Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2017

[Crnicas sabatinas] Contra la Catalua (excluyente) de Pujol-Mas-Puigdemont-Junqueras (y afines); por la Repblica Federal espaola
La lucha de clases es el motor de la historia. Y la lucha electoral?

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para Manuel Lpez Gonzlez, piloto de aviacin de la II Repblica, fallecido en Mxico DF a los 101 aos de edad. In memoriam et ad honorem

Viendo la masa fundamental de manifestantes que acudieron a Bruselas (los entrevistados en TV3 por ejemplo), mirando tambin en mi entorno, cada vez tengo ms claro que las burguesas catalanas han recuperado su orgullo. Se sienten de nuevo dueas del pas, dominadoras sociales frente a las distorsiones provocadas por la inmigracin, frente al retroceso poltico sufrido durante la Repblica y, sobre todo, durante la guerra y la eclosin de la oposicin antifranquista de la que no fueron protagonistas. Saben que solo -aunque no es poco- se recuperaron en el terreno institucional a partir de 1980. Su orgullo de protagonistas de una poca histrica que parece que vuelve a ser suya les lleva a desafiar al mundo. A Espaa, a la UE... y a la ONU si es preciso.

Jos Luis Martn Ramos (2017)

 

Conviene fijarse en un detalle, que tal vez sea importante. Iceta se est acercando al empresariado, a un mundo que era terreno, casi vedado para los fautores del procs, en particular de CiU. Esto no hay que perderlo nunca de vista cuando se contempla el significado y orientacin del procs. Bien es cierto que se han asustado y ahora a travs de sus asociaciones empresariales de ms alto nivel reniegan del mismo. No obstante, hay un detalle importante que refutara la idea capciosa, a mi entender, de que la alta burguesa, los que mandan de verdad, los ricos de verdad, estaran en contra por principio, por as decirlo, del procs. Error craso desde mi punto de vista. Durante casi toda la singladura del mismo han estado callados, muy calladitos. Incluso sus rganos "orgnicos" han jugado, hasta muy recientemente, con una ambigedad calculada, que slo en la etapa final devino oposicin a las acciones ms atrevidas, a la unilateralidad, a la DUI, pero que hasta hace muy poco estuvo expectante viendo que poda surgir de todo esto, es decir, qu tajada podan pillar, qu nueva situacin fiscal, etc, podra salir de todo el asunto, muy diferente a los procesos revolucionarios populares a lo largo y ancho del mundo, en los que la burguesa sensu stricto las ve venir de lejos y se enfrenta con armas y bagajes a cualquier amago, cualquier insinuacin, cualquier atisbo de que la cosa pudiera ir por el lado popular. Recordad la entrevista Mas-Zapatero y lo que le pregunt vole a Mas: es cierto que cuando hablaron hace ya algunos aos usted le coment a Zapatero que l deba preocuparse de poner ms dinero en la financiacin y que usted ya se ocupara del asunto del trmino nacin?

Antonio Navas (2017)

 

Catalua es una de las regiones ms ricas de Espaa, la cuarta en renta per cpita. Su nivel econmico privilegiado no deriva, al igual que ocurre con todas las regiones ricas, de la excelencia propia o de ocupar un lugar privilegiado en la Historia, sino de mltiples circunstancias aleatorias, entre las que se encuentra el trato recibido del Estado, y del juego de mercado, por ejemplo del consumo del resto de Espaa. A su vez, esa situacin econmica aventajada la convierte por la aplicacin automtica de la poltica redistributiva del Estado en contribuyente neto, al igual que en el orden personal los ciudadanos de mayores rentas presentan tambin de manera lgica un saldo negativo entre lo que contribuyen al Estado y lo que de este reciben. En el mbito cataln se confunde con frecuencia este dficit con una infrafinanciacin, cuando no es tal, sino el resultado racional de los mecanismos redistributivos de la Hacienda Pblica, que compensan el reparto injusto del mercado.

Juan Francisco Martn Seco (2017)

 

Las tres citas se explican por s mismas. Sin subestimar la tercera, por supuesto que no, siempre se aprende de Juan Francisco Martn Rico, las dos primeras estn llenas de lucidez y veracidad en mi opinin (Finalizo con otra interesante reflexin de Jos Luis Martn Ramos sobre Sijena; no se la pierdan).

El chiste de El Perich es de septiembre de 1993, de hace ya algunos aos, casi un cuarto de siglo. Ha perdido actualidad? Ya no vale? Tambin Jaume Perich Escala era un botifler o un amigo espaolista de impresentables peperos? Yo mismo fui uno de los (jvenes) ciudadanos que se manifest en los aos 70 contra la imposicin del castellano. Y por la razn indicada por Perich entre otros motivos: imposicin lingstica no voluntaria. Avancemos.

Qu tiempos aquellos -cmo se aoran!- en los que uno poda empezar una sabatina -o u texto cualquiera- dando cuenta de informaciones republicanas (incluyentes) como la siguiente:

Estimados amigos,

Hemos recibido la buena noticia de que por fin la batera antiarea Gottwald internacional va a ser honrada con una calle en Sagunto. Ha sido el final feliz de una lucha que nuestra compaera valenciana, Marisa G. Biosca, ha mantenido para hacer justicia a la contribucin que aquellos internacionales, sobre todo checos, hicieron a la defensa de Sagunto en los meses de mayo y junio de 1938. Nuestros amigos de la Asociacin Bajoaragonesade Agitacin y Propaganda nos han informado que el prximo mes de marzo se cumplirn 80 aos de la Batalla de Caspe que tuvo lugar entre el 15 y 28 de marzo de 1938 y en la que lucharon v oluntarios de la XI, XII, XIII, XIV, XV Lincoln y de la 129 BI. A este fin estn preparando, junto con el Ayuntamiento de Caspe y el Gobierno de Aragn, un a conmemoracin especial para el fin de semana del 15 al 17 de marzo de 2018, que incluir la inauguracin de un monumento a las Brigadas Internacionales. Estamos invitados.

Esperamos, prosiguen los amigos republicanos, que para entonces pueda viajar nuestro querido Virgilio Fernndez, que particip en aquella batalla.

Recientemente el diario Pblico ha sacado la entrevista que Alejandro Torrs le hizo a hace tres semanas. El 26 de diciembre cumplir 99 aos. Y sigue al pie del can (fue sanitario en la guerra y mdico en la posguerra). Para terminar: maana martes 12 [de diciembre] a las 18,30 se proyectar en la Biblioteca Valdecilla de la UCM... el documental Diario de la guerra civil espaola. Trata de la aportacin que hicieron los 500 voluntarios daneses que vinieron a luchar con el pueblo espaol contra el fascismo. Lo presentar nuestro compaero Tristan Fleerkate. Salud y Repblica.

Salud y Repblica federal, la de todos nosotros, sin excluir a nadie.

Desgraciadamente no puedo empezar as y tengo que recordar amenazas-muros-chuleras como la siguiente: el director de los Servicios Territoriales de Cultura de la Generalitat en Lleida, Josep Borrell, advirti el pasado lunes, 11.12.2017, que la operacin policial para trasladar 44 obras de Sijena desde el Museo de Lrida poda perjudicar a los aragoneses que viven en la franja y reciben asistencia sanitaria en la capital del Segri. Sus palabras, sus ofensivas palabras, dignas de un duro colonizador en puesto y estado de mando: "Puede ser que a la gente de Aragn les pase factura, porque hay servicios que presta Catalunya a los aragoneses de forma desinteresada y generosa y que se paga, como el servicio sanitario, pero podra ser que nos lo repensramos. https://elpais.com/cultura/2017/12/11/actualidad/1512970378_659177.html. A eso, algunos (cnicos) independentistas, lo llaman fraternidad entre pueblos y ciudadanos, incluso tender puentes.

El tema de hoy, ya en las cercanas del 21D.

La lucha de clases, con numerosa contrastacin positiva sufrida la mayor parte de las veces por los ms desfavorecidos, es el motor (o uno de los grandes motores) de la historia. La conjetura no ha perdido vigencia. Cuando alguien que viva en 2218 lea el Manifiesto, sin conocer la fecha de la primera edicin, pensar probablemente que es una descripcin muy exacta, muy ajustada a los hechos, de lo sucedido en las dcadas finales del siglo XX y principios del XXI (tambin de otros momentos de la historia, a no ser, como se anuncia tambin en el texto de los jvenes Marx y Engels, que perezcan las clases en lucha). Si tienen alguna duda complementaria, no hace falta que acudan a ninguna autor de la tradicin marxista (a Rosa Luxemburg por ejemplo) o anarquista para documentarse. Pregntenle al multiricanchn Warren Buffett, que conoce el tema a la perfeccin desde el corazn de la bestia y las tinieblas. La lucha de clases existe y, con total impiedad, la estn ganando por el momento las fuerzas del Capital ms belicistas, antiobreras y ecosuicidas, en alianza con sus serviles representantes polticos.

Y la lucha electoral, que no es toda la lucha de resistencia como es sabido, tiene su importancia en ese enfrentamiento secular. La ha tenido y la sigue teniendo. Recordemos el Chile de Allende, Honduras hace unos das, la Venezuela bolivariana, la Espaa del Frente Popular. Los ejemplos se han ido y se van acumulando.

No estamos ah exactamente en .Cat, desde luego que no, pero la jornada electoral del 21D tiene su importancia. Mucha importancia. Conviene intervenir, pensar, reflexionar y decir la nuestra. Desde una perspectiva de clase, de izquierdas, y desde valores esenciales como la solidaridad, la inclusin, la fraternidad y la herencia compartida. Mirando y sintiendo desde abajo.

En mi opinin, en este caso (no digo en otras situaciones), no cabe la abstencin ni el voto en blanco o nulo. Tampoco, y s que hay compaeros que van a obrar en este sentido, apoyar opciones, ms que admirables (han dado muchas muestras de ello), que tienen muy pocas opciones de conseguir representacin parlamentaria. Hay que sumar sea como sea. Y depende cmo, no se suma.

Lnea de demarcacin este 21D: ms all de las crticas, muchas o pocas, que podamos hacer al gobierno (s) espaol (es) y a las organizaciones polticas anexas, no cabe apoyo alguno a las fuerzas polticas que diciendo que aman el pas -incluso que lo aman ms que nadie, terra lliure gritan de nuevo algunos- lo han destrozado. Sin muchas contemplaciones y sin tener muy en cuenta la opinin (y el sentimiento) de otros, a los que en algunos casos siguen considerando gente de fuera, invasores incluso.

Y no me refiero ahora cuando hablo de destrozos, desde luego que no, a la marcha de empresas, a los dineros retirados de los bancos, a la disminucin de inversiones. No hablo de eso. Hablo de la fractura social, como dicen algunos, del muro que han levantado entre nosotros: amigos y amigas que han dejado de serlo; gentes que no se hablan, que no pueden hablarse; compaeros que procuran no verse para evitar ms desgarros; familias que aparcan el tema, lo que les preocupa realmente, cuando se encuentran; colectivos que usan el sentido del humor como procedimiento de no-ruptura; ciudadanos que hablan a media voz en tiendas, locales o encuentros para que los otros no sepan su posicin sobre el monotema; trabajadores no secesionistas que callan en sus trabajos por si sus jefes les ponen en la lista negra de los unionistas. Etc. Exagero? No exagero, me quedo corto, muy corto. Tengo (tenemos) en mente muchos casos concreto que confirmaran lo que sealo. Todos los ciudadanos que vivimos en .Cat tenemos ejemplos, muchos ejemplos, de todo ello. Sea como fuere, lo peor es la ruptura que han generado entre las clases trabajadoras de Catalua -un 25%, por decir una cifra, soando en una mejora insolidaria de su Estado asistencial cataln (los dems no importan o cuentan poco); un 75%, el ms currante-currante, sintindose extranjeros en su propio pas, expulsadas de l- y, de igual modo, entre esas clases desfavorecidas y el resto de trabajadores y sectores populares espaoles. Los muros-Estados que algunos quieren construir generan separaciones.

Conviene, por tanto, tener en cuenta esa lnea de demarcacin que he sealado antes, las fuerzas que dicen no ser eso pero que se comportan como tales, y no olvidarse tampoco de los haceres interesados de la derecha neoliberal. De aqu y de all. En ocasiones, hay que escoger entre males (esta es una de ellas en mi opinin) y conviene que no olvidemos algunas de las cosas que han ocurrido, que hemos vivido en estos ltimos aos. Recurdalo t y recurdalo a otros, escribi Cernuda. Pues eso. Mi memoria de jubilado ya no acua muy bien sus monedas pero puedo intentarlo. A ttulo de inventario sucinto y provisional (los tres ensayos de Martn Alonso siguen siendo esenciales para este balance; les recuerdo el ttulo del ltimo libro de su triloga: El catalanismo, del xito al xtasis. III. Impostura, impunidad y desistimiento, Vilassar de Dalt (Barcelona), El Viejo Topo, 2016):

No conviene olvidar los que han hablado, una y otra vez, manipulando todo lo que han podido, de derecho a decidir o de democracia para ocultar sus ansias de poder, secesin y de ruptura del demos y el ethos comn.

Recordemos quienes se han redo en sede parlamentaria de la forma de hablar castellano de los nios gallegos y andaluces, con aplausos y risas de sus partidarios, sin que jams haya pedido disculpas.

Recordemos quienes han jugado con ambigedades calculadas o, lisa y llanamente, con el principio de contradiccin: digo que no soy independentista pero en todo -o casi todo- apoyo las posiciones nacionalistas-secesionistas. No pero s, s pero no del todo.

Recordemos quienes dieron legitimidad al 1-O hablando de movilizacin. No olvidamos quienes frente a la vampirizacin secesionista de manifestacin de duelo de finales de agosto en Barcelona hablaron de nuestra diversidad y del derecho a manifestar la opinin, como si fuera esto lo que estaba en juego en aquel momento.

Recordemos quien es, quien fue, quien sigue siendo, el gran manipulador y defradudador del Principiado. Y quien es su hijo poltico principal, quien ha reivindicado esa herencia y ha sido muy fiel al GCF (gran clan familiar).

Recordemos los procedimientos supremacistas de agit-prop usados en su publicidad poltica por fuerzas que dicen ser de izquierda y republicanas.

No olvidemos a quienes han apoyado estos ltimos aos los que se autodenominan, con total falta de modestia, izquierda radical transformadora de los Pases Catalanes.

Recordemos, dato que suele olvidarse, que Catalua sigue siendo la comunidad espaola con ms desahucios.

Recordemos el insulto lanzado, sin miramientos ni matices (incluyendo a sectores de la izquierda espaola que se niegan a escuchar a la izquierda no nacionalista de Catalua), contras las dos manifestaciones ciudadanas no secesionistas del pasado mes de octubre.

Recordemos quienes durante aos y aos han puesto el acento en la separacin, en la distancia, en lo que supuestamente nos aleja, y nunca, en cambio, en los numerosos puntos que nos unen. Con el lo, piensan algunos, se vive mejor (ellos sobre todo).

Recordemos el 3 o el 20 por cien y el Espaa ladrona que nos roba y nos ha robado desde el principio de la existencia.

Recordemos el congreso de 2014 y el Espaa contra Catalua desde 1714, con presencia inaugural inaudita.

Pensemos donde ellos mismos han ubicado la senyera, una bandera, no era la nica, que a todos nos una.

Recordemos las esteladas oficiales situadas a la entrada de pueblos y ciudades sin ningn miramiento, haciendo que esta terra no sea lliure.

Pensemos en cmo deben sentirse los ciudadanos no secesionistas en pueblos y localidades no muy pobladas con total dominio secesionista.

No olvidemos la manipulacin de medios como TV3 y otras emisoras pblicas o privadas y sus directores generales prximos al secesionismo ms hooligang.

Recordemos tambin la ausencia de apoderados de las fuerzas no secesionistas en los cmputos de los resultados del 27S en la Catalunya vella (y en parte de la Catalunya nova). Y conviene hacerlo ahora, precisamente ahora que tienen el rostro malayo de hablar -ellos, precisamente ellos- de manipulacin electoral, de doble recuento, de la aceptacin gubernamental del resultado, etc. Quines controlarn el cmputo del 21D en muchas mesas electorales? De qu van esas cartas que escribe Junqueras sobre la aceptacin de resultados? Qu consignas se habrn dado bajo mano?

Recordemos su permanente manipulacin del lenguaje: presos polticos, sin serlo; democracia, cuando no se trataba de eso; derecho de autodeterminacin presentado como un derecho inalienable de todos los pueblos del mundo; derecho a decidir como un derecho humano esencial; legitimidad frente a legalidad; Estado espaol o Madrid en lugar de Espaa, palabra siempre prohibida o asociada con el fascismo; Catalua como nacin milenaria; la Generalitat como una eterna institucin democrtica. Etc.

Recordemos el intento de expulsin de Antonio Machado del callejero pblico de Sabadell (salvo error de memoria) por parte de un ayuntamiento gobernado por ERC y CUP.

Pensemos, por un momento, qu Catalua defienden y qu Catalua defienden ustedes, y cmo defienden lo que defienden.

Recordemos su estrategia en estos dos ltimos aos: la derrota del 27S (reconocida por ellos mismos la noche electoral) reconvertida en xito y victoria, porque los votos de CSQES no con unionistas.

Pensemos en quien apoyaron, en quienes votaron a favor de que alguien como Carme Forcadell (ahora en las listas de ERC) fuera presidenta del Parlamento de Catalua.

Recordemos el que se vuelva a Cdiz de Nria de Gispert, o el comentario sobre los esfnteres de Iceta de todo un cientfico, catedrtico en activo, de nanotecnologa de la UB.

Recordemos tambin en las palabras de Santi Vila: haba que sugerir otros escenarios para hacer olvidar las agresiones antiobreras del gobierno neoliberal cataln, el primero entre todos ellos por sus prcticas antipopulares.

Pensemos en la corrupcin y en los colectivos corruptos. Pensemos en su poder hegemnico, en su consideracin del estado, de la Generalitat, como fondo privado propio y en exclusiva.

Recordemos a quienes decan ser no-secesionistas, incluso federalistas, y luego votaron S-S el 9N (y lo airearon sin venir a cuento), a un tiempo que acudan a manifestaciones secesionistas para recordar el 11S.

Y as siguiendo. Ustedes pueden completar la lista; no les aburro ms.

No lo oculto: hay motivos para el desasosiego. Muchos Pero tambin para la esperanza, la fraternidad y la resistencia republicana, democrtica y federal.

E incluso hay motivos para la rabia aunque pensemos que, un da u otro, ms pronto que tarde, tendremos que buscar puntos de unin, de convivencia. Si no, cmo? Pero, afortunadamente, ya nunca las cosas sern como fueron. Ni volveremos al armario. Ni haremos como si nos enterramos. Ni permaneceremos callados. Ni buscaremos -solo nosotros- puntos de cercana, mientras ellos se muestran excluyentes, poderosos y distantes.

Recordemos todo eso el 21D y no nos quedemos en casa. Hay que conseguir que la derrota, su derrota, sea amplia, la ms amplia posible!

Y, por supuesto, no son vctimas, digan lo que digan, aunque lleven muchos lacitos y se las den de demcratas frente al Estado fascista opresor. Son nacionalistas idenditarios, que tienen el rostro (que insulta a tantos exiliados de otros tiempos) de hablar de gobierno en el exilio, vinculados adems a otros sectores nacionalistas (flamencos, liga del Norte) que estn entre lo peor y ms derechosa de la Europa actual.

Por si me hubiera mal o no me hubiera explicado en absoluto, cierro este apartado con el texto de un gran fillogo, de un gran crtico literario, de un gran conocedor de la obra de Shakespeare: Salvador Oliva, Corrupcin del lenguaje (https://cat.elpais.com/cat/2017/12/08/cultura/1512735074_256284.html). No se lo pierdan. Yo s lo he traducido (con dudas en algn momento). Les dejo con Oliva:

En poltica, la corrupcin del lenguaje es siempre resultado de una corrupcin moral. Por razones de espacio dar slo unos pocos ejemplos:

De un referndum de risa y sin control, decimos mandato del pueblo. De un presidente cobarde y prfugo, decimos presidente en el exilio. De los encarcelados por delitos cometidos, decimos presos polticos. Del fracaso de la DUI, decimos calcular mal el tiempo (y ante los jueces, que era slo simblico). De aplicar el artculo 155 de la Constitucin con el fin de restaurar la legalidad, decimos golpe de Estado. De las sentencias jurdicas, decimos retorno al franquismo. De los partidos constitucionalistas, decimos partidos represores. De vulnerar el Estatuto y la Constitucin sin mayora autorizada, decimos cumplimiento del programa electoral. Y el inefable duetto Junqueras-Rovira aade que debemos luchar para que el bien (la independencia) triunfe sobre el mal (las leyes).

Todo ello demuestra que esta corrupcin moral funciona exactamente igual que una fe religiosa. En primer lugar, la sembr el pujolismo; en segundo lugar, la favorecieron los errores del gobierno espaol; en tercer lugar, la inocularon las necesidades partidistas (falta de votos) y personales (inhabilitacin, imputacin y multas) de Artur Mas; en cuarto lugar, la increment Puigdemont, un terco idneo para hacer de marioneta de su dueo, y en quinto lugar, la ha llevado a trmino un trabajo enormemente astuto de unos malhechores que han trabajado con una gran efectividad desde la sombra, organizando un sistema de mentiras muy bien estructurado basado en procedimientos muy similares a los de Goebbels. La fe creada por estos agentes, la abrazaron inmediatamente los polticos con intereses partidistas. Despus, la adoptaron algunos tontorrones cultivados (profesores y escritores). Y unos y otros la inculcaron sin escrpulos a la buena gente del pas.

Las palabras de cierre que, en mi opinin, sealan muy bien el mecanismo ideolgico-cultural que opera en estas circunstancias:

Como fe religiosa que es, la buena gente que crey en ella no admitir nunca que fueron engaados y, por tanto, continuarn votando los partidos independentistas porque el primer mandato de esta religin es afirmar que todas las culpas vienen siempre de Madrid (algunas proceden del PP y stas, efectivamente, son las ms bienvenidas por los independentistas). Temo que el da 21 el pas vuelva caer en los desastres econmicos y sociales que los responsables mencionados causaron.

Resumiendo: Catalua se puso enferma por culpa de los interminables aos de gobierno de Jordi Pujol; luego quiso suicidarse votando a Artur Mas; luego, con la eleccin de Puigdemont recibi un fuerte golpe de gracia. Pero tal vez el definitivo nos vendr dado por Ada Colau y sus acompaantes facilitando que Junqueras (o an peor: la llorona Rovira) sea el futuro presidente. En todo caso, el resultado de las prximas elecciones nos dir si Catalua ha muerto o slo agoniza. La verdad es que no s qu es peor.

La parte final de la sabatina. Las recomendaciones de la semana (recuerden: se impone una seleccin de esta seleccin que ya deja muchas informaciones y excelentes artculos en el tintero):

0. Fuera de cmputo: tenemos todos la obligacin, por decencia, dignidad y para que la desmemoria no habite en nuestras almas, de acudir a la exposicin en la Fabra i Cots sobre La ferida [herida] de Hipercor. Barcelona 1987. Francesc Valls es el comisario de la exposicin. Muchos de nuestras vergenzas -la ma por ejemplo- estn ah. Slo 13 de los afectados -21 personas muertas, 46 heridos- han sido indemnizados por la administracin. Una referencia: Blanca Cia, Hipercor, el dolor insuperable 30 aos despus. El Pas-Catalua, 15.12.2017, p. 8. Lean los testimonios de los familiares.

1. Un tuit de Eddy: Queridos amigos catalanes, sabis que desfilis bajo la bandera de las Waffen SS flamencas y sus colaboradores de la II Guerra Mundial? El len de garras negras. Conocis a vuestros aliados? Para una informacin detallada (no se la pierdan!) sobre los nacionalistas flamencos: Xavier Vidal-Folch, Ojo al amigo flamenco. El Pas, 11.12.2017, p. 2. Tambin Carlos Yrnoz, Catalua en la UE de Macron, ibid, p. 16.

2. Sobre el tema de las singularidades (tema delicado que, en mi opinin, no tiene que ser identificado sin ms con privilegios): Juan Claudio de Ramn, Contra la singularidad en la Constitucin. https://elpais.com/elpais/2017/12/09/opinion/1512834189_894922.html. Una de sus tesis:

Pero de tanto arrugar la nariz cada vez que se menciona la necesidad de llevar a la ley fundamental la singularidad catalana, he acabado por entender que s hay una singularidad que la reforma de la Constitucin debe intentar reflejar: la espaola. Segn lo veo yo, la singularidad espaola reside en nuestro tipo de pluralismo lingstico, donde una lengua comn se solapa con al menos otras tres lenguas de gran arraigo y dimensin poltica. No cabe el engao: la convivencia de lenguas no es tan buena como se pregona; est de hecho, en el fondo de la crisis territorial. Lo que se precisa no es por tanto una nueva foralidad, esta vez lingstica, que sancione las actuales tensiones, sino un rgimen lingstico general, justo e inclusivo, apuntado en la Constitucin y desarrollado luego por ley. La clave para una Espaa inclusiva no es as el reconocimiento de una plurinacionalidad que consagrara uniformidades yuxtapuestas, sino crear el marco federal que pacifique de una vez nuestra querella lingstica. Para que las lenguas sean un tesoro y no un pendn.

3. De Ignacio Molina: Iceta en el laberinto de los tres tercios. http://agendapublica.elperiodico.com/iceta-laberinto-los-tres-tercios/. Una de sus reflexiones centrales:

Resulta llamativo que el PSC se autoengae fingiendo que solo debe ser emptico con el tercio largo de la sociedad que hoy es independentista (y crtico con la poca capacidad del Estado para acomodar el sentimiento nacional cataln) pero pueda en cambio ignorar al tercio corto que se siente nacionalmente espaol (y crtico con la poca capacidad de la Generalitat para acomodar el sentimiento nacional espaol). Si Iceta quiere de verdad convertirse en el referente de los consensos entre las diferentes Cataluas, ha de comprender las frustraciones de los dos polos. Debe, en suma, pensar menos en los centenares de antiguos dirigentes del PSC que hoy prefieren opciones nacionalistas y hacerlo ms en los centenares de miles de antiguos votantes que ahora apoyan a Ciudadanos. Debe incluso pensar tan solo en esta ltima frase y sacar conclusiones sobre lo que ha hecho mal su partido.

4. Sobre la sanidad catalana: Jessica Mouzo Quintns, La pressi sobre els sanitaris catalans senquista. https://cat.elpais.com/cat/2017/12/07/catalunya/1512673747_775208.html. En el mismo sentido: La sanidad pblica catalana, en urgencias. El Govern que salga del 21-D debe revertir un colapso que hace que ms de 170.000 pacientes esperen una intervencin quirrgica programada. http://www.elperiodico.com/es/opinion/20171202/la-sanidad-publica-catalana-en-urgencias-6466366. Tambin: Francesc Vallas, Eslganes y razones, El Pas-Catalua, 13.12.2017, p. 2.

Otra referencia complementaria con un comentario de Antoni Barbar Molina. El enlace: https://elpais.com/ccaa/2017/12/10/catalunya/1512922676_645414.html- El comentario de este mdico y gran activista de muy largo recorrido:

Un trabajo muy interesante de la periodista Jessica Mouzo (...) Se trata de una visin panormica de lo acaecido en este mbito, desde aquel 2010 hasta la actualidad. Desde tiempos de Mas-Boi Ruiz, hasta la ltima etapa Comn, y su peripecia. Los datos resultan en general conocidos pero el relato cronolgico permite un anlisis dinmico y un diagnstico. Desde algunos agentes y plataformas sociales hemos venido denunciando y combatiendo esa situacin. Tal es el caso de la Marea Blanca de Catalua. Con enorme empeo y sin caer en el desanimo a que nos pretenden reducir los potentes medias de comunicacin y propaganda al servicio del Sistema.

Un relato de esa sostenida agresin mercantil a la salud y la sanidad pblicas a manos de polticas neoliberales de distintos gobiernos. Aqu y en toda Espaa y Europa. Una situacin y una metodologa demasiado parecida para ser casual. Una estrategia comn y similar, con iguales objetivos, aunque con distintas presentaciones nacionales. Una epidemia que afecta Catalua, Espaa y Europa y que oblig, de forma consensuada a erigir una Coordinacin estatal de Mareas Blancas que no ha dejado de aportar, luchar, reunir fuerzas de movilizacin social. Mouzo desde el rigor que la caracteriza, recuerda (y es de agradecer en estos tiempos), los resultados y las pequeas/grandes/enormes victorias de algunas de las luchas en que nos hemos empleado (Consorci de Lleida, Visc +, Euro por receta, etc). Una movilizacin que no puede detenerse, ante el panorama presente de privatizacin, listas de espera, masificacin, urgencias colapsadas, condiciones penosas de trabajo en todo el sector, infrafinanciacin pblica,... y las reformuladas amenazas de proseguir con ese perverso sistema denominado "mixto" cataln! La manida "colaboracin "pblico-privada" como frmula de parasitacin de los escasos recursos pblicos. Ahora en vas de reformulacin de un nuevo envoltorio, pero con los mismos objetivos: la "colaboracin pblico- social".

Gracias por un material periodstico, atpico, que ayuda a disponer de elementos para una irrenunciable tarea de defensa, reversin y reconstruccin de un autentico Servicio Nacional PBLICO de Salud y Sanidad.

5. Del joven filsofo Robert Talln: Me gustara compartir una serie de artculos para que sigamos ayudando a SLA en su tarea de recopilar informacin y argumentos sobre el adoctrinamiento en las escuelas catalanas. a) Sobre los inicios de la inmersin lingstica: https://teresafreixes.wordpress.com/2017/06/04/los-inicios-de-la-inmersion-linguistica-en-cataluna/

b. Intervencin de Teresa Freixes ante la Subcomisin del Pacto Social y Poltico por la Educacin en el Congreso de los diputados: https://teresafreixes.wordpress.com/2017/07/25/la-educacion-a-debate/

6. De Antonio Puigverd: Elisenda Alamany, dentfrico ideolgico. http://www.lavanguardia.com/politica/20171207/433463749417/elecciones-cataluna-elisenda-alamany-catalunya-en-comu-podem.html?utm_campaign=botones_sociales_app&utm_source=social-otros&utm_medium=social (del piol comunalista forman parte tambin el hermano y el cuado de Alamany). Las palabras de cierre de Puigverd:

Para sostener que ellos estn la izquierda de la socialdemocracia, dice: El marco slido y de consenso est por afrontar la superacin de la socialdemocracia. Y para acusar a los nuevos de hacer vieja poltica  (se refiere a ERC haciendo de CiU; seguramente no se da cuenta que podra estar hablando de los comunes) dice: Los episodios que estamos viviendo nos demuestran que muchas veces lo que es nuevo se mueve con los mismos parmetros que lo que dicen querer superar. Alamany, filloga y profesora, tiene un aire de joven directiva y una sonrisa de anuncio televisivo. Su lenguaje poltico es profesional, viste de manera convencional y tiene una gestualidad convencional. Portavoz de CatCom, no desentonara en PDEcat, PP, ERC o PSC. No desentonara en ninguno de los carteles en los que se anuncia dentfrico ideolgico. No puede extraar que la nueva y la vieja poltica se confundan. Lo dice la ley de Murphy de la izquierda: si algo puede ir a la derecha, lo har. Y si algo no puede ir a la derecha, ir igualmente.

7. Desde una perspectiva de izquierda y feminista -por fin!- Beatriz Silva, Las cifras que ocultan las banderas. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/cifras-banderas_106070_102.html?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=diario20171211. Su comentario de obertura:

La cifra de paro en Catalua es del 12,5% segn la EPA. Son ocho las mujeres que han sido asesinadas por violencia de gnero. Catalua es la comunidad autnoma con ms nmero de barracones escolares: 1.010. Y el nmero total de personas refugiadas que han sido acogidas desde que comenz la crisis migratoria es de 1.169. Cifras que ni Ins Arrimadas ni Marta Rovira demostraron conocer ni por aproximacin en el debate que mantuvieron hace unos das en el programa Salvados de Jordi vole pero a las que podramos aadir muchas ms. El 19,2% de la poblacin de Catalua vive bajo el umbral de la pobreza . Los ms pobres son los nios: la tasa de pobreza infantil se sita en torno al 24%. Esto se explica en gran parte porque Catalua destina slo un 0,9% de su PIB a polticas de infancia y familia mientras la media europea es de 2,2%. Algo similar sucede con la educacin. Se destina slo el 2,9% del PIB a este concepto, muy lejos de la media de la UE que es de un 5,25%. Detrs de estas cifras hay un deterioro del Estado de bienestar y un debilitamiento de las polticas pblicas garantizadas. Polticas que han quedado abandonadas en los ltimos siete aos por el debate en torno a la independencia que ha centrado todos los esfuerzos del gobierno de la Generalitat y de muchas de las administraciones locales.

8. Una aproximacin, con criterio propio, del imprescindible activista e intelectual antisecesionista Vicente Serrano, presidente de ACP: Reflexiones para votar el prximo 21 de diciembre con conocimiento de causa". http://www.alternativaciudadana.es/2017/12/06/21d-votad-votad-malditos-no-dia-la-marmota/. Tambin del mismo autor: 21D: Pucherazo institucional o la impresionante discriminacin de los votantes de Barcelona. https://www.cronicapopular.es/2017/12/21d-pucherazo-institucional-o-la-impresionante-discriminacion-de-los-votantes-de-barcelona/. Vale la pena. Les dejo con uno de sus comentarios (recuerden su libro de El Viejo Topo sobre El valor real del voto):

El ndice de Poder de Voto (IPV) de los barceloneses (provincia) es de 0,84. Teniendo en cuenta que el valor de cualquier voto debera ser 1, ya podemos afirmar que estn discriminados. Pero si vemos el valor del voto respecto a las tres provincias restantes comprobaremos que el IPV de los electores de Tarragona es de 1,29, el de los de Gerona de 1,35 y el de los de Lrida de 1,97. Y eso es as antes de votar. Una vez votamos las diferencias se agrandan y son lesivas hasta para los votantes de una misma formacin. As podemos decir que en 2015 los votantes de Lrida de JxS tuvieron un IPV de 2,30 mientras los de Barcelona tan solo vala su voto 0,83. El IPV ms bajo de los leridanos fue el de los votantes del PSC que se qued en el 1,50, mientras el de sus votantes de Barcelona baja hasta el 0,82. La paradoja de este sistema tan injusto es que puede hacer que el partido ms votado en Catalua en las prximas elecciones si es que se cumplen las previsiones de la encuesta de GAD3 o parecidas- Cs con un 23,10% de votos sea el tercer partido del Parlament con 1 diputado menos de los 31 que le corresponderan y la misma representatividad que JxCat. El resto de partidos todos sufriran una prdida de representatividad, excepto el PSC que mantiene la misma perspectiva de escaos con el sistema actual y el que aqu se propone.

9. Una demostracin de la aplastante hegemona cultural nacionalista: Girona cambia la plaza de la Constitucin por plaza del 1-O con el voto del PSC. Los concejales del PSC han votado realmente a favor de este cambio secesionista de denominacin? No puede ser, no puede ser, no debera haber sido si ha sido. https://www.elespanol.com/espana/20171211/268724247_0.html

10. Una informacin que espero y deseo sea falsa, totalmente falsa: http://societat.e-noticies.cat/apallissen-un-catala-a-saragossa-per-portar-tirants-despanya-114495.html Ha sido confirmada! Esto es un ejemplo de cordura, izquierdismo y radicalidad? Qu tendr que ver esto con los valores y prcticas de izquierda por mucha rabia que nos dn los tirantes o lo que sea con la bicolor?

11. Un artculo de Ferran Toutain que habla de Coses rares desde una perspectiva razonable... que empieza a ser aqu bastante rara. El Pas, Quadern, 14.12.2007, p. 6. Sus palabras finales.

Entre los siglos XX y XXI el pas ha generado astrlogos y parapsiclogos de fama internacional, y tambin ha producido polticos convencidos de defender la misma causa que Mandela, Luther Martin King o Rosa Parks. Lo que votamos el da 21 es si la pseudopoltica ha de continuar siendo la norma.

12. Una aproximacin sensata e informada al tema del referndum en .Cat: Jos Marcos, Bescansa alerta del riesgo de celebrar una consulta en Catalua. El Pas, 12.12.2017, p. 22, con una interesante reflexin sobre la necesidad de reforma de la ley electoral como condicin sine qua non.

13. Uno de los informes que se estn publicando estos das: C Blanchar/C.S. Baquero, El procs relega la agenda social. El Pas, 13.12.2017, pp. 20-21. Vale la pena mirar las grficas y los datos, y compararlos con la vaca retrica poltica de estos aos. Qu clases sociales han salido reforzadas y favorecidas estos aos?

14. Puede parecer inconsistente si recordamos lo dicho y hecho estos aos pasados pero, segn Josep Fontana, entrevistado por Mara Jess Caizares, pensar en la independencia es una insensatez. Ms an: El historiador defiende en una entrevista para 'Crnica Global' un mayor autogobierno "no para pedir ms dinero, sino para tener ms libertad para administrar lo que corresponda". https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/fontana-pensar-independencia-insensatez_106289_102.html Dos de las reflexiones fontanianas:

1. Hay quien ve el independentismo cataln como una de las ltimas revoluciones de nuestro entorno europeo. Qu opina? Djeme aclarar de entrada que soy partidario de mantener la identidad cultural catalana y de luchar por alcanzar mayores cuotas de autogobierno, algo que no siempre se entiende bien, y que no significa, por poner un ejemplo, pedir ms dinero, sino ms libertad para administrar el que nos corresponda. Lo del secesionismo es otra cuestin muy distinta. Hace aos que vengo repitiendo en pblico a los que planean acceder a la independencia con un referndum: que despus del referndum viene el momento en que hay que pedir al Estado espaol que retire sus tropas y sus fuerzas policacas y se resigne a perder un territorio del que obtiene un porcentaje considerable de su PIB. Y que la suposicin de que tal peticin fuera aceptada era inverosmil.

2. Uno dos de sus respuestas: Se ha acusado al Estado espaol de demofbico y represor De lo que se est discutiendo en este caso no es de esencias nacionales ni de antecedentes histricos, sino de la integridad territorial de un Estado, y en la situacin actual es una insensatez pensar en la independencia. Se atreve a sugerir una solucin al conflicto cataln? No hay que resignarse y dejarlo todo como est, sino que hay que buscar otras vas para acabar con esta larga etapa de mal gobierno que hemos estado sufriendo [las cursivas son mas]

15. Para una crtica de Lidia Falcn al apartado del programa de Catalua en comn sobre la prostitucin: La dignidad de las mujeres prostituidas. http://blogs.publico.es/lidia-falcon/2017/12/13/la-dignidad-de-las-mujeres-prostituidas/. Su posicin:

Porque seores y seoras de la coalicin En Comn, no existe ninguna dignidad en estar desnuda todo el da frente a hombres desconocidos, soportando decenas de penetraciones vaginales, manoseos sin lmite, la utilizacin de su cuerpo como objeto, para la satisfaccin placentera de los llamados clientes, tantas veces desconsiderados y hasta brutales. No seora Colau, no seor Domnech, no existe ninguna dignidad en darse de alta de la seguridad social con el tem laboral de prostituta, aunque le llamen trabajadora del sexo. Porque el sexo NO se trabaja. El sexo se disfruta, se entrega por amor, por simpata, en busca de placer, siempre voluntaria y gratuitamente, en condiciones de igualdad entre los participantes. De otro modo ni es sexo, ni es trabajo, ni es placer, es simplemente explotacin. Y la mxima, porque es la utilizacin de todo el ser humano, que se contiene en el propio cuerpo, como la esclavitud.

16. De Jaume Reixach: Catalua no es el ombligo del mundo. http://www.eltriangle.eu/es/notices/2017/12/cataluna-no-es-el-ombligo-del-mundo-9604.php Parece sentido comn crtico, una afirmacin bsica, elemental, pero no lo es, desgraciadamente no lo es:

En el actual contexto de la Unin Europea (UE) ya hemos constatado -ya lo sabamos de antemano- que la segregacin unilateral de una regin/nacin, sea Catalua o Crcega, no tiene encaje posible. Esta es la gran leccin que nos dejan los traumticos acontecimientos de los ltimos tres meses y, de hecho, de las siete fuerzas parlamentarias que tendr el futuro Parlamento, slo la CUP contempla la salida del club comunitario. La segunda gran leccin es que, mal que nos pese, Catalua no es el ombligo del mundo : con una demografa de 7,5 millones de habitantes no representamos ms que el 1,5% de la poblacin de la UE y el 0,1% de la poblacin mundial . Para hacernos una idea: el rea metropolitana de Tokio tiene 38 millones de habitantes. Tenemos una lengua propia que nos identifica? Perfecto: en el mundo se hablan 7.000 idiomas diferentes y en la ONU no hay 7.000 estados independientes, hay 193. Por lo tanto, menos humos y ms realpolitik.

17. Otro texto que conviene leer de Juan Francisco Martn Seco: Elecciones regionales no plebiscitarias" https://www.republica.com/contrapunto/2017/11/16/elecciones-regionales-no-plebiscitarias/ . Con verdades bsicas y elementales (e interesantes) como la siguiente:

El discurso independentista muestra a menudo sus contradicciones. Entre las medidas que se contemplan para la futura repblica, figura el conseguir del Gobierno espaol que todos los catalanes que lo deseen pudiesen tener la doble nacionalidad. Aceptan de hecho que la nacionalidad espaola es un derecho de todos los catalanes. Lo que sin duda es cierto, pero entonces cmo no asumir que habra que conceder la doble nacionalidad tambin a todos los espaoles? La supuesta nacionalidad catalana sera tambin un derecho de la totalidad de los espaoles, por lo que se supone que tendran capacidad de votar. Carece de sentido que esta facultad se reconozca a posteriori y no previamente para decidir la propia independencia.

18. Una aproximacin del imprescindible Antonio Santamara a las elecciones del 21D: En el ecuador de una atpica campaa. http://www.elviejotopo.com/topoexpress/ecuador-una-atipica-campana/. Sus sabias (y pesimistas-realistas) palabras de cierre:

Este complejo escenario, donde no pueden descartarse sorpresas de ltima hora -como la que supondra que Puigdemont volviese a Catalunya para ser encarcelado- parece dibujar un panorama de ingobernabilidad, de gran igualdad entre ambos bloques y en el que ninguna combinacin, derivada de los vetos cruzados, sumara los apoyos para formar un ejecutivo viable, forzando una repeticin de las elecciones. En sentido contrario, si algunos de los bloques en liza obtuviese la mayora suficiente para gobernar, tampoco se resolvera la fractura poltica y social que experimenta el pas, es ms incluso podra incrementarse. Una victoria de las fuerzas independentistas reeditara la feroz oposicin de los partidos constitucionalistas que reclamaran la aplicacin de nuevo del 155 al menor atisbo que este ejecutivo reemprendiese el camino de la separacin. Unas incertidumbres aumentadas por la situacin procesal de los eventuales candidatos a presidir la Generalitat. Un hipottico gobierno constitucionalista no sera reconocido por las fuerzas independentistas, al que atribuiran un dficit de legitimidad al ser el producto de la aplicacin del 155, provocando la constante movilizacin en su contra de sus bases sociales. En consecuencia, no se atisban en el horizonte signos de una correlacin de fuerzas que obtenga los suficientes apoyos para aliviar la enorme tensin identitaria y poltica que experimenta la sociedad catalana y sea capaz de reconducir la crispada situacin del pas.

19. En torno a las prcticas real-contundentes de algunos colectivos secesionistas: Rebeca Carranco/Pablo Ordaz, El acoso a los partidos contrarios a la independencia enturbia la campaa catalana. El Pas , 14.12.2017, pp. 18-19.

Uno de sus gritos de guerra: No queremos socialistas en Hospitalet. Fuera de aqu! Visca la terra lliure!.

20. Una excelente aproximacin al tema nuclear en las elecciones: Miguel Muiz Gutirrez, Energa nuclear y programas electorales del 21D en Catalua. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=235362. Una de sus observaciones:

Los datos son contundentes; segn RED ELCTRICA ESPAOLA, la empresa sigue la produccin y el consumo global de electricidad, en 2016 Catalua consumi 46.554 GWh de electricidad; y Asc 1, Asc 2 y Vandells 2 generaron 23.743 GWh sobre un total de 43.215 Gwh de produccin elctrica total (lo que es el 51% de consumo total y casi el 55% de la produccin). Por su peso en el conjunto de la produccin y consumo energtico, Catalua es hoy el territorio ms nuclearizado, y dependiente de las nucleares, de toda la Pennsula.

21. Un dato sobre los recortes en educacin en Catalua: 1. Decremento del presupuesto de Educacin de los gobiernos de la Generalitat de Catalua entre 2009 y 2014: 21,7%. (la partida se redujo 1.173 millones de euros en esos aos). 2. Gasto familiar en educacin: crecimiento del 25,3% entre 2008 y 2016 (los hogares catalanes gastaron 557,84 euros de media en 2016, 112,50 euros ms que en 2008). Como ha sealado ell profesor Miguel Candel pensando otras situaciones: Suscribo (lo que dice J.). Lamentablemente, Catalua se est convirtiendo etimolgicamente en Extremadura, es decir, Extrema y Dura. De los polvos del 27-O, y como ha llovido, los previsibles lodos del 21-D.

22. Sobre un asunto que debera avergonzar a ms de uno, a muchos ms bien. Hablo de Sijena. Berna Gonzlez Harbour, Un ejemplo de manipulacin, Xaver Vidal Folch, Mejor un mal pacto que un buen pleito. El Pas , 12.12.2017, p. 19. para ambos artculos.

La siguiente nota sobre el tema del historiador de Jos Luis Martn Ramos (comunicacin personal 14.12.2017) vale su peso en conocimiento y claridad poltica. Son cinco puntos en total. El primero: no debemos perder de vista lo ms importante.

Es un tema endemoniado, pero no deberamos perder de vista quin tiene la razn de fondo, la importante. Puede haber sido poco oportuno que se produjera el retorno estos das; es discutible, porque en este caso a diferencia del inicio de un procedimiento estamos en la fase de cumplimiento de una sentencia y de acatamiento de dos rdenes de devolucin de las piezas de 2015 y 2016. No es una decisin poltica, es una decisin de un juez tomada no ahora, sino hace tiempo. No se puede repicar e ir a misa, quejarse por la falta de independencia judicial y al propio tiempo por la accin independiente de un juez, que no ha considerado los tiempos polticos. Este caso no no tiene nada que ver con la instruccin de los sucesos de septiembre y octubre, sobre la que yo consider que el juez haba de ser prudente en la administracin de los tiempos, habida cuenta del perodo electoral. Aqu no se trata de una instruccin, se trata de la resolucin final, an cuando quepa la apelacin, sobre la que no puede prejuzgarse que, por principio, dar un resultado distinto a la sentencia. Y los tiempos de la ejecucin de la sentencia han quedado condicionado por la voluntad explcita y pblica del Gobierno de la Generalitat de no acatarla. En este punto quien est en falta es el Gobierno de la Generalitat, tanto ms cuanto que cuando era Conseller de Cultura Santi Vila estuvo dispuesto a cumplirla y no lo hizo por orden de Puigdemont-Junqueras. Ellos son los que han puesto la pira en el litigio, no los aragoneses. Ni stos, ni el juez de Huesca, tienen porque aceptar como hecho consumado el desacato y no es extrao que ante un cambio de administracin hayan insistido.

El segundo punto: evitar el error de que en .Cat todo se hace bien y que el gobierno de Espaa, sea el que fuere, todo lo hace mal:

Como vemos siempre mal lo que hace el gobierno de Espaa y bien lo que se hace aqu o se reivindica desde aqu solo contemplamos nuestra perspectiva, que yo pienso que es equivocada en este caso. La decisin de Mndez de Vigo ha sido doble. Ha acatado por fin la orden -no poda dejar de hacerlo; en realidad no podan hacerlo ya los ex consellers de Cultura, ellos son los que han generado el problema- y al propio tiempo ha dado curso a la apelacin sin estar obligado a ello judicialmente, s a la entrega como deca. Estaba obligado polticamente a dar curso a la apelacin - ms all de su consideracin poltica personal o de partido- y lo ha hecho, hay que concedrselo.

El tercer punto: el uso del episodio en la campaa electoral del 21 D en trminos inaceptables.

Desde luego el episodio ha sido utilizado en campaa y lo ha sido en los inaceptables trminos de la burbuja hiperblica en la que se encuentran los partidos de proceso, que nos quieren meter en ella s o s. El juez autoriz el uso de la fuerza para ejecutar la orden -como cuando se produce el desalojo de un recinto ocupado o un desahucio-, y desde el proceso -y otros que no acaban de manifestar un criterio propio- se ha hablado de violencia, lanzando un subliminal mensaje de analoga con las cargas policiales del 1 de octubre. Se ha hablado de expolio y desde la CUP se ha hablado incluso -con grave irresponsabilidad- de obtencin de un botn de guerra. Quin est en guerra? Eso s que es echar gasolina al fuego. Otros han lamentado que el episodio lleve ms votos a los independentistas. No creo que todo esto genere un gran cambio de votos y an si fuera as algn da tenemos que empezar a dejar de actuar mirando siempre en primer trmino qu es lo que molesta al proceso y lo que puede beneficiarlo. Acabamos cediendo a un chantaje implcito; quizs porque hay quienes no aciertan en la manera de argumentar porque hemos de votarlos a ellos.

 El cuarto: la temtica del expolio y el sentido real de expolio en el caso que estamos comentando:

Se ha hablado de expolio y ste puede, efectivamente, existir pero no en el sentido que se ha apuntado. No se ha producido la enajenacin de la propiedad indiscutible de alguien de forma violenta o ilegal, pero s se estaba en proceso de rechazar de forma ilegal -incumpliendo sentencias-, y con llamada a manifestaciones que podan acabar con violencia, el retorno de algo que no deberamos discutir que si tiene un propietario final indiscutible es el pueblo aragons. El expolio del Monasterio de Si j ena, el expolio de los ms desprotegidos por los ms fuertes. Primero es la no devolucin de los murales salvados de la quema de los milicianos anarquistas, restaurados en el mbito de la administracin del patrimonio nacional (espaol) de la Repblica y depositado en el MNAC; pero que yo sepa nunca adjudicado en propiedad al MNAC ni aceptada por la administracin aragonesa, desde que existe democrticamente como tal, que, por el contrario, ha reclamado con todo derecho la devolucin de los murales. Es quizs lo ms complejo porque su traslado tcnicamente es problemtico, aunque no imposible; de hecho parece ser que alguna parte de esos murales ya han sido objeto de viajes para su exposicin en Estados Unidos sin quebranto. La dificultad tcnica, que existe, no puede negar el reconocimiento de la propiedad y el derecho que Aragn tiene a ejercerlo. En cualquier caso Catalua le deba una a Aragn y con ese precedente poda haber tenido otro comporta mien to en el caso de las piezas de las monjas. La venta a la Generalitat, sin informar al gobierno de Aragn, es un acto de deslealtad absoluta (tenga o no tenga Aragn derecho de retracto) y la entrega de las piezas a un Museo diocesano huele a cuerno quemado; para no hablar de la manipulacin del fondo que la iglesia ha hecho a su antojo, desviando piezas para uso particular del obispo de maner a tal que se ha perdido su rastro. Dnde debera estar el sarcfago de Tutankhamon? En el mismo lugar que las obras de arte del monasterio de Sijena, es decir, en su lugar de origen y ms si la gente de all lo reclama. En mi barrio hay una pintada que reza "ni fascistas ni colonos". Q uienes se estn comportando como colonizadores son el antiguo Gobierno de la Generalitat y los partidos del proceso, que encima tienen la barra supina de hablar de expolio y algunos de botn de guerra.

 Unas pertinentes preguntas para finalizar su reflexin:

Dnde est la solidaridad con los pueblos de Espaa de la que tanto habla Tard? No poda haber sido este un buen motivo para dar una muestra generosa de voluntad de buena vecindad, por lo menos? Qu hacen los Comits de Defensa de la Repblica, para los que se reclama en las paredes todo el poder como si fueran unos nuevos "soviets" -disparate sobre disparate-, agitando las aguas en defensa de ese acto de colonialismo cultural?

Les dejo con una visita a la infierno-civilizacin del capital. No ha existido civilizacin ms anti-obrera, ms anti-trabajadores: https://blogs.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/tribuna/2017-12-06/ryanair-la-vuelve-a-liar-y-revela-un-gran-problema-de-las-empresas_1488683/

Una confirmacin, esta vez desde el punto de vista de la resistencia: Jrn Boewe y Johanes Schulten, La lucha de los trabajadores alemanes de Amazon por un contrato justo podra transformar el sector a escala global. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=235163

Otra confirmacin de que el hombre-capitalista tropieza una y otra vez, hasta el infinito y ms all, en la misma piedra, el eterno retorno de la crisis: https://www.elconfidencial.com/empresas/2017-12-11/banca-credito-promotor-burbuja-bbva-santander-caixabank-bankia_1489216/ La gran banca se lanza otra vez de cabeza al crdito promotor como va de crecimiento.

Una ltima prueba: Alfonso L. Congostrina, Barcelona investiga 38 bloques El Pas-Cat, 11.12.2017, p. 4. El testimonio de Lucia Delgado, de las PAH: Lo habitual es que alguien hereda un edificio con vecinos y ste se lo venda a un fondo buitre. Entonces el modus operando siempre es el mismo, hacen moobing para expulsar a los vecinos. Una vez que lo consiguen reforman los pisos y los venden como inmuebles de lujo a extranjeros. Una joven mujer de 29 aos, con un hijo de 10 aos, que vive en un edificio ocupado, ahora vendido a un fondo buitre, de la calle Aragn: Est es, al menos provisionalmente, nuestro domicilio y no tenemos intencin de marchar de aqu!.

Y un regalo final anunciando-deseando un buen resultado no secesionista y buen descanso y felicidad en estas fiestas para el solsticio de invierno: https://m.ok.ru/video/362585721478. Es El joven Marx, subtitulado en castellano, a punto de entrar en el ao de su bicentenario.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter