Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2017

Principio del fin?

Miguel Mazzeo
Rebelin


En contra del clamor popular, ignorando las masivas movilizaciones, pasando por alto el abec del pragmatismo poltico, la coalicin de derecha que gobierna Argentina (incluida a una buena parte del Partido Justicialista), aprob una ley que afecta directamente a los sectores ms vulnerables de nuestra sociedad. Todo indica que persistir tozudamente en esa va. Consumada la contra-reforma previsional, vendr la contra-reforma tributaria y otras contra-reformas. La ley fue aprobada, adems, en un contexto de represin, por momentos desquiciada. Qu futuro puede tener un gobierno que sanciona leyes entre gallos y medianoche, en una atmsfera de gases lacrimgenos, entre balazos de goma y bastonazos, entre patrulleros y carros hidrantes?

Qued en evidencia que el gobierno no tiene margen de maniobra. Sera excesivo decir que representa los intereses de los grupos econmicos concentrados, de la burguesa terrateniente, del capital financiero. Hablar de representacin sera introducir unas mediaciones inexistentes. El gobierno es la expresin ms pura y genuina de esos intereses. Y est obligado a obedecer mandando, utilizando unos mtodos de control social abierta y anacrnicamente disciplinarios.

El gobierno est atravesado da cabo a rabo por una matriz violenta basada en la irresponsabilidad social y en la falta de amor a la fragilidad. El gobierno carece de compasin y tiene la indiferencia tpica de los verdugos. Aunque se trate de un sello originario, estos rasgos se vienen tornando mas evidentes en los ltimos meses: Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, el 14 y el 18 de diciembre... El gobierno se est expulsando de su propio (y falso) paraso. Ha desatado la ley de reciprocidad que rige a la violencia. Aunque intente estigmatizar a las vctimas, y ahora ms, dado que resisten la opresin; aunque construya un enemigo violento; el gobierno no podr tapar el sol con la mano y ocultar la indignacin y el hasto que rigen las parbolas de las piedras.

El gobierno no tendr ms remedio que buscar consensos en zonas cada vez oscuras de la sociedad. Pero esos reservorios de individualismo, violencia y amoralidad, parecen no ser tan generosos como el gobierno pensaba. Por el contrario, adquieren visibilidad los manantiales de la solidaridad, la tica plebeya y cierta inteligencia estratgica de los y las de abajo. La Patria deviene fermento para vestirse de posibilidad de otros ritos. Es probable que estemos asistiendo al ocaso de los gures expertos en la manipulacin de masas.

Se inicia un tiempo de signo trgico, en el sentido de la tragedia griega: un tiempo de descomposicin de la polis y de tensin entre opuestos sin posibilidad de sntesis.

La defensa de la Repblica realizada en contra de la democracia siempre conduce al autoritarismo y a la dictadura de las clases dominantes. Asimismo alimenta una crisis de la poltica que viene desde atrs: de que sirve elegir concejales, intendentes, diputados, senadores, presidentes, sino podemos elegir nuestras propias vidas?

Desde el campo popular debemos labrar una amplia unidad resistente pero, en forma paralela, debemos redoblar los esfuerzos en la transformacin de las subjetividades signadas por la burocracia y el fatalismo, tenemos que hacer de cada lugar de trabajo y estudio, de cada barrio, una gran escuela de lucha. Se trata de consolidar espacios de auto-liberacin poltica, econmica, cultural de los y las de abajo para conjugar lucha poltica y lucha econmica.

Resistir, s, pero tambin avanzar.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter