Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2017

El camino de Martin Luther King
La paz primero

Eric Ortiz
Truthdig

Traducido para Rebelin por Silvia Arana



Martin Luther King habla en la Marcha a Washington, el 28 de agosto de 1963.

"Alzaos cual leones tras un breve sueo

y en tal abundancia que sea invencible.

Librad a la tierra de vuestras cadenas,

de ese roco que anoche os cayera.

Vosotros sois muchos y pocos son ellos. "

-Percy Shelley, fragmento de La mscara de la Anarqua [1]

Tengamos presente que el amor triunfa. Es fcil olvidar, dudar o desconfiar de que el amor pueda conquistarlo todo cuando hay tanta crueldad en la poltica de Estados Unidos.

Las ltimas manifestaciones de inhumanidad aparecen en el documento National Security Strategy of the United States " (Estrategia de Seguridad Nacional de EE.UU.). Donald Trump dice que el plan pone a Estados Unidos primero. Algunos eslganes ms adecuados podran ser: El imperialismo primero, El militarismo primero, La desigualdad primero o El racismo primero. Elige el que ms te guste.

Si bien la retrica y el estilo de Trump son diferentes, el mensaje de fondo del imperialismo estadounidense es el mismo que con Barack Obama, George W. Bush, Bill Clinton y todos los dems presidentes desde la fundacin de EE.UU. La guerra es buena. La paz es mala. John F. Kennedy podra haber sido una excepcin, pero ya sabemos cmo termin su mandato.

Trump no es el primer estadounidense en usar el eslogan Estados Unidos primero. La frase tiene su origen en dcadas de nacionalismo, nativismo y antisemitismo. En los aos 30 y 40 la frase fue muy usada por los estadounidenses pro-Nazis, incluyendo al magnate de la prensa William Randolph Hearst, admirador profeso del estilo de gobierno de Hitler, y al famoso aviador Charles Lindbergh, quien dijo que estaba impresionado con la vitalidad organizativa de Alemania.

Hay que decirlo con claridad, Trump no es la razn de la situacin actual de Estados Unidos. Trump es la consecuencia de cientos de aos de racismo, desigualdad y militarismo. Pero hagamos lo posible para que la presidencia de Trump sea la ltima en proclamar Estados Unidos primero.

Esa visin contina propagando la ilusin de democracia y disimulando la hipocresa del gobierno de EE.UU. que proclama igualdad para todos mientras concentra el poder y los privilegios en una lite.

Estados Unidos puede -y debe- ser mejor que eso.

Por qu no hacer posible la visin de un famoso estadounidense que so con construir una gran nacin donde todos los hombres, mujeres y nios vivan hermanados en paz y armona, con respeto, libertad y justicia para los pobres, los desposedos y los sin voz, donde la gente sea juzgada por sus valores humanos y no por el color de su piel? Ese hombre fue Martin Luther King. En lugar de proclamar Estados Unidos primero, l promovi La paz primero, y aplic la enseanza y la estrategia de la resistencia pacfica en la lucha por los derechos civiles y estndares humanos bsicos.

En junio de 1957 Martin Luther King pronunci un discurso en la Universidad de California, en Berkeley, llamado The Power of Peaceful Persuasion (El poder de la persuasin pacfica) sobre el rol de la no violencia en el movimiento por los derechos civiles. Solo tena 28 aos cuando expres su compromiso con la resistencia no violenta en la tradicin de Gandhi, esgrimiendo el boicot a los autobuses como un ejemplo del poder de la accin pacfica. Concluy diciendo que era ms honorable caminar con dignidad que viajar en bus humillados.

No todos estaban de acuerdo con esta idea.

Martin Luther King dijo:

Tenemos que aclarar que la resistencia no violenta no es un mtodo de cobardes. Es una forma de resistencia. No es un mtodo de pasividad paralizante y complacencia sorda. El activista de la resistencia no violenta se confronta con tanta fuerza al mal como el que resiste con violencia. Su mtodo evita la agresin fsica, pero conlleva una poderosa agresin espiritual.

En la dcada siguiente, Martin Luther King permaneci comprometido con la filosofa y la estrategia de la no violencia. Segn la King Encyclopedia at Stanford University, el concepto de la no violencia de King se basa en seis principios fundamentales:

1. Es posible oponer resistencia al mal sin violencia.

2. Se debe tratar de ganar la amistad y comprensin del oponente, en lugar de tratar de humillarlo.

3. Oponerse al mal, no a la gente que comete actos malignos.

4. Estar preparado para sufrir represalias porque el sufrimiento redime.

5. Sentirse motivado por el amor, en el significado griego de gape: buena voluntad, redentora, creativa y comprensiva hacia el prjimo un amor desbordante que no busca nada a cambio para evitar violencia fsica exterior y violencia espiritual interior.

6. Profesar una fe profunda en el futuro a travs de la creencia de que el universo est a favor de la justicia.

Martin Luther King predic y practic estos principios hasta el da de su muerte, el 4 de abril de 1968. Pocas semanas antes de su asesinato, King pronunci su ltimo discurso en una casa de Beverly Hills, Los Angeles.

El escritor y crtico social estadounidense James Baldwin present a King con estas palabras, que podran aplicarse muy bien a la coyuntura actual:

Este momento de 1968 es una especie de culminacin de cosas que comenzaron en este pas hace un largo tiempo, especficamente en 1954 con la decisin de la Corte Suprema de declarar ilegal la segregacin racial en las escuelas, y en 1957 cuando Martin recogi la situacin creada por Rosa Parks, quien se neg a levantarse de su asiento porque le dolan los pies en Montgomery, Alabama.

Entonces, hemos observado en este pas a lo largo de estos 11 o 13 aos, dependiendo del punto de vista, una terrible discordia. El pas no quiso escuchar y no escuch lo que Rosa Parks deca en Montgomery en 1956 ni lo que los afroamericanos decan en su marcha por 389 das.

A medida que pasaba el tiempo, jvenes como Stokely Carmichael eran golpeados con cadenas y encarcelados por marchar arriba y abajo de las rutas polvorientas tratando de cambiar las consciencias de este pas. Y an ahora nadie escucha y a nadie le importa. Y el pobre Martin pas la mayor parte de su vida entrando y saliendo de la crcel, como todos nosotros sabemos, tratando de redimir los valores por los que queremos vivir: el principio de amor al prjimo, el principio de que lo que te sucede a ti tambin me sucede a m, el principio del que habl John Dunne cuando dijo la muerte de cualquier persona me disminuye.

Pero en este pas, raza y cristianismo y poder estn tan ligados a favor del inters personal que nadie lo ha escuchado. Recin ahora la gente ha comenzado a sospechar que algo aterrador ha sucedido y con nuestro consentimiento. Porque sabemos que no podemos pelear en una guerra civil, que es de lo que trata ese fervor, porque soy tu hermano. Yo nac aqu. Mi padre y la sangre de mi padre estn en esta tierra, y nadie me sacar de este pas, que tambin me pertenece.

No podemos librar una guerra civil y una guerra global al mismo tiempo, especialmente si ambas se fundamentan en el mismo principio. No acuso a los estadounidenses de ser perversos. Nos acuso a nosotros mismos por haber permitido que nos lavaran el cerebro y nos redujeran a un estado de ignorancia en el que olvidamos que el campesino de Saign y el campesino de Detroit son la misma gente. Lo que no sabemos del campesino de Saign es lo mismo que no sabemos del zambo [2] de aqu, y es lo que ha destruido el sentido de realidad en EE.UU.

Me imagino que estamos aqu esta noche para empezar a corregir eso.

La gente que pueda creer que yo era feliz recogiendo algodn o que era feliz extrayendo carbn de las minas para que otra gente acumule riqueza, mientras era incapaz de proteger mi casa, mi esposa y mis nios. La gente que pueda creer que yo hice todo eso por amor a otros y que era feliz hacindolo, y que todas esas canciones y bailes significan que yo era feliz; esa gente puede creer cualquier cosa.

Temo que la gente que dice representarnos en Washington, del presidente para abajo, lo creen de verdad. Y creen -y estn tan equivocados- que tienen el derecho de decirme cmo vivir y no son capaces de ni siquiera sospechar que otra gente, los zambos, por ejemplo, tienen mucho para ensearnos sobre la vida.

Creo que lo ms esperanzador de lo que est sucediendo en este pas ahora es que finalmente las ciudades estn estallando, el aislamiento de negros y blancos es ms surrealista que nunca; la gran, gran grieta entre todos nosotros en este pas, en todo el pas, y el hecho de que el gobierno no ha respondido de ninguna manera al sentimiento de la gente nos est forzando a todos a darnos cuenta de que la vida de este pas est en nuestras manos.

No es un problema de los negros o de los derechos civiles. Hoy es un problema de todos los estadounidenses, y lo digo literalmente desde el alma, es una cuestin de vida o muerte, y de nosotros depende. [3]

Aunque el discurso que Martin Luther King pronunci despus de esta introduccin de James Baldwin no es considerado el ms famoso de sus discursos, es uno de los ms poderosos y brillantes. Explic la verdadera historia de la esclavitud en EE.UU. (el tipo de explicacin que no aparece en los libros de historia estadounidense) y habl en contra de los males del racismo, la pobreza y el militarismo que azotan a EE.UU., los mismos males que sufre el pas hoy.

King demand igualdad para todos los estadounidenses y expres que el fin de la guerra era la nica manera de terminar con la desigualdad.

No podemos hacer una campaa como esta en Washington [para luchar contra la pobreza y la injusticia] sin reconocer el hecho de que mientras tenga lugar la guerra en Vietnam, no ser posible confrontar seriamente los grandes problemas, la miseria, la desesperacin en las barriadas marginales de nuestras ciudades. Y es por eso que estoy decidido a mantener unidos estos dos temas.

Hay momentos en que el silencio es traicin. Y he observado la guerra en Vietnam y me he dado cuenta de que no puedo guardar silencio acerca de ella. Nuestra nacin est cometiendo un grave crimen, y estoy convencido de que si nosotros, la gente de buena voluntad, no nos unimos y ponemos presin y demandamos el fin de la guerra en Vietnam, un velo catastrfico cubrir la civilizacin estadounidense.

El alma de muestra nacin est extinguindose. Nuestra imagen est terriblemente daada. Estamos moral y polticamente aislados del mundo. Estamos destruyendo nuestro destino.

Le estamos diciendo al mundo que somos una nacin terriblemente arrogante Somos arrogantes al sentir que tenemos todo para educar a otras naciones y nada para aprender de ellos y acerca de ellos. Somos arrogantes al sentir que estamos luchando por los derechos entre comillas de otros pueblos, y somos incapaces de poner nuestra propia casa en orden. Somos arrogantes al enviar a jvenes blancos y negros a pelear en los campos de batalla de Vietnam, y sin embargo cuando regresen a casa, probablemente ni siquiera puedan vivir en los mismos barrios. Estos son los hechos.

Pero no solo eso, cunto ms tiempo dure la guerra en Vietnam, ms y ms estamos empujando a toda la humanidad hacia su destruccin. Por ello, debemos oponernos a esta guerra. Debemos oponernos porque es perversa, porque es injusta, porque es inhumana y porque puede destruirnos a todos.

Esta visin de Martin Luther King pudo haber sido la causa de su muerte, y en Estados Unidos ha llegado la hora de la resurreccin de su espritu y de cumplir su sueo.

Estados Unidos est sufriendo. Hoy tiene uno de los niveles ms altos de desigualdad en la historia mundial, librando ms guerras (y guerras secretas) que nunca alrededor del planeta. Afganistn se ha convertido en nuestro Vietnam. El fraude impositivo del Partido Republicano ampliar la grieta de injusticia. Y la mayora de los estadounidenses no dir ni har nada.

Una estrategia de seguridad nacional basada en la violencia no har ms seguro el pas. Pero si las mentiras se repiten lo suficiente, son aceptadas como verdades. Imaginemos que Estados Unidos redujera su inmenso presupuesto militar y creara un ministerio de la Paz y destinara miles de millones de dlares en programas educativos, sociales y ambientales para mejorar el bien comn en nuestro pas y el mundo. Por supuesto que los ricos, que parece que nunca tuvieran poder o dinero suficiente, han creado la idea de que un EE.UU. justo y equitativo es un sueo imposible, pero no tiene que ser as.

Cuando Martin Luther King rompi el silencio y pas a la accin hace 50 aos, marc el fin de la poca del silencio e inaccin. Todo el que quiera curar las heridas de EE.UU. puede unirse a la lucha y contribuir.

Si queremos estar en el lado correcto de la revolucin mundial, debemos experimentar una revolucin total de nuestros valores como nacin. Rpidamente debemos cambiar de ser una sociedad centrada en las cosas a ser una sociedad centrada en las personas. Cuando las mquinas y computadoras, las ganancias y los derechos de propiedad son considerados ms importantes que las personas es imposible derrotar a la trada gigante de racismo, materialismo y militarismo.

Debemos continuar avanzando hacia el objetivo de libertad propuesto por Martin Luther King. Libertad sin guerra. Libertad sin racismo, pobreza e injusticia. El camino de La paz primero es la nica manera de avanzar. No combatimos el fuego con fuego. Combatimos el fuego con agua.

Ha llegado la hora de predicar y practicar la paz, para acabar con nuestro Vietnam, representado por la perspectiva de Estados Unidos primero.

Porque hasta que no seamos todos libres, nadie ser libre.

Eric Ortiz: Periodista especializado en medios digitales. Jefe de redaccin de Truthdig.

Fuente:

http://www.truthdig.com/articles/peace-first/


Notas a la traduccin:

[1] Traduccin de Conrado Santamara y Amalia Garca Fuertes.

[2] En ingls sambo, se aplica al individuo cuyos progenitores son una persona indgena y una negra. Es un trmino obsoleto, que en ciertos contextos tiene connotaciones ofensivas.

[3] He traducido los fragmentos de los discursos de James Baldwin y Martin Luther King para este artculo. Para el discurso completo de M. L. King en ingls vase este enlace: https://archive.org/details/MlkGiveLastSpeechInLosAngeles1968

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter