Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-12-2017

Una izquierda soberanista

Manolo Monereo
Topoexpress


No se trata de un fantasma, es algo ms material, ms molecular, ms consistente: la emergencia de una izquierda soberanista. Entendmonos, una izquierda que pretende reconciliar de nuevo emancipacin social, soberana popular y reconstruccin de un Estado democrtico avanzado.

Lo de volver a reconciliar tiene que ver con invertir la ruta que durante ms de treinta aos ha opuesto estos valores a la izquierda realmente existente, considerndolos reliquias de un pasado que no volver o, peor an, obstculos que hay que superar para enfrentarse a los retos de esta modernidad tarda.

Lo vivimos cada da, a veces, como aqu y ahora en Espaa, dramticamente. Primero, se toma nota con gran alarma del renacimiento de viejos y nuevos nacionalismos y de la tendencia en diversos Estados a la fragmentacin y a la ruptura territorial; segundo, se defiende vehementemente la globalizacin y su especfico modo de concretarse en nuestro continente, es decir, la Unin Europea entendida siempre como algo irreversible e inevitable a la que solo cabe modular, atemperar o democratizar; tercero, se propone profundizar en la integracin supranacional y en la progresiva prdida de soberana de los Estados en la perspectiva de un lejano momento en el que se ira, ms o menos, hacia unos Estados Unidos de Europa.

Como se puede entender, la clave de este argumentario radica en que estos tres supuestos no se relacionen entre s. Cmo nos vamos a extraar de que cuando planificadamente se est deconstruyendo a los Estados europeos realmente existentes, renazcan o se revitalicen nacionalismos nuevos o viejos? Cmo no entender que cuando la democracia como autogobierno de la ciudadana pierde peso e influencia ante poderes econmicos oligrquicos, o no democrticos como las instituciones europeas, renazcan demandas de soberana, de identidad, de proteccin? Cmo no comprender la desafeccin ante instituciones y partidos polticos tradicionales cuando se han ido rompiendo las reglas de un pacto implcito que ligaba capitalismo regulado con democracia poltica y derechos sociales?

Algunos hablamos de que Europa vive un "momento Polanyi". Ms de tres dcadas de hegemona de polticas neoliberales han ido minando el poder de los trabajadores en la sociedad, limitando los derechos sociales fundamentales y recortando sustancialmente el Estado social. Se puede decir que a ms integracin europea, menos democracia real y menos derechos efectivos para las mayoras sociales. El "mercado autorregulado" ha avanzado mucho y, como nos ense el viejo socialista austriaco, las sociedades estn reaccionando y lo hacen con los "materiales" disponibles y desde supuestos polticos muchas veces antagnicos. En todas partes, con demanda de soberana en un sentido preciso: derecho a decidir el modelo social, el modelo poltico, el modelo territorial; las poblaciones no son nada, no tienen poder, ven como sus condiciones de vida y de trabajo empeoran y cmo el horizonte de "sentido" se bloquea y cierra.

La reaccin de la sociedad, en una u otra direccin, no es algo pre-moderno o un atavismo de un pasado que se niega a desaparecer. Es la consecuencia de una modernizacin capitalista en un momento de crisis de la globalizacin neoliberal realmente existente. Las poblaciones reclaman en todas partes lo mismo: soberana, Estado, orden, proteccin, seguridad, futuro. Como la historia mostr en la anterior globalizacin y en las diversas crisis del capitalismo, la reaccin de la sociedad se produce en el marco de correlaciones de fuerzas dadas y pueden ir hacia la derecha, la derecha extrema o hacia la izquierda en sus distintas variantes. No es cosa de ir demasiado lejos en este prlogo; baste decir que la encrucijada en la que nos encontramos podra ser definida del siguiente modo: la crisis de un capitalismo sin alternativa.

El libro de Carlo Formenti entra de lleno en esta problemtica que acabo de esbozar. Carlo, es bueno subrayarlo, es un socilogo competente, militante sindical durante mucho tiempo y exponente destacado de la llamada cultura obrerista italiana. En los ltimos aos se ha dedicado con pasin y rigor a una crtica de los supuestos tericos y polticos que han ido conformando el imaginario de una parte considerable de la izquierda social italiana. Formenti es un especialista en las nuevas tecnologas y sus relaciones con la produccin, la economa y la estructura social. Se podra decir que ha ido elaborando una crtica del "uso capitalista" de las modernas tecnologas de la informacin y la comunicacin.

El choque ha sido duro. El debate con el obrerismo dominante sigue abierto y Formenti ha tenido que soportar crticas poco elegantes y descalificaciones groseras. La polmica es tan antigua como la historia del marxismo entre aquellos que ponen el acento en el desarrollo impetuoso de las fuerzas productivas y cmo estas cambian las relaciones sociales, y aquellos otros que ponen el acento en la materialidad de la lucha de clases, en la subjetividad organizada como algo no ajeno, sino parte sustancial de las propias fuerzas productivas. No es casualidad que el libro de Formenti concluya con un apndice dedicado a la ontologa del ser social de Lukcs.

Un prlogo nunca debera resumir un libro y, mucho menos, servir de instrumento para discutir con el autor. No lo har; solo indicar algunos nudos que lo hacen especialmente relevante para nuestro presente, siempre con el nimo de invitar a una lectura crtica. El ttulo, La variante populista, tiene mucho de provocacin. Los que empleamos el trmino populista o populismo de izquierdas lo hacemos conscientemente. Usar la provocacin como un puetazo encima de la mesa para desvelar una realidad que se quiere negar con la descalificacin de populista. Formenti lo dice claramente: el populismo es la forma de la lucha de clases hoy, aqu y ahora. Dicha la provocacin y cargada de sentido, empezamos a discutir en serio de los problemas de nuestra sociedad desde el punto de vista de las clases trabajadoras.

Carlo Formenti hace un anlisis muy serio de este capitalismo financiarizado que, al parecer, no tiene alternativa. Somete a una crtica profunda los anlisis dominantes de lo que podramos llamar la izquierda "globalista" desde una valoracin sensata de la correlacin real de fuerzas existente, haciendo un enorme esfuerzo por entender las transformaciones que se han producido en las clases trabajadoras, en el viejo y nuevo proletariado. Lo hace contundentemente, sabiendo de lo que habla y desde un punto de vista anticapitalista y con voluntad socialista.

Inevitablemente, hablar de populismo significa fajarse con Ernesto Laclau y con Chantal Mouffe. Formenti lo hace con respeto pero con radicalidad, intentando ir ms all de los mencionados autores desde una estrategia nacional-popular que tiene en su centro a Antonio Gramsci. De los nudos a los que antes me refer, quiero analizar uno que me parece sustancial. Me refiero a la contraposicin entre una economa social y moral basada en los flujos opuesta a una economa basada en el territorio. Esta contraposicin me parece decisiva. Lo que podramos llamar la territorialidad del poder, entendida como una apropiacin colectiva de un espacio que busca la insercin armoniosa en un medio del que somos parte y, desde ah, construir un modo de vivir capaz de integrar nuevas tecnologas, cualificacin y emancipacin de la fuerza de trabajo y formas de organizacin social que promuevan la solidaridad, el altruismo y el buen vivir de las personas. Para Formenti, el "atraso" puede ser un adelanto. Muchos estamos reflexionando con l en la necesidad de un nuevo "meridionalismo" que convierta a nuestro Sur descalificado, denigrado y dependiente en una alternativa posible que nos reencuentre con el Norte en un cambio de civilizacin, de modos de vida, desde una lgica socialista y fraterna.

Prlogo del libro de Carlo Formenti La variante populista. Lucha de clases en el neoliberalismo.

Fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpress/una-izquierda-soberanista/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter