Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2017

Superfluos!

Ernesto Gmez de la Hera
Rebelin


Con la notable excepcin del PP, seguramente es CeC-Podemos quien ha sufrido el mayor batacazo electoral el pasado 21-D. Pero, tambin seguramente, es quien con menos sobresaltos est digiriendo los resultados electorales, posiblemente por darlos ya por descontados previamente. Lo malo es que esta digestin se basa en anteponer los intereses cortoplacistas de quienes dirigen la marca electoral a los verdaderos intereses y necesidades de aquellos a quienes, presumiblemente, deberan representar. Y, peor an, las poqusimas fuerzas de izquierda consecuente organizada que forman parte de esta confluencia ni siquiera son capaces de darse cuenta de ello (basta leer la valoracin hecha el da 23 en el CC del PSUCviu). De que ya somos oficialmente superfluos, por irrelevantes.

Es evidente que los dirigentes de CeC-Podemos ya daban por descontados los malsimos resultados (algo anunciado en las encuestas y en nuestra anterior nota del 21 de noviembre) y haban decidido que esto no iba a alterar en ningn modo su lnea poltica. De aqu su empeo en saludar como un xito el que el PP, con sus 4 diputados, haya visto reducido hasta casi el extraparlamentarismo su fuerza en Catalua. Esta fijacin obsesiva con algo muy puntual dentro de la compleja y amplia realidad social que habra que analizar, se encontraba tambin presente en la respuesta que el Sr. Nuet dio a la consulta de Alberto Garzn a todos los coordinadores territoriales de IU sobre el tema de la ruptura, o no ruptura, en el ayuntamiento de Madrid, tras la cesin de la alcaldesa a las presiones de Montoro. Despus de apoyar la no ruptura (como, por cierto, hicieron todos los coordinadores de territorios donde hay acceso a algn presupuesto, frente a la digna y consecuente postura democrtica de los dems) prosegua anunciando que, pese a los malos resultados que se auguraban a CeC-Podemos para el 21-D, todo iba viento en popa por cuanto el PP iba a quedar el ltimo en la carrera electoral.

Ms all de estas excusas va la persistente insistencia, tanto en los mensajes de Xavier Domnech, como en la valoracin de IU, acerca de la necesidad del dilogo y los puentes y de como solamente CeC-Podemos (y sus partners en el resto de Espaa) pueden ejercer esa funcin. Por ms que lo sucedido hasta ahora muestra abiertamente hacia que orilla van las simpatas de los presuntos pontfices. Motivo fundamental del continuo descenso electoral en las tres ltimas elecciones autonmicas catalanas y del que se avizora en el resto de Espaa. As que no parece que seguir esperando a que cambie esa clarsima tendencia a ignorar a los aspirantes a bisagra vaya a tener mejor resultado que el esperar a Godot.

No obstante, decamos, nada se ha movido, ni se va a mover. La razn puede que sea eso de huir del derrotismo que dicen algunos, pero ms probablemente radique en esa vieja regla de no moverse nadie del sitio en las barcas que sufren una fuerte marejada para impedir que se zozobre. Lo malo es que esta barca no es que sufra una marejada, es que va directa contra los escollos, a no ser que se imponga una nueva mano al timn y vire inmediatamente a babor. Algo muy difcil de suceder, por cuanto la correccin del anlisis de la situacin poltica y el hacer caso al sentir de la base militante (como ya mostramos en nuestra mencionada nota del 21 de noviembre), no es algo que parezca estar en el ADN de Cec-Podemos. Ms bien, y ojal errramos, es previsible el enrocamiento en lo ya fracasado, achacando esto a las circunstancias y confiando en que no haya nuevas lizas electorales (esto s se cumplir seguramente) hasta la primavera del 2019. Mientras tanto se insistir en mejorar la extensin y organizacin territoriales, olvidando que las cuestiones organizativas son vasallas de las polticas y que mientras no se rectifique lo fundamental nada se lograr en lo subordinado.

Y en lo fundamental las cosas no pueden pintar peor para CeC-Podemos. Su cantinela de que la poltica de bloques impide que se imponga su lnea de dar prioridad a lo social (y en este instante vamos a hacer caso omiso de que esa presunta prioridad es esto, presunta y no real, as como del hecho, demostrado ya, de que la direccin, no la base, hace tiempo que tom partido por un bloque concreto), es una evasin de la realidad, pues lo que hay que hacer es analizar el porqu ocurre as, el porqu hay una poltica de bloques, el cmo es cada uno de esos bloques y las lneas de fractura que existen en el interior de cada uno de ellos. Es decir, habra que hacer algo que la izquierda renunci a hacer hace muchos aos: estudiar la realidad sociopoltica en la que nos movemos, estudiar la realidad de los humildes dentro de ella y tratar de ser til para resolver sus problemas.

Naturalmente esta es una ardua tarea y aqu no vamos a intentar solucionarla. Pero solamente con dar un breve vistazo a la realidad, veremos que esta no se parece en nada a las entelequias en que se basa la lnea poltica de CeC-Podemos. Y esto lleva ya aos siendo visible en Catalua, pero es que, tras el 21-D, ms que visible es deslumbrante.

Quienes llevan la voz cantante en CeC-Podemos (y sus partners) siguen insistiendo, con machaconera digna de mejor causa, en que el blsamo curalotodo que se necesita en Catalua es el referndum pactado, seguido de la repblica federal y solidaria. Por ms que esto sea un oxmoron, ya que la base del referndum pactado es el troceamiento de la Soberana Popular (es decir, que unos pocos ciudadanos decidan sobre lo que afecta a todos), mientras que en las repblicas federales no hay tal troceamiento (como demuestra lo que pas en Estados Unidos, cuando ciertas asambleas legislativas usaron del derecho a decidir). Sin embargo, fuera de estos principios democrticos de manual, lo importante ahora es que esa mercanca del referndum pactado no la quiere comprar nadie. A todos nos han aburrido con esa cantilena del 80% de ciudadanos catalanes que estaban a favor de ello. Pero, cuando han tenido que comparecer en las urnas, ese 80% se ha reducido a unos mseros 8 diputados sobre 135, ya que es evidente que intentar aadir otros no significa ms que hacerse trampas al solitario y guios, nunca correspondidos, al bloque de la DUI. Ms an, los resultados del 21-D demuestran que hay ms de un 35% de ciudadanos en Catalua a quienes no les importara que desaparecieran las autonomas. Por supuesto no son mayora, pero es una cifra mucho ms respetable que la del referndum pactado. Ms an, la mayora de esos ciudadanos son trabajadores, y no de la administracin (que siempre son propensos al clientelismo), sino de centros productivos y viven en la parte de Catalua que crea casi toda la riqueza social de la que luego se aprovechan otros. Dato que tendra que ser muy significativo para quienes se reclaman de izquierdas. En cuanto al federalismo pasa tres cuartos de lo mismo. Se suele repetir, y la repeticin nunca es sinnimo de cierto, que el federalismo adoleca de falta de partidarios en el resto de Espaa. Ahora ha quedado claro (nos remitimos a lo anterior) que tampoco goza de mucho predicamento en Catalua. Es ms toda esa milonga del plurinacionalismo, sobre la que se pretende basar el federalismo, si en algn lugar debera aplicarse es en Catalua, jams en el resto de Espaa (salvo el Pas vasco)! Pese a lo cual, sus partidarios en CeC-Podemos, para Catalua slo quieren or hablar de la unidad ms frrea. Y es que la ltima leccin del 21-D, y la ms importante, es que eso de un slo pueblo s que es una entelequia. Y cualquier lnea poltica que no lo reconozca as, solamente podr aspirar a decir, como hace el bloque de la DUI, que ellos son el nico y trabajar para hacer desaparecer al otro. Lnea poltica que no carece de precedentes, y hasta de xitos, pero que nunca podr llamarse democrtica.

En conclusin, o quienes todava tienen algo de organizacin y capacidad rectifican y rompen amarras con todos los errores de estos aos, o seguiremos en la superfluidad ms absoluta hasta la extincin total.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter