Portada :: Mundo :: Afganistn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2017

Afganistn
Gran incremento de los ataques areos estadounidenses y de los civiles asesinados

Shashank Bengali
Revolutionary Association of the Women of Afghanistan (RAWA)

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez



Zafar Khan perdi a seis miembros de su familia en un bombardeo en Afganistn. El ejrcito de EE. UU. aleg que su ataque del 10 de agosto sobre la provincia de Nangarhar tuvo como objetivo un grupo de combatientes a los que observaron cargando armamento sobre un vehculo y que haba cero posibilidades de causar vctimas civiles. (Foto: Marcus Yam/Los Angeles Times)

Mientras los aviones de combate de EE. UU. sobrevolaban un grupo de aldeas al este de Afganistn, donde al parecer se refugiaban militantes del autoproclamado Estado Islmico, once personas se amontonaban en un camin alejndose por un camino de tierra desrtico para escapar de lo que teman iba a ser un bombardeo inminente.

Pero no llegaron muy lejos.

Una bomba lanz al camin Suzuki blanco fuera de la carretera, abriendo un gran crter en la tierra y volteando al vehculo que cay de lado en una zanja. Slo sobrevivi una adolescente. Entre los diez muertos haba tres nios, uno de ellos era un beb que muri en brazos de su madre.

La nica superviviente de la explosin, que se produjo en la provincia de Nagarhar el pasado 10 de agosto, y las autoridades afganas que visitaron el lugar dijeron que el camin haba sido alcanzado en un ataque areo estadounidense poco antes de las cinco de la tarde. Los familiares expresaron su espanto ante el hecho de que las fuerzas terrestres estadounidenses y los aviones de vigilancia pudieran haber confundido a los pasajeros, que incluan mujeres y nios viajando en un camin descubierto a plena luz del da sin edificaciones ni vehculos alrededor-, con combatientes del Estado Islmico.

Cmo es que no pudieron ver que haba mujeres y nios en el camin?, se preguntaba Zafar Khan, de 23 aos, que perdi a seis miembros de su familia, entre ellos su madre y tres de sus hermanas, en el bombardeo.


Foto del camin alcanzado el 10 de agosto, facilitada por la familia de una de las vctimas que visit la zona (Foto: Handout)

En un comunicado emitido tras el incidente, el ejrcito estadounidense reconoci haber llevado a cabo un ataque, postulando que los muertos eran unos combatientes a los que observ cargando armas en un vehculo, y que haba cero posibilidades de provocar vctimas civiles.

En Nangarhar hay zonas inaccesibles para los de fuera a causa de los combates, lo que hace imposible determinar de forma independiente el origen de la fatal explosin. De lo que no hay duda es de que en el decimosptimo ao de la implicacin militar estadounidense en Afganistn, sus ataques areos estn incrementndose, junto con la cifra de vctimas civiles.

Operando bajo restricciones ms permisivas respecto al poder areo, con las que los comandantes confan en romper el punto muerto en la guerra, los aviones de combate estadounidenses arrojaron este ao, hasta el 31 de octubre, 3.554 explosivos en Afganistn, la cantidad ms alta desde 2012.

Los oficiales estadounidenses dicen que el poder de las armas de fuego ha reducido el crecimiento del afiliado del Estado Islmico en el sur de Asia conocido como ISIS/Khorasan, que al parecer cuenta con unos 900 combatientes, la mayor parte de ellos en Nangarhar- y ha facilitado que las fuerzas combatientes del gobierno recuperen terreno a los insurgentes talibanes en otras provincias, como Helmand, donde un grupo de combate afgano dirigido por los marines ha ayudado a coordinar una ofensiva que ha durado varios meses.

Pero los afganos inocentes se preguntan: A qu coste?

La misin de la ONU en Afganistn document 205 civiles muertos y 261 heridos durante los ataques areos en los primeros nueve meses de este ao, un incremento del 52% en el nmero de vctimas comparado con el mismo perodo de 2016. Aunque tanto las fuerzas estadounidenses como las afganas llevan a cabo ataques areos, los datos indican que los ataques estadounidenses son los que resultan ms letales para los civiles.

En los primeros seis meses de 2017, la ONU dijo que haban muerto 54 civiles en las operaciones areas de las fuerzas internacionales, comparados con los 29 muertos de los ataques afganos. La ONU hall tambin doce muertes ms que no pudo atribuir a ninguna de las dos fuerzas.

En el caso del bombardeo que se produjo en la provincia de Nangarhar en agosto, los oficiales de EEUU han continuado afirmando que el ataque areo de ese da slo afect a combatientes. Pero tambin han ofrecido una explicacin alternativa a las muertes de civiles. En respuesta a preguntas formuladas desde The Times, declararon que un vehculo de pasajeros presumiblemente el camin Suzuki- pas por encima de una bomba colocada junto a la carretera por militantes del Estado Islmico a poco ms de un kilmetro de donde el ataque areo mat a los combatientes. Fue la bomba en la carretera colocada por el enemigo la que caus mltiples vctimas civiles, segn el capitn de navo Tom Gresback, portavoz de las fuerzas de la coalicin en Kabul.

Los afganos rechazan rotundamente ese relato. El jefe de polica del distrito, Hamidullah Sadaqat, indic que slo hubo un bombardeo letal en la zona esa tarde. Rozina, la superviviente de 17 aos, dijo que recordaba con toda claridad lo sucedido.

Fue el avin el que lanz la bomba sobre nosotros, dijo Rozina, quien, como muchos afganos, slo tiene un nombre.

El bombardeo se produjo en el distrito de Mina Haska, a unas tres horas de carretera al sur de la capital de la provincia, Jalalabad. Las vctimas residan en Loi Papin, un pueblo cercano a la lnea del frente entre el territorio controlado por el gobierno y el pueblo de Gorgoray, bajo control del Estado Islmico.

Muchos de los vecinos se marcharon de Loi Papin hace ms de dos aos cuando llegaron los combatientes exigindoles lealtad al Estado Islmico. Los extremistas torturaron a los locales y vociferaron rdenes desde los altavoces de la mezquita exigiendo que las familias entregaran a sus hijos adultos para sus filas.

Khan, un campesino delgado de ojos muy juntos, escap de la aldea y alquil una casa en las afueras de Jalalabad. Otros miembros de la familia hacan breves viajes a Loi Papin para atender su granja y su rebao de ovejas, explic.

El 10 de agosto por la tarde, la madre de Khan, Malaika, sali del pueblo con tres de sus diez hijos Bahadur Shah, de 12 aos; Anisa, de 8, y Mohammad, de un ao- en el camin Suzuki conducido por su primo. Su to iba a bordo, junto a cinco personas ms, incluyendo a Rozina, su padre y su hermano, que estaban volviendo a la casa que haban alquilado en el centro del distrito, todava bajo control gubernamental.

Todo el mundo intentaba marcharse, dijo Khan. Habamos vendido recientemente las ovejas y la mitad de la tierra. Permanecer en el pueblo era demasiado peligroso. Nadie quiere estar en un lugar cerca del Desh (trmino coloquial para el Estado Islmico).

Rozina dijo a todo el mundo en el camin que tena miedo de los estadounidenses.

Porque sabamos que andaban por la zona, declar, y nos temamos que iban a bombardearnos al da siguiente.

Al alejarse, record haber visto dos aviones en el cielo. Entonces se produjo el bombardeo, dejndola inconsciente durante varios minutos. Cuando se despert, se encontr junto a siete personas muertas, entre ellas su padre y su hermano.

Malaika y dos de sus nios estaban muy malheridos y gritaban pidiendo ayuda, dijo Rozina. Pero las tropas estadounidenses que haba en la zona probablemente fuerzas de operaciones especiales de EE. UU. dirigiendo operaciones conjuntas con comandos afganos contra el Estado Islmico- no permitieron que nadie acudiera en su ayuda durante horas, asegur.

Murieron porque no hubo nadie que les ayudara, dijo Rozina. Estaban all atrapados chillando de dolor.


De izquierda a derecho, Lal Mohammad, 17 aos, Roqia Khan, 10, Basina Khan, 9, Nassir Mohammad, 13 y Rishma Khan, 8, perdieron a su padre en el bombardeo de agosto. (Foto Marcus Yam/Los Angeles Times)

Khan y varios allegados ms salieron de Jalalabad tras el bombardeo, alcanzando Haska Mina en medio de la noche. Se encontraron con el camin, volcado y destrozado, en un campo. Rozina yaca en la casa de una mujer con graves heridas en el rostro, manos y piernas. Los aldeanos se haban llevado los cuerpos hasta una mezquita cercana, trasladndolos en varias carretillas.

Encontr un trozo de pierna y un dedo pulgar junto al camin, dijo Mohammad Agha, de 42 aos, cuyo primo, un campesino que cultivaba cacahuetes llamado tambin Khan, estaba entre los muertos.

Sadaqat, el jefe de polica del distrito, llev a Agha y a otros familiares hasta una antigua base de la polica fronteriza afgana que estaba siendo utilizada por las tropas de operaciones especiales estadounidenses. Comunicndose a travs de un intrprete afgano, los estadounidenses dijeron a los familiares que no enterraran los cuerpos hasta el medioda. Trabajaron rpido, dijo Agha; las costumbres islmicas exigen que los cuerpos sean enterrados no ms tarde de 24 horas, envueltos en un pao sencillo.

No tenamos suficientes telas para envolverlos a todos adecuadamente, dijo. Tuvimos que utilizar varios chales.


Una emisin del Estado Islmico muestra a Mohammad Agha, segundo por la izquierda, colaborando en el enterramiento de las vctimas (Foto Khurasan Media)

Cuando terminaron de enterrarlos, Agha y los otros fueron a informar a los estadounidenses, quienes descartaron la posibilidad de que uno de sus aviones hubiera lanzado el ataque.

Dijeron que quiz fue un mortero lanzado por el Desh, pero un mortero no hubiera abierto un crter de tres metros de profundidad, dijo Agha. Los estadounidenses nos preguntaron: Qu avin de qu pas hizo eso? Parecan no estar tomndonos en serio, por eso nos marchamos.

Cuando haba 100.000 soldados estadounidenses en el pas, el entonces presidente Hamid Karzai les acusaba a menudo de un uso excesivo de la fuerza y manejaba los informes de muertos inocentes como un azote contra EE.UU. La retrica de Karzai tuvo un efecto: que murieran menos civiles en los ataques areos de 2012 y 2013, segn informes de la ONU, cuando EE. UU. llevaba a cabo un promedio de cientos de ataques areos al mes.

Los expertos dijeron que los comandantes de la coalicin de la OTAN tomaron serias medidas para reducir el riesgo de matar civiles. Se reunan regularmente con las ONG y con agencias de la ONU y dedicaron un equipo de oficiales a investigar las denuncias.

Cuando la presencia de tropas extranjeras se redujo y la OTAN se centr en entrenar a las fuerzas afganas, los oficiales de la coalicin publicaban menos informacin sobre las operaciones. Tambin tuvieron que enfrentar una menor resistencia por parte del nuevo presidente afgano Ashraf Ghani, firme defensor de la accin militar estadounidense.

El ejrcito estadounidense es cada vez menos transparente, y es una pena porque haban trabajado realmente a fondo con xito- para reducir las vctimas civiles, dijo Kate Clark, codirectora de Afghanistan Analysts Network, una organizacin de investigacin con sede en Kabul.

El uso del potencial areo se ha incrementado desde mediados de 2016, cuando la administracin Obama aprob nuevas normas de combate que permitan que los aviones de guerra de EEUU abrieran fuego en apoyo de las operaciones afganas, no slo para defender a las fuerzas de la coalicin. Y se espera que ese uso aumente an ms despus de que la administracin Trump haya enviado a casi 4.000 soldados ms a Afganistn lo que eleva la presencia estadounidense all a 15.000-, otorgando ms libertades a los comandantes del ejrcito.

Desde agosto a octubre, los aviones de EE.UU. llevaron a cabo 1.570 ataque areos, la cifra ms alta en el perodo de un trimestre desde 2012, segn las estadsticas de esa Fuerza Area.

En octubre, el secretario de defensa James N. Mattis testific ante el Congreso que Trump le haba autorizado a eliminar el requisito de que las fuerzas estadounidenses slo podan disparar cuando se hallaran en las proximidades de combatientes hostiles.

Es decir, en cualquier lugar donde detectemos al enemigo, estamos autorizados a poner en marcha la presin del apoyo areo sobre ellos, dijo Mattis. Pero aadi que las fuerzas de EEUU haran todo lo humanamente posible para impedir la muerte o lesiones de gente inocente.

Los oficiales del ejrcito dicen que se investiga cada informe de vctimas civiles. Las fuerzas estadounidenses intentan entrevistar a los residentes y oficiales locales y utilizan todas las acciones forenses disponibles, en base a las amenazas a la seguridad, dijo Gresback, el portavoz del ejrcito.

Pero al igual que sucede en Iraq y Siria, donde la coalicin dirigida por EE. UU. es acusada de rebajar las cifras de vctimas civiles de sus guerras areas contra el Desh, las vctimas afganas creen que el ejrcito estadounidense no est siendo suficientemente riguroso ni transparente.


Mohammad Agha, a la izquierda, perdi a su primo, que se encontraba entre las diez personas asesinadas en el bombardeo de agosto, en el ataque areo que los familiares de las vctimas aseguran fue perpetrado por Estados Unidos. (Foto Marcus Yam/Los Angeles Times)

Rozina y los familiares de las otras vctimas en Loi Papin declararon que los oficiales estadounidenses no se haban puesto en contacto con ellos. Y que EEUU suele rechazar con firmeza las acusaciones de que sus operaciones estn acabando con muchas vidas inocentes.

A primeros de noviembre, tras informarse de que un ataque areo haba matado a 14 civiles en la provincia nortea de Kunduz, los oficiales estadounidenses dijeron que no haban encontrado pruebas que apoyaran las reclamaciones. Eso provoc un desafo directo poco habitual por parte de las Naciones Unidas, que en una serie de tuits aseguraron que en las entrevistas con mltiples supervivientes, doctores, ancianos y otros testigos se haban ofrecido pruebas claras para poder creer que s haba civiles entre las vctimas.

Las fuerzas estadounidenses sugirieron tambin que los afganos de Nangarhar mentan respecto a las muertes de civiles. El comunicado inicial del ejrcito sobre el bombardeo del 10 de agosto deca que era la segunda afirmacin falsa de vctimas civiles en el mismo distrito en las ltimas tres semanas, tras un incidente en el que los vecinos de Haska Mina dijeron a los medios afganos que un ataque estadounidense haba matado a varios de los asistentes que asistan a un servicio de funeral.

Aunque la indignacin popular por las vctimas civiles se ha suavizado algo, Clark dijo que continuaba sirviendo de herramienta de propaganda para los extremistas.

Los parmetros bsicos de la guerra no han cambiado: si matas civiles, vas a tener problemas, dijo Clark. El optimista enfoque estadounidense decidindose a actuar sin guante de seda, puede funcionar en ocasiones, pero como haya ms muertes de civiles, no vas a mejorar nada a ningn nivel, ni poltico ni militar.

El gobierno de Ghani no ha prestado atencin al ataque en Nangarhar, pero varios funcionarios se desplazaron desde Kabul y entregaron a las familias pagos de condolencia de ms de 1.000 dlares por cada una de las vctimas.

El dinero no va a compensar por la prdida del sostn familiar ni a cubrir las elevadas facturas mdicas de Rozina. Ella vive ahora con cuatro familiares en la casa de un to y camina con muletas a la espera de que le realicen nuevas operaciones en los pies.

Khan dijo que senta muy poca simpata por el Estado Islmico pero que no poda soportar la forma en que EE. UU. prosigue su guerra.

Los estadounidenses dicen que estn aqu para matar terroristas, pero si no pueden llevar a cabo una operacin como es debido, es mejor que se larguen y nos dejen solos, dijo. Al menos no tendramos que ver cmo destrozan a nuestras familias.

(Este informe ha contado con la colaboracin especial de Sultan Faizy y Mohammad Anwar Danishyar.)

Shashank Bengali es el corresponsal de Los Angeles Times en el sudeste asitico. Desde el principio de su carrera con McClatchy Newspapers, para el que trabaj como corresponsal en frica y Oriente Medio, ha venido informando desde ms de 50 pases. En 2016 comparti el Premio Pulitzer con el equipo de The Times por la cobertura de los sucesos de San Bernardino, California. Vive en Mumbai, India.

Fuente: http://www.rawa.org/temp/runews/2017/12/04/u-s-airstrikes-rise-sharply-in-afghanistan-and-so-do-civilian-deaths.html

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter