Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2017

La criptomoneda venezolana, el petro

Umberto Mazzei
Rebelin


Nadie puede negar que el Gobierno de Nicols Maduro tiene una imaginacin frtil en ideas econmicas originales para resolver los problemas econmicos de la Venezuela bolivariana. Hace ya unos meses se propuso el Plan Conejo. Este Plan se propona aprovechar la prolificidadde los conejos para poner carne en la mesa de los venezolanos. La administracin del plan era simple: consista en convertir a todos los hogares en criaderos de conejos. El principal problema no fue la general falta de experiencia en cmo alimentar, cuidar y matar o procesar conejos, que aunque sean prolficos, son animalitos algo delicados, cuya salud desaconseja el contacto y la manipulacin humanas. El asunto no progres porque la gente se encariaba con los conejos y los adoptaba y mimaba como mascotas.

La ltima idea original del Gobierno, anunciada con bombos y platillos virtuales por el mismsimo Presidente Maduro es la creacin de una criptomoneda o moneda virtual bolivariana, supuestamente respaldada por la riqueza potencial de Venezuela (reservas de petrleo y otros minerales, todas ellas an bajo tierra) que circulara en los mercados de monedas virtuales con el nombre de petro. Eso permitira esquivar las sanciones financieras contra personajes y empresas del Gobierno bolivariano ordenadas por Mr. Trump.

Podemos pasar a analizar las posibilidades de que el petro tenga demanda en la bolsa de las monedas virtuales, que segn el Presidente Maduro ser la mayor fuente de recursos financieros durante el siglo XXI, pero antes de analizar o especular sobre sus perspectivas como medio para solucionar los problemas financieros de Venezuela, sera bueno repasar algunos hechos bsicos sobre el dinero, ya sea este real o virtual.

La principal funcin econmica del dinero es facilitar la circulacin de las riquezas entre productores y consumidores. Todos los intercambios que se realizan, tienen al dinero como intermediario; bien sea cuando bienes o propiedades cambian de dueo o como salario cuando se vende el trabajo. El dinero cumple esa funcin intermediaria entre las partes contratantes porque es algo que todos desean, porque con l cada uno consigue aquello de lo que tiene una necesidad inmediata. El dinero tiene tambin otras funciones: pues es el signo y medida de los dems valores. Como signo el dinero representa toda clase de riquezas, porque al cambiar de mano se trasmite un derecho a todos los otros valores. El dinero por s mismo no es un bien. Al asalariado le es til porque lo intercambia por alimento, por vestido, por habitacin. El empresario industrial lo intercambia por insumos, materias primas y paga el trabajo que necesita para producir unos bienes, que luego el comerciante lo intercambiara por ms dinero. Tampoco es el dinero lo que el banquero presta a los comerciantes, sino aquello que estos compraran enseguida; porque durante todo el tiempo que el dinero se guarde, no se le sacar alguna utilidad.

El dinero es el signo de los dems valores y es al mismo tiempo su medida. El dinero y el capital son dos cosas distintas. Desde que se supera la primitiva sociedad basada en la agricultura, ningn trabajo puede hacerse sin un capital, casi siempre representa su valor en dinero. Capital fijo son el valor de las maquinarias e inmuebles destinados a la produccin industrial Capital circulante es el valor de los insumos necesarios para la produccin y los salarios pagados para realizar su transformacin. La penuria econmica es causada por la falta de capital consumible y no por la falta de dinero; por eso muchas veces se han sufrido hambrunas a pesar de haber abundancia de dinero efectivo. Por esa relacin productiva el obrero y el capitalista se necesitan mutuamente; sin capitales que transformar el obrero, no tendra empleo y sin obreros que transformen su capital circulante el capital circulante invertido este quedara ocioso e improductivo y a su vez los salarios son la base de lo que llamamos mercado para los productos. El dinero guardado es estril y no da frutos hasta que o se convierte en capital. La funcin del dinero como facilitador de intercambios, puede deberse al valor intrnseco de la moneda y su relacin como referencia convertible en otro valor.

Es as como el dinero de los mayas y los aztecas eran semillas de cacao del que tenan un valor intrnseco por el amplio uso como ingrediente culinario y para brebajes medicinales. Las monedas de oro y plata son otras monedas aceptadas por su valor intrnseco como medida para efectuar intercambios y los billetes de banco fueron aceptados por la posibilidad de convertirlos en monedas de oro y plata.

El valor de las monedas nacionales y su intercambio, desde la Edad Media fue originalmente fijado de acuerdo al patrn de su contenido en oro y plata. El oro era considerado de mayor valor, por ser un metal ms raro y o ms escaso que la plata. Tradicionalmente las monedas deben tener un valor intrnseco, como el cacao para los aztecas o las monedas de oro y plata para todos los pueblos desde la Antigedad. Desde el siglo XVIII, se comenzaron a emitir billetes sin algn otro valor que la posibilidad de convertirse en su equivalente en monedas reales de oro o plata. Ese equivalente paso a llamarse el patrn de la moneda. Una garanta que variaba segn la convertibilidad a la que se comprometan los pases.

Fue as como en Bretton Woods(1948) se acord aceptar el Dlar norteamericano como la moneda de referencia para los intercambios internacionales, con la condicin de que el dlar fuese convertible en oro a una tasa de 35 dlares por onza de oro. Ese compromiso fue abandonado en 1971y el Dlar norteamericano se mantuvo como referencia porque los pases productores de petrleo acordaron que solo venderan petrleo a quien se lo pagara en dlares.

Con esa decisin al hacerse ser convertible en petrleo el dlar pas de hecho a tener un respaldo en petrleo. Algo as pudiera hacer Venezuela al emitir su criptomoneda bolivariana: el petro. Venezuela debe hacerlo convertible en petrleo a una tasa fija: digamos 65 petros el barril de petrleo. Como parece que Irn y Rusia estn pensando tambin en emitir criptomonedas, tambin para esquivar las sanciones impuestas por Estados Unidos y para alejar sus economas del sistema del Dlar. Venezuela podra coordinar con ellos la emisin de la suya, para darle un precio equivalente al barril de petrleo. Un problema es convencer a las empresas que tradicionalmente compran el crudo venezolano de que lo paguen en petros. Es que el petrleo venezolano tiene algunas caractersticas por el cual es procesable slo en refineras especializadas en tratar ese tipo de crudo y muchas estn ubicadas en el Golfo de Mxico cerca del territorio norteamericano donde venden en dlares casi todos los productos de la refinacin. La misma CITGO, la distribuidora de PDVESA para el mercado norteamericano slo puede vender en dlares sus productos. La idea de adoptar una criptomoneda es buena, pero hay que estudiar el modo de hacerla convertible, para que tenga demanda y sea utilizada.

Como detalle anecdtico quiero sealar que la idea de monedas virtuales que ayuden los intercambios sin tener una expresin tangible no es tan moderna como parece.

Sismondi cuenta en sus Nuevos Principios de Economa Poltica que en el siglo XVIII, los exploradores descubrieron que en Guinea los mandingas comerciaban entre ellos con una moneda virtual llamada macute, que era inmaterial e intangible, pero que serva como referencia de valor. Por ejemplo se acordaba que una cabra vala 10 macutes y una vaca poda valer 40 macutes. Eso permita cambiar una vaca por 4 cabras.

Las criptomonedas han tenido algn xito porque para salvar a los banqueros de la quiebra los bancos centrales emitieron dinero sin respaldo, que regalaron a los bancos y que termin devaluando su poder adquisitivo, como sucede todas las veces que se emite dinero inorgnico (no producido por la economa). Ese fenmeno unido a los intereses nulos o negativos, hizo que el pblico experimentara con las criptomonedas, aunque no tengan algn respaldo. Es una tendencia a tener un ahorro virtual con fines especulativos, puede que cambie ahora que China y Rusia han vuelto el yuan (renmimbi) y el rublo convertibles en oro.

Si no se estudia con seriedad el lanzamiento del petro, puede convertirse en una oportunidad prdida.

Hay que evitar que el caso del petro termine como un personaje de la novela La Izquierda Exquisita de Tom Wolfe, uno que cuando al fin se decida a abrazar una nueva moda era justo cuando esta perda actualidad.

Umberto Mazzei es doctor en Ciencias Polticas de la Universidad de Florencia. Es Director del Instituto de Relaciones Econmicas Internacionales Sismondi, en Ginebra. www.ireisismondi.org, www.ventanaglobal.info


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter