Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2017

Un parntesis cargado de buenas intenciones no basta si no se transforma en realidad
Amores de temporada

Carolina Vsquez Araya
Rebelin

La poca trae un cierto romanticismo que dura exactamente un mes. Luego, la realidad.


Resulta imposible librarse de hablar sobre la poca navidea, parntesis obligado cuya caracterstica ms notable es un repunte de un sentimentalismo kitsch y la revisin de nuestros fallos y aciertos durante los ltimos doce meses. Es tambin el renacer de los amores de temporada, perodo durante el cual se relajan las disciplinas y se alimentan las expectativas de recibir en forma de objetos ese cario muchas veces ausente durante el resto del ao. Para la niez, aun cuando no es regla general porque sin duda hay padres y madres dedicados y comprometidos con el bienestar de su familia, muchas veces es el nico perodo del ao en que gozan de algn protagonismo.

Las exigencias de un sistema de vida condicionado por el mercantilismo, sumado a la certeza de que solo el xito econmico se considera xito, ha creado una sociedad individualista, centrada en el consumo como condicin indispensable para pertenecer a dondequiera deseemos estar, cuya primera consecuencia es el abandono de los lazos familiares por una infinita serie de slidas razones, entre las cuales la ms recurrente es la falta de tiempo. He visto demasiadas veces durante las navidades ese afn compensatorio de padres a hijos como para ignorarlo.

La llegada de las fiestas de fin de ao ofrecen a la mayora de personas un modo fcil de confirmar los lazos afectivos con amigos, colegas, familiares, pero cuando se trata de nuestras hijas e hijos, con quienes convivimos a diario y cuya vida se encuentra en nuestras manos -poco capacitadas para una tarea tan delicada- toma un cariz diferente. Es entonces cuando los sentimientos verdaderos se ponen a prueba, cuando debemos reflexionar con la mayor honestidad para reconocer cunta atencin les prestamos fuera de este conveniente parntesis navideo, qu hemos aportado en su desarrollo personal, cunto conocemos de sus inquietudes, temores y sueos.

Uno de los problemas ms serios de las sociedades modernas es el abandono de la niez y la juventud. Un abandono convertido en estilo de vida en todos los estratos por la falta de contacto personal y directo con las personas de nuestro entorno. Esto va daando el flujo de comunicacin en la pareja y, con mayor nfasis, entre padres e hijos, rompindose en algn punto el quiebre generacional, quiz- y generando esos grandes vacos de comprensin con un distanciamiento progresivo muy difcil de revertir.

En los estratos ms pobres en donde se agrupa, tanto en Guatemala como en otros pases de la regin, el grueso de la poblacin- la situacin es an ms crtica no solo por la falta de recursos, sino por una ausencia endmica de oportunidades de educacin generacin tras generacin, lo cual afecta la atencin adecuada de la niez en todos los aspectos de su desarrollo, as como sus posibilidades de progreso personal. La violencia provocada por esta condicin de desigualdad y los elevados niveles de frustracin en las familias suele repercutir en un ambiente hostil y amenazador para la niez, en especial para las nias, vulnerables al abuso y la discriminacin. La Navidad, para ellos, es quiz cuando ms conscientes estn de sus condiciones de vida y sus enormes carencias.

Para quienes habitamos los centros urbanos, la visin superficial de la poca se reduce a protestar por el exceso de trfico, la escasez de estacionamiento en los centros comerciales y olvidamos los grandes problemas de quienes viven en la ms profunda miseria. Nos preocupamos por quedar bien a travs de objetos y olvidamos que la esencia de la celebracin para cristianos y no cristianos, es decir, para cualquier ser humano- debe ser la confirmacin de los valores en los cuales basamos nuestros compromisos como comunidad.

Blog de la autora: www.carolinavasquezaraya.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter