Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-12-2017

La frustracin postrevolucin lanza al mar a miles de jvenes en Tnez

Pablo Jimnez Arandia
El Salto

Las costas de Tnez viven desde hace meses un repunte de las salidas de embarcaciones en direccin a Italia. Las dificultades econmicas y la falta de expectativas, con especial nfasis en el interior y el sur del pas, llevan a miles de jvenes a dar el paso.


Dos jvenes frente al mar en Tnez. PABLO JIMNEZ ARANDIA

Este domingo 17 de diciembre se cumplieron siete aos desde que Mohammed Bouazizi se quitara la vida en Sidi Bouzid, una localidad del interior de Tnez. El suicidio de este joven vendedor ambulante desencaden una ola de protestas que acab por descabalgar casi un mes despus a Zine El Abidine Ben Ali. La presin popular termin con el dictador e inici en este pequeo pas del Magreb una transicin hacia la democracia que muchos catalogaron de modlica.

Sin embargo, ms de un lustro despus la realidad de Tnez muestra mltiples claroscuros. El ltimo revs procede de las costas del pas, donde en los ltimos meses han escalado con fuerza las salidas hacia Italia de jvenes tunecinos hastiados de la mala situacin econmica y la falta de expectativas en sus poblaciones de origen.

Solo en septiembre, 1.400 tunecinos llegaron al litoral italiano a bordo de precarias embarcaciones de pesca, segn los datos facilitados por la Organizacin Internacional de las Migraciones (OIM). Esta cifra supera al total de llegadas registradas en los doce meses de 2016 o de 2015. Aunque se observa un pico claro al final del verano, la tendencia arranca desde comienzos del ao: 2.700 nacionales tocaron suelo europeo entre enero y septiembre.

Este domingo 17 de diciembre se cumplieron siete aos desde que Mohammed Bouazizi se quitara la vida en Sidi Bouzid, una localidad del interior de Tnez. El suicidio de este joven vendedor ambulante desencaden una ola de protestas que acab por descabalgar casi un mes despus a Zine El Abidine Ben Ali. La presin popular termin con el dictador e inici en este pequeo pas del Magreb una transicin hacia la democracia que muchos catalogaron de modlica.

Sin embargo, ms de un lustro despus la realidad de Tnez muestra mltiples claroscuros. El ltimo revs procede de las costas del pas, donde en los ltimos meses han escalado con fuerza las salidas hacia Italia de jvenes tunecinos hastiados de la mala situacin econmica y la falta de expectativas en sus poblaciones de origen.

Solo en septiembre, 1.400 tunecinos llegaron al litoral italiano a bordo de precarias embarcaciones de pesca, segn los datos facilitados por la Organizacin Internacional de las Migraciones (OIM). Esta cifra supera al total de llegadas registradas en los doce meses de 2016 o de 2015. Aunque se observa un pico claro al final del verano, la tendencia arranca desde comienzos del ao: 2.700 nacionales tocaron suelo europeo entre enero y septiembre.

Para dibujar una fotografa ms realista hay que contabilizar tambin los viajes interrumpidos ya en el litoral tunecino, una de las costas mejor vigiladas en el Mediterrneo sur. 164 barcos fueron interceptados en los tres primeros trimestres del ao, de acuerdo al Ministerio del Interior. En ellos viajaban 1.652 personas, de las cuales cerca de 1.400 eran de nacionalidad tunecina.

Aunque estos nmeros no alcanzan todava los registrados en 2011 al calor del descontrol postrevolucin, s muestran un cambio claro en la realidad migratoria del pas norteafricano. Y por encima de todo alertan del riesgo de que estas salidas vayan a ms en los prximos meses, segn advierten diversas ONG y entidades locales.

Pesimismo

Pero por qu ms tunecinos estn hoy en da dispuestos a arriesgar su vida para llegar a Europa? Existe un amplio sentimiento de frustracin; sobre todo entre los jvenes, apunta Hlne Le Goff, de la oficina de la OIM en Tnez. Se dan cuenta de que los frutos de la revolucin se quedan en grupos muy pequeos de gente. La mayora de ellos en la capital En 2012 haba mucha esperanza. Los jvenes esperaban mucho de sus dirigentes. Pero ahora perciben que su situacin no ha mejorado, explica.

Con altos ndices de paro (por encima del 15%) y salarios muy precarios, la economa tunecina ha sufrido varios mazazos en los ltimos aos. Los atentados yihadistas de 2015 hirieron casi de muerte a la principal fuente de ingresos del pas, el turismo, que hoy en da trata de ponerse en pie pero a un ritmo todava muy lento.

Necesitado de liquidez, el Gobierno firm en 2016 un prstamo de 2.400 millones de euros con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que a cambio le impuso duros recortes en el gasto pblico, a imagen y semejanza de otras economas de la orilla mediterrnea. Mientras tanto, la inflacin sobre productos bsicos se ha disparado y el dinar la moneda local se ha dejado un 20% de su valor en los ltimos doce meses.

Existe un discurso pesimista desde el propio Gobierno, seala Valentin Bonnefoy, experto en migraciones del Forum Tunisien pour les Droits conomiques et Sociaux (FTDES), entidad fundada en 2011 y que monitoriza desde entonces la realidad econmica y poltica tunecina.

La dicotoma entre el mundo urbano y el rural

En este contexto, y como otro de los debes de su transicin democrtica, aparece otro elemento clave para entender el Tnez de hoy: la dicotoma en palabras de Bonnefoy entre el mundo urbano y el rural. Localidades del sur y el interior como Tataouine, Medenine, Gabs, Gafsa o la mencionada Sidi Bouzid son quizs las que ms sufren el pobre desarrollo econmico del pas. Algo que no es nuevo.
Existe un sentimiento de abandono por parte del Estado, que no ha cambiado tras la revolucin, sealan desde el FTDES.

De nuevo la frustracin a escena. Son precisamente de esta parte del pas de donde procede buena parte de los jvenes migrantes que en los ltimos meses han tratado de viajar hasta Europa. Antes reconocen desde la OIM Libia, un pas dinmico y con empleo bajo el rgimen de Muamar el Gadafi, apareca como una salida. Pero el actual caos libio ha cerrado con doble llave esa puerta.

Segn sealan las autoridades tunecinas, la mayora de salidas en barco hacia Italia se realizan hoy desde el golfo de Gabs o, un poco ms al norte, desde Sfax, segunda ciudad del pas y principal polo econmico al sur de Tnez. En ambos casos se trata de la salida natural al mar para los migrantes que proceden del interior o del sur del pas.

A veces es una llamada de atencin. Muchos jvenes con problemas en el barrio, en la familia, y que lo ven como una escapatoria, explica Le Goff sobre el perfil del ciudadano tunecino que emprende este viaje.

Uno de cada tres jvenes, dispuestos a coger un bote

Kayess Amaued, natural de Gafsa, conoce bien las dificultades de esta aventura. En 2011, pocas semanas despus de la cada de Ben Ali, parti desde Sfax con un pequeo bote en direccin a Italia. Tras 48 horas en alta mar alcanzaron la localidad siciliana de Mazara del Vallo. Despus vino un periplo por Npoles, Ventimiglia, Toulouse y un intento frustrado de asilo en Suiza que provoc su repatriacin a Tnez.

Al preguntarle si lo volvera a hacer, Amaued no titubea: Sin duda; lo tengo en mi cabeza desde hace tiempo. Aunque ligeramente por encima de la treintena, tambin l podra incluirse en ese 54,6% de jvenes tunecinos dispuestos a emigrar, segn un estudio realizado por el FTDES al cierre del ao pasado. De ellos, un 31% estaran listos para hacerlo de manera irregular.

La sensacin de pesimismo brota de las palabras de Amaued con una frase que, para susto de muchos, cada vez se escucha ms entre algunos jvenes tunecinos: Antes [de la revolucin] estbamos mejor, sentencia. El anhelo de cambio no satisfecho alimenta as el deseo de migrar hacia una Europa hasta ahora enrocada en levantar un muro tras otro. Sin darse cuenta de que en la orilla de enfrente cada vez ms botes estn listos para emprender el viaje.

Fuente: https://elsaltodiario.com/migracion/la-frustracion-postrevolucion-lanza-al-mar-a-miles-de-jovenes-en-tunez



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter