Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2017

Votacin en el Consejo de Seguridad sobre reconocimiento de Jerusaln como capital
Catorce votos y un veto

Nicols Boeglin
Rebelin


Un proyecto de resolucin (vase texto reproducido al final de esta nota en ingls, en espaol y en francs) fue circulado por Egipto durante el ltimo fin de semana. Reuni este lunes 18 de diciembre del 2017 a los 15 integrantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: la iniciativa buscaba frenar la decisin unilateral de Estados Unidos del pasado 6 de diciembre de reconocer a Jerusaln como capital de Israel. Este reconocimiento hecho por Estados Unidos constituye en efecto una abierta violacin al consenso internacional sobre Jerusaln de 70 aos, precisado en varias resoluciones del mismo Consejo de Seguridad. Tal y como lo explic el Coordinador de Naciones Unidas para el proceso de paz en Oriente Medio a los miembros del Consejo de Seguridad, esta decisin norteamericana se ha traducido en un aumento de la tensin y de la violencia (vase texto de su allocucin del 18 de diciembre)

Un texto llamado a reunir un amplio apoyo

En aras de alcanzar el mayor nmero de votos a favor, los diplomticos egipcios formularon el texto en trminos neutros, sin tan siquiera mencionar a Estados Unidos, de forma tal que el texto fuese aceptado por los 15 integrantes del mximo rgano de Naciones Unidas (incluyendo a los tradicionales aliados de Estados Unidos). Este cable de la agencia Reuters refiere a algunos extractos del borrador de resolucin que le fueron comunicados a esta agencia antes de la votacin, entre los cuales se lee que el texto:
"affirms that any decisions and actions which purport to have altered, the character, status or demographic composition of the Holy City of Jerusalem have no legal effect, are null and void and must be rescinded in compliance with relevant resolutions of the Security Council;
Se incluye tambin un llamado a los Estados a
refrain from the establishment of diplomatic missions in the Holy City of Jerusalem, pursuant to resolution 478 (1980) of the Security Council.
Despus de los considerandos de rigor, el texto que fue finalmente sometido a votacin consta de una parte operativa que incluye cuatro prrafos, dos de los cuales se leen de la siguiente manera:
"1. Afirma que todas las decisiones y los actos que pretendan haber modificado el carcter, el estatuto o la composicin demogrfica de la Ciudad Santa de Jerusaln no tienen efecto jurdico alguno, son nulos y sin valor y deben revocarse en cumplimiento de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y, a este respecto, exhorta a todos los Estados a que se abstengan de establecer misiones diplomticas en la Ciudad Santa de Jerusaln, con arreglo a lo dispuesto en la resolucin 478 (1980) del Consejo de Seguridad; 2. Exige que todos los Estados cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad relativas a la Ciudad Santa de Jerusaln, y no reconozcan actos o medidas que contravengan lo dispuesto en esas resoluciones";
Como se puede apreciar, se trataba de un texto que, en consonancia con lo dispuesto en diversas resoluciones anteriores del mismo Consejo de Seguridad, instaba simplemente a no establecer ninguna embajada en la Ciudad Santa, haciendo un llamado a que se respete lo dictaminado por el mismo Consejo de Seguridad.

El previsible veto de la administracin Trump


Pese a un texto que omiti hacer mencin expresa a Estados Unidos, su Embajadora ante Naciones Unidas recurri al veto para impedir que se adoptase por parte del Consejo de Seguridad una resolucin al respecto (vase nota de prensa oficial de Naciones Unidas y nota con explicacin de voto de varias delegaciones).

Jurdicamente, Estados Unidos vet una resolucin que instaba a respetar lo dispuesto por el mismo Consejo de Seguridad: estamos a todas luces ante una situacin raramente vista en Nueva York. Vet Estados Unidos la autoridad del mismo Consejo de Seguridad? O el respeto a la legalidad internacional? Esta actitud indita que se materializ con el recurso al veto constituye sin lugar a dudas una verdadera bofetada al ordenamiento jurdico internacional.

No se ha circulado ninguna informacn sobre algn texto alternativo o sobre alguna versin modificada del proyecto de Egipto por parte de Estados Unidos que nos podra orientar, en aras de identificar cules fueron los puntos objetados en este proyecto de resolucin o las reformulaciones sugeridas por los diplomticos norteamericanos. Desde ya, agradecemos a nuestros estimables lectores el hacernos llegar alguna propuesta alternativa que haya sido distribuida a las misiones diplomticas en Nueva York sin dejar rastro alguno en medios de prensa y en la red.

Lo que algunos observadores y analistas esperaban tambin, era apreciar si la votacin final sera de 14 contra uno (tal y como ocurri), o si Estados Unidos e Israel lograran obtener alguna abstencin de algn Estado Miembro del Consejo de Seguridad.

Adems de los cinco Miembros Permanentes, el Consejo de Seguridad incluye a los siguientes Estados en la actualidad: Bolivia, Egipto, Etiopa, Italia, Japn, Kazakhstn, Senegal, Suecia, Ucrania y Uruguay.

El resultado final evidencia la profunda soledad de Estados Unidos, y sugiere remitir este tema a la Asamblea General de Naciones Unidas, en aras de confortar el repudio generalizado a la decisin norteamericana.

El rechazo de Amrica Latina

En lo que concierne a Amrica Latina, las reacciones oficiales han sido de rechazo a esta decisin norteamericana, incluyendo un comunicado oficial de Colombia, que no reconoce a la fecha a Palestina como Estado (al igual que Panam). La nica excepcin a esta posicin de repudio externada por los Estados de la regin la constituye Guatemala que s apoya la decisin de reconocer a Jerusaln como capital de Israel, segn manifestaciones dadas a conocer por la prensa de su mxima autoridad diplomtica (Nota 1). Varios Estados han optado, por alguna razn, por no emitir ningn tipo de pronunciamiento oficial, entre ellos Costa Rica y Panam (vase al respecto nota nuestra publicada en DIPblico y titulada "Reacciones de repudio en Amrica Latina a la decisin de Estados Unidos de reconocer a Jerusaln como capital de Israel").

En el caso especfico de Costa Rica, vale la pena precisar que la lectura que est haciendo la administracin (2014-2018) de la realidad en Oriente Medio es muy distinta a la de la administracin (2006-2010), con una cautela extrema que, por alguna razn, le impidi por ejemplo condenar las exacciones cometidas por Israel en Gaza en julio del 2014. La ausencia de un comunicado oficial por parte de Costa Rica desde el anuncio norteamericano del pasado 6 de diciembre pareciera responder a esta misma razn.

En un mbito distinto al conflicto entre Palestina e Israel, un episodio bastante revelador evidenci esta peculiar lectura que ha imperado en Costa Rica en los ltimos aos por parte de sus mximas autoridades, y lo constituye una carta colectiva suscrita en septiembre del 2015 por descendientes de inmigrantes rabes en Costa Rica. Los firmantes respondan, profundamente indignados, a declaraciones del actual Jefe de Estado sobre las supuestas dificultades que enfrentaran refugiados sirios si llegasen a Costa Rica. La misiva indicaba que:
Los abajo firmantes, descendientes todos de territorios que hasta 1945 formaron parte de la Gran Siria, es decir, los ticos descendientes de sirios, palestinos, libaneses o jordanos, nos sentimos ofendidos por lo inapropiado de los comentarios de un Presidente que se enorgullece del carcter multicultural y pluritnico del pas (vase carta titulada Carcter multicultural y pluritnico de Costa Rica incluye lo rabe, publicada en el Semanario Universidad, 16/09/2015).
Una declaracin unilateral inaceptable para Naciones Unidas

La declaracin unilateral dada a conocer por el Presidente de Estados Unidos el pasado 6 de diciembre de reconocer a Jerusaln como la capital de Israel ha dado lugar a un sinnmero de reacciones en todo el mundo, incluyendo la de los rganos oficiales de Naciones Unidas.

A pocas horas de la declaracin norteamericana del 6 de diciembre, el Secretario General de Naciones Unidas en persona seal en un comunicado (vase texto) que:
"In this moment of great anxiety, I want to make it clear : there is no alternative to the two-state solution. There is no Plan B. It is only by realizing the vision of two states living side-by-side in peace, security and mutual recognition, with Jerusalem as the capital of Israel and Palestine, and all final status issues resolved permanently through negotiations, that the legitimate aspirations of both peoples will be achieved".
Una sesin urgente del mismo Consejo de Seguridad solicitada a Japn (quin ostenta la Presidencia) por Bolivia, Egipto, Francia, Italia, Reino Unido, Senegal, Suecia y Uruguay se realiz el 8 de diciembre. La lectura detallada de las declaraciones de los dems Estados miembros confirma la soledad de Estados Unidos en el seno del mximo rgano de Naciones Unidas (vase Acta S/PV.8128 en su versin en espaol). El delegado del Reino Unido (pp. 7-8 del acta precitada) no dudo en expresar de manera contundente que:
"We therefore disagree with the United States decision to move its Embassy to Jerusalem and to unilaterally recognize Jerusalem as the capital of Israel before a final status agreement. Those decisions are unhelpful to the prospects of peace in the region an aim that I know all of us in the Security Council remain committed to. The British Embassy to Israel is based in Tel Aviv, and we have no plans to move it".
El probable paso siguiente: la Asamblea General

Al confirmarse el veto por parte de Estados Unidos, y la obtencin de 14 votos a favor del borrador de resolucin egipcia, la siguente opcin para la diplomacia palestina ser una resolucin de la Asamblea General de Naciones Unidas. A diferencia del Consejo de Seguridad, ningn Estado posee un derecho de veto en este rgano plenario. Se ha circulado que podra ser incluso en el marco de una sesin extarordinaria del rgano plenario de Naciones Unidas, convocada de forma urgente por Estados Miembros de la Liga rabe y de la Organizacin para la Cooperacin Islmica (OCI). La votacin del mismo texto que ah se d permitir una nueva medicin de fuerzas (en la que, como ya viene siendo costumbre, Israel y Estados Unidos podrn nicamente contar con los votos de Islas Mashall, Micronesia, Nauru y Palau) (Nota 2). En el pasado, por parte de Amrica Latina, Colombia, Guatemala y Panam se han abstenido cuando se han votado resoluciones que le significan a Palestina una clara victoria diplomtica: fue el caso de la resolucin adoptada en el 2015 para la iza de la bandera de Palestina en la sede de Nueva York (vase al respecto nuestra nota titulada "Asamblea General de Naciones Unidas aprueba izar bandera de Palestina" publicada en Debate Global).

Al constituirse la declaracin norteamericana del 6 de diciembre en una verdadera afrenta al derecho internacional, una opcin que tambin se perfila en el horizonte es solicitar a la misma Corte Internacional de Justicia (CIJ) una opinin consultiva, en caso de persistir Estados Unidos con su desafiante actitud (Nota 3).

A modo de conclusin

El pasado 15 de diciembre, la Unin Europea present un informe (vase texto del informe titulado "Six-Month Report on Israeli settlements in the occupied West Bank, including East Jerusalem, (Reporting period January - June 2017) ) en el que se contabilizan, al primer semestre del 2017, ms de 8.000 asentamientos ilegales de Israel en territorios palestinos ocupados, incluyendo Jerusaln Oriental.

La poltica de colonizacin ilegal de territorios palestinos por parte de Israel fue objeto de una contundente condena por parte del Consejo de Seguridad en diciembre del 2016 (vase breve nota con respecto a la resolucin 2334 (2016), publicada en Debate Global y titulada "Consejo de Seguridad condena colonizacin israel en Cisjordania y en Jerusaln Oriental")

En aquella ocasin, los intentos (algo desesperados) de la diplomacia de Israel para que no se adoptara incluyeron gestiones personales solicitadas al entonces Presidente Donald Trump sobre Egipto para que retirase su proyecto de resolucin.

Con esta decisin del pasado 6 de diciembre sobre Jerusaln, la dupla Benjamn Netanyahu-Donald Trump exhibe ante el mundo lo daino que resulta su alianza para el resto de la comunidad internacional.

Notas:

1: Guatemala, mediante una frase lanzada a la prensa por su mxima autoridad diplomtica, apoya la decisin (vase nota de prensa de Debate). Ntese que el pasado 4 de diciembre, Guatemala explic mediante comunicado de prensa su abstencin durante una la votacin de una resolucin en Naciones Unidas sobre Jerusaln adoptada por 157 votos a favor, 7 en contra y 10 abstenciones entra las que se contabiliza tambin a Paraguay (vase comunicado oficial).

2: Una semana antes del 6 de diciembre del 2017, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, se adoptaron de forma masiva varias resoluciones sobre Jerusaln y la ocupacin israel en diversas zonas, en las que Estados Unidos e Israel lograron reunir a pocos Estados para votar en contra (vase comunicado de prensa de Naciones Unidas del 30 de noviembre del 2017 en el que destaca la slidez de la alianza Canad, Estados Unidos, Islas Marshall, Israel, Micronesia y Nauru).

3: Solicitada en diciembre del 2003 sobre la ilegalidad de la contruccin de un muro israel en territorios palestinos, la CIJ rindi su veredicto en julio del 2004, confirmando la ilegalidad de esta obra emprendida por Israel: vase detalles del procedimiento seguido en este enlace oficial de la CIJ.

---

Text of the draft resolution presented at United Nations Security Council by Egypt on December 18th, 2017 / Texto del proyecto de resolucin presentado por Egipto el 18 de diciembre del 2017 ante el Consejo de Seguridad

Versin en ingls

The Security Council,

Reaffirming its relevant resolutions, including resolutions 242 (1967), 252 (1968), 267 (1969), 298 (1971), 338 (1973), 446 (1979), 465 (1980), 476 (1980), 478 (1980), and 2334 (2016),

Guided by the purpose and principles of the Charter of the United Nations, and reaffirming inter alia, the inadmissibility of the acquisition of territory by force,

Bearing in mind the specific status of the Holy City of Jerusalem and, in particular, the need for protection and preservation of the unique spiritual, relig ious and cultural dimensions of the City, as foreseen in the relevant United Nations resolutions,

Stressing that Jerusalem is a final status issue to be resolved through negotiations in line with relevant United Nations resolutions,

Expressing in this regard its deep regret at recent decisions concerning the status of Jerusalem,

1. Affirms that any decisions and actions which purport to have altered, the character, status or demographic composition of the Holy City of Jerusalem have no legal effect, are null and void and must be rescinded in compliance with relevant resolutions of the Security Council, and in this regard, calls upon all States to refrain from the establishment of diplomatic missions in the Holy City of Jerusalem, pursuant to resolution 478 (1980) of the Security Council;

2. Demands that all States comply with Security Council resolutions regarding the Holy City of Jerusalem, and not to recognize any actions or measures contrary to those resolutions;

3. Reiterates its call for the reversal of the negative trends on the ground that are imperiling the two-State solution and for the intensification and acceleration of international and regional efforts and support aimed at achieving, without delay, a comprehensive, just and lasting peace in the Middle East on the basis of the relevant United Nations resolutions, the Madrid terms of reference, including the principle of land for peace, the Arab Peace Initiative and the Quartet Roadmap and an end to the Israeli occupation that began in 1967;

4. Decides to remain seized of the matter.

---

Texto del proyecto de resolucin presentado por Egipto el 18 de diciembre del 2017 ante el Consejo de Seguridad

Versin en espaol

El Consejo de Seguridad,

Reafirmando sus resoluciones pertinentes, incluidas las resoluciones 242 (1967), 252 (1968), 267 (1969), 298 (1971), 338 (1973), 446 (1979), 465 (1980), 476 (1980), 478 (1980) y 2334 (2016),

Guiado por los propsitos y los principios de la Carta de las Naciones Unida s, y reafirmando, entre otras cosas, la inadmisibilidad de la adquisicin de territorio por la fuerza,

Teniendo presente la situacin especfica de la Ciudad Santa de Jerusaln y, en particular, la necesidad de proteccin y preservacin de las singulares dimensiones espiritual, religiosa y cultural de la Ciudad, como se indica en las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas,

Destacando que Jerusaln es una cuestin relativa al estatuto definitivo que debe resolverse mediante negociaciones, de conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas,

Expresando a este respecto su profundo pesar por decisiones recientes relativas al estatuto de Jerusaln,

1. Afirma que todas las decisiones y los actos que pretendan haber modificado el carcter, el estatuto o la composicin demogrfica de la Ciudad Santa de Jerusaln no tienen efecto jurdico alguno, son nulos y sin valor y deben revocarse en cumplimiento de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y, a este respecto, exhorta a todos los Estados a que se abstengan de establecer misiones diplomticas en la Ciudad Santa de Jerusaln, con arreglo a lo dispuesto en la resolucin 478 (1980) del Consejo de Seguridad;

2. Exige que todos los Estados cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad relativas a la Ciudad Santa de Jerusaln, y no reconozcan actos o medidas que contravengan lo dispuesto en esas resoluciones;

3. Reitera su llamamiento a que se inviertan las tendencias negativas sobre el terreno que ponen en peligro la solucin biestatal y a que se intensifiquen y aceleren el apoyo y los esfuerzos regionales e internacionales con objeto de lograr sin demora una paz amplia, justa y duradera en el Oriente Medio, sobre la base de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, los principios de referencia de la Conferencia de Madrid, incluido el principio de territorio por paz, la Iniciativa de Paz rabe y la hoja de ruta del Cuarteto, y de poner fin a la ocupacin israel que se inici en 1967;

4. Decide seguir ocupndose de la cuestin.

---

Texte du projet de rsolution prsent par lEgypte au Conseil de Scurit le 18 dcembre 2017 / Texto del proyecto de resolucin presentado por Egipto el 18 de diciembre del 2017 ante el Consejo de Seguridad

Versin en francs

Le Conseil de scurit,

Rappelant ses rsolutions sur la question, notamment les rsolutions 242 (1967), 252 (1968), 267 (1969), 298 (1971), 338 (1973), 446 (1979), 465 (1980), 476 (1980), 478 (1980) et 2334 (2016),

Guid par les buts et principes noncs dans la Charte des Nations Unies et rappelant notamment que lacquisition de territoire par la force est inadmissible,

Gardant lesprit le statut de la Ville sainte de Jrusalem et en particulier le fait quil faut protger et prserver les particularits spirituelles, religieuses et culturelles de la ville, comme le prvoient les rsolutions des organes de lOrganisation des Nations Unies,

Soulignant que Jrusalem est une question qui relve du statut final et qui doit tre rgle par la voie de la ngociation, comme le prvoient les rsolutions des organes de lOrganisation des Nations Unies,

Dplorant au plus haut point les rcentes dcisions relatives au statut de Jrusalem,

1. Affirme que toute dcision ou action qui visent modifier le caractre, le statut ou la composition dmographique de la Ville sainte de Jrusalem nont aucun effet juridique, sont nulles et non avenues et doivent tre rapportes en application de ses rsolutions sur la question et cet gard demande tous les tats de sabstenir dtablir des missions diplomatiques dans la Ville sainte de Jrusalem, en application de sa rsolution 478 (1980) ;

2. Exige que tous les tats respectent ses rsolutions concernant la Ville sainte de Jrusalem et sabstiennent de reconnatre les actions et les mesures qui y sont contraires ;

3. Appelle nouveau inverser les tendances ngatives sur le terrain qui mettent en pril la solution des deux tats et intensifier et acclrer les efforts entrepris et lappui apport aux niveaux international et rgional en vue de parvenir sans tarder une paix globale, juste et durable au Moyen-Orient, sur la base des rsolutions pertinentes des organes de lOrganisation des Nations Unies, du mandat de la confrence de Madrid, y compris le principe de lchange de territoires contre la paix, de lInitiative de paix arabe et de la Feuille de route du Quatuor, et de mettre fin loccupation isralienne qui a commenc en 1967 ;

4. Dcide de rester saisi de la question.


Blog del autor: http://derechointernacionalcr.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter