Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-12-2017

El Estado chileno, vanguardia y ejemplo capitalista mundial
Gana la abstencin y el derechista Piera es presidente

Andrs Figueroa Cornejo
Rebelin


Nuevamente triunf la abstencin en las elecciones presidenciales 2017 con ms de un 50 % de personas habilitadas para sufragar que no lo hicieron. Chile reafirma su liderazgo de menor participacin electoral en Amrica Latina, y segundo en el mundo luego de Madagascar.

De acuerdo al ltimo informe emitido por el Servicio Electoral de Chile, Servel, escrutado el 92 % de los votos, slo 6.325.858 de un universo de 14.308.151, sufragaron. Esto es, un 44 %. De la minora que vot, un 54.5 % se inclin por el candidato liberal ortodoxo en lo econmico y ultra conservador en el campo 'valrico', y ya presidente en el perodo 2010-2014, Sebastin Piera Echeique. Slo un 45.5 % de la minora lo hizo por el candidato de Nueva Mayora (ex Concertacin), Alejandro Guillier lvarez.

Sebastin Piera, hermano de Jos Piera, uno de los ms acrrimos colaboradores civiles de la tirana de Augusto Pinochet, no solamente es uno de los individuos ms ricos de Chile y el planeta (con una fortuna 'oficial y legalizada' cifrada en ms de 2 mil millones de dlares, segn la revista Forbes), sino que se encuentra directamente comprometido con delitos de corrupcin bancaria, financiera, dineros en parasos fiscales y colusin corporativa, entre otros ilcitos.

Republicanos y demcratas

El Estado chileno, vanguardia y ejemplo capitalista mundial de las estrategias polticas antipopulares, de los llamados ajustes estructurales y de la guerra en contra de cualquier opresin social organizada que se exprese como disidencia activa, cuenta con un sistema poltico institucional similar al de los EEUU de Norteamrica. En otras palabras, Sebastin Piera encarna al Partido Republicano, mientras que Alejandro Guillier, el social liberalismo del Partido Demcrata. Un duopolio de matices invisibles que ha administrado y profundizado los intereses y la dictadura del capital desde el 11 de septiembre de 1973, siendo continuidad intensificada desde 1990 de las transformaciones orgnicas impuestas mediante la violencia criminal de la tirana pinochetista a lo largo de sus 17 aos.

El problema no es la votacin voluntaria

Llamada casta o clase poltica (por su impermeabilidad y constitucin estructural como grupo de inters especfico), una y otra componenda en el Ejecutivo, aparentando 'cambios' a los que muy pocos dan crdito, se han turnado para beneficio del capital sobre todo en sus momentos financieros y extractivistas. Humanidad y naturaleza, explotacin y expoliacin, son las dimensiones que han pagado los costos de una lucha feroz y sin tregua ante los intereses de las y los trabajadores y los pueblos (mestizos e indgenas).

En Chile no se trata nicamente de la hegemona, an sin contrapesos, de un rgimen nepotista e incestuoso. Los asalariados y populares del pas deben hacer frente a un tutelaje civilizatorio que ha convertido todas las relaciones sociales en valor de cambio y mercanca. Asimismo, en el pas se presentan desde las ms brutales hasta las ms sofisticadas formas y estrategias de alienacin y disciplinamiento social. Esto es, la reproduccin simblica incesante de la espectacularizacin y el fetiche de la mercanca, manifestadas en las familias, los colegios, el trabajo, los medios masivos de comunicacin, las tecnologas, el modo de la organizacin urbanstica, la relacin campo / ciudad, la deidificacin de la propiedad privada, y la cultura en general.

Por la maana del 17 de diciembre de 2017, antes de conocerse el resultado electoral, la actual presidanta Michelle Bachelet, quien debe abandonar La Moneda en marzo de 2018, seal estar arrepentida de haber aprobado el voto voluntario y la inscripcin automtica. Nuevamente la derrota de la Nueva mayora sera responsabilidad "del silln de don Otto". Bachelet para intentar explicar la crisis de la democracia representativa y antipopular chilena, slo establece como variable determinante la implementacin del voto voluntario y la inscripcin automtica. O sea, tal cual las consideraciones clsicas de la oligarqua histrica de Chile, la inmensa mayora de la sociedad es catalogada como inmadura e ignorante a la hora de votar por los mismos candidatos y programas desde hace 27 aos, impuestos por arriba y sin ninguna participacin popular. Bachelet no quiere reconocer que los pueblos en Chile simplemente no van a votar porque despus de cada eleccin no cambia en nada su vida concreta. Y tampoco la mandataria da cuenta del fenmeno de la corrupcin que recorre prcticamente todas las instituciones del pas. Al parecer, a Bachelet slo le molesta lo feo que se ve Chile ante el contexto internacional.

En fin. Mientras se escribe la presente nota, para las y los empobrecidos, los asalariados, la autodenominada "clase media", los endeudados, los indgenas, las antipatriarcales, los jvenes sin porvenir, el ambientalismo consecuente, la vejez en la miseria, la disidencia sexual y los pueblos sin derechos sociales que habitan Chile, tendremos que continuar bregando, como desde hace tanto, para volvernos una sola mano. Porque la mano reunida es la condicin necesaria del puo blindado capaz de destruir el zapato del amo y superar un modo de existencia inhumano.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter