Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-01-2018

Da Internacional del atesmo
Bolvar, librepensador, materialista y ateo

Len Moraria
Rebelin


De los numerosos autores de ensayos y biografas de Simn Bolvar que han formado parte de mis lecturas, ninguno se detiene a analizar su cualidad de librepensador, materialista y ateo, rasgo trascendente que distingue y exalta su pensamiento. Por qu obviar tan importante aspecto? Por qu no darle la trascendencia que tiene ese atributo distintivo de su personalidad? Responde acaso la actitud de bigrafos y estudiosos a las conveniencias, mitos, creencias religiosas que imperan en esta sociedad, por cierto, muy adicta al discurso que exalta la libertad?

Vale preguntar A qu libertad se refieren? A qu libertad le cantan loas? Oooh libertad, cuanta servidumbre se realiza en tu nombre! Se puede hablar de libertad sin antes dirimir la contradiccin entre libertad y Fe, Razn y Fe? Condicin indispensable para alcanzar la unidad de la inteligencia.

La nica libertad posible radica en la mente. Otras libertades a las cuales el hombre pueda aspirar estn sometidas a la necesidad. La necesidad es la gran tirana de nuestras vidas: necesidad de respirar; necesidad de alimentarse o aplacar la sed; necesidad de dormir; necesidad sexual; necesidad de vestido; necesidad de vivienda; necesidad de trabajar; necesidad de obtener lo indispensable para la subsistencia; necesidad de movimiento Necesidad de morir! Adems, estn las necesidades que se van creando por el desarrollo de la tecnologa, como el celular, que escala posicin de mito, el dios celular, similar al dios dinero.

Son tantas y tan variadas las necesidades que, su enumeracin, puede resultar infinita. Hay algo que no est sometido a la necesidad? Slo la mente escapa de esa tirana cuando se libera del perro guardin que le colocan desde la niez por medio de la educacin en el hogar y la escuela. Entonces la mente vuela sin ataduras en pos del conocimiento real de las cosas, sin las barreras ni conveniencias impuestas por: teologas, cultos religiosos, mitos y la barbarie de la creencia 1. Desde el Paleoltico el hombre ha demostrado gran capacidad masoquista para inventar dioses y luego vivir aterrorizado por su invento.

Segn dicen los bigrafos, Bolvar recibi de su maestro, Simn Rodrguez, la educacin que, en gran medida, dio forma a su personalidad: primero, durante su niez en Caracas; y luego, durante sus aos de juventud en Pars y viaje a Italia. Se dice que Rodrguez, como un escultor y a golpe de cincel, tomando como modelo el Emilio de Rousseau, forja la mente del nio y del joven Bolvar. Si el maestro Rodrguez, como hay constancia en sus escritos y en la trayectoria de su vida, era anticlerical, librepensador, materialista y ateo; si sus enseanzas de filosofa, historia, ciencias, contribuyeron a forjar el pensamiento de Bolvar, es de suponer que la influencia de librepensador, materialista y ateo del maestro debi tambin quedar grabada en la mente del alumno, como un tatuaje. En aquella sociedad mediatizada por las prohibiciones, tal pensamiento y actitud significaba una gran contradiccin para un joven de casta mantuana y heredero de inmensa fortuna.

El poder de las religiones no radica en las enseanzas teolgicas. Su poder est en las prohibiciones que siembran temor por castigo o alimentan esperanza por premio. La predica religiosa est fundamentada en prohibiciones y temores, no en enseanzas. El creyente vive temeroso de las prohibiciones. La religin que los curas doctrineros predicaron en Amrica y ah en donde a sangre y fuego, con la hoguera, la cruz, la espada y el arcabuz, impusieron sus creencias, fue en base a prohibiciones y castigos. Es lo que denominan, temor de dios, requisito fundamental para ser creyente. Una cosa es creer que dios existe y otra, creer en dios. El comn cree que dios existe. Creen en una creencia!

Durante sus aos de campaas, batallas, marchas y contramarchas, participacin en el foro, en congresos y el diario trajinar de su existencia Cul era el entorno de Bolvar? Cul su compaa y tertulia habitual, ms allegada o ms ntima?

En primer lugar, lo fue su maestro Simn Rodrguez.

En segundo lugar, sus edecanes que, en su mayora, los escoga entre la oficialidad venida de Europa (ingleses, franceses), todos ellos imbuidos de las ideas de La Ilustracin (filsofos y enciclopedistas), ideas de libertad y derechos del hombre y del ciudadano que dieron aliento a la explosin social que se transform en la Revolucin burguesa de 1789. Algunos, fueron participes de las guerras napolenicas que condujeron las ideas de libertad por toda Europa. Entre esos edecanes figuraban: Daniel Florencio OLeary, Winston Belford Wilson, Guillermo Ferguson, Per de Lacroix, Florencio DEluyar (sueco). Como denominador comn eran liberales y republicanos, librepensadores, anticlericales y muy posiblemente ateos.

El edecn es la persona ms cercana, tiene acceso a secretos de Estado, acompaa en todas las actividades. Son oficiales distinguidos por sus acciones militares y formacin intelectual. Entre otras cualidades: discrecin y lealtad. Son testigos de reuniones reservadas y de muchos secretos. Forman parte de la tertulia cotidiana.

Veamos como relata Per de La Croix 2 la concepcin que Bolvar tena referida a la cuestin fundamental de la filosofa: el ser y el pensar. Dice Bolvar:

No gusto entrar en metafsicas que descansan sobre bases falsas. Me basta saber y estar convencido que el alma tiene la facultad de sentir, es decir, de recibir las impresiones de nuestros sentidos, pero que no tiene la facultad de pensar, porque no admite ideas innatas. El hombre tiene un cuerpo material y una inteligencia representada por el cerebro, igualmente material y, segn el estado actual de la ciencia, no se considera a la inteligencia sino como una secrecin del cerebro, llmese pues este producto alma, inteligencia, espritu, poco importan ni vale la pena disputar sobre ello <> el cerebro muere con el cuerpo y muerto el cerebro no hay ms secrecin de inteligencia.

-Esa filosofa, seor dije al Libertador es muy elevada y no veo muchos hombres en este pas capaces de elevarse hasta ella.

-El tiempo amigo mo replic Bolvar - la instruccin, las preocupaciones que vienen con ella y una cierta disposicin en la inteligencia irn poco a poco iniciando a mis paisanos en las cosas naturales, quitndoles aquellas ideas y gusto por lo sobrenatural.

He ah, muy explcito, el pensamiento materialista de Bolvar, contrario al pensamiento. idealista. No es la concepcin sensualista segn la cual la mente est sometida a los sentidos. Es la concepcin segn la cual el cerebro es un espejo que refleja el mundo natural. Si el cerebro es materia, el pensamiento como secrecin del cerebro (alma, inteligencia, espritu), tambin es materia, de igual manera que lo es el aroma etreo de las flores, el olor de los perfumes o el sonido de las notas musicales que no se ven ni se palpan, no tienen forma material, pero, estn ah, las sentimos, las percibimos por medio de los sentidos. Con la muerte del cerebro muere la inteligencia (el alma), todo termina No existe vida eterna!

En otro prrafo del Diario de Bucaramanga, Per de La Croix, deja constancia del anticlericalismo de Bolvar y de su opinin con respecto a la religin como instrumento para sembrar el temor sobre el cual se sustenta el dominio de la creencia:

Lo que es el pueblo. Su credulidad e ignorancia hace de los cristianos una secta de idolatras. Echamos pestes contra los paganos porque adoraban las estatuas y nosotros qu es lo que hacemos? No adoramos como aquellos pedazos de piedra, de madera groseramente esculpidos, retazos de lienzos mal embadurnados, como estos que acabamos de ver y como la tan reputada virgen de Chiquinquir, que es la peor pintura que yo haya visto, y quizs la ms reverenciada en el mundo y la que ms dinero produce? Ah, sacerdotes hipcritas e ignorantes! En estas dos clases los pongo a todos: si estn en la primera Por qu el pueblo se deja dirigir por unos embusteros? Y si estn en la segunda Por qu se deja conducir por unas bestias? <> dejan de ser filsofos para tornarse en charlatanes. <> el 3 de diciembre del ao 14 el arzobispo de Bogot afirma que yo vena a saquear las iglesias, a perseguir a los sacerdotes, a destruir la religin, a violar las vrgenes, a degollar a los hombres y a los nios y todo esto para retractarlo pblicamente con otro edicto en el que, en lugar de pintarme como impo y hereje, como lo haba hecho en el primero, confesaba que yo era bueno y fiel catlico Qu farsa tan ridcula y que leccin para los pueblos. Nueve o diez das de intervalo hubo entre aquellos dos edictos. El primero se dio porque marchaba sobre Bogot por orden del Congreso y el segundo porque haba entrado victorioso en aquella ciudad <> aumentan cada da ms el desprecio que merecen.

 En tercer lugar, la compaa de Manuela Senz, atea convicta y confesa como lo declar en la carta de despedida a su esposo, Mster Torne:

<> mi amigo, no es grano de ans que te haya dejado por el general Bolvar <> Crees por un momento que despus de ser amada por este General durante aos, de tener la seguridad de que poseo su corazn, voy a preferir ser la esposa del Padre, del Hijo o del Espritu Santo o de los tres juntos? <...> En serio, sin ligereza, con toda la escrupulosidad, la verdad y la pureza de una inglesa, nunca ms volver a tu lado. Eres catlico, yo soy atea y esto es nuestro gran obstculo religioso <>3

Igual que ocurre con Bolvar, Simn Rodrguez y otros prceres, causa desazn la pretensin de los bigrafos de ocultar este atributo ms resaltante de la personalidad de Manuela, su atesmo, no como adorno, sino, como declaracin incontrovertible, que le permiti actuar con prestancia en los actos heroicos de su vida. Le permiti desafiar a la sociedad pacata, hipcrita, inquisitorial, cristera, de su poca: la sociedad virreinal.

La primera condicin del ser libre radica en expulsar de la mente la creencia, en liquidar la contradiccin entre verdad y creencia que desde la ms tierna infancia le meten al individuo, como perro guardin, para que le ladre toda su vida. Limpiar la mente del abstraccionismo de la creencia es la nica manera de alcanzar la unidad de la inteligencia. Ah radica la visin que los filsofos materialistas tienen de todas las cosas y que hizo de Manuela garanta de fidelidad revolucionaria junto a Sucre, Rodrguez, OLeary, Per de la Croix, y de quienes formaban el entorno ms allegado a Bolvar, de anticlericales y ateos.

En cuarto lugar, la admiracin y devocin por su dilecto compaero de armas, Antonio Jos de Sucre, librepensador, republicano, anticlerical, jacobino, imbuido de las ideas de la Ilustracin francesa que le valieron ser sealado de ateo por la jerarqua catlica. Execrado por los enemigos polticos y por la clereca, el odio alcanza tal clmax que, luego del crimen de Berruecos, su cadver debi ser trasladado y enterrado en sitio secreto por su esposa. All permaneci por setenta aos (1900). Cuando ya el reconocimiento como libertador del Ecuador y su trayectoria poltica era imposible soslayar, entonces, quienes condenaron su gloria al ostracismo, decidieron llevar el fretro a la catedral de Quito. Cundo el pueblo ecuatoriano va a liberar los restos mortales del Gran Mariscal, del secuestro en un templo catlico y honrarlos en un Panten Nacional donde los ciudadanos, sin los prejuicios de la creencia religiosa, puedan rendirle con libertad el homenaje a su memoria?

Bolvar senta gran admiracin por Miranda, librepensador, materialista y ateo; actitud que, desde su estancia en Marruecos como capitn del ejrcito del Rey, le atrajo la persecucin de La Inquisicin. Persecucin que lo oblig a huir a Amrica (Cuba). De all huye a Estados Unidos por la misma razn y luego, debe huir por toda Europa: Francia, Inglaterra y viaje a Rusia. Participa con el grado de general en el ejrcito revolucionario del Directorio. Fue masn y fundador de la logia masnica Lautaro, a la cual pertenecieron Bolvar y varios prceres latinoamericanos: OHiggins, Antonio Nario, Andrs Bello entre otros. Caracterstica fundamental de la masonera es el anticlericalismo y el atesmo por cuanto en la masonera se reconoce, El Gran Arquitecto del Universo, no como Dios, sino, como norma (leyes que rigen los fenmenos naturales y del universo).

De igual manera hay que sealar la gran admiracin que siempre expres Bolvar por Napolen Bonaparte, librepensador, masn, estadista, revolucionario, eximio estratega militar que condujo las banderas de la revolucin por toda Europa y demostr su anticlericalismo al confiscar los archivos de La Inquisicin y su traslado de Roma a Pars. Libert a Espaa sumida en el oscurantismo religioso y por esa va lleg la declaracin de independencia a las colonias americanas. En el acto de coronacin, como Emperador - cargo que le corresponda como jefe de Estado y para estar al mismo nivel o por encima de las monarquas imperantes en Europa - al arrebatarle la corona y colocrsela el mismo, expres su desprecio al Papa, en gesto similar al realizado, siglos atrs, por el emperador Constantino I (ao 306). Dejarse coronar por el Papa era un acto de reconocimiento y sumisin inaceptable.

Si Bolvar asimil las enseanzas de su maestro; si su Estado Mayor (edecanes) estaba imbuido de las ideas de moda en esa poca de extraordinaria convulsin social, con tres grandes revoluciones en un perodo de treinta aos: la estadounidense 4, la Revolucin Francesa y la Revolucin de las colonias latinoamericanas. Si existi la relacin ntima, sentimental con Manuela Senz, librepensadora, atea y feminista tenaz. Si su gran admiracin fue: Antonio Jos de Sucre, Francisco de Miranda, Napolen Bonaparte por sus hazaas militares y por su ilustracin Puede quedar alguna duda con respecto a la condicin de librepensador, materialista y ateo de Bolvar? Vale la adivinanza: blanco es/gallina lo pone/frito se come. O el adagio popular, quien con lobos anda, a aullar aprende.

El tema del materialismo y atesmo en Bolvar es tab entre sus bigrafos y estudiosos. Inconcebible en algn estudio de su personalidad. En ese campo, los bigrafos y estudiosos hacen de Bolvar un intelectual eunuco al despojarlo de la concepcin materialista y atea del universo y de la vida. Bolvar tena la visin csmica de la que hablaba Vasconcelos. Visin que no puede estar sometida a mitos ni creencias, por cuanto exige libertad plena en su mxima expresin mental sin las barreras que impone la creencia, la religin y la Fe. No se puede ser bolivariano sin aceptar este rasgo fundamental de su personalidad.

Entre la docena de biografas que he ledo de Bolvar, junto a numerosos ensayos y estudios, ninguno escapa a la conveniencia de pretender presentarlo como creyente, hijo dilecto de la Santa Iglesia y sbdito fiel de la pontificia santidad romana. Nada ms ajeno a la realidad de los hechos. Son muy explcitas las actitudes de Bolvar frente a Dios, la religin y el papado, expresadas de mltiples maneras y con claridad meridiana en confidencias de tertulia con sus ms allegados.

La ms conocida y trajinada es la frase que pronuncia con motivo del terremoto de 1812 que destruy a Caracas. Relata el propio Bolvar:5

- Me encontraba sobre los escombros en la obra de salvar vidas cuando me di de manos con el furibundo espaolizante, Jos Domingo Daz, el cual al verme me comenta con su acostumbrada sorna:

- Qu tal Bolvar parece que Dios se pone del lado de los espaoles <>

-Si dios se opone, lucharemos contra l y haremos que nos obedezca le respond iracundo.

Cuando los bigrafos hacen mencin de estos hechos, de indudable trascendencia para definir la personalidad de Bolvar, en lugar de exaltarlos, los mediatizan, disfrazan, diluyen en conjeturas ajenas a su objetividad. El problema radica en que bigrafos y estudiosos son creyentes o estn atados a la creencia o a las conveniencias y ninguno da el brazo a torce para reconocer que Bolvar tena la cualidad de ser librepensador, materialista y ateo.

En ninguna biografa se dedica un captulo o un prrafo para analizar este trascendental aspecto de la personalidad de Bolvar. Unas, fueron escritas por encargo, como la de Emil Ludwig o Fernando Gonzlez, quien pretendi realizar un estudio sicolgico, pero, termin relatando ancdotas. Otras, con fines literarios, como, Enrique Campos Menndez o el General en su Laberinto de Garca Mrquez. Otras enfocan el aspecto poltico de las hazaas militares, discursos y cartas, como la de Indalecio Livano Aguirre o los estudios del ideario poltico realizados por su familiar Rufino Blanco Fombona. Entre muchos otros autores, est la biografa del cura, Salvador de Madariaga. Y no puede faltar el Bolvar de Busaniche, condenado al Indice por los benemritos fanticos defensores del culto bolivariano. Entre las biografas que he ledo, considero la de mayor veracidad histrica, debido a su exhaustiva labor de investigacin, Simn Bolvar, por Toms Polanco Alcntara, quien escribi tambin la mejor biografa de Miranda que he ledo. Este autor tampoco asume el tema del atesmo.

Hay en la historia de la humanidad algn personaje del cual se hayan escrito ms biografas? Citemos un personaje de leyenda, muy conocido, pero, que slo a un autor se le ocurri escribirle una biografa, La Vida de Jess por Renn. Su lectura le dio motivo a Len Tolstoi para escribir en su diario:

horriblemente estpido por la contradiccin irrisoria entre la pretensin del autor de situar el tema en el plano histrico y su impotencia para suministrar histricamente las pruebas de lo que anticipa. Tambin le disgusta a Tolstoi la tendencia de Renn a considerar a Jess desde lo alto de las doctrinas a la moda, por encima de la superioridad de la Ciencia, teoras de la Evolucin, culto del Progreso. 6

Esa contradiccin no ocurre con Bolvar, por cuanto no es un personaje fabricado de una leyenda, es un personaje histrico de carne y hueso, cuya trayectoria est cargada de hechos y circunstancias de evidencia irrefutable en cartas y discursos de su puo y letra; en decretos y constituciones; campaas y batallas. Su huella perenne est marcada desde Caracas al altiplano boliviano.

En este 1 de enero, Da Internacional del Atesmo, nada mejor para conmemorar tan importante fecha, que sentir el orgullo del gentilicio ennoblecido por nuestros ms connotados prceres, debido a su eximia trayectoria de librepensadores, materialistas y ateos.

El atesmo es la expresin filosfica de mayor crecimiento en el mundo actual. Da a da en todas las religiones se produce la desercin de cientos de creyentes que pasan a ser indiferentes, agnsticos, materialistas o ateos militantes. Veamos algunas cifras:

Slo una tercera parte de la poblacin mundial pertenece a las religiones de origen arbigo: judasmo, cristianismo e islamismo. Dos terceras partes se ubican en otras prcticas: hinduismo, budismo o son indiferentes o son ateos militantes. En Inglaterra, el 20% de la poblacin es musulmana y quienes se dicen cristianos pasaron de ser el 72% en el 2002, a 59% en el 2009. Esas deserciones se deben al avance del atesmo. Creci el nmero de personas sin religin de 7700.000 en el 2001, a 14000.000 en el 2012. El crecimiento del atesmo en la poblacin musulmana tambin es notable. En 10 aos pasaron de 1500.000 a 2700.000 ateos o no creyentes. Norwich es la ciudad de Inglaterra con mayor poblacin atea o sin religin. Igual proceso de deserciones se produce en otros pases europeos, entre otras causas, por el avance constante de la Ciencia; por la contradiccin entre Razn y Fe; por la presencia de mano de obra proveniente de los pases del Este de Europa, antes socialistas. Es importante destacar que estas deserciones ocurren por iniciativa personal, por decisin individual, por cuanto el atesmo no tiene preescolares ni escuelas ni universidades ni baslicas, catedrales y templos; ni canales de TV o emisoras de radio; ni predicadores que andan de puerta en puerta; ni peridicos ni estudios cinematogrficos ni Discovery Channel; ni coloca imgenes y smbolos que contaminan el paisaje natural. Ni practica cultos. En el atesmo no hay amenazas ni temores ni prohibiciones ni premios ni castigos ni infiernos ni cielos ni libros sagrados (Tor, Biblia, Corn), para la lectura de versculos. El atesmo carece de esas prerrogativas e instrumentos para la promocin, difusin, expansin, prohibicin, imposicin. Se es librepensador, materialista o ateo por propia decisin, por propia iniciativa, por propia conviccin. Es el triunfo de la Razn sobre la barbarie de la creencia.

Existen asociaciones o uniones de ateos -en algunos pases - para realizar intercambio, entre asociados, de informacin relacionada con adelantos de la Ciencia y para la defensa del Estado Laico, garanta de libertad. En Venezuela est en formacin la Unin o Asociacin de Librepensadores, Materialista y Ateos. La comunicacin se puede tener por el Email [email protected].

Vivimos en una sociedad de mentes amputadas por la creencia. Ateo no es el que no cree en dios, sino, el que sabe que Dios no existe y que cientficamente es imposible su existencia. La ciencia es materialista o no es ciencia. El escritor espaol Fermn Goi afirma, Bolvar fue un gran ateo.


Notas

1 Len Moraria, Creencia y barbarie.

http://www.librosenred.com/libros/creenciaybarbarie.html

Len Moraria, El Tringulo Negro:

http://www.autoreseditores.com/libro/5366/leon-moraria/el-triangulo-negro.html.

http://www.amazon.com/dp/B01D7E5HE4?ref_=pe_2427780_160035660

2 Per de La Croix, Diario de Bucaramanga, Ediciones Nuevo Mundo. Bogot 1962

3 Vctor W. Von Hagen, La Amante Inmortal, Editorial Diana, S.A. Mxico.1969. Pag.171

4 Algunos historiadores consideran la independencia de Estados Unidos como la continuidad de las transformaciones polticas realizadas por Oliverio Cromwell, que se cumplieron en dos fases: la primera, en territorio ingls; y la segunda, en territorio de Estados Unidos.

5 Indalecio Livano Aguirre, Bolvar, Imprenta del Ministerio de Educacin, Caracas, 1974

6 Franois Porch, Tolstoi retrato psicolgico. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires 1958.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter