Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2017

Samba 3106, la verdadera "Marca Espaa" (II)

Carmen Virusa
Rebelin


Es un da fro y soleado de invierno. Los independentistas ganan las elecciones en Catalunya con una holgada mayora, las fiestas navideas se antojan alborotadas en un debate agotado de antemano. Mientras tanto, hace ya seis aos que Samba Martine muri en el Hospital madrileo 12 de Octubre. La memoria es selectiva y, entre tanta informacin, resulta difcil consagrar un hueco de nuestra maltratada memoria a uno de los rostros de los exiliados del neoliberalismo. Ya lo sabamos :hay vidas que importan y otras que no importan tanto. La suya por algn azar cay en el segundo saco. El Estado Espaol es el responsable ltimo.

Samba Martine naci en 1977 en la Repblica Democrtica del Congo, antigua colonia belga. Si utilizamos uno de los marcadores que elabor la ONU para medir el desarrollo humano de un pas, el IDH, el pas ocupa el puesto 176 con un ndice de Desarrollo Humano considerado bajo: 0,435. Es por eso que Samba Martine es un ejemplo de exiliada del neoliberalismo: se mueve por razones econmicas. Ella tiene nombre y apellidos, adems de un nmero, pero eso lo debemos a una desgracia, al escndalo que provoc su muerte.

En 2011 cruz la frontera y lleg a Melilla, donde ingres en el famoso CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes). Como el CETI est frecuentemente sobreocupado, fue trasladada a un CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros), esta vez en Aluche (Madrid). All le dieron un nmero de interna: el 3106. Samba Martine tena VIH. No es de extraar, dado que en la travesa las mujeres que emigran estn expuestas a violaciones. Fue una de las causas de su muerte; tambin la indiferencia. La indiferencia absoluta hacia un sufrimiento que, hasta que no se hace evidente y molesto, no desencadena una reaccin. Una reaccin que ya llega demasiado tarde. Una indiferencia generalizada que nos hace valorar las vidas en funcin no de sus orgenes, como se nos pretende hacer creer, sino por su clase social.

El caso de Samba fue llevado a juicio. A da de hoy, dos de los tres imputados estn desaparecidos. La repercusin del caso mostr a las y los ciudadanos del Estado Espaol, que no todas y todos lo son. Que no somos iguales. Que hay gente que por ser pobre y extranjera no disfrutar ni de los mismos derechos, ni de las mismas libertades, ni de los mismos privilegios. No disfrutar, de hecho, ni de una asistencia sanitaria bsica, tal y como se estipula en la Declaracin de Derechos Humanos que en su da firm el Estado Espaol. El caso de Samba Martine nos ense esa otra realidad de la que no hablamos por conservarnos la conciencia limpia, porque pareciera que no somos capaces de atrocidad alguna. Nos ense que hay gente que es internada como si fuera delincuente porque atraves una frontera en busca de un trabajo esclavo y clandestino que Europa demanda.

Pero la memoria es ms fuerte que cualquier otra cosa. La imagen de Samba est con nosotras. Su rostro es solo uno de tantos, pero es un rostro con un nombre, un apellido, un nmero: el 3106. Por suerte, las hay que tienen el nmero 1. El nmero 1 por ganar competiciones escolares. Y se suben al plpito y levantan la copa con orgullo. Son hijas de alguna otra Samba que s sobrevivi. Son el espritu de Samba, luchando en esta vieja Europa, en esta Espaa de mil demonios. Mientras tanto, su madre sigue esperando justicia.

Nativa o extranjera, la misma clase obrera.

Por el cierre de todos los CIEs en el Estado Espaol.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter