Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2017

La persona comunitaria y revolucionaria en el pensamiento filosfico de Mounier

Agustn Ortega Cabrera
Rebelin


Este artculo, nace de mi actividad acadmica e investigadora que, en los ltimos meses, he estado realizando en diversas universidades e instituciones acadmicas latinoamericanas. En donde he tratado de exponer un humanismo tico, social y espiritual (integral). Tal como, por ejemplo, nos muestra la corriente de filosofa y pensamiento conocida como personalismo comunitario. Con autores tan significativos como J. Mariatain, E. Mounier, G. Rovirosa, E. Levinas, X. Zubiri o el mismo Ellacura. El personalismo, con estos maestros y testimonios como Mounier, ha aportado mucho y bueno a la filosofa, la cultura y al compromiso social.

Ninguna filosofa es perfecta. Y, en este sentido, el pensamiento personalista puede tener sus carencias o lmites que habr que ser precisados, con una actualizacin y profundizacin siempre constante en la historia de la cultura. Ms, como ha sido estudiado hasta la saciedad por todo tipo de autores o estudios e investigaciones, es innegable la contribucin, tan fecunda e importante, que el personalismo ha hecho en todos estos mbitos del pensamiento. La filosofa personalista, con sus autores como Mounier, supone toda una revolucin antropolgica, social y tica para el pensamiento, la cultura y el mundo.

Siguiendo a lo ms valioso del humanismo filosfico y espiritual, el personalismo pone a la persona como principio, centro y fin de toda la realidad humana, social e histrica. Es decir, toda tica, relacin y estructura o sistema, por ejemplo en el campo del derecho o de la poltica y economa, debe estar al servicio de la vida y dignidad sagrada e inviolable del ser humano con sus derechos y deberes. De esta forma, por su propia inspiracin espiritual como muestra Mounier, el personalismo est inspirado en lo ms valioso del humanismo espiritual y liberador. Ya que coloca siempre esta vida y dignidad de la persona, con sus necesidades vitales, por encima de cualquier ley o norma e institucin, por ms sagrada que se considere. El sbado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sbado (Mc 2, 27-28).

En esta tica y espiritualidad del amor con la justicia liberadora con los pobres, el personalismo quiere que tengamos vida y sea una vida fecunda (Jn 10, 10). En la lnea de Ireneo de Lyon y que actualiza Oscar Romero, la gloria es que el ser humano y el pobre vivan. Ya que, como nos muestra la ciencia social o la misma filosofa, los pobres son los que mueren antes de tiempo, a los que se les niega el amor fraterno y la solidaridad. A los pobres se les aplasta su vida, dignidad y derechos. En realidad, eso es lo que promueve todo este humanismo tico, espiritual e integral como es el personalismo: el profundo estupor respecto al valor y a la dignidad de la persona.

Y es que el personalismo naci como una filosofa terica y prctica para la accin, en el compromiso militante por la defensa de esta vida y dignidad de la persona. En oposicin a los sistemas e ideologas que niegan al ser humano. Y la sacrifican a los dolos del capital y del mercado, como impone el liberalismo economicista con el capitalismo, del estado o partido como hace el comunismo colectivista o colectivismo; e idolatras de la nacin y raza, como perpetran los fascismos o nacionalismos sectarios y excluyentes. Frente a todos estos totalitarismos e ideologas burguesas (elitistas), el personalismo nos propone una verdadera revolucin. En la que las personas, con sus comunidades o pueblos, y los pobres son los sujetos protagonistas de su promocin liberadora e integral. Los seres humanos no son objetos o cosas y que, por lo tanto, puedan ser sacrificados a estos falsos dioses e idolatras del capital-mercado y de la riqueza (ser rico), del estado y del poder. Las idolatras del poseer y tener que van contra del ser (vida y existencia en dignidad) de la persona.

Como se observa, desde el personalismo se nos muestra una autntica antropologa y tica para la vida social e histrica. En la que la persona es fruto del Don (Gracia) del amor y solidaridad del Otro y de los otros. Soy amado, luego existo es lo que afirma el personalismo. Y, como es de bien nacido ser agradecido, esta Gracia de la vida y del amor lleva a la persona a la inter-relacin y encuentro con los otros. En el servicio al bien comn, con el compromiso y militancia por la justicia liberadora con los pobres de la tierra. Por tanto, desde el personalismo se nos muestra la autntica naturaleza humana, lo que la tradicin filosfica y del pensamiento denomina ley natural. Esto es, el don del Otro y de los otros con el amor nos constituye como seres humanos. Seres personales, corporales, comunitarios, sociales, polticos y espirituales cuya vida y dignidad es sagrada e inviolable. Somos personas enraizadas y religadas en este Don y realidad, desde la comunin solidaria con el Otro y con los otros en la justicia con los pobres, con la naturaleza y con todo el cosmos. Abiertas a los principios, valores e ideales, a la espiritualidad y trascendencia, a la vida humanizadora, moral, mstica y plena.

Nada ni nadie puede ir en contra de toda esta naturaleza humana y personal, oponerse a la vida, dignidad, corporalidad, sociabilidad y trascendencia (espiritualidad) de la persona. Sera ir en contra de lo ms sagrado y trascedente. En sintona con lo que nos transmita E. Merino, primer consiliario de la HOAC, con claro sabor personalista: lo que no es honrado no puede ser espiritual ni moral; una vida honrada las 24 horas al da en este Don del amor. La moral y espiritualidad no pueden estar en contra de la vida, felicidad y alegra del ser humano. Sino que asumen toda la vida, dignidad y humanidad de la persona para, lejos de negarla, llevarla a su plenitud. Tal como nos muestra todo lo anterior Toms de Aquino que, como se ha estudiado, con su humanismo antropolgico, tico y trascendente (integral) es uno de los pilares de todo este personalismo filosfico y espiritual

El personalismo con Mounier o Ellacura nos traen la revolucin de la civilizacin del trabajo y de la pobreza, frente a la del capital y la riqueza. El capital, el beneficio y la ganancia, no est antes el que trabajo vivo. La vida digna del trabajador y la persona, con sus derechos como un salario justo, est por encima del capital. Como se observa, es una economa y trabajo que, con la propiedad, se pone al servicio de la vida y necesidades de las personas, del destino universal y socializacin de los bienes con la propiedad. Para el desarrollo humano e integral. Y como raz de esta civilizacin del trabajo frente a la del capital, la de la pobreza contra la riqueza.

Es la vida de santidad moral, tica, espiritual y militancia en el amor fraterno que se hace pobreza solidaria con la comunin de vida, bienes y luchas por la justicia liberadora con los pobres de la tierra. En oposicin a los dolos de la riqueza-ser, del poder y la violencia, frente a todos estos totalitarismos e individualismos burgueses. Y es que el mal del egosmo con la codicia (el amor al dinero) es la raz de todos los males (1 Tim, 6, 10). Lo ms valioso e importante del personalismo, con autores como Mounier o Ellacura, es que hicieron vida su filosofa, como medio para la paz y la justicia liberadora, la llevaron la prctica y al testimonio. En una existencia entregada al Otro y a los otros, en la pobreza fraterna y solidaridad para la promocin y liberacin integral de las personas, pueblos y pobres de la tierra.

Agustn Ortega (Espaa) es Trabajador Social y Doctor en Ciencias Sociales (Dpto. de Psicologa y Sociologa). Asimismo ha realizado los estudios de Filosofa y Teologa, Doctor en Humanidades y Teologa. Profesor e investigador de la Pontificia Universidad Catlica del Ecuador y actualmente de la UNAE (Universidad Nacional de Educacin) as como invitado en diversas universidades latinoamericanas. Autor de diversas publicaciones, libros y artculos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter