Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2017

Sobre el discurso del Nobel Kazuo Ishiguro
"Despus de la cada del Muro de Berln, han surgido enormes desigualdades"

Javier Claure C.
Rebelin


Como todos los aos en estas fechas se lleva a cabo, aqu en Estocolmo, muchos acontecimientos relacionados con el Premio Nobel. Ms exactamente, el 7 de diciembre, de cada ao a las 17:30 (hora sueca) en un hermoso saln del edificio de la Academia Sueca, da su discurso el Premio Nobel de Literatura. Miembros de dicha Academia y un pblico exclusivo se dan cita en el recinto para escuchar las palabras del laureado con el Premio ms famoso del mundo.
Acud, una vez ms, a este solemne acto pero a diferencia de las veces anteriores, llegu al local casi 50 minutos antes que empezara el discurso Nobel de Kazuo Ishiguro. Este hecho permiti ubicarme en tercera fila. As que pude observarle minuciosamente al conferenciante. Cuando lleg la hora indicada, la secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Danius, junto a Ishiguro salieron de una puerta lateral. Los presentes se pusieron de pie, y los aplausos estallaron en el saln pulcro de paredes blancas con decoraciones doradas y luminosas araas que colgaban del techo. Acto seguido, el silencio se apoder del aposento. Ishiguro con el pelo bien corto, impecablemente vestido de terno negro, camisa blanca, zapatos negros y una corbata ploma con jaspes blancos, se sent en la primera fila en la seccin donde se encontraban los miembros de la Academia. Mientras tanto, Sara Danius, dio la bienvenida al pblico e inmediatamente cedi la palabra a Ishiguro, quien se dirigi a la tarima. Y desde all dijo en tono humorstico: Escuch que la puerta por la cual atravesamos Sara Danius y yo, se abre solamente dos veces al ao. Me siento honrado por ser una de las personas que ha cruzado esa puerta. Me pregunto si la puerta est cerrada con llave, si trato de salir por el mismo camino (risas). Luego empez su discurso titulado Mi velada con el siglo veinte y otros pequeos descubrimientos. Un texto de 10 pginas que describe cronolgicamente la vida y los episodios por los que pas Ishiguro.

Su padre era cientfico, un oceangrafo a quien el Gobierno britnico le haba ofrecido un trabajo. As llegaron a Inglaterra, toda la familia, en abril de 1960. Kazuo tena apenas 5 aos. Estudi el nivel primario en un colegio de Guilford, una ciudad ubicada a 43 kilmetros del centro de Londres. Y curs sus estudios secundarios en otra ciudad prxima a la que viva. Tambin asista a la catequesis y form parte del coro de una iglesia. Al referirse a esa poca dice: Cuando iba de visita a casa de un amigo, saba que tena que ponerme de pie en cuanto entraba un adulto en la habitacin, aprend que durante una comida deba pedir permiso para levantarme de la mesa. Al ser el nico extranjero del barrio, me persegua una suerte de fama local. Sin duda alguna que se integr en la sociedad inglesa. Pero tambin es cierto que la influencia de sus padres en el hogar, marcaron tradiciones niponas en la vida del laureado. Este hecho hizo, quiz, que mantenga una imagen viva, y a distancia, de la cultura japonesa.

Cuando habla de sus padres agrega: La intencin de mis padres era que regressemos a Japn dentro de un ao o tal vez dos. Durante nuestros primeros once aos en Inglaterra vivimos en un permanente estado de vuelta a casa el ao que viene. Mis padres seguan siendo visitantes y no inmigrantes. A menudo comentaban entre ellos las peculiares costumbres de los nativos sin sentirse en absoluto impelidos a adoptarlas. Todo esto confirma lo ya conocido en muchas familias inmigrantes en algn pas. Es decir, viven con un pie en el pas de origen y con el otro en el pas acogedor, planificando el retorno a casa. Pensamiento, que con el tiempo, se va languideciendo; ya que los miembros de la familia estudian, trabajan y forman sus propias familias. O sea, van echando races en el pas hospitalario. Entonces lo que pareca pasajero, en un momento determinado del tiempo, se torna en una eternidad. Y con una verdad de por medio: los padres que llegaron a una edad avanzada difcilmente adoptan las costumbres del pas acogedor, y no suelen aprender bien el idioma. Pero tambin debo decir que obviamente hay excepciones.

Segn las palabras de Ishiguro, el alejamiento fsico de Japn y de su ciudad natal Nagasaki ha contribuido, de alguna manera, a que se formara como escritor. En su discurso mencion: Cada mes me llegaba un paquete de Japn con los cmics, revistas y boletines educativos del mes anterior, que yo devoraba con fruicin. Los comentarios de mis padres sobre sus viejos amigos, parientes y episodios de sus vidas en Japn, me proporcionaron imgenes e impresiones. Adems, yo tena mis propios recuerdos de mis abuelos, de mis juguetes favoritos, de la casa tradicional japonesa, de mi parvulario, de la parada del tranva, del perro feroz que viva junto al puente, de la silla del barbero etc. De hecho, todos estos recuerdos son recursos en potencia para la imaginacin de un escritor o de un poeta. El haber dejado su pas a muy temprana edad puso en movimiento su imaginacin con todo ese material acumulado en su mente. Podramos decir, entonces, que antes de convertirse en escritor posea mucha materia prima para pulir. No cabe duda que sus estudios de Literatura Inglesa y Filosofa en la Universidad de Kent, y despus su posgrado en escritura creativa en la Universidad de East Anglia, contribuyeron tambin a su xito como escritor.

El autor de Plida luz en las colinas confes que aprendi mucho de Marcel Proust, especialmente en la ordenacin de los acontecimientos y las escenas en una novela que no sigue necesariamente la lgica de la cronologa, ni la de una trama lineal. Tambin se siente influenciado, entre otros escritores y cantantes, por Franz Kafka y Jane Austen. Con razn la secretaria de la Academia, Sara Danius, coment: Kazuo Ishiguro es una mezcla de Jane Austen y Franz Kafka, pero tambin hay que aadir un poco de Marcel Proust.

En octubre de 1999, el galardonado visit Auschwitz, el campo de concentracin situado en territorio polaco e invadido durante la Segunda Guerra Mundial por la Alemania nazi. De seguro que su memoria fue ocupada por los recuerdos del bombardeo atmico a Nagaski en 1945. De esa visita ha manifestado: Tuve la sensacin de haberme acercado mucho, al menos geogrficamente, al corazn de la oscura fuerza bajo cuya sombra creci mi generacin. En Birkeneau, una hmeda tarde, contempl las ruinas de las cmaras de gas extraamente descuidadas y abandonadas- prcticamente como las haban dejado los alemanes despus de volarlas y huir del Ejrcito Rojo. Y se pregunta: Qu debemos recordar? Cundo es mejor olvidar y mirar hacia adelante?

Preguntas que ponen en alerta a nuestra memoria en este mundo que nos ha tocado vivir. Ishiguro ha trabajado como asistente social y con personas que no tienen casa. Tal vez por esta razn ha dicho que en su carrera se ha topado con individuos que sufren enfrentndose a los recuerdos de su pasado y, adems, afirma que esta realidad se puede aplicar a las comunidades y a las naciones.

La Academia Sueca explic que los temas ms recurrentes en la obra de Ishiguro son: la memoria, el tiempo y el autoengao. Y que el escritor, ingls de origen japons, explora sobre lo que se debe hacer para sobrevivir como individuo y como sociedad. Otros expertos en asuntos ishigurianos aseguran que en sus obras indaga cmo la memoria se relaciona con el olvido, la historia con el presente y la fantasa con la realidad. En otras palabras, Ishiguro trabaja con ese filtro que tenemos en la mente, y que nos permite almacenar informacin en conformidad con nuestro entorno social, nuestro trabajo, estudios, capacidad intelectual etc. Pero tambin es posible que esa informacin acumulada sea errnea o, en su caso, vaya alterndose para seguir un camino desfigurado lejos de los buenos modales, la tica y la moral. Para, finalmente, caer en el autoengao. Adems, es preciso sealar que la informacin que no se activa o no se repite, para formar surcos cerebrales, se va borrando con el tiempo hasta llegar al olvido. Probablemente por todo eso, el homenajeado ha escrito sobre personas que se debaten entre olvidar y recordar.

Ishiguro, en su disertacin, hizo algunas incursiones en la esfera poltica: El ao 2016 marcado por sorprendentes, y para m deprimentes, acontecimientos polticos en Europa y en Estados Unidos, y de nauseabundos actos de terrorismo por todo el planeta, me oblig a admitir que el imparable avance de los valores liberales que haba dado por garantizado desde mi infancia podra haber sido una mera ilusin. En concreto, el liberalismo es una doctrina poltica que aboga por la libertad individual y el dinamismo privado, siendo su mximo objetivo la no intervencin del Estado. Dicho de otra manera, el liberalismo pone en tela de juicio la relacin entre los seres humanos y la sociedad, tomando en cuenta el poder poltico, las leyes, la justicia, los derechos, la propiedad etc.

Y lo que seala Ishiguro, no es sino la decadencia de las fuerzas polticas en los pases del mundo. La defensa de las libertades y derechos que ataen a los individuos, a grupos polticos, a gobiernos, a las instituciones y a las autoridades pblicas; ha tomado rumbos totalmente inaceptables. En muchas partes del mundo existe una degeneracin en la vida poltica. Y, por consiguiente, ha surgido desigualdad, soberbia, deterioro en los sistemas democrticos, xenofobia, desfalcos, matanzas, racismo, falsedad, cinismo, regmenes totalitarios y corrupcin, incluso en los pases con democracias establecidas. Dos ejemplos claros de todo esto: el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-Un, un joven, de peinado extravagante, sin mucha experiencia en la poltica y relativamente ignorante. Donald Trump, un exmagnate de la construccin, tambin ignorante en muchos aspectos y soberbio como sus antecesores. Con sus amenazas de una guerra nuclear ostentan su podero militar, y pueden llevar a la humanidad a una hecatombe mucho ms devastadora de lo que se vio en Hiroshima y Nagasaki.

Ishiguro ratifica tambin que despus de la cada del Muro de Berln, han surgido enormes desigualdades de riqueza y oportunidades entre pases y dentro de los mismos pases. Y en la misma direccin seala: En particular, la desastrosa invasin de Irak de 2003 y los largos aos de polticas de austeridad impuestas a la gente corriente despus de la escandalosa crisis financiera de 2008, nos ha llevado a un presente en el que proliferan ideologas de ultraderecha y nacionalismos tribales. El racismo, en sus formas tradicionales y en sus versiones modernizadas y maquilladas, vuelve a ir en aumento, revolvindose bajo nuestras civilizadas calles como un monstruo que despierta.

Evidentemente, la bochornosa invasin a Irak bajo el pretexto de que Saddam Hussein estaba en poder de armas de destruccin masiva, fue el estandarte de Estados Unidos para consolidar su poder en el mundo, y as evitar que su hegemona sea disputada por otros pases. El populismo ultranacionalista en muchos pases europeos, los partidos de ultraderecha que se acomodan en los Parlamentos de Europa son instrumentos, cuyos efectos tienen su desenlace, entre otras cosas, en ese racismo modernizado y maquillado.

Pues bien, Kazuo Ishiguro es un escritor audaz porque ha transgredido el tradicional discurso Nobel. A diferencia de sus antecesores, habla de poltica, de racismo, de la cada del Muro de Berln etc. Es dueo de un lenguaje que ha sabido relacionar la historia con el presente. Por lo tanto, escribe con vigor emocional sobre los valores liberales, de su Japn posnuclear, de la aristocracia britnica, de la memoria colectiva y de la conciencia frgil que nos puede engaar.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter