Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2017

Trump, Palestina y la paz prohibida

Elson Concepcin Prez
Granma


Decenas de aos de apoyo financiero, diplomtico y militar por parte de Estados Unidos a Israel. Millones de palestinos que han tenido que abandonar su territorio ante el genocidio sionista. Arremetidas violentas contra poblaciones de Gaza, Cisjordania y otras ciudades. Construcciones ilegales de miles de asentamientos judos en tierras ocupadas por Israel.

Podran sumarse a esta lista los fracasos de conversaciones internacionales ante la posicin de Tel Aviv y el apoyo de los gobiernos de turno en Washington, el veto estadounidense a toda posible resolucin de la ONU u otro organismo internacional que exija el fin de la barbarie israel contra los palestinos y, muy especialmente, el suministro por parte del Pentgono de ms de 3 000 millones de dlares al ao para que las administraciones sionistas obtengan las ms sofisticadas armas salidas del Complejo Militar Industrial estadounidense. Esas armas hoy matan a los palestinos que protestan contra la nueva arremetida de Washington.

En este contexto lleg al poder Donald Trump y sus enajenadas promesas preelectorales siempre fueron contrarias a la bsqueda de soluciones pacficas en los conflictos entre pases.

Con aquello de que Estados Unidos primero, el magnate inmobiliario instalado en la Casa Blanca ha batido rcords en eso de retirar a su gobierno de cualquier compromiso internacional, lo mismo relacionado con el cambio climtico que con el tema de los emigrantes, la salida de la Unesco y la no obligacin con pactos comerciales rubricados por sus antecesores.

No se excluyen de esta poltica su megaproyecto de construir un muro para aislar toda la frontera entre su pas y Mxico o la amenaza de borrar de la faz de la tierra a una nacin como la Repblica Popular Democrtica de Corea.

En el tiempo que lleva instalado en la presidencia, Trump ahora decide un acto de los ms humillantes y contrario a la lgica de la poltica internacional: reconocer a Jerusaln como capital de Israel y comenzar sus planes de trasladar su embajada hacia esa ciudad.

El tema considerado como el ms espinoso en la bsqueda de la paz entre israeles y palestinos debi tener una solucin compartida que adjudicara la parte occidental a Israel y Jerusaln Este a los palestinos.

Desde agosto de 1980 el Consejo de Seguridad de la ONU, mediante la Resolucin 478, declar la nulidad de la pretensin del gobierno israel de declarar a Jerusaln como su capital eterna e indivisible.

La comunidad internacional ha actuado a favor de una solucin amplia y duradera del conflicto, con la existencia de dos Estados, como garanta de que los palestinos tengan un territorio independiente y soberano con capital en Jerusaln Oriental y respetando las fronteras previas a 1967.

En la bsqueda de materializar lo aprobado en la ONU y reclamado por casi la totalidad de los pases, ninguna otra nacin del mundo dio un paso tan irreverente como el adoptado por Trump. La comunidad internacional se siente una vez ms frustrada ante semejante prepotencia de parte de la administracin estadounidense.

Gobiernos aliados a Washington han criticado con vehemencia y calificado de irresponsable la decisin de Trump, igualmente funcionarios y exfuncionarios vinculados a los gobiernos de ese pas.

Esto es un disparate de dimensiones histricas. Los intereses de Estados Unidos van a quedar daados por muchos aos y la regin se vuelve mucho ms voltil, ha afirmado en un comunicado John Brennan, exdirector de la CIA (2013-2017).

Por su parte, el presidente francs Emmanuel Macron ha dicho que esta decisin es una decisin lamentable que Francia no aprueba y que va en contra de la ley internacional y todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Tambin se han expresado contrarios a la decisin de Trump, gobiernos como el de Arabia Saudita, que ha afirmado que la medida tendra un impacto nocivo en el proceso de paz. Se sum Jordania para advertir consecuencias graves y el jefe de la Liga rabe, Abul Gheit, indic que la decisin nutrira el fanatismo y la violencia. Turqua asegur que esto sera una enorme catstrofe.

Trump ha olvidado si es que la conoce la Resolucin 181 de la Asamblea General de la ONU, aprobada en 1947, para la particin de Palestina en un Estado judo y otro rabe, y el considerar a Jerusaln como una entidad aparte, en la primera dcada administrada por la ONU y que luego se definira su estatus mediante un referendo.

Aunque las guerras y los continuados fracasos en los procesos de paz no permitieron la realizacin de lo pactado, los llamados Acuerdos de Paz de Oslo, suscritos en 1993 entre Israel y la Organizacin para la Liberacin de Palestina, establecan que el estatus de Jerusaln sera discutido en una etapa ms avanzada de las negociaciones.

En mayo del 2016, durante la Conferencia Internacional sobre Jerusaln, el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, asegur que la configuracin de esa ciudad sigue estando en el corazn de cualquier solucin negociada sobre la situacin israel-palestino.

Pero la realidad es otra y Donald Trump ha vuelto a exacerbar el conflicto. Ya finalizando el 2017, la palabra paz sigue siendo prohibida para la poblacin palestina, mientras que sus habitantes se han lanzado a las calles a protestar y empiezan a sumarse las vctimas en sus filas, provocadas por las balas del ejrcito sionista.

Qu dice y qu hace la comunidad internacional ante esta ofensa?


Fuente original: http://www.granma.cu/mundo/2017-12-13/trump-palestina-y-la-paz-prohibida-13-12-2017-00-12-02



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter