Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2017

Maduro va por la reeleccin, la oposicin deshoja la margarita en busca de candidato

Aram Aharonian
Rebelin


El periodo de Nicols Maduro como presidente venezolano termina (en algn momento) en 2018, cuando -segn la Constitucin de Venezuela- deben celebrarse unas elecciones para elegir al encargado de dirigir el destino del pas en los prximos seis aos. Maduro quiere ir por la reeleccin, mientras una desunida y desorientada oposicin deshoja la margarita en busca de candidato.

El ao 2018 llega con demasiados signos de interrogacin. Trae elecciones presidenciales pero tambin viene cargado con desabastecimiento e inflacin para sumarlos a otros escenarios como la corrupcin, la criptomoneda, las maquinarias polticas, la injerencia fornea y nuevo encargado de negocios estadounidense mientras Washington sigue con el bloqueo y las sanciones. Por ahora sigue el dilogo poltico, tambin la emigracin y la amenaza de nuevas guarimbas. Va a ser un ao movidito, sin duda alguna, pero a eso Venezuela est acostumbrada: sigue en el ojo del huracn.

 

Todava no hay fecha para unas elecciones, que el gobierno quiere adelantar lo ms posible (para marzo), tras tres victorias en las urnas, mientras progresa el dilogo con la oposicin en Repblica Dominicana uno de sus resultados fue la liberacin de 80 presos acusados de actos vandlicos entre 2014 y 2017- y Maduro habla de criptomonedas y de un combate (tardo) a la corrupcin obscena.

La reciente Encuesta Venebarmetro indica que la primera opcin con 28,6% sera la de Maduro, bajo un escenario de mltiples candidaturas de oposicin. Llama la atencin que la suma de candidaturas de oposicin recoge un 46,3% de potenciales apoyos bajo un esquema de unidad perfecta, lo cual implicara la necesidad para una reeleccin de Maduro de contar con un voto duro de al menos 35% del caudal de participacin electoral, en un escenario adems de baja abstencin (20-25%). Luego de las encuestas que muchas veces desorientan, llega la realidad.

Algunos asesores del gobierno intentan alejar la imagen del Presidente de la del lder de la Revolucin Bolivariana Hugo Chvez (a quien, entonces, pueden culpar por la herencia recibida). Pero la realidad es que lo que est presente en la mayora de la poblacin es una lealtad slida a su figura y sus principios y es aqu donde algunos analistas ven una nueva poca: una cosa fue el chavismo, es el chavismo, y otra el madurismo.

Difcil cambiar un imaginario colectivo en un pas que no sale de su grave crisis y mucho menos atentando contra la imagen de un lder carismtico como Chvez.

Maduro ha ido limpiando su camino hacia la reeleccin, eliminando cualquier candidatura que se le pudiera oponer, entre ellas la del ex ministro de Energa y presidente de la petrolera estatal Pdvsa, Rafael Ramrez, a quien, al igual que a la anterior Fiscal General Luisa Ortega, se les acus de corrupcin y al exministro Rodrguez Torres de agente extranjero.

Mientras, la corrupcin sigue campante y no solo en Pdvsa, sino en lo referente a los sobornos de Odebrecht, la importacin de alimentos, los organismos de control de cambios, la fuga de capitales, el desvalijamiento del pas.

Al oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela ( PSUV) le conviene un escenario en el que los partidos de oposicin se encuentren debilitados y divididos, y que una masa potencial de apoyo interiormente confundida y desmoralizada los lleve a la abstencin. Y hoy por hoy lo favorece la quiebra y falta de organizacin de la opositora Mesa de Unida Democrtica (MUD).

La reeleccin de Maduro fue adelantada por el ahora canciller Jorge Arreaza en Montevideo, tras lo que el vicepresidente Tareck El Aissami seal que tras conquistar 20 gobernaciones, 300 alcaldas, la Asamblea Nacional Constituyente vamos a tener, Dios mediante, pueblo mediante, la reeleccin de nuestro hermano Nicols Maduro como presidente de la Repblica .

Sin embargo, Luis Vicente Len, director de Datanlisis (y consecuente guionista de la oposicin) asegura que pese a tres victorias electorales consecutivas (Constituyente, regionales y municipales) Nicols Maduro tiene una aceptacin minoritaria y en un proceso electoral competitivo no resultara ganador.

Los asesores del gobierno creen que en condiciones de amenaza de Washington y de persecucin financiera internacional, la respuesta de la mayora del pueblo ser la defensa de un smbolo poltico que encarne la soberana y la autodeterminacin nacional. Ese sera Maduro.

Por eso la insistencia en la guerra econmica -un argumento que muestra su desgaste ante la realidad del desabastecimiento, la especulacin cambiaria y de la inflacin-, que intenta establecer en el imaginario colectivo una relacin directa entre crisis y los agentes econmicos que -segn el relato oficial- orquestan una de las ms largas huelga de inversiones por motivaciones polticas que experimenta el pas.

La guerra econmica no es la nica culpable de la crisis, asever el exvicepresidente Jos Vicente Rangel: Vivimos en un pas donde el costo de los artculos bsicos se pierde de vista minuto a minuto; la guerra econmica, inducida por el imperio, Europa y los sectores radicales de oposicin tienen gran responsabilidad en la situacin. Eso para m no tiene discusin. Pero me parece absurdo decir que son los nicos culpables cuando hay malas polticas econmicas del gobierno.

El auge petrolero permiti el ascenso social de sectores populares y medios, con polticas crediticias, de bienestar material y redistributivas del perodo Chvez. Y el gran desafo de Maduro es defender y sostener estas conquistas y mejoras materiales. Pero nadie espera que los precios del crudo alcancen en el corto plazo los 88 dlares por barril que los expertos oficiales consideran el precio justo.

La posible reeleccin de Maduro se dar en una cada vez ms aguda disputa por la renta petrolera, sobre todo cuando los precios del barril de petrleo no parecen que vayan a recuperarse lo que dificulta cualquier apalancamiento de una salida a la crisis econmica, sin caer en mayor financiamiento externo y/o comprometer el patrimonio nacional.

Hay variables y desempeos para tener en cuenta la candidatura presidencial del oficialismo: el desempeo poltico interno; el econmico, el realizado en la arena de la geopoltica internacional y en el campo de la opinin pblica nacional e internacional y, sobre todo, la gestin de demanda y resolucin de problemas sociales. Una crisis econmica aguda no determinar mecnicamente la probabilidad de reeleccin de Maduro, sobre todo cuando se sum una grave crisis en los servicios pblicos.

Para recordar: 2012 fue el ltimo ao de crecimiento econmico y de inflacin moderada, lo cual contrasta con el desempeo econmico a partir del primer trimestre del ao 2014, cuando comenz la tendencia al decrecimiento, luego la recesin y hoy una depresin econmica, junto a una aceleracin inflacionaria y presin del mercado paralelo de divisas que impone sus reglas y ritmos al actual cuadro de hiperinflacin.

Venezuela acumula once trimestres consecutivos de contraccin, es decir casi tres aos de una continua cada del PIB (2013-2016); luego de haber alcanzado un mximo histrico de crecimiento del 17,9% en 2004 y de un 5,5% en 2012. En el ao 2013 el crecimiento fue de 1,6%, para luego iniciar un indetenible crecimiento negativo en el 2014 de un -3,9%, de -7,1% en 2015 y de un -13,8% en 2016.

Si a esto agregamos la progresiva devaluacin de la moneda, y los cada vez ms apremiantes pagos de endeudamiento e intereses, el desempeo econmico constituye un pasivo para otorgar altas posibilidades de reeleccin de Maduro, seala el portal Supuesto Negado.

La oposicin deshoja la margarita

Los principales dirigentes de la oposicin, junto a sus asesores extranjeros, evalan los nombres de los que pudieran someterse a una consulta interna para las presidenciales con la meta de presentar un solo candidato. El mtodo de escogencia no est definido: primarias o por (el cada vez ms difcil) consenso. Hasta ahora, lo seguro segn declaraciones de sus representantes- es que irn con un solo candidato.

Los sondeos de opinin mostraron a los ms reconocidos: los polticos Henry Ramos Allup, Manuel Rosales, Juan Pablo Guanipa y Henri Falcn, y el empresario Lorenzo Mendoza, considerando que Henrique Capriles Radonsky, perdedor sucesivamente ante Chvez y Maduro, est inhabilitado polticamente. En las encuestas fueron muy bajas las adhesiones a otros referentes como Julio Borges o Mara Corina Machado.

La desbandada de la oposicin tuvo como consecuencia la prdida de autoridad de los lderes de la MUD, reflejndose en las encuestas de julio y diciembre: Leopoldo Lpez -8%, Henrique Capriles -4%, Henri Falcn -3% y Henry Ramos Allup -2%, seala un editorial del diario derechista El Nacional.

Estos son los presidenciables de la oposicipon, por ahora:

Lorenzo Mendoza , propietario de las Empresas Polar el mayor productor de alimentos y bebidas del pas-, entra al ruedo como outsider (fuera del sistema poltico), con el mismo argumento utilizado por la derecha en otros pases: el empresario que no necesita robar para gerenciar bien el pas, en la era de empresarios presidentes (Trump, Piera, Macri, Cartes, Kuczynski)

De 52 aos, no tiene trayectoria poltica, pero en el contexto de crisis econmica, las encuestas sitan a este hombre de negocios en las preferencias. La reaccin de Henrique Capriles, de Primero Justicia (PJ), sobre una posible candidatura no se hizo esperar: Tenga cuidado, porque si lo estn asomando no es con buenas intenciones. Se lo digo yo. Trascendi que no tiene intenciones de postularse.

Leopoldo Lpez, est detenidos (ahora en su casa) desde 2014 por responsabilidad intelectual de la muerte de 43 personas durante el terrorismo de calle- y su inhabilitacin poltica vence este mes. El lder de Voluntad Popular es uno de los opositores ms frreos y radicales del gobierno de Maduro y sus aspiraciones no son una incgnita. En 2012 se prepar para participar en las primarias de la oposicin para enfrentar a Chvez y termin apoyando a Capriles.

Tiene 46 aos, y tiene dos hijos con Lilian Tintori, la figura de las relaciones internacionales de la oposicin, su esposa desde 2007, quien est prxima a tener un tercer beb. El diputado Freddy Guevara, seal que el candidato nuestro natural, el hombre que est asumiendo la responsabilidad y el sacrificio y con el que todos estamos resteados, es sin lugar a dudas Leopoldo Lpez.

Henry Ramos Allup, es un veterano abogado y poltico socialdemcrata de 74 aos, tan conocido como extrovertido. Accin Democrtica es el partido con la mayor cantidad de militantes en la oposicin. Es fuerte en su discurso, elocuente y no tiene pelos en la lengua para decir sus verdades, lo que entusiasma a sus seguidores. Si no quieren or, tpense los odos porque voy a decir lo que tengo que decir, le dijo al presidente Maduro cuando ste present su memoria y cuenta ante el Parlamento.

Si en la oposicin hay elecciones y yo soy el candidato presidencial y resulto electo, pues ser el presidente, afirm al ser cuestionado sobre su candidatura para el 2018.

Manuel Rosales, fue gobernador del estado Zulia y compiti con Hugo Chvez en 2006 y en 2008. El funddor de Un Nuevo Tiempo (UNT) estuvo en el exilio y regres en octubre de 2015, sabiendo que lo arrestaran. Rpidamente, entr en la lista de los llamados presos polticos. Tras su libertad en 2016, tiene a cuesta la sombra de sealamientos segn los cuales negocia con el Gobierno, pero l asegura que ni se compra, ni se vende, aun as lo ven como opositor.

Sali a dar la batalla por la Gobernacin del Zulia, la cual perdi, luego de que Juan Pablo Guanipa, se rehusara a juramentarse ante la Asamblea Constituyente. El pasado 15 de diciembre estuvo con la MUD en la negociacin con el Gobierno en Repblica Dominicana.

Henri Falcn, destac como uno de los fieles a Hugo Chvez desde el Movimiento V Repblica (MVR) hasta que en 2010 anunci su retiro del PSUV. Militar retirado y abogado, fue constituyente en 1999. Exalcalde de Irribarren en Barquisimeto, exgobernador de Lara y actual presidente del partido Avanzada Progresista (AP).

Sereno en su hablar, reitera su rechazo a la gestin de Maduro, pero recalca que la MUD ya cumpli un ciclo y que hay que establecer nuevas alianzas porque no puede estar encabezada por cuatro partidos que -segn l- deciden por todos. No apoy el llamado a abstencin para las municipales. Asegura que AP participar en las presidenciales, pero no asoma nada sobre su nombre, solo acenta que tiene moral para postularse a Miraflores y que no puedo decir de esta agua no beber.

Juan Pablo Guanipa , fue el nico gobernador electo que se neg a juramentarse ante la Asamblea Constituyente. Con la inhabilitacin (por corrupcin) de Capriles, Guanipa surge desde el Zulia como una de las fichas de Primero Justicia (PJ). No ha confirmado su postulacin, pero tampoco lo niega. Su posicin radical lo hace figurar como un recio opositor, pero en su contra tiene un electorado decepcionado por haber dado la espalda al voto que lo escogi como jefe del Ejecutivo zuliano.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter