin de un fondo general de retiro. S, pero el Estado era el garante del pago de las pensiones, cosa que ya no existe.

As que vale la pena repetirlo: un sistema de pensiones miserables que no alcanzan para una vida digna no es propiamente un sistema de pensiones. Un sistema de pensiones que son producto exclusivo del ahorro del trabajador y sobre el cual ste no tiene ningn control no es propiamente un sistema de pensiones. Y un sistema de pensiones sin la presencia activa del Estado como garante del pago de las pensiones no es propiamente un sistema de pensiones.

Se puede, en consecuencia, preguntar legtimamente: si el sistema de pensiones no sirve para garantizar una pensin que permita una vida digna, para que se cre, para qu sirve? Y la respuesta es muy sencilla y est a la vista.

Se cre para sustraer del bolsillo de millones de personas inmensos recursos monetarios que la alta burocracia puede utilizar discrecionalmente y sin rendir cuentas a nadie. Y menos a sus legtimos dueos. Una modalidad legalizada de jineteo del dinero ajeno. O de robo si, como se sospecha fundadamente, una gran parte de ese dinero jams ha de reintegrarse al ahorrador, ya por fallecimiento de ste, por burocratismo exacerbado, por tortuguismo, por inversiones txicas o fraudulentas o por manejo malvolo, con fines de estafa, de las bases de datos de los fondos individuales de retiro.

Blog del autor: www.economiaypoliticahoy.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter