Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2017

Judas

Jaime Galarza Zavala
Rebelin


El Canciller de la Dignidad y el Patriotismo, como fuera calificado en su momento Jos Peralta, el ilustre actor e idelogo de la Revolucin Alfarista, escribi libros de historia que son ejemplo de apego a la verdad y la justicia. Una de estas obras se intitula Eloy Alfaro y sus victimarios, en la cual no deja hueso sano a la felona de Leonidas Plaza Gutirrez, el emboscado autor del Arrastre de Alfaro y sus tenientes en aquel fatdico 28 de Enero de 1912 cuando el maridaje de liberales traidores y conservadores ultramontanos encendieron en El Ejido de Quito la Hoguera Brbara, motivo de vergenza histrica para el pueblo ecuatoriano.

Sobre este crimen volvi a escribir una y otra vez Jos Peralta, y seguramente pensando en el tenebroso asesino del Arrastre, poco despus, desterrado en Lima por el mismo Plaza Gutirrez, dibuj entre sus Escritos del Destierro esta lapidaria estampa de Judas Iscariote: All donde hay un feln, un malagradecido, un infame que vende al benefactor y a la patria, un desleal que revela el secreto depositado en su pecho, un miserable que muerde la mano que lo levantara del polvo, all vemos toda la asquerosa y detestada catadura de Judas.

Sin ser el nico caso, la traicin de Leonidas Plaza Gutirrez resulta un modelo clsico de villana en nuestro medio ecuatoriano. Colocado por Alfaro al rango de los grandes generales de la Revolucin del 5 de Junio, encumbrado por l y por Jos Peralta al solio presidencial en 1901, amarrado por matrimonio de conveniencia a los terratenientes antialfaristas de Quito, reptando silenciosamente en conventos y casas ricas, el hbil conspirador fue juntando amigos y testaferros, engaando a ingenuos y honestos militares, utilizando a los mercenarios de los medios privados, hasta armar la cada del Viejo Luchador y sus compaeros de armas.

Ahora, cuando tanto se habla de deslealtades y traiciones, la juventud debe repasar estas crudas pginas de la historia, y desterrar lejos el ejemplo de Judas y las 30 monedas de la traicin, que hoy se traduciran, cuando menos, en 30 millones de dlares.

Blog del autor: http://galarzajaime.blogspot.com.ar


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter