Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-12-2017

Del peridico El Pas considerado como una de las bellas artes

Jorge Armesto
El Salto

Cada da, el peridico ms ledo en espaol se supera a s mismo. Una cohorte de hroes ha navegado en lo ms profundo del subconsciente para hacer de El Pas una obra de arte.


Confieso que yo era uno de tantos que cada maana, da s y da tambin, tras leer alguna de las columnas de El Pas, iniciaba una cansina repeticin de diatribas acerca de su periodismo de cloaca. Esto formaba parte de mi improductivo ritual maanero hasta el inolvidable da 20 de noviembre, en que le el artculo titulado: Podemos, caballo de Troya para las posiciones del Kremlin. Ah se recoga el informe publicado por Atlantic Council, un think tank al servicio de la OTAN, patrocinado entre otros por la FOX, los Emiratos rabes, Crescent Petroleum, el fondo buitre inmobiliario Blackstone, la Abu Dhabi National Oil Company, la propia OTAN, y una larga lista de empresas de energa atmica, seguros o aeronuticas, todas ellas de probado carcter altruista.

El informe defenda una estrafalaria teora acerca de la influencia de Rusia en Syriza, el Movimiento 5 Estrellas italiano, diversos grupsculos de extrema derecha y Podemos. Con respecto a este ltimo, se reconoca que este partido no presta apenas atencin a la poltica internacional y que sus dirigentes jams emiten opiniones positivas acerca de Rusia o Putin, con los que, por otra parte, mal pueden estar de acuerdo se afirmaba, dado el posicionamiento de Podemos contra las oligarquas y a favor de los derechos sociales. Incluso se conceda que algunos dirigentes (en una nota al pie ese algunos era Pablo Iglesias) haban criticado en ocasiones la poltica rusa. Sin embargo, estos hechos no contradecan su afirmacin de que Podemos es en realidad un caballo de Troya al servicio de la inteligencia rusa para desestabilizar occidente. Con qu razones? Una entrevista que Pablo Bustinduy realiz en el digital Jot Down en la que vena a decir que la Unin Europea y Rusia eran igualmente culpables de las situacin de crisis en Ucrania, que las sanciones no eran la solucin y que deban dejarse abiertos los puentes al dilogo. Y aqu terminaba el material probatorio del informe.

Por supuesto, a la hora de redactar la noticia El Pas silenci las afirmaciones ms mesuradas en las que se reconocan los hechos que distanciaban a Podemos de Rusia para centrarse simplemente en la teora del caballo de Troya, convirtiendo lo que ya era una sucesin de pintorescas afirmaciones en un puro delirio.

Y cuando al terminar su lectura yo ya estaba barruntando la acostumbrada letana sobre esa mierda de periodismo, tuve una sbita iluminacin que lleg a m como una epifana. S, sin duda era el de El Pas una mierda de periodismo. Pero no caba darle a esta afirmacin un tono despectivo sino artstico: era una mierda en el mismo sentido en que en 1961 el artista conceptual Piero Manzoni haba enlatado sus excrementos para crear la obra Mierda de artista. El Pas haba dejado el periodismo para hacer arte de vanguardia.

Todo entonces se mostr baado de lmpida luz. Las puertas de la percepcin se despejaron y vi El Pas tal cual era, infinito. Ante los ojos de esta revelacin, cada pgina cobr otro sentido. Comprend que ya no podan juzgarse sus textos con los prosaicos mandamientos del cdigo deontolgico periodstico: verdad, equidad, responsabilidad, independencia, imparcialidad. Todo esto eran pamplinas terrenas. El Pas habitaba otra dimensin.

As, pronto entend que el artculo de Podemos y el Kremlin no responda a criterios periodsticos, sino que estaba redactado siguiendo el Mtodo Paranoico-Crtico de Dal, es decir, el "mtodo espontneo de conocimiento irracional basado en la objetividad crtica y sistemtica de las asociaciones e interpretaciones de fenmenos delirantes". Esto explicaba no solo la trama de injerencia rusa con la que El Pas emponzoa estos das el conflicto cataln sino un sinfn de informaciones, singularmente las referidas a la financiacin de Podemos con Venezuela o Irn. Supe entonces que todas estas informaciones aparentemente disparatadas formaban un todo, un lienzo en el que las fobias y obsesiones subconscientes de los directores y periodistas de El Pas se desaguaban en una composicin artstica catica y delirante; o, en palabras de Andr Breton: una diccin irracional, que alterna sin motivo apreciable lo declamatorio y lo salmdico.

Se esclareca tambin por qu en los ltimos aos El Pas haba sido tan amplsimamente sobrepasado en lo que respecta a su periodismo de investigacin, no solo por su mayor competidor en el mismo espectro ideolgico, El Mundo, sino tambin por la mayora de los peridicos digitales que cuentan con muchos menos medios. Suponamos ingenuamente que esa labor de no indagacin era una muestra ms de su complicidad pasiva con el establishment pero la verdad es ms compleja. A El Pas no le interesa la realidad tal como nosotros la entendemos, sino lo real en su sentido ms lacaniano: a El Pas le interesa lo inefable, lo que est ms all de toda significacin. Imagin entonces su consejo de redaccin tal como Breton relata una velada de hipnotismo en la casa de Mme. De la Hire: Una decena de personas, hombres y mujeres se durmieron al mismo tiempo. Como iban y venan, vaticinaban y gesticulaban a cual ms, el espectculo no difera mucho del que podran ofrecer los convulsionarios de San Medardo.

Cmo llegan a estos estados alterados de conciencia? Mediante tcnicas orientales de concentracin o con el uso de sustancias alucingenas? En Las enseanzas de D. Juan el indio yaqui explica a Castaneda un mtodo para indagar en lugares lejanos. Coge dos lagartijas y a una le cose los ojos y a la otra la boca. Enva a la muda a investigar las lagartijas son mucho de pararse a charlotear, por eso hay que coserles la boca y cuando regresa, le cuenta lo que ha visto a su compaera ciega para que esta se lo transmita al chamn en el lenguaje de las lagartijas, quien lo comprende gracias a los efectos de una pasta alucingena que previamente se ha untado en la sien. Es este el mtodo de investigacin de El Pas? En sus textos, desde luego, se aprecia la huella del saber lagartijo, tan a ras del suelo.

A la luz de mi descubrimiento muchas cuestiones quedaron por fin resueltas. Por ejemplo, el curioso hecho de que los periodistas de El Pas no acudan como tertulianos en los programas de debate televisivos. La explicacin oficial no pareca satisfactoria. Esta afirmaba que se trataba de una orden dada por ese Ub Rey que es Cebrin en represalia por la divulgacin televisiva de sus intereses en Panam. Sin embargo, ahora sospechamos que quiz los televidentes espaoles no estn preparados para tal espectculo de realidad extrasensorial. Podemos imaginar a los comentaristas de El Pas llegando a los estudios en su autobs psicodlico, tal como unos nuevos Merry Pranksters,para mostrar al mundo la buena nueva alucingena.

En 1947 Antonin Artaud acudi a la Radio Nacional Francesa para grabar su Para acabar de una vez con el juicio de Dios, un monlogo indescriptible, plagado de horribles aullidos, gritos, onomatopeyas y expresiones visionarias y escatolgicas. El escndalo desatado entonces impidi que se emitiese hasta treinta aos despus. Estaramos hoy preparados para asistir a los extravagantes delirios de los comentaristas de El Pas, quiz acompaados de sus lagartijas, en los programas de debate de Atresmedia? Probablemente no.

Considerados como arte de vanguardia incluso los artculos ms desquiciados adquieren sentido. Por ejemplo el titulado El supremacismo cataln hasta en los apellidos en el que Teodoro Len se entretiene buscando Garcas y Gonzleces en la lista de JuntsxCat parece menos demente y tosco si uno lo imagina escrito en estado de trance, en un proceso de escritura automtica fluyendo directamente desde el subconsciente, sin el influjo castrante de convencionalismos estticos y literarios. As es otra cosa.

Del mismo modo, los ataques permanentes de Juan Cruz o Antonio Elorza contra Podemos y Pablo Iglesias recuerdan a los poemas de Leopoldo Mara Panero, regresando una y otra vez a los mismos temas en su obsesivo compulsivo monlogo interior. Ledas as sus crnicas, no podemos ms que sentir empata hacia esas evidencias clnicas de tormento interno, desendoles pronto alivio y que algn da se hagan verdad las palabras de Blake : si el loco persevera en su locura, termina siendo sabio.

Hasta los textos ms perversamente reflexivos se ven de otro modo cuando comprendemos su dimensin artstica. Rubn Amn, quien desarroll casi toda su carrera profesional en El Mundo y ahora es el articulista estrella de El Pas, es propenso a las argumentaciones maliciosas. Pienso: Amon? No es este un apellido muy sospechoso? Entonces caigo en la cuenta: Amon es en realidad un alias que encubre la verdadera influencia literaria de esos artculos: El Conde de Lautramont. Pero si era algo obvio! Descompongo el nombre y me sale L' autre Amont El otro Amn! Anticipaba ya el gran Isidore Ducasse en el S. XIX a su futuro Mini-Yo? Abro entonces Los Cantos de Maldoror y en el primer prrafo de su Primer Canto encuentro estas palabras que tan bien describen los textos de Rubn Amn: Quiera el cielo que el lector, animoso y momentneamente tan feroz como lo que lee, encuentre sin desorientarse su camino abrupto y salvaje a travs de las cinagas desoladas de estas pginas sombras y rebosantes de veneno; pues, a no ser que aplique a su lectura una lgica rigurosa y una tensin espiritual equivalente por lo menos a su desconfianza, las emanaciones mortferas de este libro impregnarn su alma.

Todo se ve ahora difano: Rubn Amn, que en El Mundo era un mediocre opinalotodo que regaaba a Karlos Arguiano por dar mtines populistas en su programa de cocina, se transmut en El Pas en un ARTISTA TOTAL, un nuevo Maldoror del periodismo.

Y as podramos seguir con los deformes monlogos de Javier Maras, tan de Ricardo III en el invierno de su descontento, o con esas hiperblicas encuestas de Metroscopia que tienen la virtud de hacer parecer ms serias las de la competencia y que elevan una y otra vez a Ciudadanos a imaginarias cotas de popularidad electoral. No pueden considerarse como poemas-objeto? No pueden entenderse como visiones, profecas de realidades futuras, quiz en otras dimensiones espacio-tiempo?

Sea como sea, estamos ante un nuevo paradigma y El Pas navega hacia mares ignotos. En terminologa de Stranger Things, El Pas explora el del revs del periodismo con un estilo mitad performance, mitad videncia. Y esto es algo que sin duda tendr su reflejo en las facultades de Ciencias de la Informacin en donde, visto lo visto, se empezarn a considerar completamente intiles las capacidades literarias para premiar, por ejemplo, los conocimientos en la Psicomagia de Jodorowsky.

Pero, sobre todo, lo que radicalmente cambia es nuestra crtica simplista a sus pginas. Ahora sabemos que adentrarse en su lectura con talante abierto es cruzar un umbral tenebroso donde la locura, el delirio, la incoherencia, la irracionalidad sistemtica y una aparente falta de sentido modelan un discurso nico en su anormalidad inabarcable. Quiz por ello, en lugar de injustamente vilipendiar a sus redactores, deberamos agradecerles su valor por adentrarse en tales abismos.

La historia est llena de ejemplos dolorosos de aquellos que trataron de explorar el otro lado y de sus sufrimientos y fracasos. Los padecimientos son enormes, deca Rimbaud. Y casi siempre es un viaje peligroso del que nunca se vuelve. Antonin Artaud crea estar en posesin del bculo de San Patricio y consideraba su deber devolvrselo a los irlandeses. Puesto que todo conocimiento tiene sus mrtires no descartemos que sea Ignacio Torreblanca, despreciador de todos los nacionalismos salvo el suyo, quien maana salga a las calles vociferante, creyendo empuar la espada flamgera de Santiago Matamoros para abrir con las Siete Llaves el sepulcro del Cid y devolverle a su Espaa sus smbolos ms apreciados.

Deca Thomas de Quincey en El asesinato considerado como una de las bellas artes: Uno empieza por permitirse un asesinato, pronto no le dar importancia al robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del da del Seor, y se acaba por faltar a la buena educacin y por dejar las cosas para el da siguiente.. En El Pas, la mentira cotidiana ha conseguido el prodigio de abrir un portal mgico que sugiere la existencia de una realidad paralela. Honor y gloria a los hroes llamados a explorarla.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/opinion/del-periodico-el-pais-considerado-como-una-de-las-bellas-artes



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter